Está en la página 1de 6

1.

Introducción:
Diseño es la formulación de un plan, esquema o método para trasladar una necesidad a un
dispositivo que funcionando satisfactoriamente cubra una cierta necesidad o demanda.
El problema fundamental del diseñador reside en construir un equipo que responda lo más
enteramente posible a las necesidades de la economía nacional, que dé el mayor efecto económico y
que disponga de los índices más altos técnico-económicos y de explotación.
Los índices principales son: alta productividad; rendimiento económico; resistencia mecánica;
fiabilidad; peso mínimo; volumen y precio de costo de los trabajos de reparación; gastos en mano
de obra; largo período entre reparaciones; sencillez y seguridad de servicio; comodidad de manejo,
de montaje y desmontaje. En la construcción de máquinas es necesario observar también, las
exigencias de la estética industrial (aspecto exterior).
Naturalmente el peso de cada uno de los factores enumerados depende del tipo de máquina y el uso
de la misma.
Por ejemplo en las máquinas herramienta: la productividad, la exactitud de elaboración, la gama de
las operaciones a ejecutar.

2. Estudio de la esfera de aplicación de las máquinas:


El desarrollo de la construcción de maquinaria está indudablemente vinculado con el desarrollo de
las ramas de la industria y de la economía del mercado que son los consumidores de las máquinas.
En la industria transcurre un proceso de perfeccionamiento continuo: crece el volumen de la
producción, se reduce el ciclo de producción, aparecen nuevos procesos tecnológicos, varía la
composición de las cadenas de producción, la combinación y disposición de la maquinaria, se eleva
ininterrumpidamente el nivel de mecanización y automatización de la producción. Algunas
máquinas con la aparición de nuevos procesos tecnológicos resultan innecesarias. Surge la
necesidad de construir nuevas máquinas o de modificar las existentes.
Al diseñado de las máquinas que se designan para una determinada rama de la industria le debe
preceder el estudio minucioso de esta rama, de la dinámica de su desarrollo cuantitativo y
cualitativo, de las necesidades de la categoría dada de máquinas y de la probabilidad de la aparición
de nuevos procesos tecnológicos y nuevos métodos de producción.

3. Fases del diseño:

Reconocimiento de una necesidad

Definición del problema:


especificaciones y requisitos

Elaboración de variantes

Solución elegida

Evaluación y prueba

Solución optima Presentación

Figura 1 – Diagrama de flujo del diseño

A menudo se describe el proceso total de diseño como se muestra en la Figura 1.


Comienza con la identificación de una necesidad y con una decisión de hacer algo al respecto.
Después de muchas iteraciones, el proceso finaliza con la presentación de los planos para satisfacer
tal necesidad.

3.1. Reconocimiento de una necesidad:


Este aspecto del diseño puede tener su origen en un número cualquiera de causas. Por ejemplo, los
informes de los clientes sobre el funcionamiento y la calidad del producto pueden obligar a un
rediseño; por otra parte, la competencia industrial está constantemente forzando la necesidad de
diseñar equipo nuevo, procesos y maquinarias.
Identificar la necesidad y expresarla en determinado número de palabras es una actividad
sumamente creativa, pues la necesidad, a diferencia de los ejemplos mencionados, puede también
manifestarse simplemente como un vago descontento, o bien, por la aparición de una dificultad o la
sensación de que algo no está bien.
Una necesidad se identifica fácilmente después de que alguien la ha planteado.

3.2. Definición del problema:


La definición del problema debe abarcar todas las condiciones para el objeto que se ha de diseñar.
Tales condiciones o especificaciones son las cantidades de entrada y salida, las características y
dimensiones del espacio que deberá ocupar el objeto, y todas las limitaciones a estas cantidades.
Las especificaciones definen el costo, la cantidad de piezas a fabricar, la duración esperada, el
intervalo o variedad de capacidades, la temperatura de trabajo y la confiabilidad. Entre dichas
especificaciones sobresalen las velocidades necesarias, las intensidades de alimentación, las
limitaciones de temperatura, el alcance máximo, las variaciones esperadas en las variables y las
restricciones en tamaño y peso.
Existen muchas especificaciones intrínsecas que dependen del ambiente particular del diseñador o
de la propia naturaleza del problema. Los procesos de fabricación de que se dispone y las
instalaciones de cierta planta industrial son restricciones a la libertad de acción del que diseña; por
lo tanto, forman parte de las condiciones intrínsecas o de borde.
El problema principal consiste en la elección correcta de los parámetros de las máquinas. Los
errores constructivos particulares son corregibles en el proceso de fabricación y puesta a punto de la
máquina. Las máquinas con parámetros incorrectamente elegidos, fundamentados en resoluciones
triviales que no garantizan el progreso técnico, son incompatibles con las nuevas representaciones
sobre la importancia de la calidad, fiabilidad y longevidad, envejecen incluso al empezar la
producción.

3.3. Elaboración de variantes - Solución óptima:


El esquema de la máquina se suele elegir mediante la elaboración paralela de diversas variantes que
se someten a apreciación comparativa y minuciosa por el lado de la racionalidad constructiva, del
perfeccionamiento de los esquemas cinemático y de fuerza, del precio de fabricación, de la
capacidad energética, de los gastos en la mano de obra, de la fiabilidad de funcionamiento, de las
dimensiones exteriores, del volumen de metal y del peso, de las cualidades de ingeniería, del grado
de agrupamiento, de la comodidad de servicio, de montaje-desmontaje, de revisión, de reglaje y
regulación.
No siempre se logra hallar el resultado que responda completamente a las exigencias planteadas. La
cuestión, algunas veces, no consiste en la insuficiencia de inventiva, sino en la contradicción de las
exigencias que se plantean. En tales casos, hay que aceptar un compromiso y prescindir de algunas
de ellas que no tienen significación de primer orden en las condiciones dadas del empleo de la
máquina.
Es necesario realizar cálculos, aunque sea de orientación o aproximación. Para las piezas
fundamentales debe ser calculada no sólo su resistencia mecánica, sino también su rigidez.
No se debe confiar a la vista al elegir las dimensiones y las formas. Tampoco es justo confiar
íntegramente en los cálculos. En primer lugar, los métodos existentes de cálculo de resistencia
mecánica no tienen en cuenta una serie de factores que determinan la capacidad de trabajo de la
construcción. En segundo lugar, hay piezas que no se pueden calcular (por ejemplo la de los
cuerpos o bastidores). En tercer lugar, las dimensiones necesarias de las piezas dependen no sólo de
la resistencia mecánica, sino también de otros factores.
De este modo, junto con el cálculo conviene confrontar con la experiencia de las construcciones
realizadas.
La condición necesaria del diseñado correcto consiste en estar constantemente sobre las cuestiones
de la fabricación y desde el principio dar a las piezas formas tecnológicamente racionales.
Con frecuencia el diseñador pierde sin querer la objetividad, deja de ver los defectos de la variante
con la que se encariñó y la posibilidad de otras variantes. En tales casos conviene recurrir a la
opinión ecuánime de gente ajena, a la indicación de los de mayor experiencia, al consejo de los
colegas, además siempre conviene recurrir a la consulta de los productores y del personal de
servicio de las máquinas.
La regla general es ésta: cuanto más amplio se ponga a liberación la composición y cuanto más
atentamente el diseñador tenga en cuenta las indicaciones útiles, tanto mejor resulta la composición
y más perfecta se obtiene la construcción.
No hay que lamentar el tiempo ni los esfuerzos invertidos en la elaboración del proyecto. Una
elaboración más profunda de la construcción, a fin de cuentas, da ganancia en el precio, plazo de
fabricación y puesta a punto de las máquinas, en su calidad y magnitud del efecto económico
durante el plazo de funcionamiento de la máquina.

3.4. Evaluación y Pruebas:


La evaluación es la demostración definitiva de que un diseño es acertado.
En esta etapa, se fabrican las partes, se compran los componentes comerciales y la máquina o
sistema después del ensamble está lista para su evaluación y prueba.
Al final del período de prueba se podrán o no conocer los datos que requieren cambios o
modificaciones en el diseño o de un área específica del mismo.

3.5. Presentación:
La comunicación del diseño a otras personas es el paso final y vital en el proceso de diseño. La
presentación es un trabajo de venta. Cuando el ingeniero presenta o expone una nueva solución al
personal administrativo superior está tratando de vender o de demostrar que su solución es la mejor;
si no tiene éxito en su presentación, el tiempo y el esfuerzo empleados se habrán desperdiciado por
completo.

4. Conclusión:
Es muy necesario entender que el modelo escogido y cálculos subsecuentes son realmente hechos
en forma aproximada. Por lo tanto, deben conocerse completamente las diferentes suposiciones y
limitaciones (por ejemplo, linealidad, homogeneidad, etc.), que se hicieron en la obtención de las
ecuaciones usadas en el estudio de la ciencia de la ingeniería. Por lo tanto, es muy importante tener
en mente que un buen diseño está basado en una buena teoría. Desafortunadamente no todos los
tópicos en el diseño tienen bases analíticas firmes para el trabajo que hacen. En tales casos,
dependen de enfoques semirracionales o empíricos para la solución de un problema o selección de
un elemento de diseño.
Se ha visto una descripción breve de la metodología en el diseño. La descripción de sus fases no
está analizada en todos sus detalles, así como tampoco es la única trayectoria a seguir en el diseño
de un producto, dispositivo o sistema. Sin embargo, para apreciar en forma total la descripción
mencionada del proceso de diseño, será necesario involucrarse diariamente con el procedimiento
utilizado. A través de la práctica, poniendo empeño se logra tener profesionalismo y madurez.

Rara vez un problema de diseño tiene una sola solución correcta y esto suele poner en situación
incómoda al proyectista de máquinas principiante. Aunque el arte del proyecto de máquinas sólo
puede aprenderse con muchos años de práctica, muchos de los problemas que plantea requieren
tomar decisiones elementales por parte del estudiante. Verdaderamente es para él una contrariedad
tener que tomar algunas decisiones sin poseer al principio todos los conocimientos necesarios, pero
concentrando su atención en ellas adelantará paulatinamente de modo considerable en el estudio.
Los trabajos de ingeniería requieren usualmente la adopción de soluciones conciliatorias, de
compromiso. La competencia puede obligar a una decisión que no sea la que se considere más
correcta por el ingeniero; dificultades de producción pueden imponer una modificación del
proyecto, etc.

Un buen proyectista debe poseer muchas aptitudes, por ejemplo:


a) Conocer bien la teoría de resistencia de materiales a fin de que sus análisis de esfuerzos sean
irreprochables. Las diversas partes y piezas de la máquina deben tener resistencia y rigidez
adecuadas, etc.
b) Amplios conocimientos de las propiedades de los materiales empleados en las máquinas.
c) Estar familiarizado con las características principales, incluso económicas, de los diversos
procesos de fabricación, ya que las piezas que constituyen una máquina deben ser producidas a
costo competitivo. Ocurre a veces que un proyecto que es económico para una planta industrial
puede no serlo para otra.
d) Algunas dotes de sentido estético, ya que el producto ha de atraer al comprador para que sea
vendible.
e) Conocimientos de economía y costes comparativos. Todo lo que suponga un aumento del costo
debe quedar justificado por una mejora del funcionamiento, adición de alguna peculiaridad
favorable, aumento de vida útil, etc.
f) Inventiva e intuición creadora, que es la más importante para la máxima eficacia. La facultad
creadora surge en una mente imaginativa que está insatisfecha de algo en su estado actual y
quiere actuar para mejorarlo.

Lo probable es que ningún ingeniero tenga los suficientes conocimientos y experiencia


concernientes a la totalidad de las mencionadas aptitudes y cualidades para adoptar las óptimas
decisiones en todas las cuestiones. Las grandes organizaciones tendrán especialistas destinados a
ejercer ciertas funciones, y las pequeñas pueden recurrir al servicio de asesores. Sin embargo,
cuantos más conocimientos tenga el ingeniero sobre todas las fases del proyecto, tanto mejor.

El concepto general que se tiene de un inventor, es que pone en juego su imaginación y crea un
nuevo diseño. En realidad, aún en el caso de que cree una máquina antes jamás concebida, hace uso
de ideas ya conocidas desde largo tiempo, en mayor o menor grado, y saca provecho de las
experiencias de una o varias industrias.
La mayoría de los proyectos se atienen a una pauta establecida y típica de una industria; un nuevo
modelo de automóvil es análogo en muchos aspectos al precedente. Las modificaciones se
introducen ya sea con el fin de mejorar la máquina o bien para alcanzar una ventaja económica o
competitiva en el mercado.
El proceso lógico para llegar a un determinado proyecto, depende en parte de la clase de industria o
de la clase de máquina.
Los problemas de proyecto tienen más de una solución. Dado el enunciado general del problema, tal
como, por ejemplo, diseño de una lavadora de ropa doméstica y automática, existirán muchas
maneras diferentes de resolverlo, como demuestra el gran número de estas máquinas existentes en
el mercado.

Si la teoría y la práctica no concuerdan, es que una u otra es errónea. Los métodos de proyecto están
sometidos a evolución. Diariamente se hacen nuevos descubrimientos, pero a causa de que algunas
nuevas hipótesis son o llegan a ser inadecuadas, nunca se sabe con certeza cuándo deberá ser
descartada la aceptada hasta entonces.
En una primera deducción, se admiten ciertos supuestos a fin de simplificar el trabajo y obtener una
fórmula que a primera vista satisfaga nuestros requisitos, pero luego se da cuenta de que la fórmula
falla. Este fallo da lugar a un nuevo estudio y habitualmente se halla que uno o más de los supuestos
admitidos no estaban justificados. Entonces se busca una nueva fórmula con nuevas variables, que
tengan en cuenta nuevas condiciones. El proyectista tiene que profundizar cada vez más su
conocimiento de la teoría, a fin de desempeñar su misión acertadamente con más elementos de
juicio. Cuando es difícil incorporar los resultados de la experiencia a una ecuación teórica, se
recurre frecuentemente a la experiencia adquirida, modificando las constantes hasta resolver la
dificultad. De aquí que si la experiencia aconseja adoptar ciertas disposiciones en un diseño, puede
servir de guía hasta que se alcance un estado más satisfactorio del conocimiento teórico.

Por las consideraciones anteriores se ve que el proyecto de máquinas es un tema demasiado amplio.
Los elementos que se exponen en este curso están seleccionados de entre una copiosísima literatura
técnica, y muchas de las cuestiones aquí tratadas representan campos de actividad a los que a veces
un ingeniero dedica toda una vida de estudio y trabajo.

5. Recomendaciones:
Presentar los trabajos de proyecto en forma agradable y fácilmente comprensible para quienes
hayan de estar relacionados con este trabajo. Es necesario presentar pulcramente los cálculos
completos, ya sea en el aula o en la oficina de ingeniería. En ambos casos lo probable es que dichos
cálculos sean comprobados por otra persona. El tiempo empleado en dejar su trabajo legible y
completo en todos los detalles, será seguramente menor que el que invierta el revisor en descifrar el
significado de signos y números poco legibles. Sin embargo, no se trata sólo de administrar
económicamente el tiempo, sino también de una norma de cortesía y de atención a las otras
personas. Deberán seguirse las siguientes recomendaciones en cuanto a la forma de presentar los
cálculos, salvo cuando se reciban indicaciones concretas del instructor o del supervisor:

a) Designar los cálculos con un encabezamiento.


b) Escribir las ecuaciones con símbolos definidos. Conviene identificar las ecuaciones
reproducidas de un libro, indicando el número de la página y el número de la ecuación (si lo
tiene). Si conviene, indicar las hipótesis en que se basa la ecuación.
c) Sustituir las letras o símbolos por sus valores numéricos, en el mismo orden en que aparecen en
la ecuación.
d) Simplificar la ecuación y despejar las incógnitas, reseñar en los cálculos definitivos todas las
etapas hasta llegar a la solución, excepto aquellas que puedan ser recordadas fácilmente.
e) Escribir los resultados obtenidos con las unidades correspondientes.
f) Destacar las soluciones o resultados, subrayándolas, colocándolas en columna marginalmente,
etc.
g) Cuando se calcula una dimensión, elegir en todo lo posible una dimensión o pieza normalizada.
h) Enunciar las conclusiones pertinentes, si las hay, deducidas de los cálculos.
i) Reflexionar sobre los cálculos, y cerciorarse de que se ha pensado en las contingencias y
alternativas. Poner anotaciones en los cálculos explicando las razones que justifican la manera
de proceder en el proyecto.
j) En general, se debe evitar hacer uso de letras y subíndices pequeños y la aglomeración en las
expresiones. Procurar llegar al resultado por una sucesión de ecuaciones fundamentales en vez
de sustituir valores en una ecuación derivada más complicada, excepto si se trata de cálculos
repetidos.
k) Separar los diversos cálculos con claridad, trazando una recta horizontal a lo ancho de la página.

6. Notas:
No es posible un método de enseñanza ideal sin tergiversaciones. Son tantas las cosas que el
principiante necesita que le expliquen simultáneamente, que muchos enunciados tienen que ser
simplificados para que sean inteligibles. Por razones pedagógicas se explican procedimientos
seguros de cálculo. Aunque el profesor tenga que proceder en sus explicaciones con una cierta
uniformidad siguiendo un plan progresivo, lo probable es que haya otros puntos de vista correctos.
Después de algunos años de experiencia, el estudiante conservará su caudal de conocimientos
adquiridos, pero siempre tratará de buscar mejores procedimientos de cálculo. No hay una única
solución correcta de un problema de cálculo a no ser que el procedimiento esté completamente
especificado, incluyendo el coeficiente de seguridad y el material, por lo que el instructor está tan
interesado como el alumno en la manera de enfocar un problema y decidir la mejor manera de llegar
al resultado. Por consiguiente, lo que realmente se puede pretender es una buena solución, y no la
única correcta.
En cualquier cuestión hay que aprender mucha terminología. Las dificultades que presenta una
cuestión nueva suelen derivar de la ignorancia de los términos relacionados con ella, por lo que se
debe prestar gran atención al significado y al uso de nuevas palabras, haciendo un verdadero
esfuerzo para dominar la terminología. Al estudiar los ejemplos, el alumno debe buscar por sí
mismo los valores mencionados en las tablas o referencias. Un estudio previo completo ahorra
mucho tiempo en la resolución de un problema.
Este curso debe ser considerado como un paso de transición hacia el trabajo real de ingeniería.
Conviene habituarse desde el principio a lo expuesto en REPORT ON ENGINEERING DESIGN,
de donde se reproduce lo siguiente:

- Buena voluntad para proceder ante datos incompletos y frecuentemente contradictorios, y


conocimiento incompleto del problema.
- Reconocimiento de la necesidad de adquirir y usar un criterio de ingeniería.
- Actitud interrogante ante todo elemento de información, y ante cada especificación, cada
método y cada resultado.
- Reconocimiento de la experimentación como árbitro decisivo.
- Buena voluntad para asumir la responsabilidad final hasta lograr un resultado útil.

La ingeniería es el arte de aplicar las ciencias físicas a la resolución de los problemas de la


humanidad.