Está en la página 1de 23

EXPERIENCIAS CREATIVAS

VOLUMEN 1

htt://cercreativo.blogspot.com
La Experiencia Creativa es la unidad
básica del Taller de Creatividad.
Una Experiencia Creativa es una práctica en la que el Laboratorio es nuestra totalidad
como seres luminosos y el objeto de estudio somos nosotros mismos y
el conjunto de posibilidades que para actuar con el mundo y con los demás poseemos.
La Experiencia Creativa apunta al florecimiento de la persona
y la aparición del comportamiento espontáneo.
Al vivenciarlo, la persona lo reconoce como un estado
de satisfacción y plenitud.
Las xperiencias se apoyan en el uso intensivo de lo sensorial y lo motriz,
conjuntado con requerimientos a la sensibilidad y al uso de diferentes
modalidades-(lenguajes)- del pensamiento.
Las experiencias son diferentes entre sí y procuran ser sorprendentes y divertidas
para lograr la interrupción de las rutinas mentales, así como para facilitar el
reconocimiento de bloqueos e inhibiciones y de tendencias y predisposiciones.
Las Experiencias Creativas favorecen el florecimiento de la persona antes que transmitir informaciones
o impartir metodologías. Para ello propician la incertidumbre de las cosas no terminadas
o resueltas. posibilitando la divergencia y la libre accion.
Las Experiencias Creativas apuntan a hacer ver que se puede aprender de una manera diferente, jugando y riendo.
Utilizando aspectos del Ser que normalmente permanecen latentes, apagados.
El uso del cuerpo , los sentidos, la movilidad y lenguajes del pensamiento ajenos a la palabra
y al razonamiento lógico permiten que las personas descubran e inventen
sin pensar en resultados, notas, programas o textos memorizados.
El aprendizaje verdaderamente fructífero está más relacionado con la alegría
de lo que suponemos. El aprender no tiene porque ser aburrido o torturante
y el enseñar debe verse más como un privilegio placentero que como
una obligación desagradable que se cumple para ganar un salario.
Hay que volver a inventar la educación. Una educación del arte de vivir personal.
Una educación que permita al hombre amar su libertad. Estructurarse personalmente.
Descubrir libremente valores permanentes. Encontrar su orden interior.
Y a partir de aquí, comprender a los demás y participar en el mundo con benevolencia.
Construir objetos, inventar historias, realizar gráficos, descubrir a través de pistas,
danzar, jugar, reir, hacer expresión corporal, gozar, compartir, superar miedos y bloqueos,
mostrarnos frente a otros, explorar y ser explorados, explotar gozozamente con
cada nueva acción: todo forma parte de las experiencias creativas. Pocas palabras,
nada de exámenes, cero discursos aburridos y mucha diversión y juego.
Aprender haciendo, aprender jugando, aprender explorando.
Un maestro vivenciará Experencias Creativas y aprendera en ellas.
Entenderá en que consisten y para qué sirven
pero no las guardará en su memoria más que como un ejemplo interesante.
Cada maestro deberá inventar sus propias experiencias creativas,
de acuerdo con su entorno, la idiosincracia de sus alumnos, los materiales disponibles y las locaciones
a las que tiene acceso. Así, el compromiso del maestro creativo estará asegurado.
No hay libro de recetas ni metodologías estrictas. No hay reglas más que dos:
dejar hacer libremente a sus alumnos y no tener miedo de la libertad.
Diversos procesos tienen lugar durante la experiencia creativa. Estos suelen ser
individuales y colectivos. Cada participante concurre con su respectivo bagaje de conocimientos
y con su correspondiente acervo de experiencias y actitudes.
Por edades , cada grupo tiende a ser más o menos flexible, más o menos fluido y más o menos heterogéneo.
Entre los niños la actividad física y los juegos son muy fáciles.
Entre los adultos la resistencia al movimiento y la exposición ante otros suele ser acentuada.
Depende del tallerista y su sensibilidad de creativo el proponer la actividad adecuada en las secuencias
correctas.
En la Experiencia Creativa se hará énfasis en cuatro aspectos fundamentales
de la actividad humana:
Descubrir, comprender, recobrar e inventar.
QUE LA INTELIGENCIA ES
UN ESTILO DE VIDA

QUE PENSAMOS CON


DIFERENTES LENGUAJES

COMPRENDER COMO APRENDEMOS

QUE PODEMOS HACERNOS


MAS INTELIGENTES

QUE CAMBIAR ES POSIBLE


Y DESEABLE
LA CURIOSIDAD

EL DESEO DE JUGAR

RECOBRAR
LA SENSIBILIDAD

LA CONSCIENCIA
SENSORIAL

LA CONSCIENCIA
TRASCENDENTAL
ESTRATEGIAS PARA EL AUTO-DESARROLLO

UN NUEVO ESTILO DE VIDA

INVENTAR UNA FORMA PROPIA DE ESTUDIAR Y APRENDER

UNA FILOSOFIA PERSONAL DEL VIVIR

LO QUE NO SE HA HECHO
De la calidad de la propuesta depende la calidad de la respuesta.
Proponer una Experiencia Creativa entraña rsponsabilidad con nuestros alumnos.
Por tanto, la propuesta deberá ser cuidadosamente considerada, planificada y ejecutada.
Parece contradictorio pero es exactamente lo opuesto.
Si queremos que la creatividad de nuestros alumnos florezca y dé frutos
debemos elaborar propuestas muy fundamentadas.
¿Para qué? ¿Para quién? ¿Porqué? ¿Dónde?
La respuesta a estos interrogantes nos dirán cómo y con qué.
A través de una experiencia creativa podemos lograr que el alumno reconozca
potencialidades, descubra posibilidades e invente respuestas.
Siendo la Creatividad una exótica flor que solo aparece en ciertos momentos y con determinados climas
es bueno detenernos a considerar el entorno en el que las Experiencias se llevan a cabo.
Casi siempre dependemos de las concesiones externas, o sea los típicos salones de clases.
Solo excepcionalmente tendremos algún espacio más adecuado que ese.
Sin embargo es posible tornar la dificultad en oportunidad:
reordenar o adecuar un entorno conocido y aburrido transformándolo en un espacio sorprendente
que incite a la curiosidad y al juego será un reto para el tallerista y el grupo. Un reto creativo.
Comenzar un Taller de Creatividad significa romper el hielo dentro del grupo,
significa generar un ambiente libre y a la vez respetuoso
en el que las personas no tengan temor de expresarse o mostrarse abiertamente.
Se debe anotar que un taller no es una clase magistral
donde alguien dirige y otros son dirigidos. En un taller se comparte el conocimiento de todos.
El carácter de la primera propuesta suele marcar el clima espiritual del taller.
Una actitud errónea, alguna imprudencia o desliz podrán llevar el Taller al terreno
gélido de la no participación. Una actitud adecuada y la propuesta acertada
causarán un despegue fantástico.
En el próximo volumen: clasificación de las E.C.
Descripción general de ejemplos y presentación de
una serie de E.C. que puedes implementar en tu salón.

Hay escuelas, pero no son más que estaciones de tránsito.


Hay maestros, pero no son más que indicadores.
De nuestra habilidad depende trazar el itinerario.
Nadie ni nada puede suplirla.