Está en la página 1de 1

Amigos y actividades de tiempo libre en la adultez muchachos de 18 años compartían con sus amigos

emergente más actividades de ocio que los


En general, se ha realizado mucha más investigación de 23, y éstos eran más activos que los de 28.
sobre las relaciones con los amigos y los pares en la
adolescencia que en la adultez emergente. No Osgood y Lee (1993) encontraron que poca de esta
obstante, por diversas razones, las amistades pueden disminución durante la adultez emergente podía ser
ser especialmente importantes en este periodo. Los
adultos emergentes dejan el hogar, por lo que podría explicada por el matrimonio, pero que tener un hijo
esperarse que aumentara la importancia de los disminuía la participación en cada aspecto de las
apegos y las actividades con los amigos cuando los actividades de ocio con los amigos. Sin embargo,
jóvenes ya no conviven todos los días en relaciones incluso para los que no se convertían en padres de los
familiares. 18 a los 28 años, el tiempo libre que compartían con
los amigos disminuía de manera considerable en este
De igual forma, dado que la mayoría de los adultos periodo. Puede ser que algunas actividades
emergentes son solteros, podría suponerse que este recreativas de los amigos en la adultez emergente
estatus los incentiva más que a las personas casadas (fiestas, bares, etc.) pierden su
para procurar el contacto con los amigos (Helgeson, encanto a finales de los veintes.
2002).
La mayoría de los datos sobre las actividades con los
amigos en la adultez emergente provienen de una
investigación de Osgood y Lee (1993), quienes
estudiaron las actividades realizadas en el tiempo
libre por medio de una encuesta telefónica a una
muestra representativa de 827 residentes de
Nebraska de 18 años en adelante. Sus datos
proporcionan información sobre las actividades con
los amigos en la adultez emergente, y también nos
permiten hacer comparaciones entre la adultez
emergente
y edades mayores. Osgood y Lee (1993) indagaron
acerca de la participación en diversas actividades de
tiempo libre (como ir a fi estas o a conciertos
musicales), que en su mayoría podemos suponer que
tienen lugar con amigos. En el estudio, el adulto
emergente promedio pasaba mucho tiempo en
actividades de ocio con sus amigos. La mayoría
de los adultos emergentes (de 18 a 28 años en su
estudio) dijeron que se reunían con sus amigos al
menos una vez a la semana, sin ningún propósito
específico. El adulto emergente común iba a fi estas al
menos una vez al mes y asistía a bares más o menos
con la misma frecuencia. En promedio, los adultos
emergentes iban al cine una o dos veces al mes y
asistían a conciertos musicales unas pocas veces al
año.
En todos esos aspectos, las tasas promedio de
participación en las actividades de ocio con los amigos
eran considerablemente más altas entre los adultos
emergentes que entre los adultos mayores. Sin
embargo, incluso entre los adultos emergentes esas
actividades disminuían de manera constante. Los