Está en la página 1de 3

CULTURA TRIBUTARIA

Cultura tributaria es un tema de gran interes ya que de ella se desglosan todos los
impuestos que son de beneficio para nuestro pais y cada uno de los integrantes que lo
conforman. Podemos mencionar como fundamental el uso y la importancia de obtener
el numero de identificacion tributaria ( NIT) ya que con esta identificacion podemos
adquirir nuestra factura, y asi contribuir al pais pagando el iva de cada uno de nuestros
producto

Cultura tributaria

Para que el Estado pueda cumplir con su obligación constitucional de velar por el bien
común y proporcionar a la población los servicios básicos que ésta requiere, necesita
de recursos que provienen principalmente de los tributos pagados por los
contribuyentes.

El pago de los impuestos puede llevarse a cabo utilizando la coerción o apelando a la


razón. La fuerza se manifiesta en las leyes y en su cumplimiento obligatorio, mientras
que la razón sólo puede estar dada por una Cultura Tributaria con bases sólidas.

No puede obviarse que un estímulo (o desestímulo) importante para la tributación lo


constituye el manejo y destino de los fondos públicos, aparte de que, para muchos
ciudadanos, tributar es un acto discrecional, relacionado con su percepción positiva o
negativa sobre el uso de los fondos.

Uno de los objetivos de la educación fiscal debe ser, precisamente, romper ese círculo
vicioso y hacer conciencia de que la tributación no sólo es una obligación legal, sino un
deber de cada persona ante la sociedad. Además, se le debe convencer de que
cumplir con tal responsabilidad le confiere la autoridad moral necesaria para exigir al
Estado que haga un uso correcto y transparente de los recursos públicos.

A efecto de fortalecer la Cultura Tributaria (entendida ésta como el conjunto de


valores, creencias y actitudes compartido por una sociedad respecto a la tributación y
las leyes que la rigen, lo que conduce al cumplimiento permanente de los deberes
fiscales), se requiere que la población obtenga conocimientos sobre el tema y
comprenda la importancia de sus responsabilidades tributarias.

Esta comprensión se alimenta de información oportuna y de formación adecuada, las


cuales deben conducir hacia la aceptación, derivada de la concienciación. Ésta es
indispensable para lograr una recaudación firme y sostenible en el mediano y largo
plazos, de manera que también sea posible cumplir los Acuerdos de Paz y los
compromisos del Pacto Fiscal.

En síntesis, los ejes centrales para la promoción de la Cultura Tributaria son la


Información, la Formación y la Concienciación, los cuales se articulan en torno a la
razón como móvil deseable fundamental de la acción de tributar, y se incorporan en
una estrategia de comunicación cuyo mensaje central es:

“Para que el Estado pueda cumplir con sus obligaciones, yo ciudadano, debo asumir
mi responsabilidad de pagar impuestos porque, al hacerlo, cumplo con
SUNAT y sus funciones

La SUNAT es la oficina encargada de la recaudación de impuestos


en la República del Perú. Sus siglas significan Superintendencia
Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria. La SUNAT es
un organismo técnico que se encuentra adscrito al Ministerio de
economía y Finanzas pero funciona de manera autónoma, tiene su
propia personalidad jurídica y patrimonio. Las funciones de la
SUNAT como oficina recaudadora de impuestos, es precisamente
realizar el cobro de los impuestos en este país. Algunas de las
funciones de la SUNAT son: Entre las funciones de la SUNAT está el
realizar la fiscalización, cobro y administración de los impuestos y
tributos del Gobierno de la República, excepto los recursos
municipales. La SUNAT Propone al Ministerio de Economía las
normas y reglamentos en materia tributaria y aduanera. Desarrollar
los sistemas de fiscalización de pago tributario y administración de
bienes aduaneros. Verificar la correcta aplicación y garantizar que la
recaudación tributaria sea llevada a cabo conforme a la ley vigente.
Resolver los casos de inconformidad que los contribuyentes
presenten en materia tributaria. Desarrollar y dar a conocer las
normas, reglamentos y procedimientos tributarios para que todos
los contribuyentes de la nación estén informados. Atender y
resolver dudas con respecto a las declaraciones de los
contribuyentes. Prevenir la defraudación fiscal. Custodiar y realizar
los remates de los bienes incautados, embargados, decomisados o
recibidos como pago tributario. Realizar la administración de las
oficinas Aduaneras del país. Ejercer medidas de coerción
necesarios para poder cobrar las deudas tributarias. Llevar a cabo
las sanciones correspondientes a las personas físicas o morales
que no acaten lo dispuestos en las leyes tributarias. Verificar que
las mercancías que entren al país cumplan con las normas de
calidad que se estipulan. Desarrollar sistemas y mecanismos que
eviten la evasión y defraudación fiscal así como el contrabando.
Importancia de Pagar los Impuestos

Pocas actividades tan importantes y odiadas al mismo


tiempo como aquellas que tienen que ver con la
responsabilidad de pagar los impuestos. Es en gran parte a
partir de esto que puede un Estado recaudar y realizar
diferentes obras o tomar decisiones, especialmente en lo
que hace a la redistribución de la riqueza. Su importancia
es central para permitir que los sectores más desprotegidos
cuenten con algún tipo de asistencia.

Los impuestos han sido un deber social desde las primeras


sociedades humanas

Si bien hoy en día nos encontramos pensando en el pago


de los impuestos como algo que vinculamos a los Estados
modernos, debemos reconocer que esta misma acción
existe desde el momento en el que el hombre se organizó
en sociedades más o menos complejas y aquellos que
gobernaban o tomaban decisiones por todos los demás
comenzaron a exigir el pago de impuestos o tributos.

Aquí es importante señalar que el pago de impuestos no


siempre fue utilizado en beneficio de la población. En la
Antigüedad y por mucho tiempo en la Edad Media el pago
de impuestos tuvo que ver con la posibilidad de las
diferentes coronas reinantes de sostener su estilo de vida,
sin importar si esto significaba dejar a la población en la
miseria más absoluta. Así, por ejemplo en el antiguo
Egipto, los faraones exigían impuestos que luego eran
utilizados en la construcción de enormes monumentos en
su nombre o en el nombre de algún dios.