Está en la página 1de 1

JULIO CESAR TELLO Y LA TEORIA AUTOCTONISTA

“Julio C. Tello sigue vivo en la memoria de los peruanos, como que es una de las más preclaras
figuras de la peruanidad y, sin duda, el incuestionable Padre de la Arqueología Peruana.”

La presencia de Tello en la arqueología peruana no es un hecho casual ni mucho menos aislado. Su


acción y su teoría se dan en el seno mismo de la lucha social que conmovía al Perú de su tiempo; por
eso, sus teorías, su posición ideológica, su arqueología tienen que ser entendidas a la luz de estas
condiciones y no aisladamente.
lo que resalto de Tello es lo que quería decirnos con su teoría. “Nosotros somos iguales a todos, por
lo tanto, también podemos evolucionar, crecer sin necesidades de la ayuda de otros.” Cuando Tello
ingresó a la arqueología desde el terreno de la medicina, la única arqueología que se había
desarrollado orgánicamente en el Perú era la que había hecho Max Uhle. Lo demás eran esfuerzos
aislados y más bien desde perspectivas distintas a las de la arqueología como técnica. Uhle tampoco
era un arqueólogo; venía de la filología y su grado en la universidad, en Alemania, había sido sobre
determinados aspectos del chino medieval. El Perú, en Europa, era preocupación de etnólogos y/o
filólogos.
Uhle abordó el tema andino tratando de entender las relaciones espacio-temporales de los restos
arqueológicos, estableciendo mecanismos de ordenamiento muy similares a los que todavía hoy usan
muchos arqueólogos peruanistas. Sin embargo, al interior de su esquema sobre el desarrollo de la
historia antigua del Perú, subyacía un contenido nada favorable al indio peruano en la medida que
nos decía su teoría.
El “problema del indio” era un tema de gran beligerancia, debido a que la estructura semifeudal del
país tenía sus más agudas contradicciones precisamente en el campo, donde la población era
mayoritariamente indígena. El indio no había adquirido en realidad ningún derecho social con la
implantación de la República y era tratado casi como un animal, en iguales o aún peores condiciones
que en la Colonia. Debido a esto nace el interés y sentimiento compartido por Tello, quien también
vivió en carne propia cada suceso.
Tello nos plantea que el origen y desarrollo de la cultura peruana debe buscarse en su propio
territorio, como creación heroica del hombre peruano, en el proceso de dominio de su medio. Al
buscar las evidencias de este proceso de los andes, llega a encontrar el templo de chavín y otros
templos que señalaban según su criterio la difusión de chavín de los conocimientos tecneconómicos
alcanzados. A Tello le interesaba como el hombre había logrado superar sus contradicciones con el
medio y tener una base económica agrícola capaz de darle las condiciones materiales para subsistir.
La cultura andina surgió en su propio territorio, siendo la cultura matriz: la Cultura Chavín. Además,
Tello logra cambiar el eje que solo nos tenía solo mirando Cusco. Él logra cambiar nuestro enfoque
hacia una zona diferente. Logrando situar el pasado prehispánico en general como la piedra
fundamental de la peruanidad, nunca considerando un entretenimiento académico, sino una
contribución para el logro de un destino diferente. Eso lo hace distinto a los sabios extranjeros que
tienen nuestro pasado.