Está en la página 1de 2

1.

- CONCEPTO

CÓDIGOS CIE-9: 733.42:


Necrosis aséptica de la cabeza y del cuello femorales

La necrosis aséptica de la cabeza femoral es una enfermedad progresiva que se


caracteriza por la muerte celular en el hueso debido a un compromiso de su
vascularización que suele evolucionar hacia un deterioro de la anatomía estructural
cefálica con posterior regeneración postisquémica y degeneración artrósica. La
magnitud de la necrosis avascular está en función del grado de compromiso circulatorio
al que haya estado sometida la cabeza femoral.
El término osteonecrosis de la cabeza femoral se refiere por tanto a la muerte de los
osteocitos, los cambios estructurales resultantes que conducen al colapso de la cabeza
femoral y a la ulterior osteoartritis (artrosis) secundaria de la articulación de la cadera.
Esta enfermedad fue descrita por primera vez por Alexander Munro en el año 1738.
Entre los años 1829 y 1842 Jean Cruvilhier describió la deformidad secundaria de la
cabeza femoral a la interrupción del flujo sanguíneo.
Las primeras descripciones detalladas sobre lesiones osteonecróticas no aséptica de la
cabeza femoral corresponden a autores alemanes: Könnig 1888, Haenisch 1925 y Freund
1926.
En 1923 Baench destacó las relaciones que algunas de ellas presentan con traumatismos
coxofemorales violentos como fractura del cuello del fémur y del acetábulo y luxaciones
coxofemorales, estableciéndose desde entonces el grupo de las necrosis post
traumáticas que durante años representó la forma de etiológica más común de la
enfermedad.
Pese a que de aquella época solo existen descripciones aisladas de osteonecrosis
femoral sin antecedentes traumáticos significativos, en 1939 Freund separó de entre las
mismas la variedad que acaece en el adulto como específica a todos los afectos y más
severa e invalidante que las producidas en la infancia y juventud.
Una de las primeras descripciones de Necrosis ósea aséptica relacionándola con el anillo
de arterias circunflejas apareció en 1948 por Chandler y se refería a esta patología como
la “enfermedad de las arterias coronarias de la cadera”, una descripción que es
especialmente adecuada a la luz de nuestros conocimientos actuales de su patogenia.
Por ello se conoce a esta necrosis como la Enfermedad de Chandler.
A partir de entonces aumentaron considerablemente las observaciones de esta
enfermedad en circunstancias etiológica dispares, especialmente en pacientes
sometidos a corticoterapia.
Las descripciones de las series clínicas de la literatura médica anglosajona se inician en
los comienzos de los años sesenta y gracias a los avances experimentados por los
procedimientos diagnósticos. Desde entonces y en concreto desde 1971 se produce un
notable incremento en el aumento de casos reportados junto con una matización
etiológica más precisa de los mismos. De esta suerte se ha ido ampliando el grupo de la
osteonecrosis secundarias con otras modalidades etiológicas además de las
postraumáticas, no obstante, en un porcentaje relativamente importante de los
pacientes aún no es posible definir con exactitud el origen de su enfermedad
reservándose para ellos el calificativo de primaria e idiopática.

A partir del inicio del milenio aumentan progresivamente los trabajos publicados de
necrosis de la cabeza femoral en el adulto teniendo su acmé entre el 2008 y 2014 bajo
los escenarios alternativos según “tendencias de la industria” hacia el uso de agentes
farmacológicos, técnicas no quirúrgicas (ondas de choque, cámaras hiperbáricas,
magnetoterapia…) así como al empleo de sustitutos óseos y factores de crecimiento.