Está en la página 1de 2

El “Memorial” de Oseira en el códice 15-B del AHN.

Aportaciones a la historia,
arte y patrimonio del monasterio (1486-1828) / [autor-director, Miguel Ro-
maní Martínez; transcripción e índices, Ana María Fresco Santalla y José
Manuel González Monje], Santiago de Compostela: Departamento de Histo-
ria I, Universidad de Santiago de Compostela: Andavira, 2009.
PERALTA, Tomás de: Fundacion, antiguedad y progressos del imperial Monaste-
rio de Nuestra Señora de Ossera, de la Orden de Cister, En Madrid: por Mel-
chor Aluarez, 1677. Reed. facsimil, [Santiago de Compostela: Xunta de Gali-
cia, 1997].
VALLE PÉREZ, José Carlos: La arquitectura cisterciense en Galicia, La Coruña:
Fundación “Pedro Barrié de la Maza, Conde de Fenosa”, 1982, vol. I, p. 93-
149.

AHN. CODICES,L.15

Archivo Histórico Nacional


C/Serrano, 115. 28006 MADRID
http://www.mecd.es
ahn@mecd.es
incita para que hagan donaciones a la naciente comunidad. En el documento se
PIEZA DEL MES DE MARZO DE 2013
enumeran los nombres de casi cuarenta personas que acceden a ello y que debían
ser importantes, algunos de ellos vinculados a la corte real.
1137, [s.m., s.d., s.l.]
El documento nos retrotrae a los orígenes de Santa María de Oseira, que
Los monjes García, Diego, Juan y Pedro acuerdan construir un monas-
fue uno de los primeros monasterios cistercienses gallegos y también uno de los
terio en un lugar desierto denominado Oseira, para lo cual solicitan al rey
más importantes, debido a las numerosas posesiones que tuvo. Tras estos oríge-
Alfonso VII les acote el terreno y asimismo accediendo a sus peticiones,
nes eremíticos, en fechas que los especialistas no se ponen de acuerdo y que
obtienen la donación de algunos terrenos por parte de los propietarios de los
habría que situar en la segunda mitad del siglo XII, Oseira se afiliaría al Císter
alrededores.
por la línea de Claraval. Desde entonces recibiría grandes donaciones de los re-
Pergamino. Letra gótica redonda. Copia simple del siglo XVI yes, fundamentalmente Alfonso VII y Alfonso IX, así como de la nobleza, que
AHN. CLERO-SECULAR_REGULAR,Car.1509,N.10 harán posible la construcción de su magnífica iglesia, una de las obras culminan-
tes de la arquitectura cisterciense en España, según Valle Pérez. En 1223 Loren-
zo, abad de Oseira, es elegido abad de Claraval, la casa madre, hecho que le aca-
El Exordio parvo del Císter, en su capítulo tercero, nos relata cómo unos rreará un gran prestigio, pues algunos abades de monasterios cistercienses elegi-
monjes del monasterio de Molesmes salieron de él con el fin de fundar otro rán Oseira como lugar de retiro durante el siglo XIII.
nuevo: Conservamos tres ejemplares de este documento, el original y dos copias. Quere-
“Después de esto, respaldados por tan grande autoridad, el mencionado Abad mos llamar la atención sobre una de estas últimas, la confeccionada en pergami-
y los suyos, regresaron a Molesmes, y en esta comunidad monástica de her- no que va adornada en su parte inferior con dos representaciones heráldicas. La
manos escogieron como compañeros a aquellos que habían hecho el propósito de la izquierda representa el escudo de Galicia y la de la derecha, es el de la Con-
de observar la Regla, de modo que entre éstos y los que fueron a hablar con el gregación del Císter de la Regular Observancia de Castilla, en la cual se integró
legado en Lyon eran 21. Oseira en 1545. Por los motivos heráldicos que allí figuran sabemos que era el
Todos juntos se encaminaron gozosos a un desierto llamado Císter. Este usado hacia el año 1586. Entre ambos escudos figura el emblema que será el
lugar se encontraba en la diócesis de Chalon, y debido a la espesura del bos- escudo del monasterio, dos osos rampantes enfrentados con un pino entre ellos,
que era intransitable al hombre y habitado únicamente por fieras. haciéndose eco de la tradición sobre la existencia de osos en tiempos antiguos en
Al llegar allí los siervos de Dios comprendieron que aquel lugar, por ser el la zona.
más despreciable e inaccesible a la gente del mundo, era el más adecuado para
el género de vida que con tanto empeño y desde hacía mucho tiempo habían Bibliografía:
pensado y por cuyo motivo habían llegado hasta allí. Talado y limpio el bos- ROMANÍ, Miguel: El monasterio cisterciense de Santa María de Oseira
que, comenzaron a construir el monasterio con el permiso del obispo de Cha- (Ourense). Estudio histórico (1137-1310), Santiago de Compostela: Univer-
lon y el consentimiento del dueño del lugar”.
sidad de Santiago de Compostela, 1989.
El motivo de traer a colación este texto fundamental de los orígenes cister- A colección diplomática do mosteiro cisterciense de Santa María de Oseira
cienses es la similitud que presenta con nuestro documento seleccionado. En (Ourense) / Miguel Romaní Martínez [et alii], Santiago de Compostela: De-
él cuatro monjes, García, Diego, Juan y Pedro deciden retirarse a un lugar partamento de Historia I, Universidad de Santiago: Tórculo, 1989-2008, vol.
apartado y desierto llamado Ursaria para construir un monasterio. Este deseo I, p. 14-15.
de soledad y apartamiento del mundo es una característica común de los mo-
YÁÑEZ NEIRA, Fray Mª Damián y GARCÍA GONZÁLEZ, Miguel Ángel: “Santa
vimientos reformadores del monacato que se producen en Europa a finales del
María de Oseira”, en Monasticón cisterciense gallego, León: Edilesa, 2000,
siglo XI, entre los que estaba el Císter. Aunque los documentos recogen con
vol. I, p. 51-110.
frecuencia este tipo de alusiones a la soledad y al retiro lo que no es tan nor-
mal es la amplitud y el detalle con que lo hace nuestro documento. FREIRE CAMANIEL, José: El monacato gallego en la Alta Edad Media, A Coruña:
Pero al igual que en Exordio los monjes solicitaron el permiso del obispo Fundación Pedro Barrié de la Maza, 1998, vol. II, p. 809-812, 1055-1062.
de Chalon y de los dueños del lugar, en el caso de Oseira piden al rey Alfonso
VII que proceda a la delimitación de sus propiedades, el “coto”, buscando
obtener también tierras de los propietarios de los alrededores, a los cuales se Texto: Luis Miguel de la Cruz Herrranz. Archivo Histórico Nacional
Diseño cubierta: La Azotea