Está en la página 1de 124

DEFENSA

Y RECURSOS
NATURALES
Bruckmann, Mónica
Defensa y recursos naturales / Mónica
Bruckmann ; Hugo Altomonte ; Fernando Ferreira ;
coordinado por Carla Morasso. - 1a ed. - Ciudad
Autónoma de Buenos Aires : Ministerio de Defensa,
2015.
128 p. : il. ; 26x21 cm.

ISBN 978-987-3689-17-8

1. Recursos Naturales. 2. América del Sur.


I. Altomonte, Hugo II. Ferreira, Fernando.
III. Morasso, Carla, coord. IV. Título
CDD 333.7

Primera edición, 2015

© 2015, Ministerio de Defensa


Azopardo 250 (C1107adb)
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
www.mindef.gov.ar

Coordinación general: Carla Morasso

Diseño y diagramación: Leonardo Ferraro


Coordinación editorial: Silvana Ferraro

ISBN: 978-987-3689-17-8

Hecho el depósito que establece la Ley 11.723.


Libro de edición argentina.

No se permite la reproducción parcial o total, el al-


macenamiento, el alquiler, la transmisión o la trans-
formación de este libro, en cual­quier forma o por
cualquier medio, sea electrónico o mecánico, me-
diante fotocopias, digitalización u otros métodos, sin
el permiso previo y escrito del editor. Su infracción
está penada por las leyes 11.723 y 25.446.
Autoridades Nacionales

Dra. Cristina Fernández de Kirchner


Presidenta de la Nación

Ing. Agustín O. Rossi


Ministro de Defensa de la Nación
Autoridades del Ministerio de Defensa

Agrim. Sergio A. Rossi Dr. Roberto De Luise


Jefe de Gabinete Subsecretario de Asuntos Internacionales
de la Defensa
Dr. Jorge Fernández
Secretario de Estrategia y Asuntos Militares Lic. María Julieta Marks
Subsecretaria de Gestión de Medios
Lic. Santiago Juan Rodríguez y Planificación Presupuestaria y Operativa
Secretario de Ciencia, Tecnología para la Defensa
y Producción para la Defensa
Lic. Leandro Navarro
Lic. Roberto Pedro Corti Subsecretario de Investigación, Desarrollo
Secretario de Coordinación Militar y Producción para la Defensa
de Asistencia en Emergencias
Sra. Lucía del Carmen Kersul
Lic. Germán Pedro Martínez Subsecretaria del Servicio Logístico
Subsecretario de Coordinación de la Defensa
Administrativa
Lic. María Agustina Brea
Mag. Javier Araujo Subsecretaria de Coordinación Ejecutiva
Subsecretario de Formación en Emergencias

Dra. María Fernanda Llobet Sr. Gustavo Luis Caranta


Subsecretaria de Planeamiento Estratégico Subsecretario de Planeamiento
y Política Militar para la Asistencia en Emergencias
Índice

11 Introducción
Dr. Roberto De Luise

Parte I | Sesión inaugural

15 Discurso de apertura del ministro de Defensa de la República Argentina,


Ing. Agustín O. Rossi

21 Palabras del ministro de Defensa de la República de Surinam,


Mag. Lamuré Carlos Adolfo Latour

25 Palabras del secretario general de la UNASUR, Dr. Alí Rodríguez Araque

Parte II | Reflexiones en torno a la defensa de los recursos naturales

33 Los recursos naturales y la geopolítica de la integración suramericana,


Dra. Mónica Bruckmann

65 Energía y minerales en Suramérica,


Dr. Fernando Ferreira

97 Los recursos naturales en la Agenda de Desarrollo Regional de UNASUR,


Dr. Hugo Altomonte
Introducción

L os recursos naturales de América del Sur –que, dada su diversidad y abundancia,


poseen un valor estratégico para las políticas de desarrollo de los países de la región–
se han convertido en un tema de agenda prioritario de la UNASUR. En función de su rele-
vancia, los jefes y jefas de Estado reunidos en Lima, Perú, durante la VI Reunión Ordinaria,
declararon necesario aunar esfuerzos en pos de un proceso de planificación regional,
tomando como base una visión estratégica compartida que considere el potencial de
los recursos naturales y esté sustentada en la soberanía permanente de las naciones
sobre ellos.
A partir de este mandato se han generado espacios de cooperación regional para
promover estrategias de explotación, preservación y defensa de los recursos natura-
les y es por ello que la Secretaría General organizó la conferencia «Recursos Natura-
les y Desarrollo Integral de la Región», celebrada en Caracas, Venezuela, en mayo de
2013. De las recomendaciones de la misma se desprendió la necesidad de realizar
diversos eventos temáticos tendientes a profundizar el análisis y el debate sobre esta
problemática.
Posteriormente, para dar continuidad a la decisión de los jefes y jefas de Estado, el
secretario general solicitó al Consejo de Defensa Suramericano (CDS) y al Centro de
Estudios Estratégicos de Defensa (CEED) la organización de una conferencia específica
sobre Defensa y Recursos Naturales. De este modo, el CDS, en el marco de su V Reu-
nión Ordinaria realizada en Paramaribo, Surinam, en febrero de 2014, aprobó en su
plan de acción anual realizar la conferencia «La Defensa y los recursos naturales».
El encuentro tuvo lugar los días 9 y 10 de junio de 2014 en Buenos Aires, Argentina, y
contó con el coauspicio de Argentina, Ecuador, Venezuela y el CEED-CDS. Con el pro-
pósito de contribuir al establecimiento de una estrategia suramericana integral, el prin-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 11


cipal objetivo de la conferencia fue propiciar el intercambio de reflexiones sobre el rol
de la Defensa en la preservación y protección de los recursos naturales.
En su primera parte la presente publicación recopila los discursos oficiales de la se-
sión de apertura y en la segunda parte las presentaciones realizadas en la sesión
abierta. En su ponencia denominada «Recursos naturales y la geopolítica de la inte-
gración», Mónica Bruckmann analiza la importancia de generar mecanismos de cola-
boración para la gestión de los recursos naturales estratégicos en América del Sur en
el contexto de la disputa global por los mismos, en la que impactan especialmente las
políticas de los Estados Unidos y China. Por su parte, sobre la base del trabajo realiza-
do por la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) –«Potencia de recursos
energéticos y minerales en América del Sur»– Fernando Ferreira aborda la situación
de los recursos y las infraestructuras energética y minera y analiza los recursos natu-
rales compartidos, señalando la necesidad de crear un servicio geológico surameri-
cano. Finalmente, en su exposición «Los recursos naturales en la Agenda de Desarro-
llo Regional de UNASUR», Hugo Altomonte se ocupa de situar en el panorama de la
inversión extranjera directa de la región las particularidades que presentan los recur-
sos naturales, para luego analizar la gobernanza de los mismos, principalmente en lo
referido a la minería, los hidrocarburos y los recursos hídricos, tanto en su eje econó-
mico como social, ambiental e institucional.
Porque consideramos que estos aportes constituyen valiosos insumos para la nece-
saria generación de una visión compartida sobre la defensa de los recursos estratégi-
cos naturales de América del Sur, nos satisface compartirlos desde el Ministerio de
Defensa de la República Argentina con el conjunto de la ciudadanía suramericana.

Dr. Roberto De Luise


Subsecretario de Asuntos
Internacionales de la Defensa

12 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Parte I

Sesión inaugural
Discurso de apertura del ministro
de Defensa de la República Argentina,
Ing. Agustín O. Rossi

M uy buenos días a todas y a todos. En primer lugar, deseo darle una bienvenida a
todos los que nos están visitando hoy aquí, en especial al Sr. secretario general
de la UNASUR, Dr. Alí Rodríguez, que nos acompaña en esta mesa, y al Sr. ministro de
Defensa de Surinam, Magister Latour, que también está junto con nosotros. Quisiera
saludar también al viceministro de Defensa de Chile, Marco Robledo Hoecker, al vi-
ceministro de Defensa de Bolivia, general del Ejército, Fernando Zeballos Cortez, al
viceministro de Paraguay, general brigadier Víctor Picagua Araujo, al viceministro de
Defensa de Surinam, John Guno Arthur Achong, al viceministro de Defensa del
Uruguay, Jorge Edgardo Menéndez Corte, al viceministro de Defensa del Ecuador,
Dr. Carlos Larrea Dávila, al viceministro de Defensa del Perú, Iván Vega Loncharich y
al viceministro de Venezuela, Sr. Luis Eduardo Quinteros Machado, que nos acom-
pañan hoy en el inicio de este seminario latinoamericano sobre Defensa y recursos
naturales.
Asímismo, saludo también al jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Arma-
das, general de división Luis María Carena, al jefe del Estado Mayor del Ejército, te-
niente general César Milani, al subjefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier Infante,
al subjefe del Estado Mayor de la Armada Argentina, almirante González Lonzieme y
al subjefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier Centurión.
Funcionarios del Ministerio de Defensa, señoras y señores,
El año pasado, apenas asumí como ministro de Defensa, en ocasión de presentar
las obras de remodelación de la Escuela de Defensa Nacional (EDENA) rendimos ho-
menaje a un discurso del presidente Perón del año 1953. En ese momento, Perón,
también en la EDENA, hacía referencia a la importancia del manejo, el uso y la pro-
tección de los recursos naturales en América Latina. En ese momento Perón estaba

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 15


muy entusiasmado con lo que la historia ha llamado el ABC, el acuerdo entre Argen-
tina, Brasil y Chile. Un Chile gobernado por el general Ibáñez y un Brasil gobernado
por Getulio Vargas representaba la posibilidad de integración que en ese momento,
con una mirada estratégica, casi adelantada para su tiempo, imaginaba el presidente
Perón. Con claridad, en ese discurso se refería a la potencialidad de América del Sur
en relación con lo que significaban los recursos naturales y señalaba que su correcto
cuidado, su correcta protección y explotación estaban ligados al alcance de lo que
podría significar el desarrollo de nuestros pueblos.
Más cerca en el tiempo, hay un libro escrito por ese maestro uruguayo que es
Eduardo Galeano, que nos marcó a todos los de nuestra generación y a los de la ge-
neración anterior. Su título es Las venas abiertas de América Latina. Allí Eduardo Ga-
leano comenta cuál fue la política extractiva de los recursos naturales en América
Latina y afirma que esa política no trajo ningún beneficio concreto en lo que respecta
al desarrollo de nuestros países. El libro de Galeano está dividido en dos secciones,
cada una de las cuales tiene un nombre. El título de la primera es «La pobreza del
hombre como resultado de la riqueza de la tierra» y en ella alude a lo contradictorio
que resulta el hecho de que esta América del Sur tenga tantas riquezas naturales y sea
a la vez el continente con los más altos niveles de desigualdad que existen. En el mar-
co de esa contradicción, la riqueza natural de la tierra en vez de generar una acción,
un hecho positivo, un hecho de mejora en las condiciones de desarrollo de cada uno
de nuestros pueblos, aparece muchas veces como antagónica a esos objetivos. El tí-
tulo que lleva la segunda sección del libro también me parece significativo: «El desa-
rrollo es un viaje con más náufragos que navegantes». Según Galeano, parecería que
en muchísimas oportunidades la historia de América del Sur ha estado calibrada por
estos parámetros.
La problemática de los recursos naturales en el ámbito de la UNASUR ha sido im-
pulsada fundamentalmente por quien hoy nos acompaña en esta presentación, el
secretario general, Alí Rodríguez, quien en diferentes oportunidades ha puesto esta
cuestión en el centro de la agenda de la UNASUR. Y también ha puesto a los diez
concejos que tiene el secretariado de unasur a debatir sobre lo que significa la pre-
servación y la conservación de nuestros recursos naturales. De allí nuestro reconoci-
miento a nuestro secretario general de la UNASUR por ese esfuerzo, por ese ahínco y
esa perseverancia en torno a esta temática para lograr que sea un tema de debate del
conjunto de ciudadanos suramericanos.
En ese sentido, en la última reunión del CDS en Paramaribo, capital de Surinam, se
acordó como una de las tareas asignadas a nuestro país, la República Argentina, la

16 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


realización de este seminario sobre Defensa y Recursos Naturales para reflexionar
acerca de cómo se articulan las agencias de Defensa alrededor de los recursos natu-
rales y su preservación en América del Sur.
Para graficar lo que estamos diciendo vale la pena hacer un rápido recorrido por las
potencialidades de nuestros recursos en América del Sur. Según los autores, somos
depositarios de entre el 27 y el 29% de las reservas de agua dulce, con una alta tasa de
reposición de nuestros reservorios a partir de un régimen de lluvias favorable. De la
totalidad de agua que hay en el mundo, solo el 3% es apta para consumo humano (el
97% es agua salada, no apta para el consumo humano), y eso es una muestra de la
importancia del reservorio de agua dulce de América del Sur. A esto debemos agregar
que representamos solo el 6% de la población mundial. Por lo tanto, ese es un esce-
nario que vale la pena precisar.
Los últimos años muestran que si bien la producción de hidrocarburos de América
del Sur orilla más del 25%, gran parte de esa producción no es utilizada para el consu-
mo interno de nuestros países, sino en gran medida exportada. Es decir que, desde el
punto de vista de su crecimiento y de su desarrollo industrial, el continente surameri-
cano demanda menos energía de la que es capaz de producir en conjunto. Por otro
lado, las reservas reconocidas de hidrocarburos en América del Sur han aumentado
en los últimos años. En el caso de nuestro país, la importancia de los yacimientos de
gas y petróleo no convencional ya es reconocida por todos. Así, la dimensión de las
reservas hidrocarburíferas de América del Sur también tiene gran importancia.
América del Sur es depositaria de minerales estratégicos. Un solo ejemplo: que Bo-
livia, Chile y Argentina concentren más del 90% de los depósitos de las reservas de li-
tio del mundo da cuenta de la importancia de este hecho. América del Sur también
tiene un alto porcentaje de la tierra cultivable del mundo, más del 25%, lo cual tam-
bién habla de la gran potencialidad del desarrollo y la producción de alimentos en los
países integrantes de la UNASUR.
¿Con qué debimos enfrentarnos en muchísimas oportunidades, a lo largo de la his-
toria, en materia de extracción de los recursos naturales? Hemos tenido que afrontar
las realidades socioeconómicas de nuestros países frente a multinacionales o corpo-
raciones económicas muy poderosas, que muchísimas veces imponían las condicio-
nes de la situación de extracción. También, y hay que decirlo claramente, muchísimas
veces acompañadas por la actitud claudicante de las élites gobernantes en distintos
momentos de nuestra historia. Esa situación se ha visto claramente en distintos mo-
mentos de nuestra historia y, lejos de provocar un mayor nivel de crecimiento econó-
mico de nuestros países, ha generado un fuerte sesgo de privatización en nuestras

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 17


economías, un bajo desarrollo industrial y la dificultad para disminuir los niveles de
desigualdad existentes dentro de los países de América del Sur.
Es decir que aquella máxima de Galeano en su libro Las venas abiertas de América
Latina seguramente se ha cumplido en muchísimos momentos y en distintas oportu-
nidades en nuestro continente. Es cierto, y también hay que decirlo con claridad, que
muchos de estos recursos naturales exigen niveles de inversión y de capital muy im-
portantes para llevar adelante el proceso extractivo. Y es cierto también que esos ni-
veles de inversión muchas veces no se encuentran dentro de América Latina, sino en
otros lugares del mundo. Pero también es cierto que la falta de control y de orienta-
ción de esas inversiones han hecho que la política alrededor de estos recursos natu-
rales haya estado más cerca de políticas exclusivamente extractivas que de políticas
que nos permitan incrementar y modificar la composición del valor agregado de
nuestro producto bruto interno con la elaboración y el procesamiento de cada uno
de esos recursos naturales. Esto ha sido una parte de nuestra historia.
Esa frase que Perón expresaba en 1953 en su discurso en la EDENA –que somos
depositarios de un nivel de riquezas naturales que en algún momento el mundo va a
demandar– es un escenario que se acerca más al de la realidad actual. El mundo ha
duplicado su población en los últimos cincuenta años. Al duplicar su población, la
demanda de recursos naturales es cada vez más alta. Es decir que si uno hace una
fotografía de lo que es el mundo hoy mirando a América del Sur y al resto del mundo,
tenemos un continente con un alto nivel de reservas de recursos naturales, con una
baja población y un mundo demandante de esos recursos naturales. Es decir que
cualquiera que tenga una mirada un poco más a largo plazo, más trascendente, más
estratégica, para el diseño de sus políticas tiene que contemplar estos datos.
Esta es la descripción de la situación de los recursos naturales en nuestro continen-
te, y también es la descripción de cómo está parado nuestro continente hoy y cómo
es la demanda del resto del mundo. Deberíamos ocuparnos ahora del otro compo-
nente de este seminario, que consiste en cómo participan las agencias de Defensa de
UNASUR en el objetivo de la preservación y el cuidado de estos recursos naturales.
Nuestros países no tienen hipótesis de conflicto. Felizmente, fundamentalmente en-
tre los países hermanos, las hipótesis de conflicto han desaparecido durante los últi-
mos años. En general, cada uno de nuestros países tiene planificada una política de
Defensa a partir del desarrollo de capacidades. La mirada del CDS reside en ir cons-
truyendo una identidad suramericana en materia de Defensa, lo que lleva a generar
situaciones de reducción de la desconfianza y de mayores niveles de complementa-
riedad hacia el interior de los países integrantes de la UNASUR. Es necesario definir

18 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


con claridad que, en lo que respecta a la política de Defensa, la mirada de los distintos
países de la UNASUR es una mirada complementaria, es una mirada de cooperación y
de trabajo en conjunto.
Ciertamente, el CDS entiende que los desafíos que tienen por delante las políticas
de Defensa en la región en los próximos años seguramente serán cumplidos más sa-
tisfactoriamente en la medida en que nuestras respuestas sean respuestas regionales
y no exclusivamente locales o individuales de cada uno de nuestros países. A esto
habría que agregar que nuestra mirada en torno a las cuestiones regionales es exac-
tamente la misma que la de nuestros países, que llevan adelante una política de de-
fensa «defensiva», valga la redundancia. Es decir, una Defensa preparada ante una
potencial agresión externa.
La cuestión regional implica tener vínculos de complementación entre todos los
países de la UNASUR y tener una mirada de disuasión, si se quiere, sobre el resto de
los países del mundo, sobre el resto de los actores extrarregionales. Lo he dicho ya en
algún momento: el mundo es un mundo sin conflictos bélicos extendidos. En gene-
ral, los conflictos que existen parecen más bien de carácter internacional más que
conflictos entre países ubicados en una determinada región. Y si bien son limitados,
ello no significa que este sea un mundo sin tensiones. Al contrario, las tensiones exis-
ten y van a seguir existiendo y desde la Defensa nosotros debemos tener esa mirada a
la que me refería anteriormente. Como dije al principio de la exposición, la mirada
estratégica de tener un continente con recursos naturales en un mundo que los está
demandando nos lleva a pensar razonablemente que ahí puede existir un punto de
tensión potencial. ¿Cómo se resuelve ese punto de tensión y en qué lugar entran las
agencias de Defensa? Bueno, seguramente esa potencialidad de tensión tendrá una
serie de resoluciones previas antes de que se puedan poner en marcha las agencias
de Defensa dentro del marco de la UNASUR. América del Sur siempre ha sido un con-
tinente de paz. Entendemos que el diálogo y la búsqueda del acuerdo y del consenso
tienen que estar por sobre todas las cuestiones. Es lo que venimos haciendo y siem-
pre agradecemos a todos los países integrantes de la UNASUR su posición respecto
de la cuestión Malvinas.
También habrá políticas de otro tipo, como políticas ambientales y económicas, que
nos permitan preservar nuestros recursos naturales. Seguramente uno tiene que ima-
ginar que las agencias de Defensa entrarían a participar en lo que significa la preser-
vación de los recursos naturales cuando haya una violación de la integralidad territo-
rial de alguno de nuestros países o de la totalidad de nuestros países. Si se asume que
la agencia de Defensa empieza a trabajar alrededor de la preservación de los recursos

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 19


naturales cuando hay una violación de la integralidad territorial de cada uno de nues-
tros países, y a eso le agregamos que nuestras políticas de Defensa están desarrolla-
das por capacidades, habrá que concluir que también es parte de la política de De-
fensa de cada uno de nuestros países desarrollar la capacidad de preservación y
custodia de los recursos naturales que existen en ellos. Ese es el desafío que tiene la
política de Defensa en los próximos años, sin ninguna duda.
¿Cómo entra la dimensión de la Defensa de los recursos naturales a presionar alre-
dedor del desarrollo de capacidades? Siguiendo el ejemplo que di al principio respec-
to a que los reservorios de litio del mundo están en un 90% concentrados en tres
países integrantes de la UNASUR –Bolivia, Argentina y Chile–, uno puede suponer
que sería razonable que el desarrollo de la capacidad para preservar esa reserva de
litio sea un desarrollo conjunto de los tres países sobre los cuales están depositados.
O sea, que el instrumento militar de cada uno de esos tres países desarrolle la misma
capacidad en el mismo sentido y en la misma convergencia alrededor de este cami-
no. Esto no significa ni militarizar, ni tener una situación de militarización de los yaci-
mientos de recursos naturales en cualquier lugar del mundo y menos aun aquí, en
nuestro país. Pero sí significa que como desafío a nuestros instrumentos militares hay
que empezar a trabajar también en el desarrollo de estas capacidades, que exigen
conocimiento del terreno.
El secretario general ha tenido la constancia y la decisión de poner el tema de los
recursos naturales en el marco del debate y ha incluido la política de Defensa y a las
agencias de Defensa en ese marco. Me parece que nuestra reflexión y nuestro análisis
están también en gran parte basados en la manera en que vamos orientando a nues-
tras agencias de Defensa detrás de lo que significa la preservación y el cuidado de
nuestros recursos naturales, lo que representa un nuevo desafío que consiste en estar
enmarcado de alguna manera en esta impronta de visión regional que tiene la política
de Defensa en los últimos años en América del Sur.
Muchas veces, en distintos momentos de nuestra historia, se puede haber ubicado a
las agencias de Defensa y a sus instrumentos militares en el lado reactivo de los pro-
cesos de integración. No parece ser este uno de esos momentos, sino que, por el
contrario, creo que las políticas de Defensa pueden ser grandes impulsoras, grandes
catalizadoras de los procesos de integración en América del Sur y sobre todo en la
UNASUR, que se ha forjado durante los últimos años.

Muchísimas gracias.

20 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Palabras del ministro de Defensa
de la República de Surinam,
a cargo de la presidencia pro-témpore
del Consejo de Defensa Suramericano,
Mag. Lamuré Carlos Adolfo Latour

S u Excelencia, Dr. Alí Rodríguez, secretario general de la UNASUR, señor ministro


de Defensa de la República Argentina, Agustín Rossi, ministros invitados, damas y
caballeros.
Permítanme en el comienzo extender mi profunda apreciación al gobierno y al
pueblo de la nación hermana de Argentina por alojar esta conferencia sobre los re-
cursos naturales estratégicos para la Defensa. Es un privilegio real dirigirme a ustedes
aquí el día de hoy en esta reunión importante del Concejo especializado en Defensa
regional de América del Sur.
En el día de hoy, creo que es apropiado estructurar mis pensamientos alrededor de
tres aspectos que considero críticos y relevantes. En primer lugar, voy a reflexionar breve-
mente sobre los orígenes de la importante reunión que celebramos. Subsiguientemente,
quiero referirme a algunos elementos relevantes del pensamiento actual y del enfoque
con respecto a los recursos naturales, que fueron parte de los pensamientos ofrecidos
por el presidente de la República de Surinam, Desi Bouterse, cuando se dirigió a la Confe-
rencia Sudamericana sobre Recursos Naturales y Desarrollo Integral en Caracas, Repúbli-
ca Bolivariana de Venezuela, el 27 de mayo del 2013. Voy a terminar mis reflexiones
enumerando algunos puntos de vista sobre la relación entre la Defensa y el aprove-
chamiento y desarrollo de los recursos naturales, o, si ustedes quieren, la función de
la Defensa con respecto a los recursos naturales como un grupo de herramientas
para lograr un desarrollo social, económico y abarcativo que apunte a cerrar la bre-
cha en lo que respecta a la distribución de la riqueza y del ingreso para los pueblos de
América del Sur.
Damas y caballeros, quiero destacar en el comienzo la fuente y el origen de este
emprendimiento que llevamos a cabo en el día de hoy. Con respecto a esto, específi-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 21


camente quiero destacar algunos factores que contribuyeron a este esfuerzo. Uno es
la presentación del documento titulado «Los recursos naturales como eje dinámico
dentro de la estrategia de integración y unidad de nuestros países«. Los jefes de Esta-
do y Gobierno instruyeron a la Secretaría para que elabore un plan estratégico regio-
nal integrado sobre el principio plasmado en la resolución 1.803 de la Asamblea Ge-
neral de Naciones Unidas en 1962.
Después de esto, la Secretaría General organizó la conferencia de Caracas del 27 al
30 de mayo del 2013 sobre recursos naturales y desarrollo regional. Un resultado
importante de esta conferencia fue la necesidad de profundizar el análisis de este
tema desde diferentes ángulos, en cuanto a política y visiones estratégicas. Los re-
sultados de este análisis deberán ser informados a través de una visión estratégica de
explotación de los recursos naturales con respeto completo por la soberanía de los
Estados y con el objetivo único de lograr el desarrollo integral para el beneficio de
nuestros pueblos.
Dentro de este marco, y construyendo sobre la actividad temática del año 2013, en
el CSD durante ese año presentamos oficialmente el tema en el plan de acción anual,
y como resultado llevamos adelante esta reunión en el día de hoy. Para completar
este presente importante, déjenme también recordar la publicación y distribución de
los hallazgos de la investigación titulada «Recursos naturales dentro la UNASUR» y
subtitulada «Estatus y tendencias para la agenda del desarrollo regional», que fue un
esfuerzo combinado por parte de la Comisión Económica para América Latina
(CEPAL) y la Secretaría General de UNASUR.
Para volcarme al segundo elemento de mi discurso, permítanme que les ofrezca a
ustedes algunos pensamientos relacionados con las líneas del curso y que fueron
presentados por el presidente de Surinam en la conferencia de la UNASUR en Cara-
cas en mayo del año pasado. El presidente destacó la importancia de convocar a dis-
cusiones sobre el tema «Los recursos naturales y el desarrollo regional». Específica-
mente se refirió a la importancia de desarrollar una visión coordinada y común del
desarrollo de nuestra región basada en estrategias adaptadas. Saludó con agrado la
conciencia colectiva creciente y la responsabilidad firme en cuanto al aprovecha-
miento, explotación y uso óptimo, como un factor contribuyente importante para el
desarrollo sostenible y general que apunte a eliminar las disparidades en el ingreso de
nuestros pueblos.
También destacó el rol central de estos recursos para el desarrollo y el sostenimien-
to de la vida de los pueblos, su función en cuanto a la generación de ingresos para
financiar su seguridad, los servicios sociales, la infraestructura, etc. El presidente ad-

22 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


virtió también sobre los riesgos, las amenazas y los desafíos de ser encomendados a
hacerse cargo de estas riquezas. Asimismo, se refirió a algunos prerrequisitos críticos
para lograr estrategias para el desarrollo renovadas que se basan en nuestra riqueza
nacional. Entre ellas, habló de la disponibilidad de datos válidos sobre información
geológica, sobre nuestras reservas minerales y también sobre la estructura de gober-
nabilidad, incluyendo el aspecto legal y regulatorio y los instrumentos económicos
para asegurar la titularidad y la distribución de los ingresos que surgen de la explota-
ción de los recursos.
Algunos otros puntos cruciales que el presidente destacó en ese foro estaban rela-
cionados con el reposicionamiento estratégico de América del Sur en lo que se refie-
re a la demanda global actual y futura de los recursos, al carácter escaso de los recur-
sos naturales, a las posiciones de negociación efectivas, a la base de producción
industrial de nuestras economías, a los aspectos ambientales, a las cuestiones del
cambio climático y a la soberanía como base central del desarrollo nacional y de la
integración regional en todos sus aspectos. Una de las aseveraciones finales fue que
después de siglos de extracción de nuestros recursos naturales por parte de entida-
des externas, los roles ahora se han modificado debido a las potencialidades que
ofrecen los recursos naturales.
La parte final de mi discurso tiene que ver con el rol de la Defensa con respecto a los
recursos naturales. En mi visión, tenemos que partir de la aseveración de que los re-
cursos naturales son parte de lo que es la riqueza nacional exclusiva, por lo tanto
cualquier violación de estos recursos debe ser considerada como una violación a la
seguridad de máxima importancia en tanto puede afectar la supervivencia del Estado-
nación. Déjenme colocar esta aseveración en un contexto relevante. Algunos de los
elementos críticos que moldean nuestro entorno estratégico actual, damas y caballe-
ros, son variados y necesitan una atención sin divisiones. Entre estos, en los centros
estratégicos existe una tendencia creciente a visualizar los recursos naturales como la
fuente más potente de conflicto armado en las décadas futuras. Con un número cre-
ciente de población mundial y un consumo global que se dispara, encontramos tam-
bién suministros de energía que rápidamente están desapareciendo, además del ago-
tamiento de los recursos naturales no renovables. En este contexto de demanda
creciente de estos recursos y también de cambio climático, que está erradicando la
tierra cultivable y valiosa, asistimos a un escenario que está preparado para ver luchas
globales persistentes por los recursos naturales. En este escenario, digo, los desafíos
con respecto a la titularidad y a la asignación de recursos críticos como el agua, el
alimento, la energía y ciertos minerales, no son producto de la imaginación.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 23


Este es un panorama que probablemente tendremos que enfrentar y que probable-
mente disparará contiendas y hasta batallas violentas. Más aun, se prevé que todos
estos cambios van a ocurrir repentinamente y de una manera brutal. Por lo tanto,
damas y caballeros, este modo de análisis debe concitar nuestra atención inmediata
para que podamos idear algunas respuestas estratégicas relevantes y líneas de políti-
cas para la acción.
La defensa y la protección de los recursos naturales es crítica para lograr los obje-
tivos del desarrollo que han sido declarados. El monitoreo y el control de los recur-
sos naturales por lo tanto es crucial. Estos próximos días los expertos en Defensa,
junto con otros especialistas, discutirán el tema de los recursos naturales desde la
perspectiva de la Defensa, y estoy convencido de que el resultado de sus delibera-
ciones va a ser de mucha utilidad pues contribuirán a destacar firmemente el hecho
de que el otorgamiento de los recursos naturales es una bendición para nuestras
naciones y no una maldición.
Damas y caballeros, deseo profundamente que estas reflexiones por lo menos esti-
mulen las discusiones para desarrollar planes referidos a nuestros recursos naturales
desde la perspectiva de la Defensa, teniendo en cuenta el marco de la integración
regional. Creo que nosotros, como países de UNASUR, tenemos una oportunidad
singular: dar un ejemplo histórico con respecto al enfoque regional para el manejo,
aprovechamiento y uso de nuestros recursos naturales para lograr el avance de nues-
tros países y de nuestros pueblos.

Muchas gracias por su atención.

24 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Palabras del secretario general
de la Unión Suramericana de Naciones,
Dr. Alí Rodríguez Araque

S eñores ministros, viceministros, invitados e invitadas:


Antes que nada quiero agradecer la siempre cálida acogida que nos dan las auto-
ridades de esta hermana república, tanto en verano como en invierno.
Creo que es una excelente oportunidad para compartir un conjunto de reflexiones
en torno al tema general de los recursos naturales y muy particularmente algunas re-
flexiones en torno a la relación entre este tema y la Defensa.
Digamos que el mundo actual se nos presenta como un enorme teatro en el cual se
escenifican conflictos de toda naturaleza. En muchos casos, en todos esos conflictos
bélicos el desarrollo de las tecnologías, de las ciencias, ha alcanzado niveles sencilla-
mente asombrosos que no se detienen, siguen en ascenso. Desde el hecho de que el
hombre esté explorando cada vez con mayor profundidad los espacios siderales
como asimismo desentrañando los misterios del átomo, y ya hasta se habla, lo que
no les gusta a los físicos, de la «partícula de Dios».
Esos asombrosos despliegues en el campo de la ciencia y la tecnología podrían ha-
cer pensar que nos aproximamos cada vez más al salto desde el reino de la necesidad
al reino de la libertad, un reino ancestral de la Humanidad. Pero lo que ocurre pare-
ciera contradecir y frustrar ese sueño, pues lo que también observamos es un proce-
so descomunal de concentración de los capitales, y por supuesto, con ello, de la
concentración de la riqueza. Hay estudios que indican que en la distribución de la ri-
queza por hogares el 20% de la población mundial concentra el 80% de esas rique-
zas, y que ese 20% que comparte el resto de la Humanidad está principalmente con-
centrado en los Estados Unidos, en Europa y en la zona más próspera del sudeste
asiático. Es impresionante cómo se producen gigantescas fusiones entre las grandes
corporaciones económicas del mundo y, en otros casos, cómo grandes corporacio-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 25


nes engullen literalmente a otras medianas y pequeñas empresas. Vivimos entonces
un vastísimo proceso de concentración del capital y de la riqueza, pues las dos cosas
van juntas.
Junto a ese auge gigantesco e impresionante de la riqueza nos encontramos, con
que dos mil millones de seres en el mundo (las estimaciones varían) todavía viven la
humillación de la pobreza. Hay cifras referentes al acceso a la energía eléctrica y la
estimación alcanza a los dos mil millones de personas. Y esto es producto, precisa-
mente, de esa asombrosa concentración de la riqueza. De manera que el sueño de
dar el salto del reino de la necesidad al reino de la libertad, es decir, cuando el hom-
bre se desembaraza de sus ataduras materiales, cuando las mismas se consideran re-
sueltas y entonces puede avanzar hacia la realización cultural y espiritual, es una con-
quista aún por lograr de la Humanidad entera.
Dentro de ese escenario general se ubica nuestra América, donde en contraste con
esa enorme riqueza, que ya describía en sus grandes rasgos el ministro Rossi y en una
próxima presentación nos detallará la Dra. Mónica Bruckmann, también se da la para-
doja de que en estas tierras doradas aún hay más de 130 millones de pobres, de los
cuales alrededor de un 30% son indigentes. Todo esto configura una suerte de sar-
casmo: que con tanta riqueza, o frente a esa riqueza, deambule por estas tierras tal
cantidad de seres, de compatriotas, padeciendo la humillación de la pobreza, porque
la pobreza lleva consigo toda suerte de humillaciones.
¿Qué hacer? ¿Cómo plantearnos entonces estos problemas? Ciertamente tene-
mos una gigantesca riqueza de agua, un potencial energético para satisfacer las más
grandes necesidades que puedan plantearse en esta región. Tenemos fuentes de
hidroenergía, de petróleo, gas, energía fotovoltaica, energía eólica, todos los mine-
rales concebibles. No sé si exagero al decir que aquí está alojada la tabla periódica
de los elementos de Mendeleiev. El más grande pulmón vegetal del mundo, gigan-
tescas reservas vegetales, la más grande biodiversidad junto con Indonesia. Y puedo
continuar la enumeración.
Entonces la pregunta es: ¿qué es lo que no tenemos? Visión, visión es lo que no
tenemos. Una visión compartida por todos. Porque yo afirmo que la más grande
debilidad en materia de Defensa la tiene una nación cuando aloja en su territorio
una masa de pobres y menesterosos como la que aún alojamos nosotros en nues-
tras tierras. Ciertamente uno de los logros en las últimas décadas ha sido la reduc-
ción de la pobreza, pero la presencia de la desigualdad es todavía la más grande del
mundo. Según la CEPAL, los más ricos de la región tienen diecisiete veces más que
los pobres de la región.

26 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Sí, los activos en manos de los más ricos superan diecisiete veces los activos de los
más pobres, que muchas veces no tienen como activos sino su miserable existencia.
Entonces, es nuestra convicción cada vez más profunda que el problema central a
debatir es qué hacer con esa inmensa riqueza. Qué es lo que van a hacer nuestros lí-
deres, nuestros pueblos, con esa enorme riqueza. Porque, además, es cada vez más
profunda la convicción de que solo resolviendo la ecuación «pobreza versus riqueza»
puede trazarse una correcta estrategia de Defensa en esta región. No es posible decir
que con hambre pueden caminar exitosamente los ejércitos. «Los ejércitos caminan
sobre sus estómagos», decía Napoleón, frase un poco rudimentaria pero que en bue-
na medida corresponde a una realidad de lo que es el diseño y el desarrollo exitoso
de un ejército. Y aunque nuestro planteo no enfatiza tanto los aspectos bélicos del
asunto sino otros aspectos que tienen que ver sustancialmente con el problema de la
Defensa, que enseguida abordaremos, la primera gran pregunta es esa.
En lo que se refiere a la Secretaría General de UNASUR, hemos venido haciendo una
elaboración y, por supuesto, formulando una propuesta que consiste en una estrate-
gia que comprende un conjunto de aspectos inseparables uno de otros y que se con-
dicionan uno con otros. No se trata de una estrategia que aborde simplemente el
problema de la extracción primaria, aspecto obvio porque todo proceso industrial, sin
excepción, tiene como raíz primigenia unos recursos naturales. Todo lo que viene
después en los procesos industriales es la transformación de ese recurso natural, nor-
malmente conocido como materia prima y que ahora, debido a las deformaciones
que produce el capital especulativo en el mercado, se llaman commodities, lo cual
desnaturaliza el origen real, la naturaleza real de eso que se llama materias primas y
que no dejan de ser recursos naturales. Y no se trata de un planteamiento neutral,
pues tiene su intencionalidad.
Porque otro aspecto de particular importancia se refiere al ejercicio de la propiedad
sobre el recurso natural, lo cual lleva aparejado otro problema: los recursos naturales
están alojados o posados en la tierra, es decir que el acceso a un recurso natural
comporta un problema territorial. Para la búsqueda de un mineral o de petróleo, o
para explotar un bosque o construir una central hidroeléctrica no se puede explorar
sin ocupar territorio. Y esto a su vez comporta un problema de soberanía. Creo que
en todas nuestras Constituciones, en toda nuestra legislación sobre las Fuerzas Ar-
madas, está establecido el principio según el cual ellas se constituyen en primer lugar
para la defensa y la protección de la soberanía.
Ahora debemos respondernos otra cuestión: ¿acaso la soberanía es simplemente
un principio abstracto sin contenido, sin terrenalidad? La respuesta es negativa, por lo

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 27


que acabo de decir. Antes que nada tiene su raíz en un territorio. Y aquí viene la inte-
gración indisoluble entre el ejercicio de la propiedad sobre los recursos naturales y el
ejercicio de la soberanía de un país. Y cuantas más riquezas naturales aloja un territo-
rio, tanto más importante es esa relación, y tanto más importante es para la elabora-
ción de una doctrina o una visión de la Defensa. Lo central es el contenido, la estrate-
gia de Defensa de las políticas que se asumen.
Hay datos interesantes que debemos comentar. Según estudios de la CEPAL, en el
intercambio intrarregional de Suramérica los productos superan a las materias pri-
mas, pero en el extrarregional, las materias primas superan a los productos. Y los
productos que se exportan son de baja composición tecnológica, de bajo valor
agregado. Es decir que se arrastra la vieja relación colonial de exportadores de ma-
terias primas e importadores de productos, que no son otra cosa que esas materias
primas transformadas que exportan los países propietarios de algún recurso natural x.
Ese dato primero –que hay un predominio de productos en el intercambio intrarre-
gional– nos está indicando que en la región tenemos un mercado interno potencial
de vastas proporciones. Pero tenemos un territorio de 10.8 millones de km2, una
población que ya superó los 400 millones de habitantes, más que la población nor-
teamericana y más que muchos países de Europa o que el Japón (por supuesto no
más que China ni la India). Pero es una población que aun cuando su tasa de creci-
miento haya declinado un poco, sigue creciendo. Es un mercado enorme, y en la
medida en que haya procesos industriales seguirá creciendo todavía a mayor velo-
cidad, porque en los grandes países exportadores el alto grado del consumo es
consumo industrial.
Entonces, no se trata solamente de definir políticas correctas para la fase extracti-
va, sino que son necesarias políticas para la fase industrial, de transformación. No se
trata de diseñar estrategias y políticas y planes para hacer más eficiente la extracción
del recurso natural, sino también de transformación de ese recurso natural, porque
es la vía más expedita para superar a ritmo creciente el problema de la pobreza.
Crear empleo de calidad y estable. Pero una y otra fase, extracción y transformación,
implican igualmente un desarrollo de la ciencia y la tecnología. Por eso hemos veni-
do proponiendo en el diseño de políticas concretas la creación de un instituto de
investigaciones de la UNASUR que nos permita el intercambio científico y tecnológi-
co. Ya en Río de Janeiro, en diciembre del año pasado, realizamos un evento que
reveló grados importantes de desarrollos científicos y tecnológicos. Pero sucede
que ese conocimiento está aún disperso. Por eso también planteamos el desarrollo
de redes de intercambio entre centros que hacen ciencia en la región. Igualmente,

28 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


siempre está presente el crítico problema, dramático problema a veces, de la inver-
sión y el financiamiento.
Proponemos entonces una estrategia que abarque esos cuatro aspectos: extrac-
ción, transformación, desarrollo de la ciencia y la tecnología, que a su vez es un con-
dicionante para garantizar políticas ambientales, y los problemas de financiamiento.
Ha habido dificultades para crear instituciones que permitan atacar ese problema,
como el Banco del Sur. Este tipo de institución tiene que dotarse de un capital, no de
mil o 2 mil millones de dólares, sino de 50 o 100 mil millones de dólares. Hay que
pensar en esa magnitud, porque hoy construir una refinería de 300 mil barriles impli-
ca una inversión de aproximadamente 6 mil millones de dólares. La actividad de ex-
ploración, extracción y por supuesto de transformación implica inversiones cuantio-
sas, por lo cual la propuesta es desarrollar instituciones financieras que permitan
resolver el problema de la inversión y cuando los recursos dentro de la región no
sean suficientes, desarrollar políticas comunes en la contratación de los créditos.
Hay que tener en cuenta lo siguiente: las grandes corporaciones que buscan el ac-
ceso a los recursos naturales son corporaciones de rango planetario. Tienen una sola
estrategia mundial. Tienen un centro de mando mundial. Y tienen una cadena de
mando literalmente militar. Lo que se decide en el centro de mando de una gran cor-
poración es acatado hasta el último nivel de esa corporación en cualquier parte del
mundo. Es más, hoy las instrucciones se mueven a la velocidad de la luz gracias al
desarrollo de las telecomunicaciones.
¿Cómo nos presentamos cuando vamos a negociar con esas grandes corpora-
ciones? ¿En conjunto? No, fragmentados. Por eso es que ya el punto de partida es
un punto de partida de debilidad. Me gusta mucho poner un ejemplo que he llega-
do a conocer bastante bien. Pregúntense ustedes qué organización multilateral
está integrada por regímenes tan diversos como la Organización de Países Expor-
tadores de Petróleo (OPEP), con lenguas tan diversas como la OPEP, con culturas
tan diversas como la OPEP. Y busquen también una organización de países de los
llamados «países del Tercer Mundo» que haya sido tan exitosa desde septiembre de
1960 hasta nuestros días. ¿Dónde está la clave? ¿Cómo ha podido esa organización
soportar conflictos internos como la guerra sangrienta entre Irak e Irán, la invasión
a Kuwait y el incendio de todos los pozos petroleros? ¿Cómo, en esas condiciones,
la conferencia de ministros se reunía y tomaba decisiones, dictaba resoluciones?
Sencillamente debido a que existe una fuerza centrípeta enorme que es el acuerdo
de defender colectivamente el legítimo derecho de propiedad sobre un recurso
natural: el petróleo.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 29


Nosotros estamos en una zona de paz. Junto a los recursos naturales, el principal
activo que puede exhibir esta región es ser una región de paz. Además, una región
donde predomina la democracia. Lo característico es la paz y la democracia, que
por cierto son categorías que se condicionan mutuamente: no puede haber paz sin
democracia y no puede haber democracia sin paz. Pero la democracia es relativa en
tanto tengamos esa enorme pobreza que todavía arrastramos. ¿Cómo puede mate-
rializarse el principio de Lincoln «gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pue-
blo» si millones de seres humanos viven aún en los niveles de pobreza que padece-
mos en la región?
Entonces, se trata de un conjunto de elementos que confluyen en la elaboración de
una conclusión central, que es la necesidad de contar con una estrategia que opere
como el factor dinámico y articulador de todos los demás aspectos de la política de
UNASUR. En términos incluso de la doctrina de Defensa, uno puede preguntarse
dónde está la mayor fortaleza en que debe apoyarse el desarrollo de los mecanismos
de Defensa de la región. ¿Acaso somos potencia tecnológica, o industrial o nuclear?
Nada de eso. Nuestra real fortaleza está en ese gigantesco reservorio de recursos na-
turales que nos está reclamando una política que nos permita responder qué hacer
con ese nivel de riqueza, no solo para superar los niveles de pobreza existentes, sino
para superarlos y avanzar en el desarrollo integral de esos 400 millones de seres que
pueblan la región. De manera que son muchas las reflexiones que uno puede agregar
a esto que he dicho, que solo ha tenido como propósito poner en evidencia un con-
junto de aspectos que son fundamentales para el desarrollo general de UNASUR y
muy particularmente cuando nos referimos a la Defensa.

Muchas gracias.

30 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Parte II

Reflexiones en torno a la defensa


de los recursos naturales
Los recursos naturales
y la geopolítica de la integración
suramericana

Dra. Mónica Bruckmann1

D r. Alí Rodríguez Araque, secretario general de la UNASUR, Sr. Alfredo Forti, director
del CEED, Dr. Atilio Borón, premio Libertador al Pensamiento Crítico 2013, auto-
ridades de los diferentes países del UNASUR, señoras y señores, muy buenos días.
Es para mí una enorme responsabilidad y al mismo tiempo un gran honor poder
compartir esta mañana algunas reflexiones con los presentes, que son parte de una
investigación que iniciamos en el Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA) del
Brasil hace algunos años y que hemos venido profundizando en colaboración con la
Secretaría General de UNASUR, bajo la conducción del Dr. Rodríguez Araque, para la
formulación de una línea estratégica.
Me gustaría partir de una idea central que pretendo desarrollar y demostrar a lo largo
de la exposición y que anima el enfoque que venimos desarrollando. Esa idea central
tiene que ver con el reconocimiento de que existe una disputa global por los recursos
naturales considerados estratégicos, dada la demanda de la economía mundial, la im-
portancia para el uso industrial que ellos tienen y el impacto en los ciclos de innovación
científica y tecnológica. Esta disputa global por los recursos naturales estratégicos en-
cuentra diferentes formulaciones y visiones desde los países hegemónicos y los cen-
tros del poder mundial, por una parte, y desde los países y regiones que desarrollan una
estrategia de gestión soberana de estos recursos naturales estratégicos, por otra.
Como se ha dicho en la sesión inaugural y como se señala a través de diferentes
informes elaborados en la CEPAL en los últimos años sobre la potencialidad de los
recursos naturales en América de Sur y en el informe de la OLADE sobre energía y

1 Asesora de la Secretaría General de la UNASUR. Profesora del Departamento de Ciencia


Política de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 33


las potencialidades de la región, América Latina es un centro fundamental en este
proceso de disputa global. Voy a mencionar aquí algunos elementos para entender
cómo es que se construyen estos pensamientos estratégicos. Por un lado el pensa-
miento estratégico de los Estados Unidos y por otro lado la política china para Amé-
rica Latina son dos espacios importantes que impactan en las acciones, las políticas
y las formas de gestión de los recursos naturales en nuestra región.
Esto que les voy a presentar ahora es una fuente oficial. Se trata del plan de ciencia
y tecnología 2007-2017 producido por el servicio geológico de los Estados Unidos.
Por lo tanto es un plan vigente y que va a orientar todas las inversiones que este país
realiza en ciencia, tecnología, innovación y formación de científicos en instituciones
académicas y no académicas. Además, debo destacar que este plan fue elaborado
por un conjunto de investigadores seniors, especializados en diferentes áreas de co-
nocimiento, desde las ciencias básicas o exactas hasta las ciencias sociales y huma-
nas. Un equipo de más de cien investigadores produjo poco más de cien páginas
que pueden ser accesibles a cualquiera que quiera conocer con un poco más de
profundidad esta fuente.
En la introducción de este documento se dice lo siguiente: «Durante la próxima dé-
cada el gobierno federal, la industria y otros sectores necesitarán de una mejor com-
prensión de la distribución nacional, global, origen, uso y consecuencias del uso de
estos recursos para dirigir asuntos relacionados a la seguridad nacional, la gestión de
los suministros internos de la nación, la prevención de necesidades futuras así como
anticipar y liderar cambios en los patrones de uso, facilitar la creación de nuevas in-
dustrias y asegurar el acceso a suministros apropiados».
Es decir que en la introducción de un documento que consiste en el plan de cien-
cia y tecnología de los Estados Unidos para una década se manifiesta que el acceso
a los recursos naturales es una cuestión de seguridad nacional. En el plan de seguri-
dad 2010, en la página 22, se afirma: «Para responder a la evolución de las priorida-
des nacionales el servicio geológico de Estados Unidos debe reflexionar y perfec-
cionar periódicamente su orientación estratégica […]. El desarrollo de esta estrategia
de ciencia se produce en un momento de tendencias globales que tienen impor-
tantes implicaciones para la ciencia natural. El surgimiento de una economía mun-
dial afecta la demanda de todos los recursos». Quizás el siguiente es el trecho más
importante de esta cita: «el uso y la competencia por los recursos naturales en es-
cala global y las amenazas naturales a estos recursos tienen el potencial de impac-
tar la capacidad de la nación para sustentar su economía, su seguridad nacional, la
calidad de vida y el ambiente natural».

34 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Es decir que se refuerza la idea de que el acceso y la gestión de estos recursos natu-
rales impactan en la seguridad nacional. Todos sabemos que cuando a algún factor
se le da el estatus de impactar en la seguridad nacional ese factor tiene la capacidad
de poner en tensión todas las fuerzas del Estado para conseguir aquello que garantiza
la seguridad nacional, desde el ámbito diplomático hasta el ámbito de la defensa y
militar inclusive.
En lo que concierne al Plan de Seguridad 2010, también en la página 22 se dice lo
siguiente: «Estados Unidos debe reservarse el derecho de actuar unilateralmente si
fuera necesario para defender la nación y nuestros intereses, pero también vamos a
tratar de cumplir con las normas que rigen el uso de la fuerza. Al hacerlo, fortalece a
aquellos que actúan en consonancia con las normas internacionales mientras que
aísla y debilita a aquellos que no lo hacen».
Es decir que el acceso a los recursos naturales estratégicos es para los Estados Uni-
dos una cuestión de seguridad nacional. Para garantizar este acceso, que representa
una cuestión de seguridad nacional, los Estados Unidos se reservan el derecho de
actuar unilateralmente si fuese necesario. Los datos empíricos muestran que gran
parte de estos recursos naturales que se constituyen en garantía de la seguridad na-
cional están fuera del territorio continental y de ultramar de los Estados Unidos. Por lo
tanto, el acceso a estos recursos se realiza ahí donde las grandes reservas se localizan.
Y América del Sur, al igual que Sudáfrica, al igual que el continente africano, al igual
que otras regiones del mundo, representa una región extremadamente importante
por la dimensión de las reservas de recursos naturales considerados estratégicos.
Bajo el título «El fortalecimiento de la capacidad nacional: Un total enfoque de go-
bierno», en la Estrategia de Seguridad Nacional 2010, aprobada por el presidente
Obama y por lo tanto todavía en vigencia, queda claro que este pensamiento estraté-
gico articula toda la capacidad de acción del Estado estadounidense: «Para tener éxi-
to debemos actualizar, equilibrar todas las herramientas del poder estadounidense y
trabajar con nuestros aliados y socios para que hagan lo mismo. Nuestras Fuerzas
Armadas deben mantener su superioridad convencional y siempre cuando existan ar-
mas nucleares nuestra capacidad de disuasión nuclear. Sin dejar de mejorar su capa-
cidad para derrotar las amenazas asimétricas y preservar el acceso a los bienes co-
munes y fortalecer a los socios. Debemos integrar nuestro enfoque de seguridad de
la patria con nuestro enfoque más amplio de seguridad nacional».
Creo que estas citas tomadas de estos documentos oficiales nos ayudan a tener una
idea clara de cómo es que se plantea y se construye este pensamiento estratégico,
que va a guiar desde el plan de ciencia hasta las políticas y las acciones militares de

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 35


este país en relación con lo que considera un elemento fundamental para garantizar
la seguridad nacional, que es el acceso a recursos naturales estratégicos. Nos parece
importante señalar estos elementos porque América del Sur, América Latina de mane-
ra más amplia y podríamos inclusive referirnos al sur del planeta, que tiene esta vaste-
dad de recursos naturales, tienen un papel muy importante en este proceso. Desde mi
punto de vista, es fundamental que tengamos en cuenta cuál es la dinámica de esta
geopolítica mundial, cómo ella se va reconfigurando, reelaborando, realineando, para
que nuestra región pueda adoptar las mejores decisiones y construir una visión co-
mún, avanzar así en la elaboración de una estrategia para poder tener impacto en el
escenario mundial y en la reelaboración de este sistema mundial como un todo.
Finalmente, para poder reestructurar este plan estratégico desde las propias fuentes
en el caso de los Estados Unidos, me voy a referir a seis ejes estratégicos que plantea
el Plan para el Desarrollo Científico y Tecnológico para la década 2007-2017. Este
plan de ciencia no es un plan abstracto, es un plan de ciencias articulado con los inte-
reses más generales de la nación y orgánicamente articulado, que se va a desarrollar
en los demás ámbitos de la acción política, económica y militar de los Estados Unidos.
En primer lugar se coloca el eje estratégico: «Entender los ecosistemas y prever sus
cambios para asegurar el futuro económico y ambiental de la nación». En segundo
lugar encontramos el eje «Verificar la variabilidad del cambio de clima registrando y
evaluando sus consecuencias». Estos dos primeros ejes tienen poco que ver con la
posibilidad de preservar, prever los ecosistemas y la biodiversidad. Por el contrario, y
sobre todo, la dimensión estratégica tiene que ver con el hecho de acceder a lugares
de gran concentración de biodiversidad y de ecosistemas. Significa acceder a la ma-
teria prima de la producción científica y tecnológica más importante que la Humani-
dad está desarrollando en este momento, que son las investigaciones en genética y
biotecnología.
Tenemos dos grandes proyectos científicos de envergadura planetaria en este mo-
mento. Uno es el proyecto del acelerador de partículas a través de un avance muy
grande de las investigaciones en la física de partículas, que pretende reproducir el
momento mismo de la reproducción de la materia y la explosión que dio origen al
Universo. El otro está relacionado con las investigaciones en genética y biotecnología
que están produciendo nuevos materiales e incluso nuevas formas de vida. En el 2010
un grupo de científicos en los Estados Unidos consiguió producir un nuevo tipo de
bacteria en laboratorio, que es sintética. Una bacteria es una forma simple de vida,
pero el hombre está siendo capaz de producir nuevas formas de vida en laboratorio y
esto es el inicio de un nuevo momento en el avance científico y tecnológico de la

36 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Humanidad. Qué significa el intercambio de esta bacteria producida en laboratorio
con los demás organismos naturales del planeta no se puede prever. Pero lo que si
podemos prever es que la Humanidad está avanzando hacia la gestión de la propia
vida y hacia la capacidad de producir nuevas formas de vida. Entonces, acceder a es-
pacios de alta concentración de biodiversidad es acceder a la materia prima para es-
tos grandes avances. Este es el sentido, desde el punto de vista estratégico, que en-
cierran estos dos primeros ejes estratégicos.
En tercer lugar está el eje «Energía y minerales para el futuro de América, propor-
cionando una base científica para la seguridad de los recursos, la salud del medio
ambiente, la vitalidad económica y el manejo de la tierra». En cuarto lugar, está el eje
relacionado con «desarrollar un programa nacional de evaluación de peligros, riesgos
y resistencias para garantizar la salud a largo plazo y la riqueza de la nación». El quinto
eje tiene que ver con «entender el medio ambiente y la vida en el mar, la salud huma-
na a través de un sistema que identifique los riesgos del medio ambiente para la salud
pública en América». Por último, el sexto eje, que también encierra una importancia
estratégica, es la «elaboración de un censo de agua en los Estados Unidos para cuan-
tificar, prever y asegurar el agua dulce para el futuro de América».
Los recursos hídricos en el planeta encierran una dimensión extremadamente es-
tratégica. Tenemos países cuyo escenario futuro y no de muy largo plazo es la posibi-
lidad de tener graves crisis de abastecimiento de agua dulce, debido al consumo in-
tensivo de sus propias reservas. Y hay otras regiones, como la nuestra, América del
Sur, con casi el 30% de los recursos hídricos del planeta y una capacidad de recupe-
ración de estas reservas de agua dulce superior al 30%, que representan una gran
posibilidad para aquellas regiones y países que sufren la escasez de este recurso. En-
tonces, lo que proponemos sobre la base de un enfoque geopolítico es que desarro-
llemos un análisis de estas reservas de recursos hídricos a nivel planetario.
Los datos empíricos muestran que los recursos naturales estratégicos significan
para un país como los Estados Unidos una cuestión de seguridad nacional y que se
encuentran fundamentalmente fuera de su territorio continental y de ultramar. El grá-
fico 1 ha sido producido por el servicio geológico de los Estados Unidos con datos
del año 2013. En la columna de la izquierda tenemos los minerales estratégicos.
En la columna de la derecha figuran los países de donde provienen los minerales es-
tratégicos y las barras azules representan el nivel de dependencia de importaciones en
relación con estos recursos minerales. En relación con el primer grupo, que representa
casi un tercio del total de estos minerales estratégicos, los Estados Unidos dependen
del 99 al 100% de las importaciones. En el segundo grupo hay una dependencia del 50

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 37


Gráfico 1 - Vulnerabilidad de los Estados Unidos en relación a minerales
estratégicos seleccionados - 2013

Materia prima Porcentaje Principales fuentes de importación (2009-2012)


Arsénico 100 Marruecos, China, Bélgica
Asbesto 100 Canadá, Brasil
Bauxita y alúmina 100 Jamaica, Brasil, Guinea, Australia
Cesio 100 Canadá
Fluorita 100 México, China, Sudáfrica, Mongolia
Grafito (natural) 100 China, México, Canadá, Brasil
Indio 100 Canadá, China, Japón, Bélgica
Manganeso 100 Sudáfrica, Gabón, Australia, Georgia
Mica 100 China, Brasil, Bélgica, India
Niobio 100 Brasil, Canadá
Cuarzo (industrial 100 China, Japón, Rusia
Rubidio 100 Canadá
Escandio 100 China
Estroncio 100 México, Alemania, Chin
Tantalio 100 China, Alemania, Kazajistán, Rusia
Talio 100 Alemania, Rusia
Torio 100 India, Francia
Vanadio 100 Canadá, República Checa, Rep. de Corea, Austria
Itrio 100 China, Japón, Austria, Francia
Galio 99 Alemania, Gran Bretaña, China, Canadá
Gemas 99 Israel, India, Bélgica, Sudáfrica
Bismuto 91 China, Bélgica, Gran Bretaña
Iodo 91 Chile, Japón
Diamantes (polvo) 88 China, Irlanda, República de Corea, Rumania
Antimonio 85 China, México, Bélgica, Bolivia
Germanio 85 China, Bélgica, Rusia, Bolivia
Potasa 82 Canadá, Rusia, Israel, Chile
Renio 80 Chile, Polonia, Alemania
Roca (volumen) 80 China, Brasil, Italia, Turquía
Platino 79 Alemania, Sudáfrica, Gran Bretaña, Canadá
Titanio concentrado 79 Sudáfrica, Australia, Canadá, Mozambique
Cobalto 76 China, Noruega, Rusia, Finlandia
Granate (industrial) 76 Australia, India, China
Bario 75 China, India, Marruecos
Zinc 74 Canadá, México, Perú
Estaño 73 Perú, Bolivia, Indonesia, Malasia
Carburo de silicio (crudo) 72 China, Sudáfrica, Holanda, Rumania
Turba 66 Canadá
Paladio 60 Rusia, Sudáfrica, Gran Bretaña, Noruega
Plata 58 México, Canadá, Polonia, Perú
Cromo 50 Sudáfrica, Kazajistán, Rusia, México
Níquel 48 Canadá, Rusia, Australia, Noruega
Compuestos de magnesio 47 China, Brasil, Canadá, Australia
Titanio esponjoso 45 Japón, Kazajistán, China
Tungsteno 41 China, Bolivia, Alemania, Portugal
Silicio 40 Rusia, Brasil, Canadá, Sudáfrica
Cobre 36 Chile, Canadá, Perú, México
Mica en escamas (natural) 36 Canadá, China, India, Finlandia
Nitrógeno (fijo) - Amoníaco 36 Trinidad y Tobago, Canadá, Rusia, Ucrania
Vermiculita 30 Sudáfrica, China, Brasil
Aluminio 28 Canadá, Rusia, China, México
Plomo 25 Canadá, México
Metal de Magnesio 25 Israel, Canadá, China
Sal 22 Canadá, Chile, México, Bahamas
Perlita 20 Grecia
Azufre 18 Canadá, México, Venezuela
Hierro y acero 13 Canadá, México, República de Corea, Brasil
Talco 12 China, Canadá, Pakistán, Japón
Berilio 11 Rusia, Kazajistán, China, México
Yeso 9 Canadá, México, España
Desechos de hierro y acero 8 Canadá, Japón, Italia, Sudáfrica
Cemento 7 Canadá, República de Corea, China, México
Piedra pómez 5 Grecia, Islandia, México, Monserrat

Fuente: U.S. Net Import Reliance, 2013.

38 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


al 98% y aproximadamente se trata también de 20 minerales estratégicos. Y en el tercer
grupo hay una dependencia de hasta 50% de importaciones desde otros países.
Si se analiza de dónde provienen estos minerales estratégicos, comprobamos que la
primera fuente es China, y la segunda fuente son los países de América Latina y parti-
cularmente los de América del Sur. Hay una presencia importante de Canadá, que en
muchos casos aparece como país que exporta estos recursos minerales para los Es-
tados Unidos, pero las fuentes son minas suramericanas y latinoamericanas.
Este documento es importante para los Estados Unidos porque les permite medir
año a año. Cada mes de septiembre se actualizan los nuevos datos de los últimos
doce meses relativos al nivel de vulnerabilidad de los Estados Unidos en relación a
estos minerales estratégicos.
Verán que en esta clasificación (gráfico 2) se han utilizado tres criterios: total vulne-
rabilidad 99 al 100%, alta vulnerabilidad de 50 al 98% y vulnerabilidad moderada hasta
49%. En el primer grupo tenemos minerales tan importantes como el niobio, cuyas
principales reservas están en el Brasil (cerca del 96 a 98%). Se trata de un mineral fun-
damental porque tiene la característica de que con él se pueden producir aleaciones
de gran durabilidad, gran resistencia a la corrosión y gran resistencia como aleación

Gráfico 2 - Vulnerabilidad de los Estados Unidos en relación a minerales


estratégicos

Total vulnerabilidad Alta vulnerabilidad Vulnerabilidad moderada


99-100% 50-98% Hasta 49%

arsénico; asbesto; bauxita; antimonio; bismuto; paladio; nitrógeno; cromo;

cesio; fluorita; grafito, indio; germanio; platino; barita; vermiculita; diamante (polvo

manganeso; mica; niobio estaño; renio; diamante; piedras y arena); metal de magnesio;

(o columbio); cristal de cuarzo; dimensionadas; zinc; cobalto; compuestos de magnesio;

tierras preciosas; rubidio; potasio; concentrados de silicio (ferro-silicio); cobre;

estroncio; tantalio; talio; torio; mineral de titanio; titanio perlita; yeso; sal; aluminio;

vanadio; litrio, galio; (esponja); plata; tungsteno; níquel; mica (residuos y

piedras preciosas. turba. escamas); cemento; hierro

y acero; azufre; piedra pómez;

berilio; cal (lime); piedras

(molida); fosfato de roca.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 39


metálica. Por lo tanto, es un mineral que se usa intensivamente en la industria aeroes-
pacial y naval. En el segundo grupo se encuentran minerales tan relevantes como el
litio. Es importante que en cada caso seamos capaces de analizar el uso industrial, el
uso científico tecnológico de cada uno de los recursos que tiene nuestra región para
poder dimensionar el real potencial estratégico, no solo para la región, sino para el
sistema mundial en su conjunto.
El gráfico 3, que se produjo en el ámbito de una investigación que viene realizando la
Secretaría General de la UNASUR de las potencialidades de los recursos naturales es-
tratégicos de UNASUR y de América Latina, muestra la importancia de nuestra región
en relación con minerales estratégicos seleccionados. Es muy evidente el gran impac-
to que tienen las reservas de América del Sur en el conjunto de las reservas mundiales.
En primer lugar el niobio, en segundo lugar el litio, en tercer lugar el yodo, etcétera.
El gráfico 4 se confeccionó para empezar a medir lo que pueden ser procesos de
explotación de recursos naturales estratégicos en el ámbito de la minería metálica.
Las barras representan las reservas y las líneas rojas la producción. Se trata de una
maqueta de gráfico, porque en realidad deberíamos tener tanto producción como
reservas correspondientes al mismo año, pero aquí tenemos las reservas del 2013 y la
producción del 2010. Sin embargo, el nivel de reservas no varía mucho entre un año y
otro, a menos que haya una gran inversión en labor prospectiva.
Pero lo que queríamos mostrar es lo siguiente: tomemos el caso de algunos mi-
nerales que están produciendo mucho más de lo que permitiría la posición que la
región tiene en reservas. Por ejemplo, el caso del yodo. Estratégicamente los países
se reservan la posibilidad de producir apenas o hasta el máximo de la posición que
ellos tienen en relación a sus reservas, como es el caso de China. China tiene una
gran reserva de cobre, tiene casi un tercio a nivel planetario, y sin embargo tiene
70% de déficit en relación a la demanda de su consumo interno. China prefiere
abastecer ese 70% de déficit a partir de exportaciones de otros países –es el caso
de Chile y de Perú en América del Sur– que avanzar hacia un proceso de sobrepro-
ducción de sus propias reservas y esto es una cuestión estratégica, así que se ma-
neja en el ámbito de la política china. El siguiente (gráfico 5) es un gráfico que com-
para las reservas de las regiones del sur en relación con los minerales estratégicos
seleccionados.
Aquí observamos las reservas de China, las reservas de América del Sur, las de Aus-
tralia y las de Sudáfrica. Este gráfico podría ayudarnos a pensar, por ejemplo, en la
importancia de avanzar hacia una estrategia de los países del sur en relación a la ges-
tión de los recursos naturales.

40 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 3 - Reservas de minerales estratégicos de América Latina
y Caribe, China y EUA en relación a las reservas mundiales - 2011
(datos expresados en porcentajes)

Niobio

Litio 3

Yodo 2

Tantalo

Renio 16

Plata 8 5

Cobre 4 5

Selenio 11

Estaño 31

Bauxita 3

Níquel 4

Mineral de Hierro 14 4

Boro 15 19

Oro 4 6

Molibdeno 43 27

Plomo 16 7

Manganeso 7

Antimonio 53

Zinc 17 5

Telurio 15

Cadmio 14 6

Bismuto 75

Cobalto 1

Titanium (Ilmenite y Rutile) 31

Magnesio (compuesto) 22

Potasa 21

Grafita 71

Barita 42 6
Tungsteno 61 5
Roca de Fosfato 5 2
Tierras Preciosas 50 12

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100

 América Latina y Caribe  China  EUA

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos estadísticos del U.S Geological Survey, 2012, “Mineral commodity sum-
maries 2010” y Boletín Minero, nº 133, Ministerio de Minería y Metalúrgica de Bolivia

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 41


Gráfico 4 - América del Sur: Reservas 2013 y Producción 2010
de Minerales estratégicos
(datos expresados en porcentajes)

100 95,93 95,35


95,35
90

80

70
58,67
60
53,80 58,67

50
39,12
40,56 38,78
40
28,98
30 25,00
23,68
17,22 19,52 19,41 16,73
20 14,11
11,47
11,00 10,67 9,60
6,62
10
3,13 1,19 3,58 1,63 1,66
0,47 0,03
0
Antimonio
Bauxita
Bismuto
Boro
Cadmio
Cobalto
Cobre
Estaño
Grafita
Iodo
Litio
Magnesio
Mineral de Hierro
Molibdeno
Niobio (Contenido)
Niobio (Peso Bruto)
Níquel
Ouro
Plata
Plomo
Renio
Rocha Fosfórica
Selenio
Tantalum (Contenido)
Tantalum (Peso Bruto)
Tierras Raras
Titanio
Tungsteno
Zinc
 Reservas  Producción

En la Conferencia sobre Recursos Naturales y Desarrollo Integral que desarrollamos


en Río de Janeiro en mayo de 2013 hubo una propuesta explícita de que nuestra re-
gión avanzara hacia la conformación de una asociación de países exportadores de
minerales. Y esa propuesta incluso fue reelaborada en la propia conferencia a partir
de la opinión de Samuel Pinheiro Gimaraes, secretario ejecutivo del Ministerio de Re-
laciones Exteriores del Brasil, quien afirmaba: «Es verdad, es necesario avanzar a la
organización de estas asociaciones, pero hagámoslo por mineral, porque cada mine-
ral encierra una complejidad que debe ser tenida en cuenta en el momento de las
negociaciones a nivel global». Es una propuesta que ha quedado formulada y que
integra el conjunto de proposiciones que se vienen recogiendo en estas reuniones
para discutir el tema estratégico que la Secretaría General desarrolla desde hace casi
dos años.

42 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 5 - Reservas de mineral de América del Sur, Sudáfrica,
China y Australia en relación a las reservas mundiales
(datos expresados en porcentajes)

Litio 3 95 1

Niobio (peso bruto) 95

Niobio (contenido) 95

Tantalum (peso bruto) 58 35

Tantalum (contenido) 59 35

Renio 54

Plata 8 41 13

Cobre 4 39 13

Selenio 39

Estaño 31 29 5

Molibdeno 39 25

Yodo 24

Boro 15 20

Mineral de hierro 14 19 21

Antimonio 2 53 17

Ouro 12 4 17 14

Bauxita 3 14 21

Níquel 5 4 11 27

Cadmio 18 11

Plomo 0 16 11 40

Zinc 17 10 28

Titanio 10 31 7 15

Magnesio 21 4 4

Bismuto 75 3

Tungsteno 59 2 0

Rocha fosfórica 2 6 2 1

Cobalto 1 16

Grafita 71 0

Tierras raras 50 1

Manganeso (peso bruto) 24 7 15

Manganeso (contenido) 24 7 15

Baritina 42

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100

 Reservas del Sudáfrica  Reservas del China  Reservas del América del Sur  Reservas del Australia

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Servicio Geológico Americano (USGS)

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 43


Ahora pasaremos al caso estratégico del litio. Esta mañana se hizo referencia a este
mineral, que tiene una particular importancia por varias razones. En primer lugar, por-
que se trata de un mineral que tiene una capacidad enorme para reservar, alojar ener-
gía. Es un mineral extremadamente denso que hoy en día se usa en la producción de
baterías recargables utilizadas en prácticamente todos los dispositivos electrónicos
que se producen y se consumen en el planeta: celulares, computadoras portátiles,
cámaras, usan baterías de litio.
En el gráfico 6 se observa el mercado mundial de baterías recargables de litio entre
los años 1994 y 2008: vemos que la barra azul, que son las baterías producidas a par-
tir de níquel y cadmio, y la barra roja, que es níquel, se vienen reduciendo. En 2008,
aproximadamente el 30% de las baterías se producen con esa tecnología anterior,
que viene en caída desde 1999. A partir del 2006 podríamos decir que la mayoría de
las baterías recargables ya son de litio y litio ion, aunque no tenemos datos precisos.

Gráfico 6 - Mercado mundial de baterías recargables 1994-2008


(datos expresados en millones de unidades)

6000

5000
Millones de unidades

4000

3000

2000

1000

0
1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

 Ni-Cd  Ni-Mh  Li-Ion  Li-P

Fuente: The Rechargeable Battery Market 2008-2020, Avicenne, junio 2009.

44 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Es un desafío pensar en una metodología para prever los ciclos tecnológicos en re-
lación con el consumo intensivo de ciertos minerales estratégicos. Si pensamos el
ciclo del litio, según lo que hemos venido analizando y en lo que algunos estudiosos
vienen trabajando, en el caso de las baterías recargables el ciclo podría durar de 30 a
40 años. Para este uso industrial podemos prever que tendremos una demanda de
mercado mundial intensiva por lo menos hasta el 2035 o 2040, si consideramos que
el ciclo del litio comienza en el año 2006. Pero hay otro elemento que nos lleva a
profundizar en esta idea de que el litio es extremadamente estratégico, que es el uso
del litio en la producción de vehículos híbridos eléctricos.
Hace diez años hablábamos de prototipos de vehículos híbridos eléctricos; hoy en
día las grandes productoras de vehículos ya tienen vehículos híbridos eléctricos
para un consumo creciente, y son vehículos cuya performance ha avanzado mu-
chísimo porque tienen un nivel de aceleración de 0 a 180 km en los primeros 10
segundos y un nivel de autonomía de hasta 300 km con cada recarga de batería
eléctrica. Son vehículos cuyo tamaño se incrementa a partir de la producción de
nuevos materiales. Los alemanes están especializándose en producir materiales que
tienen el peso del plástico y la dureza y la resistencia del acero. Recientemente, en
Chile, tuvo lugar la puesta en uso de un bus movido a batería eléctrica de litio. Es
decir que si pensamos en este otro ámbito de producción que es el de los vehículos
eléctricos, veremos que su ciclo probablemente sea mucho mayor porque nos co-
loca frente a la posibilidad de un cambio del patrón energético en la producción de
vehículos para el transporte público.
Podemos dimensionar más aun cuán importante es este mineral cuyas principales
reservas, aproximadamente el 95%, están en América del Sur. Y en las investigaciones
que hemos venido realizando hemos tenido en cuenta las reservas de Bolivia, que no
son consideradas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, pero la Corpora-
ción Minera de Bolivia (COMIBOL) ha comunicado hace ya algunos años que las re-
servas de litio en Bolivia ascienden a 100 millones de toneladas métricas, lo que signi-
fica entonces que las reservas mundiales de litio se multiplicaron ocho veces con el
descubrimiento de litio en el Salar de Uyuni de Bolivia.
Veremos ahora algunos mapas y gráficos (gráficos 7 y 8) en relación con el agua.
Nuestra región, de acuerdo a los diferentes organismos de producción de informa-
ción y de data geocientífica, tiene alrededor del 30% de reservas de agua dulce a
nivel planetario.
Pero en esta estadística no se incluyen las reservas del Acuífero Alter do Chão, en el
norte del Brasil, que se estima más grande que el Acuífero Guaraní, que es el más

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 45


Gráfico 7 - Reservas de agua dulce por región
(en porcentaje de las reservas mundiales)

América del Sur 28,1

Sudeste Asiático 26,6

América del Norte 15,2

Europa Oriental 10,6

África 9

Europa Occidental y Central 4,9

Oceanía y Pacífico 2,1

América Central y Caribe 1,8

Cercano Oriente 1,1

Asia Central 0,7

0 5 10 15 20 25 30

Fuente: Elaboración propia a partir de FAOSTAT: Review of water resources by country, 2000.

grande del continente y uno de los más grandes a nivel mundial, lo que significa que
la confirmación de las reservas de este acuífero, sobre lo cual imagino que está traba-
jando el Servicio Geológico del Brasil, podrá llevarnos a un nivel de posesión del 35 al
38% de las reservas de agua dulce a nivel mundial. Se trata de una dimensión real-
mente muy grande, sobre todo si consideramos que nuestra región tiene una altísima
capacidad de reposición de las reservas.
¿Cómo se recargan las reservas? Las reservas de agua dulce son las reservas super-
ficiales de los ríos y los lagos, pero también las reservas de las aguas profundas, y es a
través de las lluvias como se genera el sistema de recargas de esas reservas. En este
mapa (gráfico 9) se puede apreciar que las zonas más azules del mapa corresponden
a las regiones con mayor capacidad de reservas de agua dulce.
Y podrá apreciarse también que es en la región amazónica, en esa región tropical de
América del Sur, donde se producen las mayores condiciones de recargas de los acuífe-

46 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 8 - Grandes acuíferos del mundo

0 2500 5000
Km

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 47


Fuente: Atlas of Transboundary Aquifers. Global maps, regional cooperation and local inventories. UNESCO, 2009.
Gráfico 9 - Reposición de aguas subterráneas
Distribución mundial de la media anual de reposición de agua subterránea
(1991-1990) Cálculos por 0,5 square degree grid

48 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Anual average recharge
of groundwater

mm/ año

0 5 20 50 100 300 500 Fuente: Atlas of Transboundary Aquifers. Global maps, regional cooperation and local inventories. UNESCO, 2009.
ros, solo similares a las de Oceanía, lo que otorga a nuestra región una capacidad y un
potencial enormes. Según algunos cálculos, como región América del Sur podría multi-
plicar por diez veces el consumo de agua dulce total sin que esto afectara ni una sola
gota de sus reservas hídricas. Es ese el horizonte que tenemos como región, que se au-
tosustenta en relación con las reservas de agua con esa altísima capacidad de recarga.
En el gráfico 8 se puede ver que los Estados Unidos tienen sus reservas de agua en
la región de Los Grandes Lagos, pero en la región oeste –la región desértica de Cali-
fornia, Texas, etc.–, tenemos la creación de grandes ciudades, como Las Vegas, en
medio del desierto con una altísima demanda de agua dulce, no solo para consumo
humano sino también para la agricultura y para la industria. Los datos muestran que
los Estados Unidos están avanzando hacia el consumo de un metro de su capa freáti-
ca de reserva de agua por año, lo que podría llevar a una situación de extrema grave-
dad de aquí a diez o quince años, como dicen los propios analistas del Servicio Geo-
lógico de los Estados Unidos.
En el caso de las reservas de agua de África, en términos de dimensión no son muy
grandes, porque pasaron por un proceso de sobreexplotación para atender el merca-
do europeo de agua embotellada. Europa tiene escasas reservas de agua y de mala
calidad, en general están muy contaminadas. Vean ustedes que en el norte de Rusia y
el norte del continente asiático existen grandes reservas de agua, pero que son inac-
cesibles porque son aguas congeladas.
Si comparamos este mapa con el mapa de la extracción nacional total de aguas
subterráneas por país, veremos con exactitud que los dos países del mundo con ma-
yor extracción de agua subterránea son los Estados Unidos y la India. Y los acuíferos
que están disponibles en el continente asiático y en el sudeste asiático sufren una
gran presión por el consumo de China y de la India (véase gráfico 10).
Esto representa una situación extremadamente compleja en relación con la gestión
de los recursos hídricos, el potencial de los recursos hídricos y el escenario de esca-
sez, que encierran otra complejidad en la geopolítica mundial a partir de este análisis
de los recursos hídricos. Lo presento como un tema que debe ser tenido en cuenta
cuando se analiza el potencial de nuestra región y el potencial en recursos naturales
estratégicos ya que el agua es un recurso extremadamente estratégico.
Durante las dos décadas del siglo pasado, cuando estaba vigente el Convenio de
Dublín, que consideraba el agua como un bien económico, se produjo la sobreex-
plotación del agua en África, por ejemplo, y la privatización de los servicios hídricos.
En América del Sur estamos en un momento de redefinición de los procesos de pri-
vatización del agua para dirigirlos hacia la gestión pública, sobre todo a partir de que,

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 49


Gráfico 10 - Extracción nacional total de ngua subterránea por país

50 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Legenda

0-15 km2/ año

15-20 km2/ año

20-100 km2/ año

> 100 km2/ año

0 2500 5000
s/ registro
Km

Fuente: Atlas of Transboundary Aquifers. Global maps, regional cooperation and lacal inventories. UNESCO, 2009.
por iniciativa de Bolivia, Naciones Unidas declarara el agua como un recurso funda-
mental para la vida. Por lo tanto, no es un bien económico y está exento de cualquier
gestión que implique un lucro. Tiene que ser garantizado como un derecho humano
fundamental.
Por otra parte, debemos considerar lo que representa la concentración de biodiver-
sidad y ecosistemas en nuestra región desde el enfoque estratégico que estamos tra-
tando de desarrollar. ¿Cómo se define la diversidad biológica? Según el Convenio
sobre la Diversidad Biológica, se define como la variabilidad de organismos vivos de
cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y
otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que formen parte;
comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosiste-
mas. Es decir que estamos hablando de diversidad biológica profundamente ligada a
los ecosistemas y a las fuentes de agua.
¿Dónde se diversifican estos seres vivos? Exactamente en las regiones que tienen
grandes reservas de agua, donde también tenemos gran concentración de biodiversi-
dad. La concentración de biodiversidad, según este convenio, se mide con un índice
un poco complejo que incluye un grupo de seres vivos y que va de 0 a 1. Cero (0) es
la menor concentración posible de biodiversidad, por ejemplo Groenlandia, y uno (1)
es la mayor concentración posible de biodiversidad, que es el caso de Indonesia. Pues
bien, si tomamos como límite una concentración de biodiversidad de 0,6, que es
prácticamente la mitad, apenas 47 países de los 190 países del mundo registrado en
esta data tienen un nivel superior de 0.6, es decir, el 25% de los países del mundo. Y
en América del Sur, 10 de los 12 países tienen un índice superior al 0,6, es decir el 83%
de los países de este subcontinente. En el gráfico 11 está especificada en orden de
mayor a menor la concentración de biodiversidad de cada país: Colombia ocupa el
primer lugar, con 0,93, Brasil el segundo lugar, con 0,87 y Ecuador, con menos del 4%
de la superficie del Brasil, tiene prácticamente el mismo índice de concentración de
biodiversidad.
En el gráfico 12 vemos los países con mayor índice de biodiversidad en el mundo.
Los que están destacados en rojo son los suramericanos. Aquí vemos por ejemplo
que 5 de los 10 países con mayor concentración de biodiversidad del planeta son su-
ramericanos. Los que están destacados en azul son latinoamericanos. Vemos enton-
ces la importancia que tienen América del Sur y América Latina en su conjunto como
regiones de gran concentración de biodiversidad biológica.
En el marco de esta enorme riqueza, de este enorme potencial, tenemos también
enormes desafíos. Veamos los datos de pérdida de diversidad biológica, tanto en plantas

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 51


Gráfico 11 - América del Sur: Información de biodiversidad por país

Jardines Jardines Áreas Protegidas % Área Área total


País NBI1 NHM2
Zoológicos Botánicos Nº - Área Protegida por país

Colombia 0,935 9 6 13 95 94.670 8% 1.138.914


Brasil 0,877 16 73 24 657 557.700 7% 8.513.877
Ecuador 0,873 3 2 3 25 128.548 45% 283.561
Venezuela 0,850 2 13 7 195 563.057 61% 916.445
Perú 0,843 1 1 6 35 68.203 5% 1.285.216
Bolivia 0,724 4 4 30 150.987 14% 1.098.581
Guyana 0,685 1 2 1 586 0,3% 214.970
Surinam 0,623 1 1 14 34.760 21% 163.820
Argentina 0,615 41 8 9 250 125.394 5% 2.780.400
Paraguay 0,613 4 3 1 20 14.011 3% 406.752
Chile 0,570 6 3 8 87 141.421 19% 756.102
Uruguay 0,487 4 3 1 13 477 0,3% 176.215
Otros países

Estados Unidos 0,677 182 396 270 3532 2.357.977 24% 9.826.675
China 0,839 7 133 73 885 686.806 7% 9.596.961

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Perspectiva
Mundial sobre la Diversidad Biológica 2.

1
NBI: National Biodiversity Index (Índice Nacional de Biodiversidad), basado en la riqueza estimada por país y endemismo
en cuatro clases de vertebrados terrestres y plantas vasculares. El valor de los índices está medido de cero (mínimo:
Groenlandia) a 1.000 (máximo: Indonesia).
2
NHM: National history, botanical and zoological museums (Museos de historia natural, zoología y botánica).

medicinales como en los varios grupos taxonómicos de seres vivos. El gráfico 13 mues-
tra el estado de conservación de plantas medicinales en distintas regiones geográficas.
Nuestra región, América del Sur, es la segunda región del mundo con mayor núme-
ro de especies medicinales en situación de amenaza de extinción, solo después de
África. Las barras rojas representan esta condición de especies amenazadas y cada
una de las barras representa una región del mundo. En primer lugar África, y en se-
gundo lugar, América del Sur.
El gráfico 14 muestra el cambio neto anual de la superficie forestal por región, del
año 1990 al 2000 y del 2000 al 2005. Y en estos dos períodos nuestra región ha sido

52 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 12 - Países con mayor índice de biodiversidad del mundo - 2001

Orden Países NBI1 NHM2 Jardines zoológicos Jardines botánicos


1 Indonesia 1.000 2 13 5

2 Colombia 0,935 9 6 13

3 México 0,928 4 16 35

4 Brasil 0,877 16 73 24

5 Ecuador 0,873 3 2 3

6 Australia 0,853 3 21 63

7 Venezuela 0,850 2 13 7

8 Perú 0,843 1 1 6

9 China 0,839 7 133 73

10 Costa Rica 0,820 - 1 2

11 Madagascar 0,813 1 3 1

12 Malasia 0,809 1 6 9

13 Panamá 0,793 2 1 1

14 Filipinas 0,786 4 4 9

15 Brunéi 0,777 - 2 -

16 Papúa Nueva Guinea 0,775 - 2 4

17 Guatemala 0,744 2 3 1

18 India 0,732 33 72 72

19 Ruanda 0,726 - - 1

20 Bolivia 0,724 - 4 4

1
NBI: National Biodiversity Index (Índice Nacional de Biodiversidad), basado en la riqueza estimada por país y endemismo
en cuatro clases de vertebrados terrestres y plantas vasculares. El valor de los índices está medido de cero (mínimo:
Groenlandia) a 1.000 (máximo: Indonesia).
2
NHM: National history, botanical and zoological museums (Museos de historia natural, zoología y botánica).

campeona mundial de pérdida de superficie boscosa, con más de 4 millones de hec-


táreas, más o menos la misma dimensión que Asia Oriental ganó en el mismo perío-
do, en gran medida gracias a un plan de reforestación que China ha puesto en prácti-
ca desde los años ochenta. Es exactamente en China donde están las mayores
regiones de reforestación en el mundo, lo que significa que enfrentar este problema
de devastación de la forestación es una política fundamental, una decisión que en el
caso de América del Sur tiene que formar parte del conjunto de desafíos y decisiones

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 53


Gráfico 13 - Estado de conservación de especies de plantas medicinales
en distintas regiones geográficas

100

80

60
Porcentaje

40

20

0
Australasia Europa Asia América Pacífico América África
del Norte del Sur

 Extinta  Amenazada  No amenazada  Datos insuficientes

Fuente: Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3, Montreal,
2010, p. 30

estratégicas que debemos tomar. Sobre todo si tenemos en cuenta que los bosques y
las florestas son ecosistemas complejos.
No podemos considerar a la Amazonia independiente de los Andes. Según algunos
analistas, la Amazonia existe solamente porque se abastece de recursos hídricos a
través de los Andes, por lo cual la interconexión entre la Amazonia y los Andes es muy
profunda. Creo que debemos observar aquí que se trata de ecosistemas complejos y

54 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 14 - Cambio neto anual en la superficie forestal
por regiones - 1990-2005 (en millones de hectáreas)
-4 -2 0 2 4

América Latina y el Caribe


Cambio neto anual en millones de hectáreas

África Tropical

Asia Meridional y Sudoriental

África Septentrional

Oceanía

América del Norte

Asia Occidental y Central

Europa y Rusia

Asia Oriental

-4 -2 0 2 4

Cambio Neto:  2000-2005  1990-2000

Fuente: Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3, 2010.

que el impacto ambiental en cualquier parte de este sistema impacta en el sistema en


su conjunto. Por lo tanto, este es uno de los principales desafíos en el ámbito de la
Defensa, en el ámbito de la defensa de los recursos naturales, en el ámbito de la de-
fensa de la vida, pero también en el ámbito de la defensa de todos los seres vivos que
se relacionan con estos ecosistemas y con estos espacios de concentración de biodi-
versidad, donde debemos incluir al propio ser humano. Creo que es un elemento
central a tener en cuenta en una discusión como esta.
El gráfico 15 muestra las especies amenazadas por grupo taxonómico en la región
al año 2013. La primera región en especies amenazadas es el África Subsahariana. La

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 55


Gráfico 15 - Especies amenazadas por grupo taxonómico y región - 2013

África Subsahariana

Sur y Sudeste de Asia

América del Sur

Otros países de América


Latina y el Caribe

Oceanía

Europa

Asia Central y Occidental

Asia del Este

América del Norte

África del Norte

Asia del Norte

Antártica

0 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 6.000 7.000 8.000 9.000

 Mamíferos  Aves  Reptiles  Anfibios  Peces  Moluscos  Otros Invertebrados  Plantas

segunda es el sur y el sudeste de Asia y la tercera es América del Sur. Pero si sumamos
el número de especies amenazadas por grupo taxonómico en América del Sur y
América Latina nuestra región en su conjunto es la primera región del mundo en nú-
mero de especies amenazadas. Se trata de una situación extremadamente grave que
va a requerir de los mayores esfuerzos por parte de los gobiernos de la región para
poder revertir o disminuir el impacto que esto supone en el medio ambiente y en la
vida de las personas.
Quería referirme ahora a otro elemento fundamental en el análisis de esta geopolí-
tica mundial en relación con los recursos naturales: la política china para América
Latina y el Caribe. China se ha convertido, desde hace algunos años, en el primer so-
cio comercial de la región. Durante el proceso en que China se consolidaba como

56 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


gran demandante de recursos naturales a nivel mundial desde los años noventa, se
consolidaba también la relación estratégica y comercial con los países de la región.
El lugar que ocupa China en el comercio de algunos países seleccionados es un
dato de la CEPAL. Inclusive, la CEPAL tiene datos más actualizados en los informes
que presentó en su XXXV Período de Sesiones en Lima, que indican que esta relación
estratégica de China con América Latina se está profundizando (gráfico 16).
En el 2008 China elaboró una política para América Latina por primera vez en su his-
toria. Este documento es oficial y ahora es accesible fácilmente porque está traducido
a todas las lenguas. El Policy Paper on Latin America and the Caribbean, de noviembre
del año 2008, dice lo siguiente en su introducción: «Siguiendo invariablemente el ca-
mino de desarrollo pacífico y la estrategia de apertura basada en el beneficio recípro-
co y la ganancia compartida, China, el mayor país en vías de desarrollo del mundo,
está dispuesta a desarrollar la amistad y la cooperación con todos los países sobre la
base de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, a fin de promover la construc-
ción de un mundo armonioso de paz duradera y prosperidad compartida».
Vean ustedes que esta es una forma de presentar la posibilidad y el potencial de una
relación entre China y América Latina. China declara abiertamente que busca el be-
neficio compartido en un proceso de coexistencia pacífica. Pero también veamos
que aquí se presenta a China como el mayor país en vías de desarrollo del mundo, es
decir que tampoco estamos hablando aquí de un proceso de paz celestial. Estamos
hablando de un proceso en que China se presenta a sí misma como el mayor país en
vías de desarrollo del mundo, lo que en mi lectura también involucra un sentido de
disuasión. Es decir que China es un país importante, pero además es el mayor país en
vías de desarrollo a nivel mundial y a China le interesa desarrollar una relación recí-
proca de mutuo beneficio, promoviendo la construcción de un mundo armonioso y
de paz. Creo que ese es un elemento a tener en cuenta para definir una estrategia
continental en relación con China, que ya es el primer socio comercial de América
Latina y de América del Sur.
Los cinco principios de coexistencia pacífica, que son los cinco principios estableci-
dos por la Conferencia de Bandung en 1955, diseñan la política china para América
Latina, y desde 1982 fueron incorporados como principios generales de China en re-
lación con cualquier región o país del mundo. El primero es el principio del respeto
mutuo a la integridad territorial, tema central en la agenda latinoamericana y surame-
ricana. El segundo principio de coexistencia pacífica es la no agresión mutua, el ter-
cero es la no intervención en los asuntos internos de otros Estados, el cuarto la igual-
dad y el beneficio recíproco y el quinto la coexistencia pacífica.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 57


Gráfico 16 - América Latina: Lugar que ocupa China en el comercio
de algunos países seleccionados, años 2000 y 2008a b

Exportaciones Importaciones
País
2000 2008 2000 2008

Argentina 6 2 4 3

Bolivia (Estado Plurinacional de) 12 10 8 6

Brasil 12 1 11 2

Chile 5 1 4 2

Colombia 35 4 15 2

Costa Rica 26 2 16 3

Ecuador 13 9 10 2

El Salvador 35 16 18 5

Guatemala 30 18 15 4

Honduras 35 11 18 7

México 25 5 6 3

Nicaragua 19 14 18 4

Panamá 22 4 17 4

Paraguay 11 9 4 1

Perú 4 2 13 2

Uruguay 5 8 6 3

Venezuela (República Bolivariana de) 37 3 18 3

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de Naciones Unidas, Base de datos
estadísticos sobre el comercio de mercaderías (COMTRADE).
a/ En el caso de Honduras y Nicaragua, el dato corresponde a 2007. b/ Los países de la Unión Europea se consideran como
un solo destino.

Estos objetivos generales se pueden resumir en tres. Primero, ampliar el consenso


basado en el respeto y la confianza mutua en pie de igualdad entre China y los países
latinoamericanos y caribeños, intensificando el diálogo, la mutua confianza política y
el consenso estratégico. China aspira a un consenso estratégico con la región. En mi
opinión, la región también tiene el desafío de ir avanzando hacia una visión estratégi-
ca sobre China.
Segundo, profundizar la cooperación, el espíritu del beneficio recíproco y la ganan-
cia compartida con el objetivo de fomentar el desarrollo común entre ambas partes.

58 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Probablemente, si prestáramos más atención a este segundo objetivo general nos
preocuparíamos también, por ejemplo, por negociar procesos de transferencia tec-
nológica en los intercambios con China y no solo la venta de recursos naturales, de
materias primas o, como lo ha bautizado el mercado financiero, de commodities.
Probablemente nos preocuparíamos de que se incluya un conjunto de elementos
que beneficien también a la región y allí la transferencia tecnológica se presenta
como uno de los fundamentales.
Tercero, estrechar los intercambios en aras del mutuo aprendizaje y el progreso co-
mún. China emprenderá activamente los intercambios en lo cultural y humano con
los países latinoamericanos y caribeños, con el propósito de aprender mutuamente
de las experiencias provechosas en la promoción conjunta del desarrollo y el progre-
so de la civilización humana.
Hace algunos meses tuvimos una reunión con el director del Instituto de Estudios
Brasileños de la Academia China de Ciencias Sociales en Río de Janeiro y él llamaba
la atención acerca de lo siguiente: «Ustedes nos conocen con los ojos de Occidente
porque mandan a sus reporters, mandan a sus investigadores a leer sobre China des-
de la prensa occidental. Nosotros tenemos ya aquí en el Brasil diez reporters de noti-
cias que hablan perfectamente el portugués porque estamos intentando aproximar-
nos a Brasil y conocer al pueblo brasileño en toda la dimensión que esto significa».
El funcionario reclamaba entonces por la falta de instrumentos que tenía, en este
caso, el Brasil para acceder a un conocimiento más profundo de la civilización chi-
na, de la filosofía china y de la política china. Y esto implica cosas tan puntuales
como la capacidad de hablar la lengua nativa. Entonces es un problema que tam-
bién se presenta ante la posibilidad de estrechar estas relaciones, que son estratégi-
cas, y de desarrollar nuevas formas de aproximación a ese país, a ese subcontinente
que es China.
Frente a este grado de potencialidad que significa la relación con China, vemos lo
que estamos haciendo con China en el gráfico 17, que son datos de CEPAL sobre las
exportaciones de América Latina y el Caribe hacia China por contenido tecnológico
entre los años 1995 y 2008.
Vemos que en 1995 el 37% del total de exportaciones de América Latina a China era
materia prima sin valor agregado, lo que en 2008 llega casi al 70%. Las manufacturas
de alta tecnología se mantienen en un pequeño valor en la parte superior de cada
una de las barras. Esto es lo que estamos haciendo en relación con China, en un mo-
mento en que la región tendría enormes posibilidades de, tal como dice la propia
China, un beneficio compartido en la relación comercial y estratégica con ese país.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 59


Gráfico 17 - América Latina y el Caribe: Exportaciones de la región hacia
China por contenido tecnológico, 1995-2008

100

80

60

40

20

0
1995 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Productos primarios Manufacturas basadas en recursos naturales

Manufacturas de tecnología media Manufacturas de alta tecnología

Manufacturas de baja tecnología

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de Naciones Unidas, Base de datos
estadísticos sobre el comercio de mercaderías (COMTRADE).

Entonces, ¿cuáles son los desafíos para la integración regional en UNASUR y los de-
safíos desde el ámbito de la Defensa? Todo indica que la dinámica de la integración
es una dinámica compleja, es una dinámica de las naciones pero que también está
acompañada por una dinámica de la integración de los pueblos, de los movimientos
sociales y en que el principio de la soberanía adquiere cada vez mayor centralidad ,
la soberanía como la capacidad de autodeterminación de los Estados y de las nacio-
nes, de los pueblos y de las comunidades. Esta soberanía también significa gestión
económica de los recursos naturales, apropiación de la gestión científica de los re-
cursos naturales, la biodiversidad y los ecosistemas, gestión social y ambiental de los
recursos naturales.
Quisiera referirme a un documento que ha sido reproducido por la Secretaría Ge-
neral, la Resolución N° 1803, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas

60 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


en 1962. Es un documento extremadamente importante porque establece la sobera-
nía permanente sobre los recursos naturales, la soberanía permanente de los Estados
y las naciones sobre sus recursos naturales. Son apenas siete puntos enormemente
importantes para ser rediscutidos en esta nueva coyuntura de inicio de siglo XXI. Solo
voy a compartir con ustedes el punto séptimo: la violación de los derechos sobera-
nos de los pueblos y las naciones sobre sus riquezas y sus recursos naturales es con-
traria al espíritu y a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y entorpece el
desarrollo de la cooperación internacional y la preservación de la paz. Es decir que la
preservación de la paz está condicionada por el respeto a la soberanía de los Estados
y de los pueblos y la soberanía en relación con lo que en nuestra región es una de las
riquezas fundamentales, que son los recursos naturales.
¿Por qué no pensar entonces en la posibilidad de que UNASUR proponga un segun-
do protocolo adicional por la soberanía permanente de los Estados y las naciones
sobre sus recursos naturales? Se trata de una propuesta que viene siendo trabajada
por la Secretaría General y que seguramente será puesta en discusión. Pero todo in-
dica que es muy importante que esto empiece a tomar «terrenalidad». Es decir que
debemos avanzar desde la discusión estratégica, desde la visión estratégica, hacia la
elaboración de una estrategia y hacia las políticas concretas y los planes respectivos.
En el ámbito de los recursos naturales, la puesta en vigencia de una resolución firma-
da por todos los países que conforman la Asamblea General de Naciones Unidas hace
más de 50 años es de extrema importancia para nuestra región, inclusive en el ánimo
de preservar la paz en la región y la paz en el mundo.
¿Qué significa entonces desde nuestra perspectiva la soberanía en relación con los
recursos naturales? En primer lugar, la gestión económica de los recursos naturales.
La gestión económica no significa solo la extracción de materias primas y su exporta-
ción. Significa la posibilidad de iniciar procesos de industrialización en cada uno de
nuestros países y, por qué no, de pensar en procesos de industrialización continenta-
les. ¿Por qué no pensar en un mega proceso industrial de baterías de litio en la región,
de vehículos híbridos eléctricos en la región? Tenemos un gran potencial. Tenemos la
principal reserva de litio, que es un insumo fundamental para este tipo de industrias.
Tenemos una creciente capacidad de ciencia y tecnología en la región. Tenemos un
conjunto de instituciones académicas y de investigación que se han venido multipli-
cando y fortaleciendo, tenemos recursos humanos y tenemos recursos financieros
para esto, en la medida en que tengamos la voluntad política de avanzar en esa direc-
ción. Seguramente Bolivia, la Argentina y Chile, que son los países que tienen las re-
servas de litio, solos no podrán enfrentar el conjunto de intereses de los consorcios

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 61


empresariales que tienen en sus manos la producción de vehículos híbridos eléctri-
cos, la producción de baterías de litio.
Seguramente necesitaremos unir esfuerzos de todo tipo –científicos, tecnológi-
cos y financieros– en una dimensión regional para poder enfrentar un desafío de
este tipo. Creo que no es demasiado ambicioso proponernos un proyecto como
este cuando vemos el gran potencial que tiene nuestra región en relación con el li-
tio. Podríamos dar otros ejemplos: la región tiene el 35-36% de reservas de cobre a
nivel mundial. Es decir, tenemos un conjunto de posibilidades y potencialidades que
seguramente serán aprovechadas en toda su dimensión en la medida en que consi-
deremos estas posibilidades como posibilidades regionales que ayuden a verificar
las complementariedades que tiene cada uno de esos países para avanzar, no sola-
mente hacia un comercio compensado, sino también hacia procesos de industriali-
zación continentales. No solo para atender el mercado mundial, sino también el
creciente mercado interno de la región, cuya composición es mucho mayor que el
comercio extrarregional.
La soberanía se desdobla entonces en gestión económica y científica, en un proce-
so de apropiación pero también de producción de ciencia y tecnología aplicada a los
procesos de industrialización y a la disminución del impacto ambiental. Creo que este
es uno de los grandes problemas del siglo XXI.
La cuestión del impacto medioambiental de la actividad humana, extractiva y pro-
ductiva, es un elemento que debe ser considerado con la mayor seriedad, y segura-
mente también tendrá que ser evaluado desde el ámbito de la Defensa. Unos años
atrás, en el 2010, toda la prensa económica internacional anunciaba lo siguiente: Chi-
na consiguió un gran éxito en su negociación con Corea y llevó a su territorio la pro-
ducción de LCD, pantallas de computadoras y equipos médicos. Nadie anunció lo
que desde nuestro punto de vista es un elemento central: que China tiene el 50% de
tierras raras, que es el insumo fundamental para producir estas nuevas tecnologías de
pantallas de alta resolución. Ahora bien, nadie ignora que uno de los grandes proble-
mas que tiene China es el problema medioambiental. En el año 2012, 800 millones
de personas murieron en China debido a enfermedades respiratorias, como conse-
cuencia directa de la elevación de la contaminación ambiental. No se nos ocurre
pensar que China esté interesada en llevar hacia el interior de su territorio continental
una nueva industria y no procurar una apropiación científico-tecnológica en la pro-
ducción de pantallas LCD, y seguramente en un tiempo más China tendrá que expor-
tar nuevamente esta producción afuera de su territorio continental, una vez comple-
tado el proceso de apropiación científica en esta área.

62 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Sin embargo, todos sabemos que China está apuntando no solo a una apropiación
científica. Ellos consideran que este proceso ha sido completado y se proponen ser la
punta de la ciencia y tecnología a nivel mundial, lo cual está demostrado en decisio-
nes como, por ejemplo, la construcción en China de un acelerador de partículas.
Hasta el momento solo tenemos un solo acelerador de partículas en la Unión Euro-
pea, que opera en Ginebra, cuyo costo fue de alrededor de 8 mil millones de dólares.
Eso muestra la voluntad política y la estrategia de China, no solo de apropiarse, sino
de producir ciencia y tecnología de punta.
Me gustaría cerrar con lo siguiente: tal vez una de las características más evidentes
que tenemos en la región es la diversidad, la diversidad cultural, étnica. Los indígenas
incluso hablan de esto como la posibilidad de construir unidad en la diversidad. Creo
que la unidad en la diversidad como un principio filosófico es un legado de nuestros
pueblos originarios.
En la introducción del Informe de Desarrollo Humano del 2013 del Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) hay una referencia muy interesante a la
diversidad en el planeta, no como un elemento que empobrece, sino como un ele-
mento que enriquece. Creo que ese es un paso fundamental hacia adelante. Ir del
«choque de civilizaciones», que era la visión de Huntington y los teóricos, que consi-
deraban este proceso como un choque de civilizaciones donde se imponía la civiliza-
ción más fuerte, más exitosa en el sistema mundial, a una alianza de civilizaciones.
Una alianza que invariablemente nos remite al reconocimiento de la diversidad y a la
posibilidad de construir la civilización humana planetaria, donde la convivencia hu-
mana adquiere un nuevo rol. Y sobre todo, dirigida a la construcción de nuevas for-
mas de convivencia y nuevas formas de respuesta a un anhelo fundamental de los
pueblos del mundo, una agenda mundial por la paz, que coloque la vida humana y
toda forma de vida como un elemento central, como un punto de partida para pensar
en cualquiera sea la política de desarrollo que se quiera pensar. Esto tiene un objetivo
anterior, que es el objetivo de la paz, sin el cual no podemos pensar en desarrollo
científico ni industrial ni de ningún tipo.
En este sentido, me gustaría hacer referencia a una reunión en la cual tuve oportu-
nidad de participar y que fue extremadamente importante, la reunión de ministras y
viceministras de Defensa organizada por Ecuador a fines del 2013. De las cinco mi-
nistras de Defensa que existen en el mundo tres son de la región. Y esta reunión fue
importante porque significó la posibilidad de una agenda común a partir de recono-
cer que la mujer tiene cada vez mayor participación en los espacios de la Defensa,
cuya contribución debe estar orientada a construir una cultura de paz. Esa fue exac-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 63


tamente una de las conclusiones de la reunión: construir una cultura de paz y la de-
fensa de la soberanía sobre los recursos naturales de la región. Quiero decir que en
mi opinión el papel de la mujer como portadora de vida, la visión femenina que está
estrechamente relacionada con la vida, va a tener un impacto positivo en la posibili-
dad de construir una agenda paz en la región y en el mundo.

Muchas gracias.

64 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Energía y minerales en Suramérica

Fernando Ferreira1

B uenas tardes, primero me gustaría agradecer a la UNASUR, especialmente al Dr.


Alí Rodríguez y a su equipo, por invitar a la OLADE a participar de tan importante
discusión y lanzamiento de una idea, principalmente en términos de seguridad para
los recursos naturales.
OLADE es una institución creada en 1973, es decir que tiene 40 años. Desde su crea-
ción por el Convenio de Lima, una de sus funciones es trabajar por la seguridad de los
recursos energéticos y naturales de América Latina y el Caribe. Incluso podemos co-
menzar recordando lo que dice el Convenio de Lima en términos de nuestra respon-
sabilidad en el apoyo de la defensa de los recursos naturales de sus respectivos países.
OLADE tiene 27 países miembros, más un país participante que es Argelia. De acuerdo
con el Convenio de Lima, OLADE debe «promover la solidaridad de acciones entre los
Países Miembros para el aprovechamiento y defensa de los recursos naturales de sus
respectivos países y de la Región en su conjunto». También dice que «para la defensa
individual o colectiva de todo género de acciones, sanciones y coerciones que pue-
dan producirse contra cualquiera de ellos, por razón de medidas que hayan adoptado
para preservar y aprovechar esos recursos y ponerlos al servicio de sus planes de de-
sarrollo económico y social». Aquí están muy bien definidas las funciones de OLADE.
¿Por qué existe OLADE? Además de apoyar el desarrollo energético, también tiene
la función de ayudar a proteger. Esto fue escrito en Lima en 1973, hace cuatro déca-
das, en un ambiente dominado por la crisis del petróleo. Los países latinoamericanos
se reunieron y crearon una organización para defender sus intereses internos y sus
recursos naturales. OLADE es una organización independiente, no somos dependien-

1 Secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 65


tes de Naciones Unidas ni de otra organización, si bien cooperamos con otras orga-
nizaciones que defienden los intereses de la región.
Una cuestión importante en relación con los recursos naturales es que a partir de
ellos se puede producir la energía necesaria para nuestros pueblos. La generación
hidráulica, que está relacionada con el agua, el carbón y los hidrocarburos. Todo esto
sirve para la generación de energía, por lo tanto están muy interrelacionados los te-
mas que hoy expondremos aquí.
En esta presentación trataremos sobre la situación de los recursos energéticos de la
región y la infraestructura energética en América Latina, principalmente en la UNASUR.
Además, prestaremos atención a los recursos mineros y acuíferos que poseemos, a la
infraestructura de estos sectores, a los recursos compartidos, a la propiedad e institu-
cionalidad de los recursos naturales y finalmente presentaremos algunas conclusiones.
Mónica ha hablado sobre los recursos minerales y espero que esta exposición sea
complementaria de su disertación de hoy.
Esta es la matriz energética de los países de UNASUR comparada con la matriz
energética del mundo (gráfico 1).
Vemos que la matriz energética, tanto del mundo como de la UNASUR, es una ma-
triz que depende de hidrocarburos en su mayor parte: 58% en la región de UNASUR y
32% en el mundo. Si observamos en la matriz lo que tenemos de energías renovables
y comparamos con lo que serían las energías renovables en el mundo nuestra situa-
ción sería mejor. Pero eso no es una verdad absoluta, porque cuando hablamos de
renovables incluso hay que cambiar algunos de los conceptos y agregar «renovable
limpia» y «no limpia». Porque, por ejemplo, en nuestra matriz hay una parte muy im-
portante de leña y la leña es renovable, pero no es limpia. Entonces, en este sentido,
tal vez tengamos que renovar algunos conceptos ahora que hacemos nuestras esta-
dísticas de energía en América Latina.
Por otra parte, tenemos una diversidad muy grande de fuentes de generación (grá-
fico 2). En América del Sur hay desde petróleo y gas hasta energía nuclear y biomasa,
lo que nos sirve para mostrar que prácticamente todos los países de UNASUR tienen
casi todas las fuentes. Por ejemplo, en energía nuclear vemos que están la Argentina
y el Brasil. Pero esa es una energía un poco rara para la región, si bien es habitual en
los otros continentes, como es el caso de Europa.
En términos de fuentes de recursos naturales para la generación de energía, nuestro
continente, principalmente en el área de la UNASUR, está muy bien posicionado.
Contamos con una importante disponibilidad de recursos fósiles y aquí nos referimos
al petróleo (gráfico 3). Las áreas que son más oscuras son las que tienen más reservas.

66 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 1 - Matriz energética unasur - Mundo

UNASUR: 6,109 Mbep

Petróleo
Hidroenergía, 8%
y derivados, 58%

Gas natural, 15%

Carbón mineral
Biomasa, 12%
y coque, 4%

Nuclear, 1%

Renovables, 22% Otras renovables, 2%

MUNDO: 91,564 Mbep

Petróleo
Hidroenergía, 2%
y derivados, 32%

Gas natural, 22%

Carbón mineral
Biomasa, 10%
y coque, 27%

Nuclear, 6%

Renovables, 13% Otras renovables, 1%

Fuente: OLADE - SIEE.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 67


Gráfico 2 - Recursos energéticos en América del Sur

Colombia Venezuela Guyana Surinam


RESERVAS PROBADAS
2259 93.000 297571 46.000 7.000 76,80
Recursos no renovables
187,74 18.000 5528,64 45.000 11.000,65 2.420
5557,24 417,80 1767,90 806 sistemas 436,70 528,70 Petróleo
10(6) bbl
2210 484,80
59,60 910 Gas natural
519 10(9) m3

337 Ecuador Brasil Carbón mineral


10(6) t
6186,91 25.150 15051,90 260.093
3,26 884 459,41 142.000 Uranio
4 proyectos TM
22 instalados
4555 0,19608

68 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


323,90 309.000 471,10
1700 115 POTENCIAL
Recursos renovables
Perú 38,20 1000
2397 Hidroeléctrica
579,16 58.937
27.963 MW
359,62 22.000 Bolivia
49,19 163,50 Paraguay Eólica
193,59 40.000
100 508 MW
265,02 2700 paneles 12.516
de 20 a 200 W
2990 Fotovoltaica
503,20 Uruguay 0,0504
54 MW
2490 503
7,98 1.815
44 138 Solar
3.000
W/m2
405,30
215,50 Geotérmica
Chile MW
13
Argentina Bioenergía
24,04 25.156
MW (instalada)
38,69 40.000 2478,27 40.400
146,95 452,70 332,51 200.000 Biodiesel
3350 421,95 2478,27 millones litros
112,60 21,20 Bioetanol
2010 millones litros
2620
121,35

Fuente: OLADE-UNASUR: Potencial de Recursos Energéticos y Minerales de América del Sur: Coincidencias Jurídicas hacia una Estrategia Regional
Se destaca Venezuela en primer lugar y después Brasil, Ecuador y los demás países,
con la excepción de Paraguay, Uruguay y Guyana. En términos de reservas, no son
tan significativas si se las compara con otros países. Pero esto es lo que se puede de-
cir hoy, esto es lo que está probado, mañana puede cambiar.
Tenemos petróleo y gas natural (gráfico 4), del cual Venezuela tiene las mayores
reservas probadas en la UNASUR, seguida por Brasil, Argentina, Perú, Bolivia y Colom-
bia. También tenemos carbón (gráfico 5), y es Colombia el país que tiene la mayor
reserva, seguido por Brasil y Argentina.
Todos estos recursos están acá en el área de la UNASUR. Si comparamos las reser-
vas con la producción, Venezuela tiene las mayores reservas y la mayor producción
en términos de petróleo. En términos de gas, Venezuela también tiene las mayores
reservas, pero la producción más grande la tiene Argentina. Una cosa son las reservas
probadas y otra cosa es la capacidad productiva o la capacidad de la economía o de
la exportación, lo que no quiere decir que el país que tenga las mayores reservas sea
el que más produce en términos económicos. En carbón es Colombia el país que
más reservas tiene y el que más produce.
En términos de reservas de petróleo, la UNASUR tiene 19,63% de las reservas mun-
diales (gráfico 6), en términos de gas natural 3,44% y de carbón mineral 1,45%. En la
producción, a pesar de tener 19,63 % de las reservas del mundo de petróleo, produci-
mos 8,61%. La producción de gas natural es de 5,07% y la de carbón mineral de 1,21%.
En América del Sur la hidroelectricidad es la fuente energética más importante de
nuestra matriz energética (gráfico 7). Los países que tienen un potencial más grande
son Brasil, seguido por Colombia y Perú. Pero eso no dice todo, porque en verdad
cuando se suma la capacidad y la posibilidad de producir energía eléctrica a partir de
la hidroelectricidad solo el 23% de toda la capacidad de generación de hidroelectri-
cidad en América Latina está al servicio de la producción de energía eléctrica. Está
claro que no se puede decir que sería posible generar la diferencia del 77%, porque
cada año cambian las normas legales por cuestiones ambientales. El mismo Brasil,
que tiene una generación eléctrica muy grande, del 75%, tiene un aprovechamiento
del 32%, lo que nos muestra que es una fuente limpia de energía en la cual podemos
avanzar mucho más.
En términos de geotermia tenemos una situación un poco diferente. Los países que
tienen más capacidad son Perú y Chile (gráfico 8). La geotermia aún está muy poco
desarrollada en América del Sur. Ecuador tiene un potencial interesante, pero tiene
problemas porque tendría que generarla dentro de parques nacionales, y entonces ya
no es tan sencillo aprovechar el potencial geotérmico.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 69


Gráfico 3 - Disponibilidad de recursos fósiles: petróleo

300,000

Venezuela 297,571.00 10(6) bbl


Reservas probadas de petróleo

>25,000

Brasil 15,051.90 10(6) bbl

15,000

Ecuador 6,186.91 10(6) bbl

5,000 Argentina 2,478.27 10(6) bbl


Colombia 2,259.00 10(6) bbl

Fuente: OLADE-SIEE, 2012.


Perú 579.16 10(6) bbl
Bolivia 193.59 10(6) bbl
Surinam 76.80 10(6) bbl

0 Chile 24.04 10(6) bbl


Guyana
Paraguay
Uruguay

PETRÓLEO 10(6) bbl

Chile
Surinam
Bolivia
Perú
Colombia
Argentina
Ecuador
Brasil
Venezuela

0 50.000 100.000 150.000 200.000 300.000 350.000

70 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 4 - Disponibilidad de recursos fósiles: gas natural

10,000
Reservas probadas de gas natural

Venezuela 5,529 Gm3

500

Brasil 459 Gm3


Perú 360 Gm3
Argentina 333 Gm3

300

Bolivia 265 Gm3


Colombia 188 Gm3

Fuente: OLADE-SIEE, 2012.


< 100
Chile 39 Gm3
Ecuador 3 Gm3
0
Guyana
Paraguay
Surinam
Uruguay

GAS NATURAL 10(9) m3

Ecuador
Chile
Colombia
Bolivia
Argentina
Perú
Brasil
Venezuela

0 1000 2000 3000 4000 5000 6000

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 71


Gráfico 5 - Disponibilidad de recursos fósiles: carbón mineral

10,000
Reservas probadas de carbón mineral

Colombia 5,557 Mt

>5,000

Brasil 4,555 Mt

2,500

Venezuela 1,768 Mt
Argentina 422 Mt
Chile 147 Mt

Fuente: OLADE-SIEE, 2012.


<100
Perú 49 Mt
Ecuador 22 Mt
0
Bolivia
Guyana
Paraguay
Surinam
Uruguay

CARBÓN MINERAL 10(6) t

Ecuador
Perú
Chile
Argentina
Venezuela
Brasil
Colombia

0 1000 2000 3000 4000 5000 6000

72 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 6 - Recursos energéticos: América del Sur en relación
con el resto del mundo

Comparativo de reservas Comparativo de producción


con el mundo con el mundo

1.652,60 83.756
Total mundial Total mundial

324,24 7.209,82
19,63% Total As 8,61% Total As

Petróleo Petróleo
10(9) bbl kbbl/día

208,40 3.276,20
Total mundial Total mundial

7,17 166,08
3,44% Total As 5,07% Total As

Gas natural Gas natural


10(12) m3 10(9) m3

Fuente: OLADE-SIEE, 2011.


860.938 7.695,40
Total mundial Total mundial

12.520,23 92,80
1,45% Total As 1,21% Total As

Carbón mineral Carbón mineral


10(6) t 10(6) t

Tenemos disponibilidad para aprovechar el potencial eólico (gráfico 9). Argentina es


el país que tiene mayor capacidad de generar energía eólica, incluso más que Brasil.
Es decir que en términos de hidroelectricidad hay un potencial muy grande, una
capacidad instalada que está muy lejos de aquello que se puede utilizar. En términos
de geotermia ocurre lo mismo; hay una capacidad muy grande en muchos países,
pero el aprovechamiento es muy pequeño. Por otra parte, en lo que respecta a la

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 73


Gráfico 7 - Disponibilidad de recursos renovables: hidroeléctrico

300.000

Brasil 260.093 MW

250.000
Potencial hidroeléctrico

100.000

Colombia 93.000 MW
Perú 58.937 MW

50.000

Venezuela 46.000 MW
Argentina 40.400 MW
Bolivia 40.000 MW
Chile 25.156 MW
Ecuador 25.150 MW
Paraguay 12.516 MW

Fuente: OLADE-SIEE, 2012.


Guyana 7.000 MW
Surinam 2.420 MW
Uruguay 1.815 MW

POTENCIAL Y CAPACIDAD INSTALADA


Hidroelectricidad MW

Uruguay 85%
Surinam 8%
Guyana 0%
Paraguay 70%
Ecuador 9%
Chile 24%
Bolivia 1%
Argentina 25%
Venezuela 32%
Perú 6%
Colombia 10%
Brasil 32%

0 50.000 100.000 150.000 200.000 250.000 300.000

74 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 8 - Disponibilidad de recursos renovables: geotérmico

3.500

Chile 3.350 MW
Perú 2.990 MW

2.500

Bolivia 2.490 MW
Potencial geotérmico

Colombia 2.210 MW
Argentina 2.010 MW
Ecuador 1.700 MW

1.500

Venezuela 910 MW

500

Fuente: OLADE-SIEE, 2012


Brasil 115 MW

0
Paraguay
Guyana
Surinam
Uruguay

POTENCIAL Y CAPACIDAD INSTALADA


Geotermia MW

Brasil
Venezuela
Ecuador
Argentina
Colombia
Bolivia
Perú
Chile

0 500 1.000 1.500 2.000 2.500 3.000 3.500

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 75


Gráfico 9 - Disponibilidad de recursos renovables: eólico

> 150,000

Argentina 200.000 MW

100.000

Brasil 142.000 MW
Potencial eólico

50.000

Venezuela 45.000 MW
Chile 40.000 MW
Perú 22.000 MW
Colombia 18.000 MW

< 5.000

Fuente: OLADE-SIEE, 2012.


Uruguay 3.000 MW
Ecuador 884 MW

0
Bolivia
Guyana
Paraguay
Surinam

POTENCIAL Y CAPACIDAD INSTALADA


Eólico MW

Ecuador 2,3%
Uruguay 1,7%
Colombia 0,1%
Perú 0,6%
Chile 0,5%
Venezuela 0,1%
Brasil 1,1%
Argentina 0,1%

0 50.000 100.00 150.000 200.000 250.000

76 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


energía eólica también se puede decir que el potencial es grande. En Argentina es
muy grande y queda mucho camino por recorrer.
Además tenemos la energía solar, tal vez la principal fuente de energía, un privilegio
para América del Sur dada la incidencia del Sol, pero no estamos aprovechando ni el
mínimo posible de energía solar que podríamos aprovechar. Este es un recurso que
nadie, salvo la noche, nos puede arrebatar. Por ello es una alternativa muy interesan-
te, no solo porque es abundante, sino también porque puede llevar la energía para
lograr la inclusión social, ya que donde no se puede llevar una red se puede llevar un
panel. Es posible llevar energía a poblaciones que están fuera de la modernidad en
términos del acceso a la electricidad y otras necesidades. Es por ello muy importante
que veamos cómo trabajar mejor la cuestión de la energía solar.
En cuanto a los recursos minerales, la cantidad de minerales que la UNASUR posee
es muy elevada (gráfico 10), y ello en términos relativos al mundo (gráfico 11).
Sobre la importancia del litio para las baterías y la producción de carros híbridos
hay un trabajo muy importante desarrollado por la Universidad de São Paulo que
estudia la implementación de una fábrica de baterías en un proyecto conjunto entre
Bolivia y Paraguay, justamente por la presencia del litio en la región. Se trata de un
proyecto binacional muy interesante que requiere un acuerdo para poner en mar-
cha la iniciativa.
En síntesis, en términos de minerales los más importantes son: el litio, del que con-
tamos hoy con el 84.66% del total que hay en la superficie de la Tierra y producimos
49,9-50%, pues estamos produciendo a la mitad de la capacidad. Después la plata,
de la que tenemos el 42% de reservas comparado con el mundo y producimos el
32%. El cobre también es un mineral muy significativo e importante para la industria
eléctrica, que se utiliza en los motores eléctricos y cuyas reservas son del 26% y la
producción es del 43%.
Además hay otros minerales como el hierro, que llega al 8%, el zinc 12% y el molib-
deno, 15%, comparativamente con el mundo (gráfico 12). Hay otros minerales, como
la bauxita y el oro, cuya producción no es tan significativa. En lo que hace a la produc-
ción y a las reservas probadas los minerales son significativos en términos mundiales.
En relación con la infraestructura del sector minero no hay mucho por decir. Sabe-
mos que nuestras siderúrgicas son importantes en términos mundiales, pero en ma-
teria de los minerales más importantes, como el litio, nuestro procesamiento es casi
nulo (gráfico 13). Aquí hay un problema, porque el material es extremadamente im-
portante en términos de industria energética y hasta de componentes para toda la
industria electrónica y eléctrica y sin embargo lo exportamos porque carecemos de la

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 77


tecnología adecuada para mantener un recurso tan importante, en términos estraté-
gicos, en el mercado energético.
Hablemos del agua. Aquí también la madre naturaleza fue muy bondadosa con
nosotros en lo que se refiere a la distribución del que será posiblemente, en térmi-
nos energéticos y en términos de vida, un recurso importante en el planeta. En el
agua hay un punto extremadamente difícil de cara al futuro si no tomamos algunos
cuidados, porque 2.5% del agua es agua dulce y para transformar el agua que no es
dulce, o sea para sacar la sal del agua, el costo energético es muy alto. Y ese es un
problema, porque para limpiar el agua, para transformarla en agua potable, se re-
quiere de mucha energía.
Tenemos algunos de los acuíferos más importantes, principalmente el que ya se
mencionó hoy por la mañana, el Acuífero del Amazona, el del Marañón y el sistema
del Acuífero Guaraní, cerca del Paraguay (gráfico 14). Incluso hay una conexión en
la producción que tenemos hoy con el agua. Para producir un automóvil son nece-
sarios algunos miles de litros de agua. Incluso puede decirse que las llamadas fuen-
tes de energías renovables no son tan limpias, porque se gasta agua para producir.
Entonces el agua está en el centro de toda la discusión y es uno de los recursos con
el que hoy no tenemos problemas aún, y que puede ser un atractivo para quien
busca recursos.
Los yacimientos de hidrocarburos son recursos compartidos, que están entre un
país y otro, en la frontera, ya que cuando la naturaleza los puso donde se encuentran
la frontera no existía, y por lo tanto el recurso natural ubicado en la frontera debe ser
compartido entre los países. En los gráficos 15 y 16 vemos lo que tenemos de recur-
sos hidrocarburíferos no convencionales, hablamos ahí del shale gas y de todos los
derivados que hoy pueden explotarse con otra tecnología.
Nos referimos nuevamente al agua para hablar de un recurso que es renovable y
compartido. Tenemos ya algunos acuerdos bilaterales muy importantes y que son
ejemplos para otros tipos de energéticos o incluso minerales dentro de la UNASUR.
Es el caso del Acuerdo de Itaipú, que tiene 40 años y es un ejemplo en términos de
integración bilateral, porque sobrevivió a muchos gobiernos, tanto del lado de Para-
guay como del de Brasil y porque fue establecido en una situación totalmente dife-
rente en términos políticos e incluso porque se mantiene como un acuerdo general
sin demasiados problemas. Otra importante cuenca es la del río Paraná, donde se
encuentra Yaciretá.
Hablamos de estas dos centrales porque, en nuestra opinión, la integración co-
mienza como negociación bilateral y luego se agregan otros Estados y entonces pasa

78 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Reservas probadas (kT)
Gráfico 10 - Recursos minerales en América del Sur Recursos minerales
41
Nb Niobio
3
Venezuela Guyana Brasil Li Litio
41 73
320.000 850.000 2.900 Ta Tantalio
Nb 75
Colombia Re Renio
28 3
490 Surinam 910 47
Ni 28 Li Ag Plata
1.600
26 Ni 73 29
4.000.000 580.000 65 Cu Cobre
Fe Ta
34
Ecuador 29 Se Selenio
14.300
29 Cu 50
2.000 Sn Estaño
Cu 50
Perú 590 Bauxita
Sn
75 5
45 3.400.000 B Boro
Re 25
Mn Manganeso
47 25
120 Bolivia 110.000 51
Ag Mn Sb Antimonio
29 3 79 42
76.000 5.400 2.400 (t) Mo Molibdeno
Cu Li Au
79
34 47 30 Au Oro (t)
9 22 2.600
Se Ag Zn 30
Zn Zinc
50 50 28 28
710 400 Chile Paraguay 8.700 Níquel
Sn Sn Ni Ni
5 51 3 82 82
4.000 310 3.000 86 Pb Plomo
B Sb Li Pb 48
Cd Cadmio
42 79 75
450 28 (t) 1.300 300.000 83
Mo Au Re Bi Bismuto
79 30 47 22
2.000 (t) 6.000 70 Uruguay 44.200 Potasa K2O
Au Zn Ag Ti
22
30 82 29 Ti Titanio
23.000 1.600 150.000 36
Zn Pb Cu Tierra rara
82 83 34 26 26
6.000 10 20 Argentina 29.000.000 Mineral de hierro
Pb Bi Se Fe Fe
48 74 5 29 74
45 53 35.000 2.000 360 W Tungteno
Cd W B Cu 49
In Indio
83 42 5
11 1.100 2.000 340.000
Bi Mo B Grafito
26 79 27
12.482 3.400 (t) 89 Fosfato de roca
Fe Au Co
27
49 40 Co Cobalto
350 70.000 2.200
In Zr 40
Zr Circonio
820 1.000 Fluorita

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 79


Fuente: U.S. Geological Survey Minerals, 2011
Gráfico 11 - Recursos minerales en América del Sur y el mundo

Reservas probadas Producción

Litio - Mil toneladas métricas (kT) Litio - Toneladas métricas (t)


Brasil 3
Brasil
Chile Li Litio Argentina
Bolivia Chile
0 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 6.000 0 2.000 4.000 6.000 8.000 10.000 12.000 14.000

Plata - Mil toneladas métricas (kT) Plata - Toneladas métricas (t)


Bolivia Brasil
Chile 47
Plata Argentina
Ag Ecuador
Perú
Bolivia
0 50 100 150 Chile
Perú
0 1.000 2.000 3.000 4.000

Cobre - Mil toneladas métricas (kT) Cobre - Toneladas métricas (t)


Argentina Colombia
Ecuador Bolivia
29
Brasil Cu Cobre Argentina
Perú Brasil
Chile Perú
Chile
0 50.000 100.000 150.000 200.000
0 1.000.000 2.000.000 3.000.0004.000.000 5.000.0006.000.000

Bauxita - Mil toneladas métricas (kT) Bauxita - Toneladas métricas (t)


Venezuela Guyana
Surinam Venezuela
Guyana Bauxita Surinam
Brasil Brasil
0 1.000.000 2.000.000 3.000.000 4.000.000 0 5.000.000 10.000.000 15.000.000 20.000.000 25.000.000 30.000.000

Oro - Toneladas métricas (t) Oro - kilogramos (kg)


Uruguay
Bolivia
Ecuador
Perú Bolivia
Brasil Guyana
Chile Venezuela
0 1.000 2.000 3.000 4.000 79 Surinam
Au Oro Chile
Colombia
Brasil
Argentina
Perú
0 20.000 40.000 60.000 80.000 100.000 120.000 140.000 160.000 180.000

Fuente: U.S. Geological Survey Minerals, 2011

80 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Reservas UNASUR vs. Mundo Producción UNASUR vs. Mundo

11.000 (kt) 25.300 (kt)


Total mundial Total mundial

9.310 (kt) 11.880 (t)


84,63% Total AS 49,96% Total AS

Litio Litio

510 (kt) 23.100 (t)


Total mundial Total mundial

212 (kt) 7.430 (t)


41,57% Total AS 32,16% Total AS

Plata Plata

680.000 (kt) (redondeado) 16.000.000 (t)


Total mundial Total mundial

244.300 (kt) 6.870.642 (t)


35,93% Total AS 42,94% Total AS
Cobre Cobre

28.000.000 (kt) 209.000.000 (t)


Total mundial Total mundial

5.150.000 (kt) 36.360.000 (t)


18,39% Total AS 17,40% Total AS
Bauxita Bauxita

51.000 (t) 2.560.000 (kg)


Total mundial Total mundial

7.828 (t) 421.495 (kg)


15,35% Total AS 16,46% Total AS
Oro Oro

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 81


Gráfico 12 - Recursos minerales en América del Sur y el mundo

Reservas probadas Producción

Mineral de hierro - Mil toneladas métricas (kT) Mineral de hierro - Toneladas métricas (t)
Colombia
Perú
Chile
Venezuela
Mineral Perú
Brasil 26
Fe Venezuela
0 5.00.000 10.000.000 15.000.000 20.000.000 25.000.000 30.000.000
de hierro Brasil
0 100.000.000 200.000.000 300.000.000 400.000.000

Zinc - Mil toneladas métricas (kT) Zinc - Toneladas métricas (t)


Chile
Brasil Argentina
Bolivia 30
Zinc Brasil
Perú Zn Bolivia
Perú
0 2.000 4.000 6.000 8.000 10.000
0 500.000 1.000.000 1.500.000 2.000.000

Plomo - Mil toneladas métricas (kT) Plomo - Toneladas métricas (t)


Chile
Brasil
Argentina
Bolivia 82
Plomo Brasil
Perú Pb Bolivia
0 2.000 4.000 6.000 8.000 Perú
0 50.000 100.000 150.000 200.000 250.000 350.000

Molibdeno - Mil toneladas métricas (kT) Molibdeno - Toneladas métricas (t)


Perú Argentina
Chile 42
Mo
Molibdeno Perú
Chile
0 200 400 600 800 1.000 1.200
0 5.000 10.000 15.000 20.000 25.000 30.000 35.000 40.000

Fuente: U.S. Geological Survey Minerals, 2011

82 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Reservas UNASUR vs. Mundo Producción UNASUR vs. Mundo

180.000.000 (kt) 2.590.000.000 (t)


Total mundial Total mundial

33.012.482 (kt) 402.367.000 (t)


18,34% Total AS 15,53% Total AS
Mineral Mineral
de hierro de hierro

252.600 (kt) 12.000.000 (t)


Total mundial Total mundial

31.600 (kt) 2.114.521 (t)


12,50% Total AS 17,62% Total AS

Zinc Zinc

80.000 (kt) 4.140.000 (t)


Total mundial Total mundial

7.686 (kt) 383.159 (t)


9,60% Total AS 9,26% Total AS
Plomo Plomo

9.8.000 (kt) 242.000 (t)


Total mundial Total mundial

1.550 (kt) 54.349 (t)


15,82% Total AS 22,46% Total AS
Molibdeno Molibdeno

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 83


Gráfico 13 - Infraestructura del sector minero
Parque industrial mineral
Colombia Surinam Venezuela

16 16 13 13 Guyana
S S Al Al
29 79 13
Cu Au Al
26 13 13 26
Fe Al Al Fe
79 16 28
Au S Ni
7
Ecuador 79
N Au

79
Au

84 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Brasil
Perú 26
Fe
79 13 13
Au Al Al
51 Bolivia Chile 13
Sb Al
29 29
Cu Cu
83 50 50 51 51 51 29 29 Paraguay 40
Bi Sn Sn Sb Sb Sb Cu Cu Zr
26 83 83 50 26 29
Fe Bi Bi Sn Fe Cu
29 47 79 50 79 42 40 50
Cu Ag Au Sn Au Mo Zr Sn
42 82 47 50 47 47 29 79 29
Mo Pb Ag Sn Ag Ag Cu Au Cu
47 82 79 82 82 26 47 Argentina Uruguay 50
Ag Pb Au Pb Pb Fe Ag Sn
82 74 47 74 3 30
Pb W Ag W Li Zn
52 30 82 30 25 13 5 79 26 26
Te Zn Pb Zn Mn Al B Au Fe Fe
74 42 5 29 25 25
W Mo B Cu Mn Mn
30 3 28 28
Zn Li Ni Ni
79 26 79 22 79
Au Fe Au Ti Au
47 47 47 30
Ag Ag Ag Zn
82 82 22
Pb Pb Ti
30 30 30 30
Zn Zn Zn Zn

Fuente: U.S. Geological Survey Minerals, 2011


Gráfico 14 - Acuíferos en América del Sur

Brasil Argentina
Colombia Brasil
Ecuador Paraguay
Perú Brasil Uruguay
3.950.000 1.200.000 460.000 5.610.000 km2 Mundo - Total de agua
Superficie

0% 25% 50% 75% 100%


2,5
Agua dulce

70,41% 21,39% 8,20%


97,5
Agua sal

Volumen de reservas Agua dulce


30%
Subterránea
86
3
miles de km
0,3
Acuífero del Amazonas Lagos y ríos

45 70%
3
Hielo y nieve
miles de km
de zonas
Acuífero del Marañón montañosas

30
miles de km3
Acuíferos: Un acuífero es aquel estrato o formación geológica subterránea
Sistema Acuífero Guaraní permeable que permite la circulación y el almacenamiento del agua subterránea
por sus poros o grietas, que se ha formado a lo largo de varios años como resultado
de la infiltración del agua de lluvia, del agua de los ríos, los lagos o deshielos. A la
infiltración que ocurre en los acuíferos se le conoce como recarga.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 85


Fuente: United Nations Environment Programme (UNEP).
Gráfico 15 - Recursos compartidos: principales yacimientos de hidrocarburos no convencionales

86 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Referencias
Cuencas con recursos estimados
Cuencas sin recursos estimados 0 1,000 2,000 4,000 6,000 8,000
Kilómetros
Países considerados en el reporte
0 1,000 2,000 4,000 6,000 8,000
Países no considerados en el reporte Millas

Fuente: U.S. Energy Information Administration (EIA), 2011.


Gráfico 16 - Recursos compartidos: cuencas compartidas
de hidrocarburos no convencionales

Cuenca Chaco-Paraná: 10 mil millones de barriles de crudo


no convencional y 10 Tpc de gas natural

La Paz Brasilia

Chaco
Basin
Asunción

Paraná
Basin

Santiago

Fuente: U.S. Energy Information Administration (EIA), 2011.

a llamarse integración a secas, pero siempre comienza con una situación bilateral. En
relación con esto vemos que tenemos 73 acuíferos transfronterizos (gráfico 19), y
para transformar eso en energía es necesaria la cooperación, es necesaria la integra-
ción regional.
En términos de propiedad de los recursos, en nuestra región por lo general son
propiedad de los Estados, pues todos los países mantienen su propiedad sobre los
recursos (gráfico 20). Cuando el Estado concede las actividades de explotación de
algunos recursos naturales suele elaborar una estructura regulatoria y esta práctica
no es homogénea en términos de la UNASUR. Los países tienen diferentes formas de
tratar el asunto de la propiedad y de las actividades en los servicios que utilizan re-
cursos naturales.
En el sector de la energía eléctrica, la explotación, en algunos países como es el
caso de Venezuela, está bajo responsabilidad del Estado; en otros, como en Brasil,
hay una situación intermedia. En el gráfico 21 los recursos que están más concentra-
dos en el Estado están pintados de color más intenso, como es el caso de Ecuador,

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 87


Gráfico 17 - Recursos compartidos: recursos hídricos compartidos para generación eléctrica

Cuenca del Río Uruguay


Cuenca compartida entre Argentina, Brasil y Uruguay

Central Hidroeléctrica Salto Grande

88 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Potencia instalada: 1.890 MW

n tina
Arge Embalse
Lago

ay
rugu
Río U
uay
Ur u g
Venezuela, Bolivia y Paraguay. Allí es el Estado el que tiene el control sobre los recur-
sos naturales y su explotación.
En lo que respecta al sector de hidrocarburos, también son Ecuador, Venezuela y
Bolivia los países en que el Estado concentra el control. En cuanto a Brasil y Argentina
el control de las fuentes de hidrocarburos no está totalmente en el Estado y algo bas-
tante parecido ocurre en minería. Los países con mayor control son Venezuela, Ecua-
dor y Brasil. Esto nos lleva a la conclusión de que los países utilizan sus recursos natu-
rales de manera distinta, ya que cuando hablamos de la defensa de los recursos
naturales lo consideramos globalmente.
Cuando consideramos a cada uno de los países vemos una estructura regulatoria,
legal, diferente. Algunos tienen un control más estricto, otros dependen más del go-
bierno pero conceden facilidades para que la iniciativa privada explote las fuentes. En
este sentido, hay una dificultad en términos principalmente legales. Cuando habla-
mos de Brasil, Argentina, Ecuador, las situaciones legales, de regulación y control de
los recursos naturales son diversas. Y si observamos el asunto en términos de integra-
ción, una de las primeras cosas que percibimos es que hay que trabajar en una armo-
nización de la estructura legal para que se pueda hablar un mismo lenguaje.
Para concluir, señalamos que Suramérica posee recursos naturales abundantes. Es
una región superavitaria en términos de producción de la energía necesaria. Es por
ello que nuestra industria puede crecer a un ritmo más acelerado sin problemas ener-
géticos. Me dirán, «bueno, Brasil pasa por una crisis energética». Pero cuando habla-
mos de la UNASUR, eso no es así. En términos de energía, lo que vale para Brasil no
vale para otros países porque en dos años Ecuador puede exportar energía y mucha.
Surinam y Guyana tienen un potencial hidroeléctrico fantástico. Pueden llevar ener-
gía a través de Venezuela y por Trinidad y Tobago, e incluso llevarla por cable subma-
rino a todo el Caribe. Hoy pueden esblecerse conexiones con América Central y con
México. Colombia puede mandar energía a otras partes.
Entonces, si hablamos en términos de la UNASUR, vemos que la integración energé-
tica puede suplir los puntos difíciles de algunos países y que la energía sobra, tal como
los estudios muestran. No hay ninguna dificultad. Tenemos energía suficiente para
nuestros países. Una característica es que el Estado es el propietario de los recursos, lo
que es bueno porque se evita que los recursos sean fácilmente exportados. Lo mismo
vale para todas las protecciones y los cuidados que toman los Estados, como fue el
caso de la creación hace 40 años de una organización para cuidar y apoyar los estu-
dios con el fin de mantener los recursos. No obstante, hay recursos que se van como si
fueran arena, recursos que son, como el propio litio, recursos minerales importantes.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 89


Gráfico 18 - Recursos hídricos compartidos para generación eléctrica

Cuenca del Río Paraná


Cuenca compartida entre Argentina,
Brasil y Paraguay

Brasil
Central Hidroeléctrica Yacyretá
Bolivia Paranaíba
Potencia instalada: 3.200 MW
Grand
Paraguay

Tiete
Paraguay
Paranapanema
Pilcomayo
Iguazú

Bermejo Paraná

Salado Corrientes Pelotas


Uruguay

Negro Océano
Atlantico
Uruguay

Argentina Río de la Plata Central Hidroeléctrica Itaipú


Potencia instalada: 14.000 MW

Hemos visto también que en la región los recursos presentan una distribución asimé-
trica pero complementaria. La integración es un punto a partir del cual es posible
ayudar a que la distribución asimétrica hecha por la naturaleza sea compensada por
la interconexión, como ocurre en el caso de la electricidad. Hoy tenemos estructuras
y organizaciones importantes para facilitar la integración. Hablo de integración por-
que es otro factor que nos ayuda a cuidar la seguridad de los recursos naturales. Una
vez que nuestros mercados energéticos participan del proceso de integración la res-
ponsabilidad también es compartida y esto ayuda a que lo que llamamos seguridad
energética o seguridad de nuestros recursos sea compartida, lo que mejora la posibi-
lidad de mantener nuestros recursos.
En este marco, quiero hacer una aclaración para señalar cómo los puntos que abor-
damos en torno a la energía se tocan con los objetivos de este encuentro acerca de
cómo se puede mejorar nuestro conocimiento. Necesitamos conocer nuestros re-
cursos naturales a partir de fuentes propias de información. No es posible llevar a

90 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 19 - Recursos compartidos: sistemas acuíferos transfronterizos
de Suramérica

Sistema acuífero transfronterizo

Sistema acuífero
transfronterizo en superposición
con otro más grande

1S El Choco-Darién Frontera internacional


2S Táchira Pamplonita MX Código ISO del país
3S La Guajira
4S Grupo Roraima
5S Boa Vista-Serra do
Tucano-North Savana 2S 3S
4S
6S Zanderij 5S
6S 7S 8S 9S
7S Coesewijne VE
8S A-Sand/B-Sand CO
1S SR GF
9S Costeiro GY
10S
10S Tulcán-Ipiales EC
11S Zarumilla 11S
12S Puyango-Tumbes-Catamayo-Chira 12S 13S
13S Amazonas
BR
14S Titicaca
PE
15S Pantanal
16S Agua Dulce 14S
18S BO 15S
17S Ollagüe-Pastos grandes 16S 21S
18S Concordia/Escritos-Caplina 17S PY
19S Aquidauana-Aquidabán 27S CL 19S
20S Caiuá/Bauru-Acaray 28S 20S
22S
21S Guaraní 24S
22S Serra Geral AR UY 26S
23S Litoráneo-Chuy CL 23S
25S
24S Permo-Carbonífero
25S Litoral-Cretácico
26S Salto-Salto chico
27S Puneños
28S Yrenda-Toba-Tarijeno 29S
29S El Cóndor-Cañadon del Cóndor

Fuente: Programa UNESCO/OEA ISARM Américas.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 91


Gráfico 20 - Propiedad de los recursos naturales

Colombia Venezuela Guyana


La propiedad corresponde La propiedad La propiedad
al Estado, art. 332, corresponde a la corresponde al Estado,
Constitución Política República, art. 12, art. 7, The Mining Act.
de la República de Constitución de la
Colombia. República Bolivariana
de Venezuela.
Surinam
La propiedad
corresponde a la Nación,
art. 41, Constitución de la
Ecuador
República de Surinam.
La propiedad corresponde
al Estado, art. 408,
Constitución Política de la
Republica del Ecuador.
Brasil
La propiedad
corresponde a la Unión,
art. 20, Constitución de
Perú la República Federativa
La propiedad corresponde de Brasil.
a la Nación, art. 66,
Constitución política
de la República del Perú.
Paraguay
La propiedad
corresponde al Estado,
art. 112, Constitución
Bolivia de la República del
La propiedad corresponde Paraguay.
al Pueblo Boliviano, art.
349, Constitución Política
del Estado Plurinacional de
Uruguay
Bolivia.
La propiedad de los
yacimientos es dominio
del Estado, art. 4, Código
de Minería.

Chile
La propiedad corresponde
al Estado, art. 19 núm. 24, Argentina
Constitución Política de la La propiedad
República de Chile. corresponde a las
provincias, art. 124,
Constitución de la
Nación Argentina.

Fuente: OLADE-UNASUR: «Potencial de Recursos Energéticos y Minerales de América del Sur: Coincidencias Jurídicas
hacia una Estrategia Regional».

92 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 21 - Propiedad e institucionalidad de los recursos
Dominio y participación del Estado en las actividades de la cadena de valor de los recursos naturales

Sector Energía eléctrica Sector Hidrocarburos Sector Minería

Dominio alto Dominio medio Dominio bajo


Reserva legal total Reserva legal de la Mínima reserva legal de la
de la actividad a favor actividad a favor del actividad al Estado, mayor
del Estado. Estado, pero permitiendo participación del sector
participación del sector privado.
privado.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 93


Fuente: OLADE-UNASUR: «Potencial de Recursos Energéticos y Minerales de América del Sur: Coincidencias Jurídicas hacia una Estrategia Regional».
Gráfico 22 - Propiedad e institucionalidad de los recursos naturales

Dominio/ Participación Dominio/ Participación


País Sector País Sector
del Estado en la actividad del Estado en la actividad

Argentina Energía eléctrica Medio Guyana Energía eléctrica Medio

Hidrocarburos Medio Hidrocarburos Medio

Minería Bajo Minería Medio

Bolivia Energía eléctrica Alto Paraguay Energía eléctrica Alto

Hidrocarburos Alto Hidrocarburos Medio

Minería Alto Minería Medio

Brasil Energía eléctrica Medio Perú Energía eléctrica Bajo

Hidrocarburos Medio Hidrocarburos Bajo

Minería Medio Minería Medio

Chile Energía eléctrica Bajo Siriname Energía eléctrica –

Hidrocarburos Medio Hidrocarburos Alto

Minería Medio Minería Medio

Colombia Energía eléctrica Bajo Uruguay Energía eléctrica Medio

Hidrocarburos Bajo Hidrocarburos Medio

Minería Bajo Minería Medio

Ecuador Energía eléctrica Alto Venezuela Energía eléctrica Alto

Hidrocarburos Alto Hidrocarburos Alto

Minería Alto Minería Alto

cabo iniciativas y brindar incentivos sin conocer qué somos y qué tenemos. Y de esto
hemos conversado aquí. Presentamos nuestros minerales a partir de una fuente aje-
na, una fuente de afuera, una fuente que no es nuestra sino de los Estados Unidos y
por lo tanto que no conocemos, y por eso es que no podemos afirmar de qué se tra-
ta eso que está ahí. Es alguien de afuera el que mide nuestra propiedad, como si tu
vecino entrara a tu casa, midiera tus cosas y te informara: «bueno lo que tienes aquí
es tanto y tanto, tus activos son estos».
Por ello nosotros en OLADE apoyamos todas las iniciativas que se propongan forta-
lecer la capacidad y la independencia de la región. Nos parece muy importante que
marchemos en el sentido de ver de qué manera medimos nuestros recursos natura-
les, principalmente en términos de servicios geológicos, y por lo tanto que ya es
tiempo de tener algún servicio propio para generar nuestro propio conocimiento.

94 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 23 - Propiedad e institucionalidad de los recursos naturales -
Constituciones políticas de los países de América del Sur

Corresponde al Estado Nacional, Corresponde


País
en sus distintas manifestaciones a las provincias

Argentina Provincias, art. 124, Constitución

de la Nación Argentina

Bolivia Pueblo boliviano, art. 349, Constitución Política del Estado

Plurinacional de Bolivia

Brasil Unión, art. 20, Constitución de Republica Federativa

de Brasil

Chile Estado, art. 19, núm. 24, Constitución Política de la República

de Chile

Colombia Estado, art. 332, Constitución Política de la República

de Colombia

Ecuador Estado, art. 408, Constitución Política de la República

de Ecuador

Guyana Estado, art. 7, The Mining Act

Paraguay Estado, art. 112, Constitución de la República del Paraguay

Perú Nación, art. 66, Constitución Política de la República de Perú

Surinam Nación, art. 41, Constitución de la República de Surinam

Uruguay Estado, art. 4, Código de Minería

Venezuela República, art. 12, Constitución de la República Bolivariana

de Venezuela

Fuente: Elaboración con base en las Constituciones Políticas de los países de América del Sur, con excepción de Guyana y
Uruguay donde se hace remisión al rango legal en materia minera.

Para ello son necesarias tecnologías sobre las cuales los países de la UNASUR tienen
conocimiento y dominio. Lo principal es ver cómo es posible no depender de infor-
maciones ajenas que no tenemos manera de validar o confirmar, por lo menos noso-
tros en OLADE, que estamos abocados al área de la energía. Por ello reafirmamos la
importancia de contar con un servicio geológico suramericano.

Muchas gracias.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 95


Los recursos naturales en la agenda
de desarrollo regional de UNASUR

Hugo Altomonte1

E n primer lugar quiero agradecer en nombre de Alicia Bárcena, secretaria general


de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), al Ministerio de Defensa
de la Argentina y a la Secretaría General de la UNASUR.
La presente exposición, que se desprende de la tarea de apoyo permanente que
CEPAL está brindando a la Secretaría General de la UNASUR, la he dividido en tres
partes. La primera parte, introductoria, intenta dar a conocer dónde estamos hoy
en América Latina, señalar las tendencias y las perspectivas del panorama de la in-
versión extranjera directa (IED) que presentó CEPAL hace 15 días,2 y delimitar la
particularidad que presentan los recursos naturales. Luego nos ocuparemos del
tema de la gobernanza de los recursos naturales. No voy a referirme a todos los
recursos naturales, sino a tres: la minería, los hidrocarburos y luego, someramente,
a los recursos hídricos, y en particular al agua potable y su saneamiento, relacio-
nándolo con los objetivos de desarrollo del milenio. Finalmente, como tercer pun-
to, expondré algunas conclusiones sobre las tendencias que se plantean en los ejes
del desarrollo sostenible, particularmente en lo que hace a los ejes económico, so-
cial y ambiental, pero también a la institucionalidad de la explotación de los recur-
sos naturales en la región.

1 Ex director de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la Comisión Económi-


ca para América Latina (CEPAL).

2 Comisión Económica para América Latina (CEPAL), La inversión extranjera directa en Amé-
rica Latina y el Caribe, Santiago, 2013, C/G.2613-P.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 97


I- Introducción. ¿Dónde estamos hoy en América Latina
y el Caribe?

A partir de la crisis de 2008 la región registró un crecimiento superior al promedio


mundial —si bien tuvo un crecimiento moderado y en los últimos años menor a la tasa
de crecimiento de los dos años anteriores­—. CEPAL plantea que la región necesita un
cambio estructural para, dentro de las condiciones que impone el contexto internacio-
nal, cerrar tres brechas: la productiva, la social y la ambiental. Fundamentalmente, hay
que tener en cuenta tres ejes muy importantes del contexto global: la crisis del mundo
desarrollado y la creciente importancia que está logrando el mundo en desarrollo en
las economías internacionales, la revolución tecnológica y el desafío ambiental.
No cabe duda de que la nueva agenda para el desarrollo tiene a la igualdad como su
eje central, para lo cual es necesario levantar algunas barreras y algunos pasivos. Mu-
chos de esos pasivos son históricos, de larga data, y otros son más recientes. América
Latina tiene la peor distribución del ingreso en el mundo, pero más allá de este pasi-
vo, se registran bajos niveles de inversión y ahorro. La CEPAL recalca qué ocurre a
nivel de inversión en general y en particular en un tema que nos preocupa, que es la
inversión en el upstream petrolero de la región. Hay que hacer frente a una creciente
heterogeneidad estructural, y si bien tenemos una favorable dotación de recursos
naturales debemos interrogarnos acerca de si su explotación es o no sostenible.
Lo que también se observa hoy en día en la región como una barrera importante es
la asimétrica vulnerabilidad que existe frente al cambio climático. En cuanto a los re-
cursos hídricos, algunos modelos que, de alguna manera, anuncian los impactos que
pueda tener el cambio climático ya anticipan zonas de stress hídricos donde antes no
las había, y ello impactará tanto sobre sectores productivos, particularmente la agri-
cultura, como en otros que hacen uso intensivo del agua, que es el caso de la mine-
ría. Y lo más dramático es que pueda afectar no solo al sector productivo, sino el uso
suntuario que se hace del agua. Como consecuencia, las poblaciones de menores
ingresos serán probablemente las más vulnerables ante este fenómeno del cambio
climático. Finalmente, queda la heterogeneidad productiva creciente que se observa
en América Latina.
En cuanto al panorama de la IED, se observa que luego de la crisis de 2008-2009 el
volumen de flujos de inversión en la región creció significativamente hasta 2012. Con
posterioridad a este año creció solo un 5%, y alcanzó aproximadamente los 185 mil
millones de dólares en 2013, lo cual se explica por la compra de la cervecería Modelo
de México por una empresa europea. El monto de la operación fue de 14 mil millones

98 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


de dólares y si no se hubiera registrado esta transacción en 2013 habríamos estado
exactamente en el mismo nivel de inversión que en 2012. A su vez, esta operación
hizo que México pasase a ser el segundo receptor de IED en la región.
En el gráfico 1 observamos que la relación de la IED con el PIB muestra cierto estan-
camiento entre 2011, 2012 y 2013, producto de que el crecimiento de la región se fue
desacelerando –en 2013 el crecimiento fue de 2,5%–. También suele agregarse como
argumento que la política monetaria de los Estados Unidos genera algún tipo de in-
certidumbre en los mercados y por ello se registraron fenómenos de apreciación
cambiaria en las principales economías de la región. Pero quizás el factor fundamen-
tal de la caída sea el estancamiento de los precios de los recursos naturales (si bien
están en un nivel históricamente alto respecto a décadas pasadas), que obedece a su

Gráfico 1 - América Latina y el Caribe: Flujos de inversión extranjera


directa, 1990-2013 (en millones de dólares y porcentajes del PIB)

200.000 5,0

180.000 4,5

160.000 4,0

Flujos de IED sobre PIB


140.000 3,5
Flujos de IED

120.000 3,0

100.000 2,5

80.000 2,0

60.000 1,5

40.000 1,0

20.000 0,5

0 0
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013

 Flujos de IED  Flujos de IED sobre el PIB

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras preliminares y estimaciones
oficiales al 23 de mayo de 2014.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 99


vez al estancamiento en el crecimiento de las economías de China y del mundo de-
sarrollado. Aunque el flujo de inversiones creció en los términos expuestos y alcanzó
cerca de los 115 mil millones de dólares, no está diversificado a lo largo y a lo ancho
de la región, ya que un 85% está concentrado solo en cinco países.
Brasil es por lejos el país que recibe los mayores flujos de IED, del orden de los 65
mil millones de dólares. Por lo señalado previamente, en México se observa un creci-
miento de prácticamente el doble en términos absolutos entre 2012 y 2013. El tercer
país que figura en la gráfica es Chile. Chile redujo sustantivamente el flujo de IED,, en
un 29%, entre 2012 y 2013. El resto de los países conservan, más o menos, la misma
tendencia entre 2012 y 2013 (véase gráfico 2).

Gráfico 2 - América Latina (países seleccionados): Flujos de IED,


2012-2013 (en millones de dólares)

70.000

60.000

50.000

40.000

30.000

20.000

10.000

0
Brasil

México

Chile

Colombia

Perú

Argentina

Centro-
Centroamérica
américa

El Caribe

 2012  2013

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras preliminares y estimaciones
oficiales al 23 de mayo de 2014.

100 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Pero más importante que la tendencia de estos flujos es observar el comportamien-
to de la rentabilidad de la IED en la región. En el gráfico 3 se observa que la rentabili-
dad, y en particular las utilidades de las empresas transnacionales, creció fuertemente
hasta 2008-2009, y si bien decrece o se estanca, los niveles permanecen elevados en
el orden de los 110 mil millones de dólares. En la parte derecha de ese gráfico, se ob-
serva que la relación entre esa rentabilidad y el stock de IED desciende fuertemente
en 2008-2009 y sigue decreciendo hasta 2013, producto del aumento registrado en
el acervo o el stock de IED. En la parte izquierda del gráfico se puede observar que
dicho acervo crece fuertemente y esto hace que la relación entre la rentabilidad y el
stock de IED descienda de 7% a 6,5% en 2013.
Prácticamente en todos los países se observa que el flujo de IED se concentra fun-
damentalmente en aquellos países especializados en recursos naturales, lo que hace
que la rentabilidad sea atractiva para esos capitales.
En el gráfico 4 presentamos las rentabilidades medias de la IED, con Bolivia con un
crecimiento pronunciado y una baja también pronunciada en Perú y Chile, funda-
mentalmente a causa del comportamiento de los precios de los productos mineros.
No ocurre lo mismo en los países netamente petroleros, y esto me lleva a adelantar
una conclusión que vamos a ver enseguida: no se puede hablar de que los precios de
los transables hayan presentado un comportamiento homogéneo de esos productos
y que decrecen en el mercado internacional. Es necesario precisar la tendencia de los
commodities relacionados con la energía, en particular el petróleo.
Sectorialmente, en promedio para América Latina, los flujos de IED se dirigen en un
38% al sector servicios, un 36% al sector de las manufacturas y un 26% a los recursos
naturales (gráfico 5), lo cual es explicado por la heterogeneidad productiva de la región.
Brasil prácticamente responde en su totalidad a este patrón de distribución sectorial. En
México fundamentalmente se dirigen a manufacturas, poco a servicios y muy margi-
nalmente a los recursos naturales. Estos comportamientos contrastan totalmente con
lo que ocurre en países netamente mineros o petroleros o especializados en recursos
naturales, como los casos de Bolivia, Colombia y Ecuador, donde la parte de los recur-
sos naturales ocupa más del 52% del flujo de inversión. Lo que vale la pena aclarar es
que esta inversión en recursos naturales fundamentalmente se da en hidrocarburos y
minería y acá hay una pequeña diferencia entre los dos sectores. Sin embargo, es nota-
ble, y esto lo destaca el informe de la CEPAL de hace unas semanas, que haya habido
un fuerte flujo de inversión en el sector agropecuario y de silvicultura, pero que resulta
marginal frente a la magnitud del flujo de inversión en la minería y el petróleo. No obs-
tante, es de destacar la corriente de inversión que está dirigiéndose a esos sectores.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 101


Gráfico 3 - América Latina stock y renta de IED, 2013-2013

América Latina y el Caribe: Stock de IED, 2000-2013 (en miles de millones)

2.000

1.800

1.600

1.400

1.200

1.000

800

600

400

200

0
2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013
América Latina y el Caribe: Renta de la inversión extranjera directa, 2000-2013
(en miles de millones de dólares y porcentajes)

140 12%

120
10%

100
8%

80
6%
60

4%
40

2%
20

0 0%
2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

 Renta de IED (eje izquierdo)  Rentabilidad media (eje derecho)

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras preliminares y estimaciones
oficiales al 23 de mayo de 2014.

102 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 4 - América Latina y el Caribe (países seleccionados):
rentabilidad de la IED como porcentaje del stock de IED, medias anuales,
2006-2011 y 2012-2013

30%

25%

20%

15%

10%

5%

0%
Bolivia

Perú

Colombia

Panamá

República
Dominicana

Venezuela

Argentina

Chile

Uruguay

Mexico

Costa Rica

Brasil

Jamaica
 2006-2011  2012-2013

Uno de los acápites del informe de la CEPAL sobre la IED se refiere a los impactos
de este flujo de inversión sobre el empleo (gráfico 6). En los países andinos, más Gu-
yana y Surinam, se observan flujos con destino a la industria extractiva con bajo im-
pacto en la creación de empleo, en el orden de 2 empleados por millón de dólares de
inversión. En el caso de Brasil y Argentina se trata de manufacturas más complejas y
están en el orden de 3 personas por millón de dólares invertido. Luego están Para-
guay y Uruguay, cuyas manufacturas son intensivas en recursos naturales y tienen de
2 a 3 personas empleadas. Y en Centroamérica, si bien no entra en la UNASUR, pero
es digno de comparar, tenemos manufacturas intensivas en mano de obra en países
como Honduras, Nicaragua y El Salvador, y Panamá en servicios, al igual que en el
Caribe.
Si bien entre 2003 y 2013 la IED en la región se multiplicó por cuatro, debemos ana-
lizar sus efectos. En primer lugar, existe un peligro de vulnerabilidad externa: mientras
las utilidades de las transnacionales crecen, en particular de la IED –que es el princi-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 103


Gráfico 5 - América Latina y el Caribe (países seleccionados):
distribución sectorial de la IED, 2013

100%

90%

80%

70%

60%

50%

40%

30%

20%

10%

0%
Brasil México Bolivia (Estado plur. de) Centroamérica
Colombia y Ecuador y Rep. Dominicana

 Recursos naturales  Manufacturas  Servicios

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras preliminares y estimaciones
oficiales al 23 de mayo de 2014.

pal rubro negativo del balance de cuenta corriente–, el superávit del balance de bie-
nes es cada vez menor, lo cual está asociado evidentemente a la incapacidad de la
estructura productiva de responder al incremento de consumo que genera el flujo
creciente de importaciones. Me parece bastante claro el gráfico 7: el balance de bie-
nes presenta una tendencia decreciente, mientras que la tendencia de la renta de la
IED crece de manera pronunciada. Vimos recién que la creación de empleo por dólar
invertido es modesta y evidentemente depende de la especialización: cuanto mayor
es la especialización en recursos naturales sin ningún tipo de manufactura por detrás,
menor es la cantidad de empleo que produce. Entonces, evidentemente, frente a es-
tos indicadores la región necesita revisar el papel de la IED y este debería ser un ele-
mento a tener en cuenta en las políticas públicas de la región.
A modo de síntesis, el shock positivo que tuvo la región en términos de intercambio
entre 2003 y 2012 se tradujo en un mayor crecimiento económico y una mayor dis-
ponibilidad de recursos financieros, pero su potencial para el cambio estructural no

104 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 6 - Perfil de especialización sectorial de los países orienta
los proyectos de IED y junto con ello la intensidad de la creación
de empleos directos (2003-2013) (puestos por cada millón
de dólares de inversión)

México 4,4

Bahamas 4,2

República
Dominicana 2,5
Jamaica 6,0
Honduras 4,3 Haití 4,7
Nicaragua 8,9 Aruba 1,5
Guatemala 3,6
Panamá 3,3 Venezuela 1,4
El Salvador 6,3
Trinidad y Tobago 1,5
Guyana 2,6
Costa Rica 5,2
Surinam 1,8
Colombia 2,8

Ecuador 2,3

Perú 2,1

Brasil 2,6

Bolivia 1,1

Servicios Paraguay 1,8

Extractivas
Chile 1,7
Manufacturas
intensivas en empleo Uruguay 2,1
Manufacturas
más complejas
Manufacturas intensivas
Argentina 3,3
en recursos naturales

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de FDI Financial Markets.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 105


Gráfico 7 - América Latina y el Caribe: Balance de bienes y balance
de renta de IED 2002-2013 (millones de dólares)

120.000

100.000

80.000

60.000

40.000

20.000

0
2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013
 Balance de bienes  Balance de renta de IED

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de cifras preliminares y estimaciones
oficiales al 23 de mayo de 2014.

fue capitalizado ni contó con la debida atención de las agencias públicas. Por el con-
trario, el auge de los precios contribuyó sobre todo a una fuerte expansión del consu-
mo y no contó con una priorización estratégica de la inversión pública con criterios de
sostenibilidad económica y ambiental de largo plazo. Creemos que se repite un pa-
trón no virtuoso por cuanto la región, por un lado, mantiene una matriz productiva no
diversificada y lo que algunos ambientalistas denominan «una matriz productiva su-
cia», o al menos «no tan limpia como debería serlo», y esto va entre comillas porque
en realidad lo de si es limpia o sucia dependerá mucho de cómo se mida la incidencia
de algunos factores productivos, en particular del sector energético. Muchas veces se
mide la energía en términos de energía final y no tenemos en cuenta toda la cadena,
desde la producción de energía primaria hasta el consumo de energía final. Ahora
bien, ¿qué sucede en un escenario futuro con caída de demanda y con precios proba-

106 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


blemente deprimidos de los recursos naturales? Frente a este escenario evidentemen-
te pueden presentarse problemas de balanza comercial y desequilibrios fiscales.

II- La gobernanza de los recursos naturales en los sectores


de la minería, los hidrocarburos y los recursos hídricos

Voy a hacer una síntesis de dos trabajos: el primero es el que citó el Sr. Alí Rodríguez,
secretario general de la UNASUR como una contribución de CEPAL a la Secretaría
General de la UNASUR, que CEPAL presentó en Caracas en mayo del 2013. Su título
es «Recursos naturales en UNASUR». El segundo trabajo es una nueva publicación de
CEPAL sobre la temática de los recursos naturales pero referida a la Comunidad de
Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC): «Recursos naturales. Situación y ten-
dencias para una agenda de desarrollo regional en América Latina y el Caribe».
Algunas precisiones para ir avanzando sobre qué se entiende por gobernanza de los
recursos naturales. La CEPAL plantea que la gobernanza de los recursos naturales tiene
varios canales y que es ejercida a través de un conjunto de políticas e instituciones for-
males: marcos regulatorios, constituciones, leyes y un conjunto de normativas que de-
terminan la propiedad de los recursos. Advertimos que hay una diferencia clara en, por
ejemplo, lo que es el Código Minero y la Constitución de un país, que pueden presentar
grandes diferencias de «apreciación» en la propiedad del recurso según lo interprete el
Código Minero o la Constitución. Mientras la Constitución dice que el bien que esté
bajo tierra es de manera inalienable e imprescriptible propiedad del Estado, el Código
Minero dice otra cosa cuando otorga ese recurso en concesión. Entonces, muchas ve-
ces hay fuertes contradicciones en algunos países entre el Código Minero y la Constitu-
ción nacional. Evidentemente, esto hace a la gobernanza de los recursos naturales, tan-
to de su propiedad como de la distribución de la renta que resulta de su explotación.
Otro eje importante para la gobernanza es la utilización idónea de algunos meca-
nismos, como los fondos de estabilización o de ahorro e inversión para generaciones
futuras. Estos fondos tratan de amortiguar el impacto de los flujos monetarios ex-
traordinarios producto del boom de precios que tuvieron algunos de los recursos
naturales, en particular los mineros, y la volatilidad que provocan esos ciclos de pre-
cios en las economías nacionales en conjunto.
Un eje que también debe atender la gobernanza es la gestión pública en la resolu-
ción de conflictos. CEPAL plantea la necesidad de tener en cuenta los conflictos so-
cio-ambientales, sobre todo los relacionados con la explotación de recursos no reno-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 107


vables, aunque también debe prestarse atención a los renovables. Sobre los reno­­­vables,
hacia el final de mi presentación daré una guía o elementos de las políticas públicas
que CEPAL plantea de lo que sería una explotación sostenible de los recursos hídri-
cos. No caben dudas de que cualquier explotación de cualquier recurso, en particular
de los no renovables, trae consigo problemas o conflictos socio-ambientales y por
tanto tiene que existir un conjunto de políticas públicas que atienda o amortigüe este
tipo de conflicto.
Una buena gobernanza también debe velar de alguna manera por los trade off que
se producen en la explotación de los recursos naturales. Por un lado, una buena
gestión de los recursos naturales supone que el Estado debe tratar de captar una
parte mayor de la renta de lo que lo está haciendo actualmente, sobre todo de la
explotación minera; pero, por otro lado, se intenta aumentar el flujo de IED hacia el
sector. Evidentemente, se plantea así un trade off, una tensión entre dos elementos
de la política pública, lo que implica, por un lado, tratar de captar y distribuir un por-
centaje mayor que el actual de la renta económica minera, y, por otro lado, la nece-
sidad de atraer el flujo de inversión, lo que evidentemente exige la articulación, so-
bre todo a mediano y largo plazo, de elementos de política pública que hagan viable
una gestión sostenible.
Las tendencias de los precios de los commodities muestran un acelerado creci-
miento hasta 2008, seguido de una depresión muy clara hasta mediados de 2009
(gráfico 8). Luego hubo un repunte que llegó a su máximo en el año 2011 y luego
comenzó a bajar, sobre todo en los precios de los metales. Y esa caída sigue, pero no
en la forma pronunciada que tuvo en 2008-2009. De manera tal que es necesaria
cierta prudencia: es cierto que hubo retracción de precios, particularmente de los
metales (y aun en este caso no de todos) que afecta a los países mineros de la región,
particularmente en el caso del cobre y de la plata. En cambio, en el caso de la energía
caen los precios, pero hay un repunte en 2012 que implica la necesidad de no poner
en una misma canasta todos los recursos no renovables, sobre todo para nuestra re-
gión el crudo WTI (petróleo tipo West Texas Intermidiate), que se utiliza como refe-
rencia o precio marcador para aquellos países que fijan políticas de precio de los
combustibles, tanto primarios como derivados del petróleo, en función del precio de
paridad de la importación. El WTI se ha mantenido en torno a los cien dólares el barril
y eso contrasta con la caída del precio de los minerales.
Comparando rentabilidades y la renta económica general del sector minero se ob-
serva que la minería tiene una rentabilidad promedio del 25%, muy superior a la de
cualquier otro sector productivo –petroquímica, química, automotriz, etc.–. Así, es

108 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 8 - Índice de precios internacionales de materias primas,
enero de 2000 a mayo de 2013 (Índice enero de 2005=100)

300

250

200

150

100

50

0
ene-00

sep-00

may-01

ene-02

sep-02

may-03

ene-04

sep-04

may-05

ene-06

sep-06

may-07

ene-08

sep-08

may-09

ene-10

sep-10

may-11

ene-12

sep-12

may-13
 Metales  Energía (Petróleo, Gas Natural y Carbón)

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de información del Fondo Monetario
Internacional (FMI).

lógico que ante semejantes diferencias en las rentabilidades el flujo de IED se dirija
mayoritariamente a la minería y menos a otros sectores productivos. O sea que los
sectores con un encadenamiento productivo más complejo o tecnológicamente más
complejo se ven desfavorecidos en el destino de la IED (gráfico 9). Si bien la informa-
ción del gráfico 9 se refiere al año 2010, se estima que no se modificó sustancialmen-
te con posterioridad.
La renta estimada entre 1990 y 2003 con respecto al PIB llegó a medio punto (gráfi-
co 10). Subió fuertemente entre 2004 y 2009, casi cuatro veces, a dos puntos del PIB.
En cuanto a la comparación entre América Latina y el resto de las regiones está clara-
mente demostrado en este caso la diferencia que existe en la minería de América La-
tina y el Caribe respecto al resto de regiones. La renta estimada por el Banco Mundial

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 109


Gráfico 9 - América Latina y el Caribe: Rentabilidad sobre activos
de las 500 mayores empresas de la región - 2010 (en porcentajes)

30,0

25,0

20,0

15,0

10,0

5,0

0,0
Minería

Bebidas

Medios

Petroquímica

Química

Telecomunicaciones

Automotriz

Máquinas/ Equipos

Petróleo/ Gas

Textil/ Calzado

Electrónica

Transporte

Alimentos

Energía Eléctrica

Agroindustria

Siderurgia

Celulosa/ Papel

Construcción

Comercio

Cemento
Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de información estadística de América
Economía, diciembre 2011 .(www.americaeconomia.com)

para el período 2009-2012 en minería en la región se situó en 75 mil millones de dó-


lares y tres países –Brasil, Chile y Perú– concentran el 90% de esa renta.
La posición de América Latina y el Caribe se modifica respecto al análisis compa-
rativo anterior cuando se considera la renta económica del sector de hidrocarbu-
ros. Si la renta minera regional ocupa el primer lugar a escala mundial, no ocurre lo
mismo con la renta petrolera (gráfico 11). La producción regional de hidrocarburos,
en particular del petróleo, es del 3-4% del total mundial, lo mismo que el gas natu-
ral. Evidentemente, con esos porcentajes el nivel de rentabilidad no puede alcanzar
el posicionamiento del resto de las regiones que tienen minería. Sin embargo, en
términos de valores absolutos la renta petrolera prácticamente triplica el monto de

110 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 10 - Renta del sector minero en las principales regiones mineras,
1990-2009 (en millones de U$D de 2005)

100.000
ALC
90.000

80.000

70.000

60.000

50.000

40.000
ALC
30.000

20.000

10.000

0
1990-1992 1999-2001 2003-2005 2007-2009

 Norteamérica  Asia del Este y el Pácifico*  América Latina y el Caribe

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de información del Banco Mundial, World
Development Indicators.
Estadística: Mineral Rent (%GDP) definida como precio internacional –costo unitario de producción para canasta de 10
minerales.
* El dato del año 2009 de Asia del Este y el Pacífico corresponde al año 2006.

la renta minera, dado que alcanza 90 mil millones de dólares entre 1999 y 2001,
163 mil millones de dólares entre 2003 y 2005 y 264 mil millones de dólares entre
2007 y 2009.
La importancia que tiene para algunos países de la UNASUR la actividad minera res-
pecto a las exportaciones totales es relevante con excepción de la Argentina, cuyo
promedio es del orden de 7-8% de participación (gráfico 12). En el resto de los países
las importaciones mineras, comparadas con las exportaciones totales, superan el
20%, y el promedio de América Latina está en 21%. Los casos extremos obviamente
hacen referencia a países mineros como Chile, donde la exportación minera repre-
senta el 62% de las exportaciones totales, y en el Perú más del 40% (44% en 2009 y
41% en 2010-2012). En Brasil, a pesar de que no es un país considerado tradicional-
mente minero, la exportación de la minería representa casi un cuarto de las exporta-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 111


Gráfico 11 - Renta económica estimada del sector hidrocarburos
en las principales regiones productoras del mundo
(en millones de U$D de 2005, promedios para cada período)

900.000

800.000

700.000

600.000
ALC
500.000
ALC
400.000

300.000

200.000

100.000

0
1990-1992 1999-2001 2003-2005 2007-2009

 América Latina y el Caribe  Europa y Asia Central  Mundo Árabe  Medio Oriente y Norte de África

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de información del Banco Mundial,
World Development Indicators.
Estadística: Oil Rent (% GDP) y Gas Rent (% GDP) Nota: Hidrocarburos incluye petróleo y gas natural.

ciones totales en el período 2010-2012. Sin embargo, el PIB minero de Brasil es ape-
nas del 1% del PIB nacional, lo cual revela la importancia del mercado interno de
Brasil en lo que respecta a las exportaciones mineras.
Dado el aumento observado en la renta minera, una de las preguntas que tratamos
de responder en el documento precitado para UNASUR, es de qué manera los Esta-
dos podrían exigir un instrumento que de algún modo implique progresividad en la
captación de parte de esa renta, y esto teniendo en cuenta las diferencias en las tasas
de rentabilidad media que existen entre países
La renta minera en Chile se multiplicó por cuatro entre 1990-2003 y 2004-2009. Lo
mismo ocurrió en Perú. Las diferencias de magnitud que existen con la renta petrole-
ra son obvias en el caso de Venezuela, por ser el productor más importante de la re-
gión y de la UNASUR, y en los casos de México y Ecuador. En el caso de Bolivia se
trata más bien de la renta gasífera y no petrolera (gráfico 13).

112 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 12 - Minería en relación al PBI y las exportaciones (países
y regiones seleccionados), 2000-2012

PIB Minería (mil PIB Minería como Exportaciones Minería


País
millones $ 2005) % PIB Nacional / Exportaciones Total (%)

00-03 04-09 10-12 00-03 04-09 10-12 00-03 04-09 10-12

Argentina 39,9 55,5 20,6 3,2 4,5 3,4 7,6 8,0 7,0

Bolivia 1,3 3,9 3,7 3,2 6,0 8,6 20,1 24,9 29,4

Brasil 16,1 43,6 50,6 0,5 0,7 1,1 18,1 20,5 24,9

Chile (TOT) 25,3 125,0 78,2 7,2 16,0 14,7 43,0 61,0 62,6

-CODELCO 6,0 11,6 70,5 1,7 14,9 13,2 n/d n/d n/d

+ENAMI

Perú 11,7 48,1 38,6 4,6 8,5 8,9 32,9 44,4 41,0

LAC 505,2 1205,5 604,8 4,6 6,8 6,0 11,7 16,4 21,4

Australia 190,8 354,7 233,4 10,1 7,7 7,1

Canadá 26,5 133,5 0,8 1,8

En la participación de los ingresos fiscales por minería como porcentaje de la renta


económica del sector minero se observa que en países como Brasil, por ejemplo, su-
pera apenas el 9%. En cambio, en Chile ese porcentaje llega al 31% y en el Perú al
20%. Lo más interesante del caso de Chile radica en que la contribución fiscal de la
empresa estatal Corporación Nacional de Cobre (CODELCO) es cerca de los dos ter-
cios del total nacional, y más interesante aun es que representa un tercio de la pro-
ducción total. Es decir que con un tercio de la producción está contribuyendo con
dos tercios de los ingresos fiscales totales, y esto es importante porque el sector mi-
nero es por tradición un sector desregulado.
Quisiera hacer un paréntesis en el tema de la regulación. En el caso minero no exis-
te otra regulación más que la del propio país. Y uno de los principios básicos de las
regulaciones es actuar allí donde el mercado presente imperfecciones. Dicho de otra
manera: en aquellos sectores donde «las leyes del mercado» funcionan no es nece-
saria la intervención del Estado o de la regulación en tanto se cumpla con un mínimo
de regulación ambiental para la ejecución de las actividades. Chile demuestra que
tener una empresa del Estado como empresa testigo del mercado sirve para captar
una parte de la renta económica en un sector por naturaleza desregulado.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 113


Gráfico 13 - América Latina (países seleccionados): renta minera
y de hidrocarburos (en porcentajes del PBI)*

35

30

25

20

15

x 3 renta
10
x 10

0
1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009

1990-2003

2004-2009
Bolivia Brasil Chile Colombia Ecuador Honduras México Perú Venezuela
(Est. Plur. de) (Rep. Bol. de)

 Hidrocarburos  Minería

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base del Banco Mundial, World Development
Indicators.
* El dato del año 2009 de Asia y el Pacífico corresponde al año 2006.

Tomando los mismos valores respecto a la renta económica pero para el sector pe-
trolero, en el caso de Bolivia llega al 60-62%. En el caso de Brasil representa el 34-
36%. En Ecuador el 32% y en México el 68-78% según los períodos. ¿Qué se quiere
señalar con esto? Que en el caso del sector de hidrocarburos ese mayor porcentaje
que capta el Estado fundamentalmente es producto del hecho de que se trata de una
actividad dominada por empresas del Estado. Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Méxi-
co, Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) en Venezuela y Yacimientos Petrolíferos Fis-
cales Bolivianos (YPFB) en Bolivia son ejemplos de que allí donde el Estado es partíci-
pe de la actividad productiva, en algunos casos, o en algunos eslabones de la cadena
productiva en otros, capta una mayor renta que si no lo fuera.
Otra pregunta que nos hacemos en el documento antes citado se refiere a si este
boom de precios y de inversiones de alguna manera generó en el sector minero algu-

114 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


na actividad que agregue tecnología y valor agregado. Lo que observamos es que eso
no es así (gráfico 14). Son las actividades básicamente relacionadas con la manufac-
tura en metales y no metales y realmente han estado estancadas, en el orden de los
12 mil millones de dólares. Lo que resalta en la región son las exportaciones relacio-
nadas fundamentalmente con actividades primarias de la actividad minera y concen-
trados de metales.
El boom que se dio en la región de proyectos de inversiones en exploración estuvo
relacionado con el boom que tuvo lugar a nivel mundial entre 2003-2010, donde se
multiplicó por cinco la cartera de proyectos, de 2 mil millones a 10.700 millones de
dólares, y que se duplicó en los dos años siguientes, de 10.700 a 21.500 millones de
dólares, de 2010 a 2012. Lo que hay que decir de América Latina sobre esto es que está
tomando alrededor del 25% de esta inversión. La duda está en lo que pueda ocurrir en

Gráfico 14 - América Latina y el Caribe: Evolución de las exportaciones


de minerales primarios y manufacturas de minerales, 1990-2011
(en millones de dólares de 2005)

90.000

80.000

70.000

60.000

50.000

40.000

30.000

20.000

10.000

0
1990 1995 2000 2005 2010 2011

 Menas y concentrados de metales (28)  Metales no ferrosos refinados (68)

 Acero y productos derivados (67)  Manufactura de metales y no metales (66 y 69)

Fuente: CEPAL, 2013, «Recursos naturales: situación y tendencias para una agenda de desarrollo regional en ALC».
Presentado en Reunión CELAC, 27 enero 2014.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 115


2014 o 2015, cuando probablemente la inversión minera baje un poco, no demasiado,
pero descienda en términos relativos y pueda estar en el orden de tres puntos menos
que en el 2012.
Son pocos los países que captan esta inversión. Cuatro países, Brasil, Chile, Perú y
México, concentran el 75% de la inversión minera en exploración. Si se agrega la Ar-
gentina estaríamos llegando al 85% de la IED en exploración.
Por otra parte, señalamos que hay una tendencia creciente del precio del petróleo
WTI desde el año 2000 en adelante y que, por otro lado, los costos suben también de
una manera no despreciable. En minería hablábamos de un boom de las actividades
de exploración como consecuencia de un boom de precios, pero en hidrocarburos
no sucedió lo mismo. En América Latina la inversión en exploración y desarrollo pe-
trolero no respondió con dinamismo al alza de precios en los principales productores
(Ecuador, México, Venezuela, entre otros) con la excepción de Brasil y Colombia.
Para la actividad petrolera fuera de Venezuela, esta tendencia abre un fuerte inte-
rrogante en materia de descubrimiento de reservas. Si dejamos a Venezuela de lado
y obviamente el Presal del Brasil, que todavía no ha certificado reservas, esta ten-
dencia implicaría pasar de ser una región exportadora de petróleo a ser una región
con petróleo.
En los gráficos 15 y 16 vemos lo que pasó a nivel de reservas en la región, con Vene-
zuela y sin Venezuela. Con Venezuela las reservas crecen fuertemente, sin Venezuela
bajan fuertemente, cuatro veces en gas natural y dos veces y media en petróleo. Pero
lo más preocupante es el horizonte de producción de petróleo con Venezuela y/o sin
Venezuela. América Latina en su conjunto sin Venezuela presenta una relación reser-
va-producción de 14 años en 2011, cuando era de 34 años en 1995. Y América del Sur
pasa de 20 a 17 años. Es decir que la relación reserva-producción muestra una ten-
dencia muy preocupante a nivel del upstream.
A nivel del downstream hay que tener en cuenta que la capacidad de refinación de
la región en los últimos diez años creció un 2,2%, mientras que la demanda de hidro-
carburo líquido, sobre todo intermedios, creció casi un 4%, lo que está produciendo
un stress muy fuerte a nivel de refinación .
Quiero referirme ahora a los recursos hídricos y a la electricidad. En las presentacio-
nes que me precedieron se expresó que la región tiene un 30% de los recursos hídri-
cos a nivel mundial. Agrego a esto que más de un 70% de estos recursos están en
cuencas compartidas y un 55% abarca a la región completa de la UNASUR. Lo que
debe preocupar a futuro es cómo puede afectar el cambio climático a ciertas cuen-
cas para los tres usos fundamentales del agua: uso productivo no eléctrico, la gene-

116 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 15 - Relación reservas/producción de América Latina
y el Caribe (años)

80

70
Casi 4 veces
60
en Gas Natural
VEN VEN
2.5 veces
50
en Petróleo
40

30

20

10

0
Gas Natural Petróleo Petróleo Gas Natural Petróleo Petróleo
y Gas Natural y Gas Natural

Total ALC Total ALC s/ Venezuela

 1995  2000  2005  2009  2010

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de BP2011.

ración hidroeléctrica y, quizás el más importante, el relacionado con el consumo hu-


mano. En cuanto al acceso y uso de agua potable, en relación a los Objetivos del
Desarrollo del Milenio (ODM), la situación en 2013 se resume así: ya lo alcanzaron el
46% de los países; lo lograrían en 2015 un 21% adicional; y prácticamente el 23% res-
tante no lo cumpliría. En saneamiento la situación es más desalentadora, ya que un
36% lo ha alcanzado y un 10% adicional lo cumpliría. Es decir que solamente menos
de la mitad, un 46%, estaría cumpliendo las metas de los ODM y un 54% no.
Hay fuertes indicios y datos concretos que señalan que la calidad del servicio es re-
gular o mala en muchos de estos países. Más del 70% de las aguas servidas no reciben
tratamiento y un dato desalentador es que la inversión a partir del año 2000, que ve-
nía creciendo a un ritmo sostenido por encima del 5% en agua potable y saneamien-
to, se ha desacelerado por completo. Por eso las metas prometidas en los ODM, tan-
to en saneamiento como en agua potable, no se cumplirán en el 2015.
Quiero hacer un par de precisiones sobre el derecho humano al agua y al sanea-
miento. Primero, que en el cumplimiento de sus obligaciones básicas de exigibilidad

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 117


Gráfico 16 - Relación reservas/producción de América Latina
y el Caribe (años)

Región o subregión 1995 2000 2005 2010 2011


América Latina y el Caribe 46,6 36,1 32,3 60,2 74,6

América Latina y el Caribe sin Venezuela

(República Bolivariana de) 34,0 19,5 14,6 14,1 14,0

América del Sur 47,2 46,3 45,7 87,8 108,2

América del Sur sin Venezuela

(República Bolivariana de) 20,5 20,9 18,7 17,2 17,0

Fuente: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), sobre la base de BP, «Statistical Review of World
Energy», 2011 y 2012; www.bp.com/statisticalreview.

inmediata los Estados deben asegurar un grado mínimo de cobertura y acceso al


agua potable. Lo que importa no es el acceso en el sentido de tener una canilla, grifo
o dispositivo cualquiera en sus viviendas o a cierta distancia, sino disponer de un ser-
vicio de calidad las 24 horas del día. El segundo tema que nos parece importante
aclarar es que el derecho humano al agua y al saneamiento no implica la gratuidad
del servicio. ¿Por qué? Porque tal como ocurre con la energía eléctrica, un subsidio
masivo, sobre todo en áreas semiáridas, sería inequitativo. Por ejemplo, vivo en una
zona como Santiago, en Chile, donde la disparidad entre los altos ingresos y los bajos
ingresos en el consumo de agua es tan alta que un subsidio masivo terminaría bene-
ficiando a los altos y medios ingresos y no al usuario de menor recurso o a la pobla-
ción pobre, a la que debería estar dirigido. Por tanto, focalizar subsidios en el tema
del agua potable y el saneamiento es fundamental y se puede hacer porque es un
servicio medido. El otro tema en el que también la CEPAL pone mucho énfasis es el
de la institucionalidad regulatoria, que tiene que ser estable para garantizar el servicio.
La hidroenergía en la UNASUR. En la presentación anterior el secretario ejecutivo de
OLADE mostró la disponilidad del recurso para toda la región. La región tiene una de
las matrices más limpias. Asimismo, se dispone de un gran potencial aprovechable en
Brasil, y en niveles menores están los de Colombia, Perú y Venezuela. La capacidad
instalada es de 157 GW, el 23% del potencial total de 694 GW. Como ya dije, UNASUR
tiene una matriz de generación limpia, dado que el 56% de la generación eléctrica es
de origen hidroeléctrico, de biomasa o de residuos renovables mientras que en el

118 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


Gráfico 17 - Generación de energía

Nuclear, 2%

Hidroenergía, 51%

Gas natural, 25%


UNASUR
Otras, 5%

Hidrocarburos, 12%

Carbón mineral, 5%

Nuclear, 13%

Hidroenergía, 16%

Gas natural, 22%


Mundo
Otras, 4%

Hidrocarburos, 5%

Carbón mineral, 41%

mundo esa participación es solo de un 20% (gráfico 17). Si nos referimos a la oferta
total de energía primaria, es decir, a la producción más importación menos exporta-
ción, más o menos variación de stock de energías primarias sin transformar, eso al-
canza al 31% frente al 18% del total mundial.
Para terminar este punto quisiera referirme a la visión o propuesta de CEPAL para la
inserción sostenible de la hidroelectricidad. Se destacan nueve puntos: i) La evalua-

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 119


ción ambiental integral de los proyectos hidroeléctricos; ii) el establecimiento de un
código de conducta respecto de las comunidades (resulta urgente que los desarrolla-
dores adopten un nuevo enfoque en su relación con las comunidades afectadas por
los proyectos hidráulicos); iii) el pago por servicios ambientales (que los servicios am-
bientales de los bosques sean canalizados como incentivos para quienes viven en
esas zonas); iv) la modificación de los plazos de los contratos de compra de energía;
v) el establecimiento de mecanismos que permitan reconocer la sinergia entre los
proyectos eólicos e hidráulicos; vi) el establecimiento de una visión integral de las
cuencas (por los múltiples usos y efectos del agua se encuentran generalmente inte-
grados en las cuencas en las que ésta se capta); vii) el cubrimiento de pasivos sociales
y la resolución de conflictos existentes; viii) la difusión pública y la transparencia en la
información; y ix) en consonancia con lo planteado a la renta de los no renovables, la
repartición equitativa de la renta que genere la explotación hidro.

III- A modo de cierre: desafíos para la región

Quisiera sintetizar en cuatro puntos lo expuesto en esta presentación.


1) Lograr mayor progresividad en la participación del Estado en las rentas derivadas
de recursos naturales, particularmente en los ciclos de auge de precio. Esto puede
implicar cambiar algunos marcos tributarios, en particular tratar de aplicar algún
tipo de medida como el windfalltaxes que ya se aplica en el sector petrolero y en el
sector minero. Por lo general, se quiere aplicar un royalty ciego y no impuestos
progresivos, y en nuestra opinión la solución está más en los impuestos progresi-
vos que en el royalty. Una mayor progresividad puede implicar actualizaciones del
marco tributario, así como mayor coordinación entre los países en su tratamiento
de la inversión para evitar la competencia fiscal que actúa en sentido contrario, re-
duciendo el margen de los Estados para capturar un mayor porcentaje de la rique-
za generada por la explotación de sus recursos.
2) Desarrollar mecanismos que aseguren una inversión pública eficiente de las rentas
generadas hacia inversiones específicas en capital humano (educación y capacita-
ción), infraestructura e innovación y desarrollo tecnológico con criterios de largo
plazo para impulsar el cambio estructural con igualdad. Así como el manejo de los
dilemas de economía política implícitos en la distribución e inversión pública de las
rentas de recursos naturales entre grupos sociales y entre distintos niveles de go-
bierno y zonas del territorio nacional.

120 | DEFENSA Y RECURSOS NATURALES


3) Instaurar mecanismos de transparencia e información pública sobre el manejo de
las rentas extractivas, promoviendo el control social y democrático de su uso tanto
en el sector público como en el privado.
4) Desarrollar la capacidad institucional necesaria para gestionar la resolución de los
conflictos socio-ambientales en el desarrollo de los sectores extractivos. La multi-
plicación y judicialización creciente de conflictos asociados al desarrollo de pro-
yectos extractivos pone en evidencia la carencia de políticas de Estado, capacidad
institucional y mecanismos expeditos de compensación y resolución, que logren
conciliar las legítimas demandas sociales de los grupos afectados con el desarrollo
económico sustentable de las ventajas comparativas nacionales. Pero no olvide-
mos que también los recursos hídricos, en particular algunos proyectos hidroeléc-
tricos, están presentando problemas socio-ambientales, ya que algunos proyectos
o se están paralizando, como es el caso de Hidro Aysén en Chile, o tienen serias
dificultades para su desarrollo, como algunos proyectos en el caso de Brasil.

Muchas gracias.

DEFENSA Y RECURSOS NATURALES | 121


Esta edición de Defensa y recursos naturales
se terminó de imprimir en el mes de mayo de 2015
en Imprenta Dejesus, info@imprentadejesus.com.ar
La tirada fue de 1000 ejemplares.