Está en la página 1de 4

 CÁTEDRA:

MÉTODO DE EXPLOTACIÓN DE CANTERAS Y PLACERES


 CATEDRÁTICO:
ING. GASTÓ N
MARCOS FLORES
RAMOS.
 INTEGRANTES:
*SURICHAQUI
GARCIA, Raúl Kenny.
*QUSIPE PAUCAR,
Elisa.
*MALLMA PECHO,
Leandro
 TEMA: NORMAS UNE
- PIZARRAS
 SEMESTRE: VII
PIZARRAS ORNAMENTALES
1.-UNE-22190: CARACTERÍSTICAS GENERALES
 Los elementos tabulares de pizarras son fragmentos de roca cuyas principales caras
son esquistosidad natural de este tipo de rocas. La utilización fundamental de la
pizarra es la de cubierta exterior de tejados.

 Las pizarras son rocas metamórficas, por lo general, de grano fino, cuya propiedad
principal es que poseen unos planos de foliación muy desarrollados, debida a la
orientación planar de sus minerales principales, que constituye la esquistosidad. Esto
permite, que mediante procesos manuales de hienda o exfoliación a favor de estos
planos, se puedan obtener placas de espesores milimétricos y de caras muy lisas.

 Estas rocas, proceden de sedimentos o rocas arcillosas preexistentes, que


posteriormente fueron afectadas por movimientos orogénicos, que aportaron
presiones y temperaturas en un régimen de metamorfismo de muy bajo grado y las
transformo en el estado y forma que presentan actualmente.

2.-UNE-22191: ABSORCIÓN Y PESO ESPECIFICO APARENTE


 La norma UNE 22-191 para pizarras ornamentales indica que se realiza el ensayo
sobre un mínimo de tres probetas cúbicas de 7x7x7 cm. Que una vez secas a 110°C
son sumergidas en agua durante 48 horas.

La absorción del agua y el peso específico aparente se determinan por diferencia de peso,
expresándose en % (coeficiente de absorción) y en g/cm3 (peso específico aparente o masa
volúmica), respectivamente

3.-UNE-22193: RESISTENCIA A LAS HELADAS


 Para pizarras ornamentales se utilizan cuatro placas que se sumergen en agua cuatro
horas (Norma UNE 22-193). El procedimiento es similar, posteriormente se determina
el módulo de rotura a flexión después de dichos ciclos.

 Se expresa por la pérdida de peso en % de las probetas sometidas a 25 ciclos de


heladas y deshielo, desecadas hasta peso constante. Se realiza en tres probetas de
7x7x7 cm, que son desecadas en estufa a 110° hasta peso constante, sumergidas
en agua durante 48 horas y sometidas a 25 ciclos de hielo: 20 horas a 45°C y deshielo
en agua entre 15 y 20°C durante 4 horas.

 También es frecuente la comparación de los valores de la resistencia mecánica a la


compresión, en probetas tomadas de la misma roca, antes y después de haber sido
sometidas a las pruebas de hielo-deshielo.
 La resistencia a las heladas junto con la porosidad, la absorción y el peso específico
aparente van a definir el comportamiento y durabilidad de una roca frente a los
agentes atmosféricos.

4.-UNE-22194: RESISTENCIA A COMPRESIÓN


 Las probetas cúbicas dc 7x7x7 cm, sumergidas en agua desionizada a 20°C durante
48 horas, se someten a cargas de presión creciente centradas sobre dos caras
opuestas, con un incremento de carga de 0.49 a 0.98 MPa/s., hasta rotura.

 El resultado, promedio de las cargas de rotura dc tres probetas cortadas en la


dirección de aserrado y otras tres cortadas perpendicularmente, se expresa en MPa.

5.-UNE-22195: RESISTENCIA A LA FLEXIÓN


 Para placas y pizarras ornamentales Norma UNE 22-195 de metodología similar. Las
probetas paralepipédicas dc 300x25x40 mm se disponen sobre dos apoyos paralelos,
situados a 20 cm de separación. Se aplican cargas lineales crecientes, mediante otros
dos apoyos y equidistantes de los anteriores, en la cara opuesta, con un incremento
de carga de 10N por segundo, hasta rotura.

 El resultado, promedio de las cargas de rotura de al menos tres probetas, se expresa


en MPa.

6.-UNE-22196: RESISTENCIA AL CHOQUE


 Norma UNE 22-196 para pizarras. Este ensayo se realiza sobre cuatro probetas de
20x20x3 cm (muestras comerciales) y cuatro probetas menores de 12x5xl cm.
procedentes del ensayo de micro dureza Knoop.

 Las muestras se sitúan sobre un lecho de arena de 10 cm de espesor, se deja caer


sucesivas veces, cada 5 cm de altura hasta la rotura de la probeta, una bola de acero
de 1 Kg sobre las probetas mayores y una esfera de 250 g de peso sobre las probetas
menores.

Los valores se expresan en función de la altura en cm a la que se rompe la probeta, si ha


resistido el ensayo sin romperse, se toma como resultado la altura máxima de caída de 150
cm. El resultado final será la media aritmética de la resistencia al choque del conjunto de las
ocho probetas
7.-UNE-22197: RESISTENCIA A LOS CAMBIOS TÉRMICOS
 Para placas y losas de pizarras ornamentales, Norma UNE 22 – 197, se emplean
cinco placas de forma rectangular o cuadrada representativas de una partida. Una
placa se mantiene inalterada en ambiente de laboratorio, las otras cuatro se desecan
en estufa a 105°C hasta peso constante y se someten a 25 ciclos de calentamiento
en estufa durante 20 horas a 105°C e inmersión en agua durante 4 horas a 20°C.

 Al final de ciclos humedad – sequedad se determinan las variaciones de peso de las


probetas, se valoran las alteraciones superficiales que se hayan podido producir por
comparación con la muestra y se ensayan a flexión, comparando el módulo de rotura
de las cuatro probetas sometidas a ensayo con el de cuatro probetas inalteradas.

 Los resultados se obtendrán de forma siguiente:

R (%) = ((P1 – P2)/ P1) x 100


Dónde:
R: Es el índice o módulo de resistencia a los cambios térmicos, P1 es el peso inicial de la
probeta seca y P2 es el peso final dela probeta después de los 25 ciclos de humedad-
sequedad

8.-UNE-22198: RESISTENCIA A LOS ÁCIDOS


 Para las pizarras Norma UNE 22-198. La pérdida de peso se da en %; predice
comportamiento frente ambientes agresivos.

• Bajo 0-1%.
• Medio 1-2%
• Alto >2%
9.-UNE-22201: PIZARRAS PARA CUBIERTAS
 Norma 22-201 está dedicada a los sistemas de colocación. En este caso se
especifican los materiales que se han de utilizar para la cubrición de edificios, las
técnicas de colocación de rastreles, las que deben ejecutarse para garantizar la
estanquidad de la cubierta, los tipos de soporte, los remates ideales para las cubiertas
de pizarra, las clases de clavos y ganchos y los aislamientos térmicos posibles.

 La norma considera obligatoria la utilización de rastreles. No así los contrarastreles o


la subcubierta que puede ser opcional.

 El texto añade que, con el fin de asegurar la impermeabilización de las cubiertas,


algunas líneas pueden estar rematadas por piezas metálicas, de cobre, plomo,
aluminio, zinc o aleaciones de zinc. Además, advierte que en todos los casos deberán
tenerse en cuenta las incompatibilidades de algunos materiales metálicos y establece
que no se utilizarán nunca chapas galvanizadas.

 En el apartado de los recubrimientos de especifican los cálculos para determinar la


pizarra necesaria, la forma de colocación de los rastreles, los sistemas de fijación de
la placas y el montaje de la cubierta.