Está en la página 1de 3

La influenza (también conocida como la gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa

provocada por los virus de la influenza. Este virus puede causar una enfermedad leve o
grave y en ocasiones puede llevar a la muerte.

Las vacunas existentes con autorización de comercialización internacional contienen los


dos subtipos, H3N2 y H1N1, del virus de tipo A y un virus de tipo B.

Los virus de la gripe de tipo A y B son causa frecuente de infecciones respiratorias agudas,
aunque los de tipo A son la causa principal de las grandes epidemias y de las pandemias

Para este año, el Ministerio de Salud adquirió a través de licitación pública, la vacuna
“Influvac”. Suspensión inyectable en jeringa pre cargada; líquido claro e incoloro en jeringa de
una dosis única (vidrio, tipo I), está indicado en adultos y niños a partir de 6 meses.

Forma de administración La vacunación debe realizarse mediante inyección intramuscular o


subcutánea profunda.

Advertencias y precauciones especiales de empleo Como con cualquier otra vacuna


inyectable, es recomendable disponer de supervisión y tratamiento médico adecuado en caso
de ocurrir una reacción anafiláctica tras la administración de la vacuna. No administrar nunca
Influvac por vía intravascular bajo ninguna circunstancia.

960 × 628Es posible que las imágene

Las vacunas funcionan debido a esta función del sistema inmunológico; están formadas
por una versión muerta, debilitada o parcial de un patógeno. Cuando recibe una vacuna,
la versión del patógeno que ésta contenga no será lo suficientemente fuerte o abundante
como para enfermarle, pero es suficiente para que su sistema inmunológico genere
anticuerpos en contra del patógeno; como resultado, usted obtiene inmunidad futura
contra la enfermedad sin haberse enfermado. Si se ve expuesto nuevamente ante el
patógeno, su sistema inmunológico lo reconocerá y lo podrá combatir.

Algunas vacunas contra bacterias están hechas con una forma de la bacteria misma. En
otros casos, podrán estar formadas por una forma modificada de una toxina generada
por la bacteria, por ejemplo, los síntomas del tétanos no se ocasionan directamente por
la bacteria Clostridium tetani, sino por la tetanospasmina, una toxina generada por esa
bacteria. Por lo tanto, algunas vacunas bacterianas están hechas de una versión
debilitada o inactiva de la toxina que realmente produce síntomas de la enfermedad; la
toxina debilitada o inactiva se llama toxoide, por ejemplo, una vacuna contra el tétanos
se hace con el toxoide de la tetanospasmina.