Está en la página 1de 12

Diez argumentos ateos del Dr.

Ted Drange

Por John W. Loftus en 7/10/2008

Definiciones de "Dios"

Antes de llegar a los argumentos, es importante presentar las diversas definiciones de "Dios"
que emplean:

D1: Dios es el ser eterno, todopoderoso y personal que creó y gobierna el universo. (Ser
eterno, Dios no puede entrar o desaparecer.) Al ser todopoderoso, puede realizar cualquier
acción que sea lógicamente posible de realizar. Al ser personal, tiene algunas características en
común con los humanos, como pensar, sentir emociones, y realizar acciones. Se entiende que
el universo consiste en todo el espacio, tiempo, materia y energía que haya existido alguna
vez)

D2: Dios es el ser personal eterno, muy poderoso que gobierna el universo, ama a la
humanidad y le dio humanidad su conciencia moral

D3: Dios es el ser eterno, muy poderoso y personal que gobierna el universo, ama a la
humanidad y desea firmemente que ese amor sea recíproco.

D4: Dios es ese ser que existe por sí mismo, es decir, que contiene la explicación de su propia
existencia dentro de sí mismo.

D5: Dios es ese ser que es (objetivamente) perfecto en todos los sentidos. (El término
"perfecto" se entiende aquí en un sentido objetivo, en oposición a un sentido subjetivo
relativo a los valores individuales, por lo que el término puede usarse en el razonamiento
público).

D6: Dios es la deidad descrita en la Biblia como interpretada por los evangélicos Cristianismo.

Se indicará para cada argumento cuál de las definiciones anteriores de "Dios" emplea.

Argumentos contra la existencia de Dios


1. El argumento anti-creación (D1, D6):

(a) Si X crea Y, entonces X debe existir temporalmente antes de Y.

(b) Pero nada podría existir temporalmente antes del tiempo mismo (porque eso implicaría
existir en un momento en que no había tiempo, lo cual es una contradicción) .

(c) Por lo tanto, es imposible que se haya creado el tiempo.

(d) El tiempo es un componente esencial del universo.

(e) Por lo tanto, es imposible que el universo haya sido creado.

(f) Se sigue que Dios, tal como se define por D1 y D6, no puede existir.

Discusión: Un argumento similar podría posiblemente construirse con respecto a los otros
componentes del universo también: espacio, materia y energía. Es muy difícil comprender
cómo un ser pudo haber creado el universo sin existir dentro del espacio y sin ningún
compromiso con la materia o la energía.

- El Dios del cristianismo evangélico (definido por D6) se incluye aquí (y para el argumento n. °
2, a continuación) debido a la primera oración en la Biblia, que los evangélicos toman para
referirse al universo entero.

2. El argumento personal trascendente (D1, D6):

(a) Para que Dios haya creado el universo, debe haber sido trascendente, es decir, debe haber
existido fuera del espacio y del tiempo.
(b) Pero ser personal implica (entre otras cosas) estar dentro del espacio y el tiempo.

(c) Por lo tanto, es lógicamente imposible para Dios, según lo definido por D1 o D6, existir.

Discusión:

Podría sugerirse que Dios tiene una parte que está fuera del espacio y el tiempo y otra parte
que está dentro del espacio y el tiempo y que es la última parte, no la primera, la que es de
naturaleza personal. Pero la idea de un ser que es en parte personal y en parte trascendente es
incomprensible. Además, la definición D1 implica que Dios, como ser personal, existía antes
del universo, y es incomprensible cómo un ser personal podría hacerlo.

- Aparte de las consideraciones conceptuales que tienen que ver con el concepto mismo de
"ser personal", hay consideraciones empíricas relevantes para la premisa (b). Se podría
argumentar que ser personal requiere tener pensamientos y que la ciencia ha confirmado muy
fuertemente que tener pensamientos depende de tener un cerebro físico. Por ejemplo, dado
que siempre se ha encontrado que el daño cerebral elimina, o al menos interrumpe, los
pensamientos, se puede extrapolar que no puede haber ningún pensamiento en absoluto en la
ausencia total de un cerebro. Aunque el soporte empírico para la premisa (b) es muy fuerte,
ese puede no ser un factor que, para empezar, impresione a las personas que no están
"científicamente orientadas".

3. El argumento de incoherencia de omnipotencia (D1, D6):

(a) Si Dios, tal como se define por D1 o D6 existiera, entonces sería omnipotente (es decir,
capaz de hacer cualquier cosa que sea lógicamente posible).

(b) Pero la idea de tal ser es incoherente.

(c) Por lo tanto, tal ser no puede existir.


Discusión: La definición D6 se incluye aquí porque los cristianos evangélicos sostienen que la
descripción bíblica de Dios como "Todopoderoso" es exacta. El problema de si la premisa (b) es
verdadera o no es complicado. Algunos escritores afirman que la idea de omnipotencia en sí
misma es inconsistente. Además, algunos escritores afirman que ser omnipotente es
incompatible con poseer otras propiedades. (Por ejemplo, un ser omnipotente podría
suicidarse, ya que hacerlo es lógicamente posible, pero un ser eterno, por definición, no
podría. Por lo tanto, la idea de la deidad definida por D1 o D6 es incoherente). Ya sea que el si
el reclamo es verdadero, aquí se deja abierto. Ver comentarios sobre el concepto de
"incoherencia" hecho en conexión con el argumento # 7, a continuación. (Para más material
sobre argumentos similares al # 3, ver Everitt, 2004, Martin, 1990,

- El atributo divino de la omnisciencia da lugar a consideraciones similares, y existe un


argumento de incoherencia de la omnisciencia que podría plantearse. (Para más material, vea
las referencias anteriores.) Ese argumento, que se omite aquí para ahorrar espacio, también
tiene una premisa (b) (redactada como en el argumento n. ° 3), que introduce cuestiones que
son sumamente complicadas y controvertidas.

4. El argumento de la falta de evidencia (D1, D2, D3, D6):

(a) Si Dios como se define por cualquiera de las cuatro definiciones en cuestión existiera,
entonces él tendría que estar profundamente involucrado en los asuntos de humanidad y
habría buena evidencia objetiva de su existencia.

(b) Pero no hay una buena evidencia objetiva de la existencia de una deidad así definida.

(c) Por lo tanto, Dios, como se define por D1, D2, D3 o D6, no existe.

Discusión: La razón detrás de la premisa (a) es que el tipo de deidad en cuestión, un ser
personal que gobierna el universo o que ama a la humanidad (y quizás quiera que ese amor
sea recíproco), debería involucrarse en los asuntos de los humanos y por lo tanto revela su
existencia abiertamente Podría afirmarse que Dios ha logrado tal participación solo por medio
de experiencias religiosas subjetivas, sin proporcionar a la humanidad ninguna buena
evidencia objetiva de su existencia. Esta afirmación podría ser atacada sobre la base de que las
personas que afirman haber tenido tales experiencias están equivocadas acerca de la
naturaleza y la causa de ellas. También podría argumentarse razonablemente que las
experiencias religiosas serían insuficientes para los propósitos divinos dados, y solo una buena
evidencia objetiva (públicamente comprobable) de algún tipo serviría.

Otro argumento similar al # 4, presentado a veces por ateos orientados científicamente, es el


Argumento del naturalismo metafísico, según el cual todos los fenómenos observados se
explican mejor recurriendo a causas naturales (Carrier, 2005). Dado que esa premisa es una
razón para aceptar el naturalismo, proporciona un argumento probatorio contra la existencia
de Dios. Sin embargo, la premisa dada es extremadamente radical y, por esa razón, el
argumento # 4 sería preferible.

5. El argumento del mal (D2, D3, D6):

(a) Si existiera un ser personal muy poderoso que gobierna el universo y ama a la humanidad,
entonces no ocurriría tanto mal (es decir, sufriendo y siendo prematuros) muerte) como lo
hace.

(b) Pero ocurre que hay mucho mal.

(c) Por lo tanto, no existe tal ser.

(d) Por lo tanto, Dios, tal como se define por D2, D3 o D6, no existe.

Discusión: Esta formulación del argumento es una versión de lo que se llama "El argumento
lógico del mal". Si la palabra "probablemente" fuera insertada en los pasos (a), (c) y (d),
entonces sería una versión de lo que se llama "El argumento probatorio del mal".
Consideraciones similares surgen en relación con las diferentes versiones. De acuerdo con la
Defensa del libre albedrío, la premisa (a) es falsa porque Dios quiere que las personas tengan
libre albedrío y eso requiere que sean capaces de crear el mal. El mal que realmente ocurre en
nuestro mundo es culpa de la humanidad, no de Dios. Por lo tanto, Dios todavía puede amar a
la humanidad y ser perfectamente bueno a pesar de todo el mal que ocurre. Hay muchas
objeciones a esta defensa. Una de ellas es que gran parte del sufrimiento y la muerte
prematura que ocurre en nuestro mundo se debe a causas naturales más que a decisiones
humanas, y la Defensa del libre albedrío sería totalmente irrelevante para esa forma de
maldad. (Drange, 1998)

6. El argumento de la incredulidad (D3, D6):

(a) Si existiera un ser muy poderoso y personal que gobierna el universo, ama a la humanidad y
desea firmemente que su amor por la humanidad sea recíproco, entonces no habría existe
tanta incredulidad en la existencia de un ser como el que existe.

(b) Pero existe tanta incredulidad.

(c) Por lo tanto, no existe tal ser.


(d) Por lo tanto, Dios, tal como se define por D3 o D6, no existe.

Discusión: Al igual que con Argument from Evil, se podría construir una versión "probatoria" de
este argumento insertando la palabra "probablemente" en los pasos (a), (c) y (d).
Consideraciones similares surgen para todas las diversas versiones. El argumento se dirige
contra la deidad definida por D6, así como también la definida por D3, porque los cristianos
evangélicos consideran que Dios tiene todas las propiedades mencionadas en D3. (Para una
discusión del argumento de Nonbelief enmarcado sobre la base de la definición D6, ver
Drange, 1993). Posiblemente el argumento también podría estar dirigido contra la deidad
definida por D2, y algo así se intenta en Schellenberg, 1993, aunque hay no sería tan
contundente.

La razón detrás de la premisa (a) es que la falta de creencia en Dios es un impedimento para
amarlo, por lo que una deidad como la descrita por la definición D3 o D6 eliminaría ese
impedimento si él existiera. Las defensas similares a aquellas en el caso del Argument from Evil
podrían plantearse, y podrían presentarse objeciones similares a ellas. (Drange, 1998.)

7. Argumentos de la incoherencia (D4, D5, D6):

(a) Para que X explique Y, no solo debe ser Y derivable de X, sino que la derivación debe
iluminar de algún modo.

(b) Si X se deriva de sí mismo, entonces la derivación de ninguna manera es esclarecedora.

(c) Por lo tanto, es imposible que algo se explique a sí mismo.

(d) Se supone que Dios, tal como se define por D4, se explica a sí mismo.

(e) Se sigue que la idea de "Dios" tal como se define por D4 es incoherente.

(f) Además, la perfección es relativa, por lo que el concepto de "objetivamente perfecto" como
concepto empleado en el razonamiento público no tiene sentido.

(g) Por lo tanto, la idea de "Dios" como se define por D5 también es incoherente.
(h) Además, la Biblia contiene descripciones de Dios que son incoherentes (p. ej., lo que
implica que Jesús es Dios y que Jesús es el hijo de Dios, que Dios es espíritu o espíritu y que
Dios es amor).

(i) Los cristianos evangélicos interpretan esas descripciones literalmente.

(j) Por lo tanto, podría argumentarse que la idea de "Dios" como se define por D6 también es
incoherente.

Discusión: a diferencia de los otros argumentos en esta sección, estos argumentos no apuntan
a probar la inexistencia de Dios, sino más bien, la incoherencia de la charla de Dios cuando
"Dios" se define de ciertas maneras. El punto no es que los teístas que emplean dicha charla de
Dios estén equivocados acerca del mundo, sino que están confundidos en su lenguaje.

La idea de "incoherencia" también se aplica a veces a contradicciones u otros tipos de


incompatibilidad conceptual. Por ejemplo, los argumentos n. ° 2 y n. ° 3 anteriores pueden
considerarse como una especie de "argumento de la incoherencia", ya que apelan a
incompatibilidades conceptuales entre pares de atributos divinos. [Este punto también podría
aplicarse a la definición D5 si los teístas trataran de combinarlo con otras definiciones. Por
ejemplo, si un teísta afirmara que Dios es a la vez perfecto (como se da en D5) y el creador del
universo (como se da en D1), entonces podría argumentarse que tal noción es incoherente, ya
que un ser perfecto puede no tiene deseos, mientras que un creador debe tener algunos
deseos. O si un teísta afirmara que Dios es perfecto y también ama a la humanidad (como se
da en D2 y D3), entonces podría argumentarse que tal noción es incoherente, ya que un ser
perfecto no puede sentir desilusión, mientras que un ser que ama a la humanidad debe sentir
cierta desilusión.] Sin embargo, esta noción de "incoherencia" es diferente de la que se apela
en los Argumentos de Incoherence, porque si se atribuyen propiedades incompatibles, al
menos hay una conjunción de proposiciones allí, incluso si es una pareja contradictoria. En ese
caso, aún tendría sentido decir que la oración "Dios existe" expresa una proposición
(necesariamente) falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la que se apela en los Argumentos
de la Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en absoluto, sea verdadera o falsa.
(Para más información sobre argumentos de propiedades incompatibles contra la existencia de
Dios, ver Martin y Monnier, 2003). ya que un ser perfecto no puede sentir desilusión, mientras
que un ser que ama a la humanidad debe sentir cierta desilusión.] Sin embargo, esta noción de
"incoherencia" es diferente de la que se apela en los Argumentos de la Incoherencia, porque si
se atribuyen propiedades incompatibles, al menos hay una conjunción de proposiciones allí,
incluso si es un par contradictorio. En ese caso, aún tendría sentido decir que la oración "Dios
existe" expresa una proposición (necesariamente) falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la
que se apela en los Argumentos de la Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en
absoluto, sea verdadera o falsa. (Para más información sobre argumentos de propiedades
incompatibles contra la existencia de Dios, ver Martin y Monnier, 2003). ya que un ser perfecto
no puede sentir desilusión, mientras que un ser que ama a la humanidad debe sentir cierta
desilusión.] Sin embargo, esta noción de "incoherencia" es diferente de la que se apela en los
Argumentos de la Incoherencia, porque si se atribuyen propiedades incompatibles, al menos
hay una conjunción de proposiciones allí, incluso si es un par contradictorio. En ese caso, aún
tendría sentido decir que la oración "Dios existe" expresa una proposición (necesariamente)
falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la que se apela en los Argumentos de la
Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en absoluto, sea verdadera o falsa. (Para
más información sobre argumentos de propiedades incompatibles contra la existencia de Dios,
ver Martin y Monnier, 2003). ] Sin embargo, esta noción de "incoherencia" es diferente de la
que se apela en los Argumentos de Incoherencia, porque si se atribuyen propiedades
incompatibles, al menos hay una conjunción de proposiciones allí, incluso si es una pareja
contradictoria. En ese caso, aún tendría sentido decir que la oración "Dios existe" expresa una
proposición (necesariamente) falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la que se apela en los
Argumentos de la Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en absoluto, sea
verdadera o falsa. (Para más información sobre argumentos de propiedades incompatibles
contra la existencia de Dios, ver Martin y Monnier, 2003). ] Sin embargo, esta noción de
"incoherencia" es diferente de la que se apela en los Argumentos de Incoherencia, porque si se
atribuyen propiedades incompatibles, al menos hay una conjunción de proposiciones allí,
incluso si es una pareja contradictoria. En ese caso, aún tendría sentido decir que la oración
"Dios existe" expresa una proposición (necesariamente) falsa. Pero con el tipo de
"incoherencia" a la que se apela en los Argumentos de la Incoherencia, no hay ninguna
proposición expresada en absoluto, sea verdadera o falsa. (Para más información sobre
argumentos de propiedades incompatibles contra la existencia de Dios, ver Martin y Monnier,
2003). al menos hay una conjunción de proposiciones allí, incluso si es un par contradictorio.
En ese caso, aún tendría sentido decir que la oración "Dios existe" expresa una proposición
(necesariamente) falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la que se apela en los Argumentos
de la Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en absoluto, sea verdadera o falsa.
(Para más información sobre argumentos de propiedades incompatibles contra la existencia de
Dios, ver Martin y Monnier, 2003). al menos hay una conjunción de proposiciones allí, incluso
si es un par contradictorio. En ese caso, aún tendría sentido decir que la oración "Dios existe"
expresa una proposición (necesariamente) falsa. Pero con el tipo de "incoherencia" a la que se
apela en los Argumentos de la Incoherencia, no hay ninguna proposición expresada en
absoluto, sea verdadera o falsa. (Para más información sobre argumentos de propiedades
incompatibles contra la existencia de Dios, ver Martin y Monnier, 2003).

8. El argumento de la confusión (D6):

(a) Si la deidad descrita en la Biblia como interpretada por el cristianismo evangélico existiera,
entonces no existiría tanta confusión y conflicto entre los cristianos como lo hace,
particularmente con respecto a la importancia cuestiones doctrinales tales como las leyes de
Dios y los requisitos para la salvación.

(b) Pero existe mucho. (Los cristianos discrepan ampliamente entre sí sobre tales asuntos,
como se muestra, entre otras cosas, por la gran cantidad de denominaciones y sectas
cristianas diferentes que existen.)
(C) Por lo tanto, esa deidad no existe.

(d) Por lo tanto, Dios como lo define D6 no existe.

Discusión: La razón detrás de la premisa (a) es que el Dios del cristianismo evangélico es una
deidad que pone gran énfasis en la conciencia de la verdad, especialmente con respecto a
cuestiones doctrinales importantes. Se espera, entonces, que si tal deidad existiera, le daría
una alta prioridad a la eliminación de la confusión y el conflicto entre sus propios seguidores
con respecto a cuestiones doctrinales importantes. Debido a la gran abundancia de confusión
cristiana del género relevante, este argumento es muy contundente.

9. El argumento de los defectos bíblicos (D6):

(a) Si existiera la deidad descrita en la Biblia como interpretada por el cristianismo evangélico,
entonces la Biblia misma no tendría los defectos que tiene. Es decir, no contendría errores
textuales, interpolaciones, contradicciones, errores de hechos (incluidas falsas profecías) y
defectos éticos. Además, el canon se habría reunido con menos participación política y no
habría manuscritos originales o partes faltantes.

(b) Pero la Biblia contiene esos defectos.

(c) Por lo tanto, esa deidad, que es Dios como se define por D6, no existe.

Discusión: La premisa (a) se basa en el punto de que los cristianos evangélicos consideran que
la Biblia es la principal forma de revelación de Dios para la humanidad. Entonces, dado que su
Dios existe, se esperaría que la Biblia posea características implicadas por las motivaciones que
le atribuyen. La premisa (a) sigue de manera bastante natural. (Para ejemplos de los defectos
de la Biblia, vea el apéndice D de Drange, 1998, y Mattill, 1995. Para más sobre los argumentos
# 8 y # 9, vea Drange, "Los argumentos de la confusión y los defectos bíblicos" en el próximo
Martin y Monnier, 2006.)

10. El argumento de la insignificancia humana (D6):

(a) Si existiera la deidad descrita en la Biblia como interpretada por el cristianismo evangélico,
entonces se esperaría que los humanos ocupen un lugar importante en el universo.
(b) Pero, tanto desde el punto de vista del espacio (el tamaño del universo en relación con el
tamaño de la tierra) como desde el punto de vista del tiempo (el tiempo en que el universo ha
existido en relación con el tiempo) en que los humanos han existido), los humanos no ocupan
ningún lugar significativo en el universo.

(c) Por lo tanto, Dios, tal como lo define D6, probablemente no exista.

Discusión: La idea detrás de la primera premisa aquí es que la Biblia describe a Dios como
teniendo un interés muy especial en los humanos. Dado que los humanos son tan importantes,
deberían ocupar naturalmente un lugar importante en el espacio y el tiempo. Rechazar esa
idea es rechazar la perspectiva cristiana evangélica sobre la naturaleza de la realidad. (Una
versión ligeramente diferente de este argumento se conoce como "The Argument from Scale"
en Everitt, 2004).

- Hay muchos otros argumentos en contra de la existencia de Dios. Algunos son de forma
inductiva (Martin, 1990). Algunos apelan a suposiciones cosmológicas (Craig y Smith, 1993). He
escogido solo aquellos que considero que son los principales.

Resumen

Los diversos argumentos se pueden combinar con las seis definiciones de "Dios" de la siguiente
manera:

DEFINICIÓN

ARGUMENTOS CONTRA DIOS

D1

# 1-4

D2

# 4, # 5 (+ posiblemente # 6)

D3

# 4-6
D4

#7

D5

#7

D6

# 1-10

Todos los argumentos teístas para la existencia de Dios pueden ser refutados por al menos una
objeción, y todas las definiciones de "Dios" consideradas aquí permiten que se establezca la
inexistencia de Dios (o que la charla de Dios sea incoherente) por al menos un argumento.
Otras definiciones de "Dios" se usan en el lenguaje ordinario, pero todas ellas permiten que la
inexistencia de Dios se establezca apelando a consideraciones similares o análogas. Hay mucho
más que decir sobre los diversos argumentos. La bibliografía a continuación proporciona algo
de eso y también proporciona referencias adicionales.

Bibliografía

Carrier, Richard. Sentido y bondad sin Dios: una defensa del naturalismo metafísico.
Bloomington, IN: AuthorHouse, 2005.

Craig, William Lane y Walter Sinnott-Armstrong. ¿Dios? Un debate entre un cristiano y un ateo.
Oxford y Nueva York: Oxford University Press, 2004.

Craig, William Lane y Quentin Smith. Teísmo, ateísmo y Big Bang Cosmología. Oxford y Nueva
York: Oxford University Press, 1993.

Drange, Theodore. "El argumento de la no creencia". Estudios Religiosos 29, 1993.

Drange, Theodore. La incredulidad y el mal: dos argumentos para la inexistencia de Dios.


Amherst, NY: Prometheus Books, 1998.

Drange, Theodore. "El argumento de ajuste nuevamente revisado". Philo vol. 3, no. 2, 2000.
Everitt, Nicholas. La no existencia de Dios Londres y Nueva York: Routledge, 2004.

Le Poidevin, Robin. Argumentando por el ateísmo: una introducción a la filosofía de la religión.


Londres y Nueva York: Routledge, 1996.

Martin, Michael. Ateísmo: una justificación filosófica. Filadelfia: Temple University Press, 1990.

Martin, Michael y Ricki Monnier, eds. La imposibilidad de Dios Amherst, NY: Prometheus
Books, 2003.

Martin, Michael y Ricki Monnier, eds. La improbabilidad de Dios. Amherst, NY: Prometheus
Books, 2005.

Mattill, AJ, Jr. The Seven Mighty Blows to Traditional Beliefs. Gordo, AL: The Flatwoods Free
Press, 1995.

Schellenberg, JL Escondite Divino y Razón Humana. Ithaca, NY: Cornell University Press, 1993.

Sobel, Jordan Howard. Lógica y Teísmo: Argumentos a favor y en contra de las creencias en
Dios. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 2004.

Stenger, Victor J. ¿Ha encontrado la ciencia a Dios? Amherst, NY: Prometheus Books, 2003.

- Ted Drange