Está en la página 1de 9

MANUEL DE REGLA MATA

Tras la renuncia del presidente Santana, en su calidad de vicepresidente, en mayo de


1856 asume la presidencia de la República. De Regla Mota recibió un país arruinado
por la guerra con Haití y emisiones monetarias sin respaldo, por lo que sacó del
ejército a una parte de los militares porque el gobierno no tenía fondos para pagar
los salarios. Esta situación fue aprovechada por el cónsul español Antonio María
Segovia, quien expresó su apoyo al exiliado Buenaventura Báez, para que retornara
al poder.
Báez regresó al país y producto de un acuerdo político con el presidente de Regla
Mota y sus aliados, fue nombrado nuevo vicepresidente, para luego proceder a la
renuncia del jefe del Estado, y Báez asumir el poder. Manuel de Regla Mota, como
parte del acuerdo, declaró una ley de amnistía, renunció a la presidencia de la
República en octubre de 1856 y entregó el poder al vicepresidente Buenaventura
Báez, en conformidad a la Constitución de 1854.

BUENA VENTURA BAEZ


Su segundo mandato lo inicia en 1856. Báez regresó al país en medio de una fuerte
crisis financiera, y producto de un acuerdo político con el presidente Manuel de
Regla Mota y sus aliados, fue nombrado nuevo vicepresidente, para luego proceder
a la renuncia del presidente, y Báez asumió el poder. De Regla Mota, en
cumplimiento del acuerdo, renunció a la presidencia de la República en octubre de
1856 y entregó el poder al vicepresidente Buenaventura Báez, en conformidad a la
Constitución de 1854.
Este gobierno se destacó por la estafa que le hizo a los productores de tabaco del
valle del Cibao en 1857, en medio de una cosecha récord (el tabaco era el principal
producto de exportación del país), para apropiarse de la moneda fuerte que entrarían
al país. Creó una comisión que primero, ofreció comprar tabaco a precios superiores
al mercado con 20 millones de pesos (de la época) que fueron emitidos sin sustento
legal, y que luego de acapar la producción tabacalera vendió al mercado
internacional. La sobreabundancia de papel moneda sin respaldo provocó una
devaluación de 1000%, lo que causó la ruina de los tabaqueros y una grave crisis
económica, factores que dieron inicio a una revolución en julio de 1857 que
estableció un gobierno paralelo con sede en Santiago. La capital, Santo Domingo,
fue sitiada desde el 31 de julio de 1857 hasta el 13 de junio de 1858. La intervención
en mayo de 1858 de los Estados Unidos, país que era después de Alemania el mayor
consumidor de tabaco dominicano, fue significativa para la rendición de Báez.
PEDRO SANTANA
El 18 de marzo de 1861, cuando se proclamó la Anexión a España, el pueblo
dominicano confirmó los rumores que habían corrido durante meses.
Inmediatamente empezaron a salir los manifiestos de apoyo, tal y como había sido
acordado por los seguidores de Pedro Santana. Santana fue nombrado gobernador
de Santo Domingo, pero pronto descubrió que las cosas no serían como él había
planeado, ya que las directrices españolas tomaban todas las decisiones.
El descontento alcanzó incluso a los sectores anexionistas que no lograron conseguir
los beneficios que esperaban. El mismo Pedro Santana se sentía incómodo con la
pérdida de su influencia y autoridad. Alegando quebrantos de salud, renunció a su
cargo el 20 de julio de 1862.

JOSE ANTONIO SALCEDO


Las autoridades le hicieron preso acusándolo de un crimen que desde el punto de
vista jurídico no tenía justificación. Detenido en la Fortaleza de Santiago, Pepillo se
fugo en los días en que se iniciaba el levanta miento del 16 de agosto de 1863 . se
presentó a los patriotas que encabezaban el movimiento Restaurador en la Villa de
Guayubin y se sumó al ejército en el inicio mismo de la nueva guerra de
Independencia. Participó en varios combates y fue uno de los jefes militares que sitio
la ciudad de Santiago, obligando a las tropas españolas, después del incendio de la
Villa, a retirarse hasta Puerto Plata.
Sus condiciones Innatas de guerrero, su ilustración , su carisma, y el valor que había
demostrado en el campo de batalla, lo hicieron acreedor por sus compañeros de
armas para ser promovido y elegido a la presidencia de la República recién
restaurada. José Antonio Salcedo, conocido popularmente como Pepillo, fue el
primer presidente del Gobierno Restaurador.
Como contra-peso a sus cualidades de hombre de acción, Salcedo, carecía de poder
de decisión y cuando su carácter se violentaba era caprichoso y agresivo. La
autoridad y el respeto que había ganado en el campo de batalla los fue perdiendo por
sus decisiones impulsivas, que no correspondían a las funciones que con energía y
seriedad, estaba obligado a ejercer la figura política y militar más importante del
gobierno Restaurador.
GASPAR POLANCO
Tras derrocar a Salcedo de la presidencia fue presidente de la República en armas
desde el día 10 de octubre de 1864 hasta el 24 de enero de 1865. Durante su
Gobierno, Polanco tomó algunas medidas muy positivas para el país tanto en
términos económicos como educativos. Ulises Espaillat fue su vice presidente,y su
gabinete incluia a los restauradores Máximo Grullón Salcedo y Silverio Delmonte
en la Comisión de Interior y Policía; y al restaurador y poeta Manuel Rodríguez
Objío en la Comisión de Relaciones Exteriores,
Ordenó a Gregorio Luperón a exiliar al expresidente Salcedo hacia Haití, pero las
autoridades haitianas no lo aceptaron. Para no arriesgar el éxito de la restauración y
debido a las intenciones de Salcedo de auspiciar el retorno del caudillo anexionista
Buenaventura Báez, Polanco, con la aprobación de los demás restauradores, ordenó
el fusilamiento de Salcedo. A pesar del éxito contundente de la gesta restauradora,
su acción contra Salcedo opacó la gloria de Polanco Borbón en ciertos círculos
dirigentes.
MANUEL CACERES
Fue un político y anexionista dominicano, padre de Ramón Cáceres. Ocupó
provisionalmente el poder ejecutivo de la República Dominicana el 31 de enero de
1868, más adelante, fue mandado a matar por Ulises Heureaux, causa por la cual
tuvo que abandonar la presidencia el 13 de febrero de 1868. Estuvo de acuerdo con
la anexión de la República Dominicana a España; firmó el Acta de Anexión en Moca,
el 23 de marzo de 1861. Manuel Altagracia Cáceres fue asesinado en 1879, pocos
días antes de las elecciones del 27 de febrero de 1879.

BUENAVENTURA BAEZ
Dos años más tarde vuelve a la presidencia, permaneciendo ahí desde 1868 hasta
1874; en dicho periodo intentó anexionar el país a Estados Unidos. En esta ocasión,
convencería al presidente estadounidense Ulysses S. Grant de enviar barcos de
guerra al país caribeño y firmar un tratado de anexión; pese a lo anterior, el Senado
no ratificó dicho tratado, lo cual significó una vergüenza para el presidente
estadounidense. En 1872 promulgó una nueva Constitución, reemplazando la de
1868. En 1874, se forma en Puerto Plata un Gobierno Provisional presidido por el
General Ignacio M. González, que desconoció la autoridad de Báez. El
levantamiento se generalizó en el país y Báez se vio obligado a renunciar el 2 de
enero de 1874. La historia dominicana llama a este período “el régimen de los 6 años
de Báez" y hay que señalar que el terror caracterizó este gobierno.

IGNACIO MARIA GONZALEZ


Luego de emerger triunfante de la Revolución Unionista, la cual había abrazado en
su condición del Gobernador de Puerto Plata el 25 de noviembre de 1873 y habiendo
sido nombrado Jefe Supremo con la autoridad para formar un gobierno provisional
que sustituyera el de Buenaventura Báez logró la capitulación de éste el 2 de enero
de 1874. El 21 de enero siguiente, asume junto con Manuel Altagracia Cáceres la
presidencia conjunta de la República bajo el título de "Generales Encargados del
Poder Supremo de la Nación".
IGNACIO MARIA GONZALEZ

Una vez celebradas las elecciones donde ambos generales, González y Cáceres, se
disputaron la presidencia y luego de aprobada una nueva Constitución, además de la
prohibición mediante decreto para que Cabral, Luperón y Pimentel no regresaran a
suelo patrio; González se proclama ganador y Presidente Constitucional el 5 de
febrero de 1874.

El gabinete estaba compuesto por José M. Glas y Francico Xavier Amiama,


Ministros de Hacienda y Comercio;2 José Gabriel García, Ministro de Interior,
Policía y Agricultura;3 Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Carlos Nouel;4
Ministro de Guerra y Marina, Pablo López Villanueva.5
Las primeras medidas tomadas por el gobierno y que marcaron un claro reflejo de
unidad nacional y la adopción de la doctrina del partido azul fueron: la suspensión
del estado de sitio, la supresión del uso del pasaporte para viajar por el territorio
nacional y plena apertura a la libertad de prensa6
Durante el régimen de Gónzalez, tal y como lo señala el historiador Franklin J.
Franco, se incrementó considerablemente el flujo migratorio desde Cuba y Puerto
Rico, se dictaron disposiciones especiales que favorecían el desarrollo de la industria
azucarera, y se concedieron franquicias para el establecimiento de fábricas de jabón,
velas, almidón, ladrillos y tejas.

ULISES FRANCISCO ESPAILLAT


Durante los mandatos de Báez sufre persecución y cárcel y al término de la Guerra
de los Seis Años, es puesto en libertad y regresa a Santiago. Desarrolla una
importante labor cívica que aumenta el respeto y la admiración por su persona. Para
1876, Hostos lo consideraba el hombre más digno del ejercicio del Poder que ha
tenido la República. Desde la ciudad capital se le reclama para que sea candidato a
la presidencia y el clamor se hace nacional. En marzo de 1876 acepta la candidatura.
El 15 de abril de ese año, la Cámara Legislativa lo proclama Presidente electo por la
cantidad de 24,000 votos. Se traslada de Santiago a Santo Domingo, acompañado de
impresionante comitiva que recorre las comunidades de Moca, La Vega, San
Francisco de Macorís y Cotuí, llegando a la capital el 27 de abril a las 10 de la
mañana siendo objeto de un cálido recibimiento.
JOSE RAFAEL MEDINA UREÑA
Presidencia provisional - constitucionalista
Fue presidente de la Asamblea Constituyente en 1963; presidente de la Cámara de
Diputados; presidente constitucional interino de la República (durante horas), como
consecuencia de la guerra civil que se produjo en 1965.
Molina Ureña era el presidente de la Cámara de Diputados y, de acuerdo con la
Constitución de 1963, en el orden de sucesión presidencial, en ausencia del
Presidente, del Vicepresidente y del Presidente del Senado, le correspondía la
Presidencia de la República al Presidente de la Cámara de Diputados. El presidente
del Senado, Juan Casanovas Garrido, había sido elegido en sesión clandestina del
Congreso Nacional, como Presidente de la República, como parte de un plan
conspirativo para restaurar la constitucionalidad en el país, plan que fue abortado
por el gobierno del Triunvirato.
Molina Ureña aceptó la Presidencia del país con el estallido de la Revuelta
Constitucionalista por su condición de presidente de la Asamblea Constituyente de
1963 y permaneció tres días en el Palacio intentando lograr un acuerdo que
garantizara el retorno de Juan Bosch al poder. Ocupó la sede del gobierno el 25 de
abril de 1965 como "presidente provisional" constitucionalista y, tras un proceso de
negociaciones para impedir derramamientos de sangre durante la guerra civil,
decidió asilarse en la embajada de Colombia, debido a la frustración ante la
intervención militar norteamericana, a la inflexibilidad de los militares golpistas de
San Isidro y las diferencias internas en el propio movimiento rebelde
constitucionalista. Fue sustituido por el Congreso de la República, que nombró al
Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó.

FRANCISCO ALBERTO CAAMAÑO


Durante el Gobierno del Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, se emitieron 4
gacetas oficiales, con 62 Decretos y 14 leyes. Entre ellas la nº11 que convierte la
antigua fortaleza Ozama en lugar público con el nombre de Plaza de la Constitución,
y la nº14 que denomina, Avenida “24 de Abril” a la Avenida “George Washington”,
contenidas dentro de la Gaceta Oficial nº4.
Durante su Gobierno recibe cartas y comunicaciones internacionales de felicitación
y reconocimiento como Presidente de la República Dominicana y por su actitud ante
la intervención militar de Estados Unidos.
HECTOR GARCIA GODOY
Durante la Revolución de Abril, en 1965, fue escogido provisionalmente como
Presidente de la República, sustituyendo al Coronel Caamaño Deñó, el 3 de
septiembre, y gobernó el país durante nueve meses hasta que entregó el poder al
doctor Joaquín Balaguer, en 1966. Antes de marcharse organizó las elecciones
nacionales de 1966.
Electo Joaquín Balaguer, fue nombrado embajador en Estados Unidos desde 1966
hasta 1969. Lideró el Movimiento de Conciliación Nacional, MCN, hasta su muerte
ocurrida el 20 de abril de 1970.

JOAQUIN BALAGUER

1966-1970
Balaguer encontró una nación severamente golpeada por décadas de turbulencia, con
tiempos cortos de paz, y prácticamente ignorantes de la democracia y los derechos
humanos. Durante su campaña electoral solía dirigir sus mensajes propagandísticos
a la mujer dominicana y al campesino, tratando de atar a su proyecto político
personal las fracciones más conservadoras de estos sectores sociales.
Balaguer trató de apaciguar a los supervivientes antitrujillistas y a los de la guerra
civil de 1965, pero los asesinatos políticos continuaron siendo frecuentes durante su
administración. Tuvo éxito en parte la rehabilitación de las finanzas públicas, que
estaban en un estado caótico, e impulsó un modesto programa de desarrollo
económico.
Durante los tres primeros meses de instalado su segundo gobierno, la Asociación
Dominicana de Derechos Humanos, declaró que había recibido quejas. Con la
anuencia de sectores del gobierno se inició en el país la Operación Chapeo con la
finalidad de exterminar los remanentes izquierdistas sobrevivientes al conflicto de
abril del 65.

1970-1974
Con la abstención electoral del Partido Revolucionario Dominicano, debido a la
represión política y a la participación de las Fuerzas Armadas en las actividades
proselitistas, Balaguer fue reelegido para el periodo 1970-1974.
El 1 de enero de 1971 designó al general Enrique Pérez y Pérez como jefe de la
Policía Nacional. Varias semanas después hizo su aparición en las calles de Santo
Domingo un grupo autodenominado Frente Democrático Anticomunista y
Antiterrorista, mejor conocido como La Banda Colorá, un grupo de jóvenes
reclutados por el gobierno de Balaguer con fines de represión. Durante esa época
fueron asesinados numerosos dirigentes de la izquierda dominicana.
Durante este segundo mandato de gobierno (conocido popularmente en la política
dominicana simplemente como los 12 años), Balaguer incentivó la construcción de
escuelas, hospitales, presas, carreteras, y muchos edificios importantes. Los
proyectos también se utilizaron como medio para recompensar a sus partidarios
políticos con lucrativos contratos de obras públicas, los favorecidos en dichos
contratos se conocen como los 300 millonarios. También presidió un sistema de
crecimiento económico estable. Sin embargo, su administración pronto desarrolló
un modelo autoritario, a pesar de las garantías constitucionales. A pesar de sus
métodos autoritarios, Balaguer tenía mucho menos poder que Trujillo, y su gobierno
era más suave.

1974-1978
Incumplió las promesas sobre la reforma agraria, ya que la pequeña minoría de
propietarios autóctonos y las compañías estadounidenses continuaban poseyendo la
mayoría de las tierras cultivables y las de mejor calidad. Pero cuando anunció su
intención de optar a un cuarto mandato consecutivo en las elecciones del 16 de mayo
de 1978, y con un fondo de deceleración económica, el repudio popular alcanzó tal
calibre que la derrota en las urnas ante el PRD se antojó inevitable. Balaguer se
enfrentó a Antonio Guzmán del Partido Revolucionario Dominicano, pero cuando
los resultados electorales mostraron una tendencia en favor de Guzmán, el ejército
detuvo el conteo. Sin embargo, en medio de enérgicas protestas en el país y una
fuerte presión en el extranjero por parte de Jimmy Carter, el conteo se reanudó.
Cuando se dieron los resultados, Guzmán dio a Balaguer la primera derrota de su
carrera política. Cuando Balaguer dejó el cargo, fue la primera vez en la historia de
la República Dominicana que un presidente en ejercicio tranquilamente cede el
poder a un miembro elegido de la oposición.
SILVESTRE ANTONIO GUZMAN F.
Guzmán promulgó una Ley de Amnistía, poniendo en libertad a centenares de presos
políticos y permitiendo el regreso de decenas de exiliados del régimen anterior.
Derogó las medidas administrativas vigentes que atentaban contra el disfrute de las
libertades individuales y creó un ambiente democrático produciendo una apertura a
la pluralidad política y partidaria. Recuperó el derecho de libre tránsito de los
dominicanos.
Su política económica puede resumirse diciendo que fue de incentivo al desarrollo
agrícola y la agroindustria como principales fuentes de empleo para las zonas
rurales. Los productos de la dieta diaria estuvieron al alcance de la mayoría. Protegió
la pequeña y mediana industria, limitó las importaciones suntuarias.

Intereses relacionados