Está en la página 1de 3

Comentario del tema “Construcción dialógica de la personalidad moral”

El ser humano por naturaleza nace con la predisposición fisiológica de ser moral y
actuar moralmente, nace con una capacidad innegable de hacer lo que es
moralmente correcto.

Las personas van adquiriendo en el transcurso de la vida, su educación moral a


través de la interacción con otros seres humanos y en su círculo social.

Puig, explica que la construcción de la persona moral proviene de ciertos tipos de


educación, a los cuales estamos expuestos todos los seres humanos, estos tipos
de educación moral son los siguientes:

 Educación moral como socialización


 Educación moral como clarificación de valores
 Educación moral como desarrollo
 Educación moral como formación de hábitos virtuosos

Entender la educación moral como socialización, significa en muchos casos


reducirla a procesos sociales de adaptación, que señalan correctamente que la
moral involucra el cumplimiento de las normas sociales; pero no perciben que
tales normas pueden también criticarse, cambiarse y en definitiva a construirse de
forma creativa.

La educación moral como clarificación de los valores parte del supuesto, que los
valores son una realidad del todo personal y que por lo tanto no se trata de
enseñar un determinado sistema de valores sino, de facilitar procesos personales
de valoración. Cada individuo debe discernir los valores que quiere hacer suyos
mediante un proceso eminentemente individual.

En la educación moral como desarrollo, Kolhberg considera esencial comprender


la estructura del razonamiento frente a los problemas de carácter moral. Su
trabajo no se centra en los valores específicos sino en las razones que tienen las
personas para elegir u otra acción
La educación moral como formación de hábitos virtuosos la posee aquella
persona, que se ha apegado a las tradiciones y valores sociales, los cuales ha
convertido en un conjunto de virtudes personales.

Comentario personal.

Sin duda alguna para nuestro diario vivir es indispensable todo lo que se refiera a
la ética y los valores, ya que es lo que nos forma como personas y hace que
tengamos una convivencia sana y productiva en el transcurso de nuestras vidas.
El compromiso del individuo es la capacidad para tomar conciencia de lo
importante que es cumplir con el desarrollo de la actividad dentro del plazo que se
le ha asignado.

Cualquier trabajo debe asumirse con profesionalidad, responsabilidad y lealtad,


aportando el mayor esfuerzo para que el mismo tenga un alto nivel de calidad que
pueda llegar a satisfacer y superar las expectativas de los clientes o gremio en el
cual nos desempeñemos.

El valor de la responsabilidad que cada persona posee en la conciencia, le


permitirá reflexionar, administrar y orientarse hacia las consecuencias de sus
actos, siempre en el plano de lo moral.

Por lo mismo, es lo que caracteriza al ser humano, es decir lo que identifica su


educación, su cultura y su forma de ser. El conjunto de estos valores adquiridos
forma a la persona sin necesariamente tener estudios profesionales.

En caso de un profesional, en su vida cotidiana no solo confronta problemas en


relación con su trabajo, sino también en su labor diaria con las personas que lo
rodean, esto hace que muchas veces cometamos errores sin darnos cuenta que
estamos sobre la línea de la moralidad.

Muchas veces afrontamos problemáticas que de una manera u otra podrían poner
en tela de juicio nuestra debida conducta, en muchos casos dudando de la
capacidad misma, pero siempre teniendo en cuenta que existen deberes y
derechos que cada uno sabe dónde clasificarse.
Se entiende que la formación profesional conlleva un alto nivel de conocimiento
que se inculca a un individuo de la sociedad, dotándolo de un interés particular en
su profesión que se verá reflejada en su desempeño diario.