Está en la página 1de 1

24 de Mayo de 1822 Batalla de Pichincha

El 24 de mayo, los ecuatorianos conmemoramos el día de nuestra independencia.


Nuestro país nació aquel día de 1822 de las entrañas del pueblo más humilde, de las
manos de los sembradores, del pensamiento libertario de los maestros, de los esfuerzos
de quienes siembran el trigo, de mujeres, niños, todos quienes amamos esta tierra. La
libertad se fue forjando a pulso, en la búsqueda constante de la justicia; se formó con el
ideario del Libertador Simón Bolívar, que pensaba en siglos y miraba en continente; se
constituyó heroico de batalla en batalla, bajo la dirección del Mariscal Antonio José de
Sucre.

El ejército republicano llegaba armado de esperanzas. Alrededor de 3 mil hombres estuvieron


al mando del general Antonio José de Sucre. Del otro lado, en cambio, los que defendían la
explotación y el miedo, al mando de Melchor Americe, apostados en El Panecillo y otros sitios
estratégicos de Quito.

Cuando el Mariscal de Ayacucho se aprestaba a subir a Quito, fue el pueblo el que le señaló la
ruta, al descubrirle un camino milenario, el sendero de nuestros ancestros que se llamaba
“curunco”.

Era tanta la confianza que tenía el pueblo en Sucre y en sus intenciones, que le abrieron el
secreto de este paso por las montañas, tan estrecho que ningún caballo podía aventurarse,
ningún cañón podía pasar por allí; era un camino hecho a mano por el pueblo, por el que
transitaron los libertadores hasta el Pichincha glorioso, para conseguir la victoria por sorpresa.

A las doce del día bajo un sol resplandeciente, los soldados de la libertad en la cima del
Pichincha, a más de 3000 metros de altura, dieron el grito de victoria. La victoria fue de Sucre,
la cual fue completada con la capitulación que el jefe patriota conoce dio al Mariscal Americe
el 25 de mayo del mismo año.