Está en la página 1de 20

Proyecto Personal

Tema: desfases la comunicación

Género: Dramático, figurativo.

En retrospectiva a mi producción visual observo distintos elementos y temas que se reiteran de


forma selectiva e inconsciente. No es casual que en mis gustos personales sobre literatura, arte,
música y “hobbies”, opte por una selección consciente y otra por instinto o quizás más librada al
azar.

Detenidamente veo mi manera de hacer de un modo particular y hasta diría caótico, pero es ahí en
el cual, encuentro inquietudes personales intentando transformarlas en imágenes. Pero estos dos
aspectos que a simple vista creo naturales – lo consciente e inconsciente- están en una dialéctica
que genera tensión bajo una estructura. Ahora bien, si parto de ese mecanismo a la hora de producir
imágenes, ¿qué pasa si en el acto de comunicar un significado a través de mi realización personal,
genero un bloqueo, este mismo no recae sobre una estructura que sigue comunicando?

A lo largo de la producción dejé influenciarme por tres ejes fundamentales, el primero se basa en
la mirada continua sobre la figura humana, el segundo por los signos y por último la mirada
psicológica del comportamiento del sujeto.

En primer lugar abarcaré algunos aspectos fundamentales que me brinda mi producción


dependiendo de los tres ejes.

El proceso comienza a partir del esbozo de la figura humana, en el cual observo las posturas
corporales que me llevaron a determinar el tema. Esas posturas están connotadas por obturaciones
de partes del cuerpo. No lograba poner en palabras lo que veía, la imagen aparecía reiteradas veces
en mi cabeza sin ninguna explicación conceptual pero tenía un sentido total en mi percepción visual
y hasta en un punto sentimental.

Podía establecer una relación entre las obras como elemento simbólico y mi propia mirada de las
cosas, ese punto de partida sirvió para abarcar cuestiones que comprometen a la comunicación en
varios aspectos. El rasgo que me interesa es la comunicación personal y luego ésta misma sumergida
en un contexto socio-cultural.
Lo no visible alude a los gestos y expresiones faciales en la mayoría de los dibujos. Esta obturación
no es casual pero a su vez había algo que no podía ser mostrado. Para encontrar un vínculo entre la
producción y los aspectos relevantes me basé en el segundo eje que se reiteraba, los signos como
elemento primordial de la comunicación.

El primer tríptico que realizo, me muestra lo oscuro y hostil que veo a los sujetos “desconectados”
de los signos básicos de toda relación comunicativa. Una vez más veo en la relación entre la
expresión plástica y mi ser, a El Otro1, es decir, a un reflejo que hasta ese momento era inconsciente
y ahora está representado simbólicamente.

“ Des- comunicar” – óleo sobre papel y collage, 2014


red
La estructura formal de la comunicación está dada por tres agentes: emisor- canal - receptor, es un
proceso mental que a través de esta relación se logra intercambiar ideas, experiencias y
sentimientos. En el proceso global de comunicación se diferencia la comunicación verbal y el no
verbal. Entre dos sujetos se establece la relación de estas dos comunicaciones juntas. El
funcionamiento de la lengua y el cuerpo como agentes de significado, me lleva a profundizar
aspectos fundamentales. Los actos que generan comunicación y los sujetos aislados y obturados de
mis dibujos lo relaciono con lo que dice Humberto Eco, el concepto de Ruido ;“El ruido es la

1
“El Otro” es la denominación que el psicoanalista Jacques Lacan describe como a El Otro como otro sujeto,
con su singularidad inasimilable, y también es el orden simbólico (que media irremediablemente la relación
con ese otro sujeto). Este último sentido es el fundamental: “el Otro debe en primer lugar ser considerado
un lugar, el lugar en el cual está constituida la palabra”. Lacan afirma que la palabra no se origina en el yo,
sino en el Otro; por lo tanto, la palabra, el lenguaje están más allá del control consciente, vienen “de otro
lugar”.
estructura física de la señal. Puede tratarse de una serie de descargas eléctricas, de una interrupción
repentina de corriente que provoca que el accidente sea interpretado como mensaje.”

Mi representación de los sujetos y sus bloqueos, busca una interrupción del mensaje en el “canal”
de transmisión. Estos aislamientos funcionan como signos que intentan aludir a un estado particular
del ser. Es decir, que el bloqueo sirve como significante de otra cosa que está implícito, pero sí está
comunicando otra cosa buscando quizás, otro “ canal” .

Para hacer foco en los aspectos puntuales de la obra retomé escritos de Ferdinand Saussure sobre
las nociones del signo lingüístico;

“El signo lingüístico es una realidad que puede ser percibida por el ser humano mediante los sentidos
y que remite a imaginar otra realidad que no está presente”2

Es una construcción social que funciona dentro de un sistema teniendo la capacidad de aplicarse a
sí mismo y explicar los demás sistemas de signos.

Teniendo en cuenta los aspectos básicos de la transmisión de un mensaje y de cómo estos pueden
aludir a imaginar otro mensaje, me pregunto ¿qué pasa cuando el ruido aparece de manera
intencional connotando la interpretación? Los bloqueos sirven para establecer la tensión de un
mensaje que intenta darse, pero a su vez están dando otro mensaje.

Para incursionar más de cerca sobre las posturas y expresiones faciales- obturadas- me pareció
preciso indagar sobre cuestiones antropológicas, relacionando la figura humana de mi obra, junto a
las posturas corporales y los signos que estos generan como comunicación no verbal.

Mediante la expresión o lenguaje corporal; gestos, expresiones faciales, movimientos corporales, el


espacio que nos separa del otro, aspecto físico, la vestimenta y las insinuaciones de nuestro estado
de ánimo. Todos estos signos están en vista a quien nos observa y nos expone a una idea de quiénes
y cómo somos.

2 F. de Saussure, curso de lingüística general, Ed. Payot, (1913)


Las señales no verbales pueden ser específicas o generales para cada individuo: algunas
pueden tener la intención de comunicar o proporcionar información, otras son meramente
expresivas, mientras que otras nos dan a conocer rasgos de la personalidad o actitudes.

Todas estas características antropológicas se representan visualmente dándonos


información y sensaciones de lo que tenemos en frente como espectadores, pero a la vez, las
señales de comunicación directa – expresiones faciales y corporales- están obturadas.

Independientemente de los fundamentos teóricos sobre mi producción, el lenguaje plástico


es meramente contemplativo y simbólico. Roland Barthes plantea una diferenciación entre
lo obvio y lo obtuso de la comunicación imágenes refiriéndose a la significación como “lo
obvio”, por el hecho de ser intencional, de estar dedicado a la búsqueda del destinatario, de
quien lee el mensaje. y “lo obtuso”, por su suplementariedad y su relación con el ángulo
obtuso, es decir, la visión de un campo del sentido infinito de interpretaciones.

El sentido obtuso está relacionado con la emoción, porque se corre de la significación de la


lengua y el habla, Barthes plantea que el foco de atención se corre de la estructura. Es un
significante sin significado, no puede describirse, es imposible una expresión pictórica en
palabras. El sentido obtuso es lo intangible, lo perceptible.

Como el ruido que genera los bloqueos faciales de mis sujetos, el sentido obtuso perturba el
campo simbólico de la representación. A demás de la expresión y exposición en un análisis
comunicacional, en el nivel simbólico surgen dos factores que se diferencian de otros signos;
lo intencional y lo sobreañadido.

A lo largo de mi proceso creativo hay un concepto que aparece desde los mecanismos
psicológicos y de manera simbólica ; la estructura. Teniendo en cuenta el tercer eje, observo
una relación directa entre mi propia estructura y la manera de comunicarla a través de la
connotación de aspectos puntuales que aparecen en la obra.

Desde la semiótica, Saussure describe a la estructura como sistema significativo entre el


significado – concepto- y el significante – imagen acústica-, luego Lévi- Strauss da una mirada
antropológica sobre la estructura de los sistemas de signos: “Todo mensaje puede
interpretarse con arreglo a un código y todo código puede transformarse en otro código,
porque todo hace referencia a una estructura de estructuras”3 y esto se identifica con los
mecanismos universales de la mente, con los del espíritu o con el inconsciente. La postura
relativa del sujeto está mediatiza por un sistema de reglas convencionales funcionando como
código y esto marca una posición, pero no un contenido interno.

Desde las nociones de Saussure y Lévi- Straus, quiero remitirme al último concepto de
estructura pero de la mirada psicológica, Jacques Lacan retoma las nociones del lenguaje
como construcción. El sujeto está tejido por la trama del lenguaje pero también está bajo la
concepción de un inconsciente estructurado como lenguaje.

En la relación de una comunicación entre significado y significante, Lacan observa que lo que
captamos – en el campo del psicoanálisis- son cadenas de significantes, pero no de
significados, éstos se escurren de manera simbólica. Lacan dice: “La estructura es un conjunto
de elementos que forman un conjunto co-variantes de elementos”. 4 Los elementos
simbólicos no valen por sí mismo sino por ser co- variantes del valor de un elemento que
depende los demás. Lo que Lacan llama, las falta de un significante, esta ausencia de sentido,
es quizás la falta de contenido interno en la cual se hace visible el ruido en la comunicación
general.

Esta falta de significación está entonces en el inconsciente, que recae en la estructura global del
sujeto. Lacan describe a la estructura como la unión entre tres planos; “La estructura toma la forma
del nudo borromeo, en el cual se articulan el orden simbólico, imaginario y real. El nudo de borroneo
consiste en anudar tres redondeles y que al romper a uno de ellos, se deshace el nudo.”

Es aquí donde veo un fundamento para relacionar los tres ejes que me interesan de forma global,
atravesados por el tema central – la comunicación- en cuestiones lingüísticas, filosóficas,
antropológicas y psicológicas, encuentro lugares en donde los signos de comunicación genera ruido,
y que la estructura se ve afectada por estos desfases que son meramente subjetivos.

A través de mis dibujos, los sujetos se encuentran aislados de distintas formas de comunicarse con
el contexto, luego fui acercándolos al campo social sumergidos en representaciones grupales. Los

3
Lévi-Strauss, Claude.(1950) Introducción a la sociología y antropología de M.Mauss (París)
4
Lacan Jacques, Escritos. Buenos Aires/México: Siglo XXI Editores, 2008
pensamientos individuales dentro del campo social, se mezclan con la realidad de la vida cotidiana
a una comunicación social, pero sigue permanente ese “fallo”, ya que no hay signos de
comunicación entre ellos a simple vista.
Siendo sujetos bajo la estructura del lenguaje, pareciera que nos condiciona que toda actividad
nuestra y de los demás es igual, porque hay una actividad universal idéntica a todos bajo las
relaciones sociales. Ya que la estructura del lenguaje proviene quizás, del plano del inconsciente que
hace que el sujeto la codifique por medio de raíces arquetípicas estructurantes. Entonces, si toda
codificación proviene de una lógica objetiva del pensamiento universal, ¿no hace que toda la cultura
sea un proceso de la comunicación que establece un intercambio de códigos que sólo intercambia
la funcionalidad misma de la comunicación?
Lévi- Strauss fundamenta sobre esto y dice:

“Lo importante es que el espíritu humano, manifieste una estructura cada vez más inteligible, a la
vez que se desarrolla el procedimiento, doblemente reflexivo de dos pensamientos que actúan uno
sobre otro y cada uno de los cuales pueda ser, a su vez, la mecha o la chispa en torno a la cual surgirá
una común iluminación. Y si ésta llega a revelar un tesoro, no serán precisos árbitros para hacer el
reparto, ya que hemos comenzado por reconocer que a herencia es inalienable, y que ha de
permanecer indivisa”5

De esta manera pone en duda sobre los orígenes universales de los pensamientos comunes en todo
de todos. De manera que si la comunicación recae siempre en estructuras, éstas dependen de la
existencia de un “legado a priori”, al cual sólo es posible esta interpretación poniendo en
permanentemente discusión los códigos preestablecidos para generar nuevas modalidades
comunicativas.

En mis dibujos veo la duda permanente de distintos tipos de significación que aluden al ruido, como
un fallo, y a su vez como una inquietud. La búsqueda personal de otros parámetros de comunicación,
se hacen visibles a través de todo el cuerpo como medio físico inserto en un campo de duda.
Poniendo en juego los pensamientos más profundos que surgen del inconsciente y se hacen visibles
por medio del lenguaje visual.

5
Lévi- Strauss, Ensayos de Mauss, 1950.
Quiero destacar las diferentes influencias artísticas que me sirvieron en la realización de mi obra
Y algunos artistas que a lo largo de mi aprendizaje, me he detenido a observar por los tratamientos
plásticos o por las temáticas que abordan.

El arte prehistórico abarca las manifestaciones gráficas y materiales que tomamos como punto de
partida en el registro de las primeras líneas expresando las inquietudes del ser humano. Es aquí
donde aparece la representación de la figura humana.

Creo importante destacar


el inicio del expresión
humana como registro,
como imagen ya que en mi
búsqueda personal de mi
hacer y fundamentos
retomo lo esencial de las
formas, es decir, lo puro en
donde surge a mi entender,
lo que hoy
inconscientemente nos
condiciona.

“La Danza” 25.00 a. C - La cueva de Cogul, Lérida , España


Otro artista que me detuve a observar es Francisco Goya (1746-1828), su producción multifacética
en técnicas muestra una temática vinculada con por la historia social de España .

La serie “Caprichos” es una recopilación de 80 grabados que el artista español presenta de manera
realista y a la vez absurda. El comportamiento de una sociedad en seres extraños y delirantes bajo
la crítica dada por el contexto social. Hace visible las profundas perturbaciones del espíritu humano,
en el cual mezcla su crisis personal con un contexto de guerra logrando una mirada tenebrosa y
siniestra del mundo.

En el Capricho n° 43, “El sueño de la razón


produce monstruos”, el artista se muestra
abstraído de la realidad, sometido al sueño, al
inconsciente rodeado de sus obsesiones. En
las anotaciones sobre este grabado, Goya
dice: “El Autor soñado. Su intento solo es
desterrar vulgaridades perjudiciales y
perpetuar con esta obra de caprichos, el
testimonio sólido de la verdad”6

Teniendo en cuenta los importantes núcleos


temáticos de su obra, Goya ha expresado las
incertidumbres del ser y una crítica sobre el
comportamiento de las relaciones humanas.
Su obra me ha influenciado a la hora de
expresar mis propias inquietudes sobre el
inconsciente humano y su comportamiento
El sueño de la razón produce monstruos», grabado n.º 43
socio-cultural. de Los Caprichos (1799)

6
Gabinete de Estudios de la Calcografía, Dibujos y Estampas, capricho N° 43.
El expresionismo alemán pone en relieve los aspectos más emotivos y turbulentos del alma humana.
Los artistas que integran este período reflexionan sobre las perturbaciones del espíritu. En sus obras
se destaca la impronta en la pincelada, el color, la concepción espacial y la carga emocional.

Edvard Munch (1863-1944), se caracteriza por su fuerza psicológica a través de sus compresiones
agresivas, buscando un impacto emotivo en sus representaciones. El cuadro “Atardecer en el paseo
Karl Johann”, Munch dice:

“Los hombres con chisteras, las mujeres con elegantes sombreros, presos de sus propias
convenciones y normas burguesas, exhalan una atmósfera de represión moral.”

La mirada nostálgica sobre la sociedad, muestra el miedo del individuo dentro de una masa social.
Los comportamientos de los sujetos representados por Munch, se relacionan con mi representación
de los sujetos sumergidos en un contexto social, en el cual conviven con la incertidumbre y miedo a
las normas establecidas de la comunicación.

Atardecer en el paseo Karl Johann, 1982.


Un artista que me ha influenciado en varios aspectos es Egon Schile. Su manera de hacer hasta su
mirada de las cosas era melancólica. La obra de Egon se destaca por el uso de la línea y la expresión
de sus figuras, mostrando al cuerpo como un medio a comunicar lo sexual y el deseo.

El tratamiento del color, los contornos lineales como estructura de su obra y las posturas corporales
han sido primordiales
para mi hacer,
generando una estética
en la representación.

La siguiente obra,
simplifica los elementos
relevantes en relación a
mi producción. El
contraste entre figura y
fondo, el equilibrio entre
el uso del plano de color
y la textura lograda por
la variación de tonos, la
línea como recurso para
remarcar gestos o
contornear figuras, la
postura y por último el
recorte de la imagen
utilizando el límite de la
hoja como recurso.

Autorretrato con los


brazos levantados
(1914), acuarela y lápiz,
48,4 x 32,1 cm
En la búsqueda personal sobre la impronta de la mancha como elemento pictórico y simbólico y la
utilización de signos que aludan a múltiples significados, encuentro en la obra de Antoni Tàpies
(1923-2012)7 una serie de signos e imágenes que pertenecen al mundo simbólico e interior del
artista, con claras alusiones al universo, la vida, la muerte y la sexualidad.

Tapies está influenciado por los símbolos orientales combinados con la búsqueda de un mundo
interior a través de la percepción visual entre lo lleno y el vacío – el bien y el mal- dado por la textura
y la intensidad de la mancha generando un equilibrio en la composición.

Hay elementos puntuales que retomo en mis trabajos, en este caso se puede ver la importancia de
la mancha como peso en la composición y también elementos que aluden a estructuras formando
ventanas, estos signos plásticos me llevan a simplificar en el campo simbólico mi propia significación
de las cosas.

7
Antoni Tàpies, pintor, escultor y teórico español.
El artista argentino León Ferrari (1920-2013),
manipula un medio de comunicación, la gráfica,
sacándolo de su sitio, de su frase y de su discurso,
dándole otro significado, constituyendo el origen
mismo de sus cosas. Rompe con los signos, que
son parte de las estructuras (orden).

León se apropia de la escritura tradicional y lo


reivindica cuando consigue su propio sistema de
signos.

En la obra “Hombre”, sintetiza la relación entre la


estructura dada por alambres y el título de la obra
que le adhiere el artista.

Dado que la relación del signo entre el significado


y la imagen acústica, León utiliza la palabra-
hombre- y le adhiere una imagen visual. Lo cual
Sin título, tinta china sobre papel, 46 x 31 cm, 1964
conduce de madera mediata a un significado
puntual sobre su obra.

La manera de comunicar de las obras es dirigida a


significados propios del artista de forma simple y
sutil.

Los elementos plásticos que utiliza, papel, tinta


china y alambres son puestos de manera
coherente.

Este acto de partir de estructuras formales y


buscar en ellos elementos plásticos, me sirvió a la
hora de atribuirle significados a mis propias líneas
y escrituras que aparecen en mis dibujos.

Hombre, estructura de alambre soldado, 1962.


A lo largo del desarrollo de mi producción plástica hay un interés sobre la memoria personal y la
manera de representarla simbólicamente a través de cajas. Los registros de sucesos personales van
fijándose en el inconsciente afectando a la comunicación interior. A su vez cada uno como individuo
es propietario de su memoria y en sus “cajas”, guarda bajo una estructura personal su propio
universo de las cosas.

Somos individuos condicionados por nuestro registro biológico y mental del mundo y a la vez
convergemos en la vida cotidiana comunicándonos como seres subjetivos, bajo una norma común
a todos, como dice Peter Berger;

“La realidad de la vida cotidiana está dada por el aquí y el ahora, por el aquí de mi cuerpo y el ahora
de mi presente, esto me da el foco de mi vida cotidiana, pero también está compuesta por hechos
que no están aquí y ahora, es decir que experimento al vida cotidiana con grados de alejamiento,
tanto espacial como temporal. Tengo mi mundo subjetivo, el mundo de mis sueños, pero interactúo
con otros que han tenido las mismas objetivaciones, hay una correspondencia entre sus significados
y mis significados de este mundo que compartimos. Este sentido común pertenece al mundo que es
común a muchos hombres, el sentido común es el que comparto en rutinas normales de la vida
cotidiana”8

Es en el cotidiano se entremezcla nuestra subjetividad y la del otro, la cual no nos llega a comunicar
de una manera objetiva bajo esa estructura que nosotros mismos construimos, pero sí tenemos algo
en común dentro del mismo orden que establecemos para generar canales de comunicación.

Escribí sobre mi memoria en relación a los dibujos que iba haciendo. De alguna manera resume mi
serie, “Desfases de la comunicación”.

8
Berger, Peter L.; Luckmann, Thomas (2001). La construcción social de la realidad.
Una caja y mi mente dibuja esa caja.

La mía es blanca y fina.

Sé que voy a elegir llenarla de cosas que no pesen demasiado,

sino va a romperse,

en lo peores casos,

mi mente imagina una caja desbordada de recuerdos.

Sé que va a ir liviana.

El peso mental ocupa espacio,

y no todo cabe en una caja blanca.

La caja está esperando…

Mientras me excuso para optar por lo que quiero conservar

en un cubo blanco de cartón.

Pienso si lo que descarto,

en otro tiempo quisiera conservarlo.

Pero es demasiado tarde

pasan los sucesos y somos selectos.

De lo selecto a la idealización y después al signo caja.

Como si fuese material tangible, como si pudiese palpar y


guardar con delicadeza,

hasta ordenar geométricamente el espacio interior de mi


blanco- caja.

Ahora veo cada parte sumergida en otra parte,

como si la caja fuese parte de otra caja que contiene muchas


más,

hasta alejarme y ver una red de cajas conectadas.

Ahora pienso si lo que descarto en otro tiempo, lo guardé en el


aquí y ahora.
Si existe un sistema de reglas universal en el cual cada estructura está sujeta a un macro sistema de
reglas, Humberto Eco se cuestiona: ¿no será posible, demostrar por deducción inmediata la
existencia de mecanismos universales de pensamiento, y como consecuencia, la universalidad de la
existencia humana?

En el cuento “El Aleph” de Borges, el Aleph significa la multiplicidad del universo, es la idea de la
divinidad ilimitada, en la cual se proyecta el mundo a través de un punto que refleja todas las cosas
del universo.

El procedimiento que utiliza Borges es ubicar un objeto simbólico – el aleph- en un ámbito real. A
su vez se enfrenta con un instrumento limitado, el lenguaje y la necesidad de recurrir a cosas que
reflejen ese problema. Enumera la multiplicidad de imágenes, nombres y cosas que han sido
otorgadas a su vida y que él como escritor, no puede abarcar en su totalidad para describir lo que
contiene ese punto – el aleph- .

Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un pasado que los interlocutores
comparten; ¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca?
(…) Quizá los dioses no me negarían el hallazgo de una imagen equivalente, pero este informe
quedaría contaminado de literatura, de falsedad. Por lo demás, el problema central es irresoluble:
la enumeración, siquiera parcial, de un conjunto infinito. En ese instante gigantesco, he visto
millones de actos deleitables o atroces; ninguno me asombró como el hecho de que todos ocuparan
el mismo punto, sin superposición y sin transparencia. Lo que vieron mis ojos fue simultáneo: lo que
transcribiré, sucesivo, porque el lenguaje lo es. Algo, sin embargo, recogeré.

Borges plantea una relación del término universal entre lo verosímil- inverosímil aludiendo a la
existencia real del Aleph, ente lo falso y verdadero y también la posibilidad de haberlo visto y
olvidado.
Casi al final del cuento Borges dice: ¿Existe ese Aleph en lo íntimo de una piedra? ¿Lo he visto cuando
vi todas las cosas y lo he olvidado? Nuestra mente es porosa para el olvido; yo mismo estoy falseando
y perdiendo, bajo la trágica erosión de los años…

Quizás como Borges plantea las limitaciones del lenguaje como estructura universal para comunicar
la mirada de las cosas, queda entonces la búsqueda de la multiplicidad de esas miradas afectadas
por el deseo incesante sobre el mundo que conocemos y cómo transmitimos lo que vemos y
sentimos.

Borges utiliza en muchos de sus cuentos la palabra laberinto, en la cual el hombre se ve encerrado
en un lugar donde entrará la muerte y tal vez, la liberación. Es el origen y el fin, el infinito y el caos,
el paso de la vida a la muerte. El escritor explica cuando surge la idea del laberinto:

"Recuerdo un libro con un grabado en acero de las siete maravillas del mundo; entre ellas estaba el
laberinto de Creta. Un edificio parecido a una plaza de toros, con unas ventanas muy exiguas, unas
hendijas. Yo, de niño, pensaba que si examinaba bien ese dibujo, ayudándome con una lupa, podría
llegar a ver el Minotauro. Además, el laberinto es un síntoma evidente de perplejidad [... l. Yo, para
expresar esa perplejidad que me ha acompañado a lo largo de la vida y que hace que muchos de mis
propios actos me sean inexplicables, elegí el símbolo del laberinto o, mejor dicho, el laberinto me fue
impuesto, porque la idea de un edificio construido para que alguien se pierda, es el símbolo inevitable
de la perplejidad".

De ahí que cobre singular significado el poema Laberinto9

No habrá nunca una puerta.


Estás adentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro.

No esperes que el rigor de tu camino


que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino
como tu juez.

No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña
de interminable piedra entretejida.

No existe. Nada esperes. Ni siquiera


en el negro crepúsculo la fiera

9
Poema extraído del libro Elogio de la sombra, Jorge Luis Borges. 1969
La definición de laberinto, que Borges describe, se hace visible en sus escritos como hilo conductor
de una mirada del mundo. A través de esto, logra comunicarnos por sobre todas las cosas su punto
de vista. Lo magnífico es que logra crear ruido, en el mismo canal de transmisión que nos da a
comunicar ideas, pensamientos y su realidad. La duda y en ella el acto representativo de manera
simbólica. Leer sus libros me ha inspirado a la hora de pararme frente al mundo, para seguir
desmembrando los códigos que nosotros mismos interpretamos del universo.
Es en un laberinto- mi propio laberinto- que elijo perderme para encontrar caminos que se
bifurquen a otros caminos, y de vez en cuando mostrar por medio de expresiones artísticas mi
mirada para una multiplicidad de miradas.

Horizonte de proyección
Hoy en día, la sociedad posmoderna se caracteriza por ver a la estética como norma determinante
como un lugar acceso a cualquier experiencia. Nuestra existencia es parte de un proceso de
transformación material del mundo de la imagen.
A lo largo de la historia del arte, ha habido definiciones sobre el significado de la palabra y a su vez
sobre los límites del arte. Desde el arte como mímesis – imitación- de la realidad, luego como
expresión y sensación del artista. El arte se ha cuestionado sobre los conceptos de belleza, realidad
y la subjetividad relativa que los artistas.
Desde el romanticismo, el concepto de belleza ligado al arte entra en crisis y los artistas buscan
correrse para volver al arte más subjetivo. En el siglo XX, las vanguardias artísticas ven el arte como
denuncia sacándolo de la institución artística y hacer del arte un arma para revolucionar la existencia
reconciliando al arte con el cotidiano. El ejemplo claro es el gesto del artista Marcel Duchamp y sus
ready- made ,ponen en discusión la contemplación de objetos industrializados sacados de su
contexto común y puestos como obras de arte. Pero esta vez el arte sale de la institución y entra a
otra más grande, el capitalismo. El gesto vanguardista, de romper con la “norma”, sólo genera un
gesto, pero no una revolución. Es así que a fines del siglo XX el arte entra en crisis de significado.
El arte ahora es un objeto más del mercado y necesita ser explicado, ya que se hace difícil separar
el arte de la realidad, porque no hay diferencia entre un objeto artístico y uno común.
Arthur Danto, plantea “el fin de la historia del arte”, no es apocalíptico el concepto que describe
Danto, es la posibilidad de redefinir un nuevo concepto de arte. Entonces todo vale? Danto dice que
una obra es valorada por las ideas que encarna y las actitudes que provoca.
Para Adorno Theodor, el aspecto fundamental del arte es su carácter de denuncia, “el arte debe ser
resistencia contra el orden establecido y sobretodo contra el mundo consumista. Debe afectar
contra la alienación que las industrias culturales ejercen sobre la ciudadanía”.
Adorno sostiene que “una obra de arte auténtica no está allí para ser comprendida”, sino para
provocar una disonancia, un disgusto.
Hoy el arte intenta la transgresión continua que remite a su propio origen, busca correrse de
significados estándares pero a su vez pone en riesgo su propia vida.
Danto expresa “el arte ha muerto”, es quizás la única manera de ver al arte como una muerte en la
cual intenta reinventarse continuamente para no caer en una única definición.

Teniendo en cuenta las nociones del arte en la actualidad, veo mi producción sobre las relaciones
simples del ser y lo que nos rodea, volviendo a las cosas que para mi entender son primordiales. Los
miedos, las incertidumbres, y el espacio natural que nos rodea como elementos que pongo en juego
dentro de un contexto amplio de producción. La pluralidad de las técnicas y temáticas co-existen
bajo el mismo criterio de evaluación.
Mis objetivos a corto plazo y largo están dirigidos a la búsqueda personal constante en el
aprendizaje sobre la misma codificación de la realidad. Para ello intentaré abarcar diferentes
técnicas que acompañen las temáticas que signifiquen mi visión.
Como futura profesión, veo la multiplicidad de espacios en los cuales el arte se hace presente,
dándonos la oportunidad de expresarnos bajo distintos medios. Ver el arte en lo simple de las cosas,
es imprescindible para mí y más cuando se reconozca como tal. Trabajar sobre los campos en los
cuales se pueda desarrollar arte, me interesa en el mismo grado que pintar un cuadro. Generando
nuevos espacios artísticos, hacemos que se expanda nuestra mirada sobre las cosas del universo.
Bibliografía

Barthes, Roland, “lo Obvio y lo Obtuso: Imágenes, gestos, voces“, Buenos Aires, Edición Paidós

Berger, Peter L.; Luckmann, Thomas (2001). La construcción social de la realidad.


Borges, Jorge Luis- “Obras Completas I, (1923- 1955), Buenos Aires, Edición Crítica, 2010

Cirlot, J.E. Significación de la pintura de Tàpies. Barcelona ,1962 Seix Barral.Danto, Arthur. C, “El arte ha
muerto”

Eco, Umberto, “Historia de la belleza”- 1° ed. Buenos Aires: Debolsillo, 2010

“La estructura ausente”- 1° ed. Buenos Aires: Debolsillo, 2013

Era Naciente, “Filosofía para principiantes (II)”, Buenos Aires, 1998

Focault, Michel “Las palabras y las cosas: una arqueología de las ciencias humanas. 1° ed. Buenos Aires: Siglo
Veintiuno Editores, 2014

La enciclopedia del estudiante, tomo n° 9, Historia del arte. Buenos Aires, 2012 Santillana

Lacan, Jacques “Escritos”. Buenos Aires/México: Siglo XXI Editores, 2008/2001

Lévi- Strauss, Claude “introducción a la sociología y antropología de M. Mauss, 1950

Saussure, Ferdinand “Curso de lingüística general”, éd. Payot, (1913)1995

Verón Eliseo, “Conducta, estructura y comunicación”, Buenos Aires: Jorge alvarez