Está en la página 1de 2

¿Que son las escuelas éticas?

Las escuelas éticas son las que forman moralmente a las personas.

SÓCRATES
La enseñanza de Sócrates, sin formar una escuela en el sentido propio de la
palabra, dio origen a escuelas múltiples y muy diferentes entre sí, en relación con la
manera de apreciar la enseñanza del maestro, y en relación también con el carácter
y circunstancias especiales de sus oyentes. Algunos de estos eran de avanzada
edad, y vinieron a su escuela con opiniones y convicciones científicas formadas ya
de antemano, como Cherefón, Antístenes y Gritón. Había otros, que, si acudían a
las lecciones de Sócrates, era solamente con fines políticos, y con el deseo de
aprender el arte de gobernar, o, mejor dicho, de dominar a los hombres, como
Jenofonte, Cricias y Alcibíades. Así es que su maestro, el cual poseía a maravilla el
arte de atraer los hombres, comunicándoles a la vez provechosa enseñanza,
cuando se entretenía con estos, enderezaba sus discursos a sus fines e
inclinaciones personales, discutiendo sobre el fin y constitución del Estado, sobre la
democracia y la aristocracia, sobre las leyes y la constitución social.
Escuela cínica
Se denomina escuela cínica (del griego κύων kyon: ‘perro’, denominación atribuida
debido a su frugal modo de vivir) a la fundada en la Antigua Grecia durante la
segunda mitad del siglo IV a. C. El griego Antístenes fue su fundador y Diógenes de
Sinope uno de sus filósofos más reconocidos y representativos de su época.
Reinterpretaron la doctrina socrática considerando que la civilización y su forma de
vida era un mal y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde
con la naturaleza. El hombre llevaba en sí mismo ya los elementos para ser feliz y
conquistar su autonomía era de hecho el verdadero bien. De ahí el desprecio a las
riquezas y a cualquier forma de preocupación material. El hombre con menos
necesidades era el más libre y el más feliz. Figuran en esta escuela, además de los
ya citados, Crates de Tebas, discípulo de Diógenes, su esposa Hiparquía y Menipo
de Gadara.
Los cínicos fueron famosos por sus excentricidades, de las cuales cuenta muchas
Diógenes Laercio, y por la composición de numerosas sátiras o diatribas contra la
corrupción de las costumbres y los vicios de la sociedad griega de su tiempo,
practicando una actitud muchas veces irreverente, la llamada anaideia. Ciertos
aspectos de la moral cínica influyeron en el estoicismo, pero, si bien la actitud de
los cínicos es crítica respecto a los males de la sociedad, la de los estoicos es de
acción mediante la virtud.
Estoicismo
El estoicismo es una escuela filosófica fundada por Zenón de Citio en el 301 a. C.
Su doctrina filosófica estaba basada en el dominio y control de los hechos, cosas y
pasiones que perturban la vida, valiéndose de la valentía y la razón del carácter
personal. Su objetivo era alcanzar la felicidad y la sabiduría prescindiendo de los
bienes materiales.
Hedonismo
El hedonismo (del griego ἡδονή hēdonḗ 'placer' e -ismo) es una doctrina moral que
establece la satisfacción como fin superior y fundamento de la vida. Su principal
objetivo consiste en la búsqueda del placer que pueda asociarse con el bien.
El hedonismo no consiste en afirmar que el placer es un bien, ya que dicha
afirmación ha sido admitida por otras muchas doctrinas éticas muy alejadas del
hedonismo, sino en considerar que el placer es el único y supremo bien.
Patrística
La patrística es el estudio del cristianismo de los primeros siglos y de sus primeros
autores conocidos como padres de la Iglesia. La palabra deriva de la forma
combinada del latín pater y del griego patḗr (padre). Se considera que el periodo
corre desde la parte final del Nuevo Testamento, específicamente desde los Hechos
de los Apóstoles (año 100 DC) y hasta 451 (la fecha del Concilio de Calcedonia), o
hasta el Segundo Concilio de Nicea, del siglo VIII. En su contenido ideológico, la
patrística se caracterizó por ser el periodo en que se gestó el contenido doctrinal de
las creencias religiosas cristianas, así como su defensa apologética contra los
ataques de las religiones paganas primero, y sucesivamente de las interpretaciones
que dieron lugar a las herejías, después. Para ser reconocido un padre de la Iglesia,
era necesario reunir las siguientes condiciones:
Antigüedad
Santidad de la vida
Doctrina ortodoxa
Aprobación eclesiástica