Está en la página 1de 8

La faringitis es la inflamación de la mucosa que reviste la faringe.

Generalmente le acompañan
síntomas como deglución difícil, amígdalas inflamadas y fiebre más o menos elevada. Las más
frecuentes causas de la faringitis son las infecciones víricas, y en algunas ocasiones, infecciones
bacterianas o reacciones alérgicas. Los principales agentes causantes bacterianos son
Streptococcus pyogenes y Haemophilus influenzae, entre otros.
Índice
 1 Faringitis aguda difusa (faringitis hipertrófica)
o 1.1 Etiología
o 1.2 Tratamiento
o 1.3 Alternativo
 2 Faringitis crónica difusa (faringitis atrófica)
o 2.1 Clínica
o 2.2 Evolución
o 2.3 Prevencion
 3 Faringitis localizadas
o 3.1 Clínica
o 3.2 Tratamiento
 4 Referencias
 5 Véase también
 6 Enlaces externos
Faringitis aguda difusa (faringitis hipertrófica)
Es la inflamación de la mucosa faríngea, desde la epifaringe hasta la hipofaringe, que se caracteriza
por presentar la siguiente clínica:
 Disfagia y/u odinofagia
 Hiperemia de la mucosa
 Distermia (desde febrícula a hipertermia).
 Astenia
 Adenomegalias, sobre todo subangulomandibular.
 Aftas bucales
 Amígdalas rojas
Etiología
 Virus: Rinovirus, adenovirus, coronavirus, y parainfluenza.
 Bacterias, que causan el enrojecimiento de la mucosa. Suelen ser en faringitis localizadas,
no en las difusas como faringitis estreptocócica.
 Hongos: Frecuentemente cándidas por tratamiento con antibióticos, lo que da lugar a
"plaquitas blancas".
 No infecciosa: También puede ser causada por irritación mecánica, química o térmica,
como por ejemplo el reflujo gastroesofágico o el aire frío, o por procesos de naturaleza
inmuno-alérgica. Puede ser un síntoma que indique la presencia de una enfermedad
celíaca no diagnosticada, incluso en ausencia de síntomas digestivos.1
Tratamiento
 Sintomáticos:
o Administración de líquidos y reposo.
o Analgésicos para la disfagia, antiinflamatorios y antipiréticos. En general se da
paracetamol o ibuprofeno si no existen trastornos digestivos.
o Gargarismos con antisépticos de acción tópica.
o Antisépticos chupados.
 Etiológicos:
o Antibióticos si es por bacterias.
o Si hay candidiasis, antifúngicos (en gel).
o Si hay aftas bucales víricas, tratamiento y preparados especiales; si son
bacterianas, penicilina.
o
Alternativo
 Hacer gárgaras varias veces al día con manzanilla. Y gárgaras con agua tibia y sal (1/2
cucharada de sal en una taza de agua).
Faringitis crónica difusa (faringitis atrófica)
Pacientes con molestias faríngeas recurrentes producidas por el uso y/o abuso de tóxicos.
Clínica
 Sensación de cuerpo extraño, por lo que hay un carraspeo por la mayor producción de
moco.
 Dolor faríngeo.
 Prurito faríngeo.
 Trastornos en la deglución.
 Hinchazón de la garganta.
Evolución
A) Comienza con edema, continúa con hipertrofia de la mucosa y finalmente aparece faringitis con
costras con mucho dolor.
B) Si pasamos a la fase atrófica se observa una mucosa brillante, con moco seco y brillante. Palidez.
Prevencion
 Hidratación
 Administración de sustancias que produzcan saliva.
 Vitamina A y E
Faringitis localizadas
Afectación de las vegetaciones adenoideas (adenoiditis). Frecuente en lactantes.
Clínica
 Dolor basal (nuca)
 Nunca aparece disfagia dolorosa.
 Nunca hay dolor
Tratamiento
 Antipiréticos
 Antiinflamatorios
 Analgesia
 Lavar con suero fisiológico antes de la deglución.
 Gargarismos con antisépticos de acción tópica a base de soluciones electrolizadas de
superoxidación con pH neutro.2
 Antibióticos de amplio espectro.
Referencias
1. Rodrigo, L (2010). «Enfermedad celiaca». IT Sistema Nacional Salud (Revisión) 34 (2): 52.
2. Cabello C, et al. Efecto de una solución electrolizada de superoxidación con pH
neutro sobre la infección del virus de influenza A en células MDCK. Revista del
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de México. 2009. 22(4): 280-
287.
Véase también
Tratamiento antibiótico de las infecciones del tracto respiratorio del adulto.
La utilización racional de los antibióticos tiene hoy una relevancia significativa en términos de
asegurar un tratamiento adecuado al enfermo, minimizar la selección de resistencia en las
poblaciones bacterianas y hacer más eficiente la atención sanitaria.
Aproximadamente un tercio de las prescripciones de antibióticos se utilizan para el tratamiento de las
infecciones del tracto respiratorio superior y bronquitis. La mayor parte de estas prescripciones se
indican para afecciones comunitarias, de tratamiento ambulatorio.
La mala práctica de la prescripción no está asociada a ningún factor en especial, por lo que se
requieren estrategias amplias para optimizar el uso de estas sustancias en estas patologías.
Faringitis

Definición
Infección aguda de amígdalas y faringe.
Etiología
Viral (80%): rinovirus, adenovirus (fiebre faringoconjuntival, influenza, parainfluenza, coxsackie
(faringitis vesicular o herpangina), echovirus, virus de Epstein Barr, virus del herpes simple
(gingivoestomatitis en los niños), VIH (infección primaria), citomegalovirus, etc.
Bacterias: la más importante es Streptococcus pyogenes. Su frecuencia en niños es de 15% a 30% y
en adultos de 5% a 10%, siendo poco común después de 55 años. Tiene potencial capacidad de
causar complicaciones graves no supurativas.
Otros gérmenes: Streptococcus beta hemolíticos no grupo A (grupo C y G), Neisseria
gonorrhoeae, Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae, infecciones mixtas con gérmenes
anaerobios (asociación fuso-espirilar), etc.
Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae y Chlamydia trachomatis pueden ser aislados de
la orofaringe sin ser la causa de la faringitis.
Pilares diagnósticos
a) Clínica No hace diagnóstico etiológico. La existencia de conjuntivitis, rinitis, laringitis o bronquitis
están en contra de la etiología estreptocócica.
b) Paraclínica Sirve para descartar o confirmar una causa bacteriana que requiera tratamiento
antibiótico.
El hisopado faríngeo no se realiza en forma sistemática.
Existen pruebas rápidas que detectan antígenos de estreptococo grupo A directamente en el
exudado. Estos test tienen muy buena especificidad (95%) pero su sensibilidad es variable, por lo
que los resultados negativos deben confirmarse mediante cultivo. No está indicado realizar estudio
de sensibilidad de Streptococcus pyogenes porque siempre es sensible a penicilina.
Ocasionalmente: hemograma, determinación de proteina C reactiva, transaminasas, AELO, reacción
de Paul Bunnell.
Complicaciones
Son patrimonio casi exclusivo de las faringitis bacterianas: flemón periamigdalino, otitis media,
sinusitis, adenitis cervical, abscesos y flemones de cuello.
S. pyogenes puede causar complicaciones por mecanismo inmune.
Tratamiento (ver esquemas de planes de antibióticos al final)
La mayor parte de las faringitis no requieren tratamiento etiológico porque son de origen viral y no
hay antivirales efectivos. La faringitis estreptocócica debe ser tratada.
El objetivo principal del tratamiento es eliminar S. pyogenes para acortar el período de enfermedad y
evitar las complicaciones. El antibiótico de elección es la penicilina por v/o o i/m. En casos de
alergia la alternativa son los macrólidos, aunque eritromicina pueden tener mala tolerancia
digestiva. La preferencia por los macrólidos tiene a favor la actividad de claritromicina y azitromicina
contra S. pyogenes, H. influenzae, M. pneumoniae, C. pneumoniae, Corynebacterium spp. y flora
anaerobia faríngea, a lo que se suma la comodidad de su administración oral. Está documentada la
emergencia de cepas de S. pyogenes resistentes a los macrólidos, que en nuestro medio es de 2 a
3%.
Se han observado recurrencias y fallas en el tratamiento de faringitis estreptocócicas con penicilina,
lo que se atribuye a varios factores: no cumplimiento del tratamiento, mala absorción de la droga,
persistencia del germen en las criptas amigdalinas, defectos inmunológicos, producción de beta-
lactamasa por otras bacterias de la orofaringe (H. influenzae, M. catarrhalis, bacterias anaerobias),
que inactivan a la penicilina. En esta última situación resultan eficaces: amoxicilina/clav, cefuroxime-
axetil o clindamicina. Hay autores que ponen en duda la importancia de las bacterias productoras de
betalactamasa en el fracaso del tratamiento de las faringitis.
Sinusitis aguda purulenta
Definición
Es la infección de uno o más de los senos paranasales por agentes bacterianos. En la mayoría de
los casos corresponde a la complicación de una enfermedad viral del tracto respiratorio superior.
Factores favorecedores
Rinitis viral o alérgica
Infección dental
Desviación del tabique nasal, pólipos, cuerpo extraño
Etiología
Los senos paranasales son normalmente estériles. Los gérmenes que con más frecuencia causan
sinusitis aguda purulenta son: Streptococcus pneumoniae, Haemophylus influenzae, Moraxella
catarrhalis. Con menos frecuencia se aislan enterobacilos, Staphylococcus aureus, Streptococcus
pyogenes, Pseudomonas aeruginosa. Las bacterias anaerobias en asociación con los anteriores se
aislan en pocos casos (especialmente en sinusitis maxilar de origen dental). A veces el proceso
infeccioso está causado por una asociación de gérmenes.
Las sinusitis nosocomiales se observan en pacientes con intubación naso-traqueal o sonda naso-
gástrica, siendo los agentes etiológicos más frecuentes los bacilos gram negativos y S. aureus. Una
sinusitis aguda fétida unilateral hace pensar en su origen dentario con la participación de gérmenes
anaerobios.
En huéspedes inmunodeprimidos la sinusitis puede estar causada por hongos: especies de
Aspergillus, Histoplasma, etc.
En sinusitis crónicas aumenta la frecuencia de enterobacilos, Pseudomonas spp. y anaerobios.
Pilares diagnósticos El estudio se realiza conjuntamente con el ORL.
a) Clínica
b) Paraclínica
- Transiluminación.
- Radiografías de senos paranasales, con enfoques específicos.
- Estudio bacteriológico mediante punción aspirativa de senos paranasales. Procedimiento cruento
que se reserva para los casos que no responden al tratamiento empírico inicial.
El exudado nasal o faringeo no es útil para diagnóstico etiológico de sinusitis.
- TAC en pacientes con sinusitis severa o cuando se sospecha complicación endocraneana u
orbitaria.
Complicaciones
Meningitis, abscesos cerebrales, empiema subdural, trombosis venosa, osteítis de las estructuras
óseas vecinas.
Tratamiento (ver esquemas de planes antibióticos al final de la página).
Se realiza conjuntamente con el ORL.
Al tratamiento antibiótico específico agregar descongestivos nasales y humidificación del aire para
facilitar la eliminación de gérmenes junto con las secreciones de los senos.
En infecciones graves, invasión de estructuras vecinas, falta de respuesta al tratamiento antibiótico
bien conducido e infecciones crónicas puede necesitarse el drenaje quirúrgico, que se decide con el
ORL.
Drenaje quirúrgico urgente en caso de complicaciones orbitaria o endocraneana.

Otitis media aguda


Definición
Es la inflamación del oído medio y está definida por la presencia de líquido en el mismo. En la
enorme mayoría de los casos corresponde a una causa infecciosa. Es más frecuente en niños.
Etiología
Los gérmenes que más habitualmente ocasionan este procesos son: respivirus (virus respiratorio
sincicial, influenza, enterovirus y rinovirus), Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y
Moraxella catharralis. Son poco frecuentes: Streptococcus grupo A, Staphylococcus aureus,
Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae, enterobacterias y otros. Pueden asociarse
gérmenes anaerobios.
En las otitis medias crónicas supuradas la flora es polimicrobiana, aumentando la frecuencia de
enterobacilos, Pseudomonas spp., S. aureus y anaerobios.
Pilares diagnósticos.
El estudio se hace con la participación del ORL.
a) Clìnica, incluye otoscopía
b) Paraclínica
Los estudios microbiológicos habitualmente no son necesarios. Si hay supuración espontánea se
aconseja tomar una muestra para estudio bacteriológico. El ORL decide la punción y aspirado de
oído medio, en cuyo caso se envía el material para estudio microbiológico.
Eventualmente: hemocultivos.
Estudio imagenológico: Rx. y TAC. Permite estudiar complicaciones y extensión de la infección.
Complicaciones
Mastoiditis, laberintitis, meningitis aguda, abceso de cerebro, epidural o subdural; trombosis del seno
lateral.
Tratamiento (ver esquemas de planes de antibióticos al final)
Se realiza conjuntamente con el ORL.
Pueden asociarse analgésicos, descongestivos nasales y antihistamínicos.
Otras medidas terapéuticas: puede ser necesario el drenaje por punción o quirúrgico.
Bronquitis aguda
Enfermedad benigna en personas sanas, puede tener consecuencias severas en EPOC.
Definición
Proceso inflamatorio agudo del árbol bronquial, habitualmente de causa infecciosa.
Etiología
En pacientes sanos, sin afección previa de su árbol traqueobronquial, la mayoría de las bronquitis
agudas tienen una causa viral, por lo que no están indicados los antibióticos. Cuando se
sospecha que son causadas por Chlamydia pneumoniae o Mycoplasma pneumoniae deben
prescribirse macrólidos.
Cuando ocurre sobreinfeción por gérmenes bacterianos, los mas frecuentemente aislados son
Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis, y más raramente S.
aureus. Estos mismos agentes son los que causan empujes agudos en EPOC.
En situaciones particulares de pacientes con bronquitis crónica, que hacen empujes agudos de su
enfermedad bronquial y requieren reiteradas internaciones, la flora microbiana implicada varía,
encontrándose además de los gérmenes mencionados: Moraxella catarrhalis, enterobacterias,
Pseudomonas spp. y Staphylococcus aureus.
Pilares diagnósticos
a) Clínicos. El diagnóstico de bronquitis aguda o de exacerbación aguda de bronquitis crónica, es
clínico.
b) Paraclínicos
- Radiografía de tórax: No es útil para el diagnóstico de bronquitis. Sirve para descartar otra
enfermedad como neumopatía aguda.
- Estudio microbiológico de expectoración: En la práctica no se solicita para la bronquitis aguda. Se
debe realizar si la expectoración es purulenta y/o hay fiebre. Su interpretación puede ser difícil en los
casos de empujes de bronquitis crónica ya que estos pacientes tienen su árbol bronquial
habitualmente colonizado por gérmenes que potencialmente pueden hacerse patógenos, siendo los
más frecuentes: S. pneumoniae H. influenzae. En general resulta útil cuando la muestra es
representativa y el germen crece en cultivo puro.

ESQUEMAS TERAPÉUTICOS
Tabla I
ESQUEMAS TERAPÉUTICOS
Tabla I
ETIOLOGIA DE FARINGITIS PLANES TERAPEUTICOS

virales no antibioterapia

penicilina benzatínica dosis única


o penicilina V por 10 d
o amoxicilina por 10 d
Alternativas:
macrólidos por 10 (especialmente en
sospecha de origen bacteriano
alérgicos)
Especialmente en recurrencia o fallas:
cefuroxime-axetil por 5 d
o cefadroxil por 5 d
o clindamicina por 7-10 d

sospecha de M.pneumoniae o Chlamydia


macrólidos por 10 d (azitromicina 3 d)
pneumoniae

Tabla II
SINUSITIS Y OTITIS MEDIA PLAN TERAPÉUTICO y
AGUDAS COMUNITARIAS duración
Elección Amoxicilina 10 días
o amoxicilina/clav 10 d
o cefuroxime-axetil 10 d
Especialmente en alérgicos a Claritromicina 10 d
betalactámicos: o azitromicina 1,5 g en 3 a 5
días
o clindamicina 7-10 d
En infección grave o complicada Cefalosporina III G (ceftriaxona
o cefotaxime) i/v
Tabla III
BRONQUITIS GERMENES PLAN TERAPÉUTICO y duración
AGUDA:

Generalmente Respivirus No requiere antibióticos


viral Antitusivos, antipiréticos, reposo e hidratación

Sospecha de S.pneumoniae, Amoxicilina o amoxicilina/IBL


infección H. influenzae, o cefuroxime-axetil o macrólidos
bacteriana M. catarrhalis, y (todos 7 a 10 días, azitromicina 1,5 g en 3 a 5
más raramente días)
S. aureus

Sospecha de C. pneumoniae Macrólidos o doxiciclina 10-14 días


gérmenes o M. (azitromixina 3 a 5 d)
"atípicos pneumoniae
Tabla IV
GERMENES PLAN TERAPÉUTICO y duración

EMPUJE AGUDO 50% origen bacteriano: Amoxicilina/clav 7 a 10 d


DE BRONQUITIS Streptococcus o macrólidos 7 a 10 d (azitromicina 1,5
CRONICA pneumoniae, Haemophilus g en 3 a 5 d
influenzae, Moraxella
catarrhalis, y más En casos seleccionados:
raramente S. aureus. cefuroxime-axetil 7 a 10 d
Enterobacterias y o fluoroquinolona (ciprofloxacina,
Pseudomonas spp. moxifloxacina, levofloxacina) 5 a 10 d

SOBREINFECCION Disminuye la prevalencia Según: la severidad de la enfermedad,


EN EPOC de los gérmenes noción epidemiológica y conocimiento
SEVERO, CON mencionados. Con de la sensibilidad del germen en el
REITERADOS frecuencia se aislan medio. Se prefiere: FQ, ceftazidime,
EPISODIOS enterobacilos, P. cefoperazona/sulbactam.
aeruginosa y S. aureus.
Es importante identificar el
germen y estudiar su
sensibilidad.

Agregar las medidas generales de hidratación y humidificación de secreciones.


Tabla V
Antibióticos de uso más frecuente, dosis y vías
PenicilinasPenicilina benzatínica: 1.2 a 2.4 millones de UI dosis única i/m
penicilina V: 500 mg c/6-8 h v/o

Aminopenicilinas:amoxicilina 500 mg cada 6-8 horas v/o (en estudio la dosis diaria única)
amoxicilina/clav 500/125 c/8 h v/o (en fallas terapéuticas)

Macrólidos:claritromicina 500 mg. cada l2 horas v/o


azitromicina: 1500 mg en 3 a 5 días v/o
eritromicina 500 mg/d c/12 horas v/o

Cefalosporinas:cefuroxime-axetil 250 mg c/12 h v/o


cefadroxil 500 mg a 1 g c/12 h v/o
cefuroxime 750 a 1500 mg c/8 h i/v

Fluoroquinolonas (FQ):ciprofloxacina 250 mg c/12 h v/o


levofloxacina 500 mg/d v/o
moxifloxacina 500 mg/d v/o

Otros:clindamicina 150-300 mg c/6-8 h v/o


doxiciclina 100 mg c/12 h v/o
Bibliografía
Gobernado M. Faringoamigdalitis en el adulto. Rev Esp
Microbiología. 1998;11(2):105-109.
Romero J., Corral O., Rubio M. Evaluación de la eficacia de
amoxicilina en comparación con amoxicilina-ácido clavulánico en
faringitis estreptocócicas. Rev Esp Microbiología. 1994;7(2): 117-122.
Brion J-P. Pison C. Bronchites aiguës et pneumopathies infectieuses
aiguës y compris nosocomiales. Rev Prat (Paris) 1999;49:653-665.
Limia A., Jiménez M.L., Delgado T. Caracterización fenotípica de la
resistencia a eritromicina en cepas del género Streptococcus aisladas
en muestras clínicas. Rev Esp Microbiología. 1998;11(3): 216-220.
Crémiux A. (coordination). Guide. Du bon usage des antibiotiques,
Hôpital Bichat-Bernard. 1996.
Richardson M.A. Dolor de garganta, amigdalitis y adenoiditis. Clin Med
N.A. Otorrinología para el internista. 1999; 1:77-86.
Osguthorpe J.D., Hadley J.A. Rinosinusitis. Conceptos actuales en
valoración y tratamiento. Clin Med N.A. Otorrinología para el
internista. 1999; 1: 27-42.
Guerrero Ríos J., Mate Bayón A. Infección otorrinolaringológica aguda
en el adulto. Medicine 1998; 7(101): 4699-4705.

BIBLIOGRAFÍA
1. Cenjor C, García Rodríguez A, Ramos J, Tomas M, Asensi F, et al. Documento de consenso
sobre Tratamiento antimicrobiano de la faringoamigdalitis. Acta Otolaringol. Esp. 2003; 54: 369-383
2. Clarós P, Clarós A. Atlas de otorrinolaringología en Pediatría. Madrid. Drug Farma; 2001. p84-85.
3. Fontes MJ, Bottrel FB, Fonseca MT, Lasmar LB, Diamante R, Camargos PA.
Disciplina de Pneumologia, Departamento de Pediatria, Faculdade de Medicina, Universidade
Federal de Minas Gerais (UFMG), Belo Horizonte, MG, Brazil.
Early diagnosis of streptococcal pharyngotonsillitis: assessment by latex particle
agglutination test. J Pediatr (Rio J). 2007 Sep-Oct;83(5):465-70.
http://www.jped.com.br/conteudo/Ing_resumo.asp?varArtigo=1695&cod=&idS ecao=4
4. García Ruiz J. Amigdalitis agudas. Rev Julio 2008. En Otorrinoweb.com.
5. Matthys J, De Meyere M, van Driel ML, De Sutter A. Department of Family
Medicine and Primary Health Care, Ghent University, Belgium. Differences
among international pharyngitis guidelines: not just academic. Ann Fam Med.
2007 Sep-Oct;5(5):436-43. http://www.annfammed.org/cgi/content/full/5/5/436
6. Morera Pérez C, Marco Algarra J. Patología inflamatoria de la faringe. En:
Lecciones de Otorrinolaringología Aplicada. Barcelona. Editorial Glosa; 2004.
p203-216.
7. Pérez Garrigues T. Faringoamigdalitis. Absceso periamigdalino. En: Tomás
Barberan M, Bernal Sprekelsen M. Tratado de Otorrinolaringología Pediátrica.
Ponencia oficial de la SEORL 2000. Girona: Almirall Prodesfarma; 2000. p449-
455.
8. Peñalba Citores AC, Riaño Méndez B, Marañón Pardillo R, Míguez Navarro C, Vázquez López P,
Guerrero Soler MM, Merello Godino C. Sección de Urgencias, Hospital Materno-Infantil Gregorio
Marañón, Madrid, España.
Incidence of streptococcal pharyngitis. An Pediatr (Barc). 2007 Sep;67(3):220-
4.http://db.doyma.es/cgibin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.pubmed_full?inctrl=05
ZI0103&rev=37&vol=67&num=3&pag=220
9. Quesada P, Quesada JL, Lorente J. Patología inflamatoria de la faringe. En:
Manual de otorrinolaringología. Ramirez Camacho R. 3ª edición. Madrid.
McGraw-Hill Interamericana; 2003. p267-274.