Está en la página 1de 13

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA

RECTORADO
DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
CENTRO LOCAL METROPOLITANO
MAESTRÍA EN PLANIFICACIÓN DE LA EDUCACIÓN
DISEÑO INSTRUCCIONAL
ACTIVIDAD N° 1

CONCEPTOS, CARACTERÍSTICAS; ELEMENTOS DEL CURRICULUM Y SUS


ALCANCES, TENDENCIAS CURRICULARES EN LA ACTUALIDAD.
PROPUESTA DE UNA DEFINICIÓN DE CURRICULUM CON UNA TENDENCIA,
Y LA JUSTIFICACIÓN DEL PORQUÉ DE SU UTILIZACIÓN.

Autores: Marlon Gordillo,


C.I. V. Nro. 6.277.423.

Caracas, junio 2018


Introducción
La concepción de currículo implica una representación de lo ideal, así como de
la realidad que circunda tanto al individuo, como al contexto que lo rodea y lo
identifica. Su reseña histórica permite entender sus raíces, su trasegar y las
distintas direcciones que éste toma de acuerdo a los fundamentos, tendencias y
enfoques que lo determinan en su proceso de construcción y desarrollo, en orden
a dar respuestas pertinentes a las demandas de la sociedad, desde lo micro hasta
lo macro.
La temática curricular constituye una de las problemáticas científicas actuales
de mayor incidencia en la práctica educativa. La implantación del currículum o
currículo (en castellano) en la institución es un elemento esencial para
el desarrollo del proceso de enseñanza y de aprendizaje, siendo el análisis de este
dentro del aula de clases un factor importante que ha de tenerse en cuenta
cuando el camino como profesionales de la educación es la formación integral de
la personalidad de nuestros estudiantes.
La problemática curricular resulta una preocupación fundamental en nuestros
días, la búsqueda de una educación formativa y el dejar atrás concepciones
sumativas y extremadamente cuantitativas en el proceso de enseñanza y de
aprendizaje incluye sin lugar a dudas la perspectiva con que se aborde
el curriculum, por lo que resulta tema primordial en el trabajo de los profesionales
de las ciencias de la educación.
La educación, es tanto producto de la sociedad cambiante e histórico-
culturalmente situada y dirigida al hombre como ser social, que erige ante sí retos
sobre cómo prepararlo para la vida y cómo permitirle enfrentar los desafíos
postmodernos en su integralidad. La educación es la vía para la formación
paulatina de las nuevas generaciones para su auto transformación y la
transformación de la sociedad. La educación se da en un proceso de intercambio
dentro de una actividad determinada, en este caso el proceso pedagógico, donde
hay comunicación y el individuo asume, a partir de la socialización,
determinados valores, determinadas conductas con respecto a su actividad, a su
objeto, que es la realidad en la que se mueve, jerarquizando valores,
transformando esa realidad y auto transformándose. Es por eso que este informe
se enfoca en forma breve desde los conceptos y puntos de vista de algunos
autores; las características y elementos del curriculum, así como sus alcances;
tendencias curriculares, y por último destacar la apropiación de una propuesta
curricular, en cuanto a su definición, tendencia y justificación de su uso.
Conceptos Características, elementos del curriculum y sus alcances
En la revisión de la literatura pedagógica actual, se encuentra una multiplicidad
de concepciones respecto de lo que se entiende por currículo, de tal manera que
el término resulta en alto grado no solamente polisémico sino también polémico.
Esto se debe a muchos factores, entre ellos, a la percepción de que el currículo es
el núcleo, es decir, la parte esencial de la educación y que ésta tiene un carácter
sumamente sensible para el destino personal de cada uno de los sujetos que se
están educando, destino el cual está a su vez inscrito en el carácter desigual,
fragmentado y contradictorio de la sociedad en que vivimos. Otro factor es el
relacionado con el tipo de supuestos gnoseológicos y epistemológicos conforme
los cuales se elabora el currículo y se diseñan sus contenidos, pues el currículo es
una actividad eminentemente intencional o teleológica por la cual se trata de
formar, en última instancia, la concepción del mundo de los educandos.
No está demás señalar que este segundo factor o grupo de factores está
relacionado en última y primera instancia, con los escenarios socioculturales
diversos y contrapuestos en los que se procesa el currículo. Todo esto hace que
dicho currículo tenga una determinada significación para unos y otra distinta para
otros. Es por eso que en el presente informe se destaca una precisión de su
concepto fundamental, ya que cuando se habla de educación y pedagogía su
referente es la noción de currículum.
El Diccionario de la Real Academia Española, R.A.E. lo define como plan de
estudio, y como conjunto de estudios y prácticas destinadas a que el estudiante
desarrolle plenamente sus posibilidades. Etimológicamente, el término currículum,
proviene de la palabra latina currere, que hace referencia a una carrera, a un
trayecto que debe ser recorrido, de ahí que la escolaridad sea concebida como un
recorrido de los estudiantes y el currículum como el contenido y la guía de su
progreso por la escolaridad. Por ello se dice Mendo (2007) “el currículo
desempeña el papel de una especie de partitura interpretativa, flexible, pero
determinante de la acción educativa” (p.75). La determinación de ese recorrido
precisa plantearse interrogantes sobre qué se enseña y qué aprenden los
estudiantes; qué se debiera enseñar y aprender y lo que realmente se transmite y
se asimila; no sólo los contenidos sino también las estrategias, métodos y
procesos de enseñanza.
Es función del currículum explicitar el proyecto (las intenciones y el plan de
acción) que preside las actividades educativas escolares. En tanto proyecto, el
currículum asegura Mendo (2006) “es una guía para los encargados de
desarrollarlo y un instrumento útil para orientar la práctica pedagógica. El
currículum debe tener en cuenta las condiciones reales en que va a tener que
llevarse a cabo” (p.87). De esta forma el currículum remite a los contextos desde
los que se elabora. Las diferentes concepciones y perspectivas son fruto de las
opciones que se toman a la hora de acotar a qué nos referimos con ese concepto.
Existen, así, diversas concepciones de lo que es currículo, según los diversos
enfoques con que se le mira.
Se puede visualizar esto observando algunas definiciones de pensadores
destacados en la teoría del curriculum, que muestran diferentes inquietudes
predominantes, dependientes de su visión del proceso educativo y de hacia dónde
apuntan. Así pues, según Díaz (2006) “el currículo es en esencia un plan de
aprendizaje” (p.35). (Curriculum como plan de aprendizaje).
Dice Stenhouse (2006) “el currículo es una tentativa para comunicar los
principios y rasgos esenciales de un propósito educativo, de forma tal que
permanezca abierto a discusión crítica y pueda ser trasladado efectivamente a la
práctica” (p.57). (Curriculum como investigación y desarrollo). Además señala
Zabalza (2007) “es el conjunto de supuestos de partida, de las metas que se
desea lograr y los pasos que se dan para alcanzarlas: El conjunto de
conocimientos, habilidades, actitudes que se considera importante trabajar en la
escuela...” (p.85). (Curriculum como planificación consciente).
Y finalmente Coll (2004) plantea “entendemos por currículo el proyecto que
preside las actividades educativas escolares, precisa sus intenciones y
proporciona guías de acción adecuadas y útiles para los profesores que tienen la
responsabilidad directa de su ejecución” (p.64). (Curriculum como proyecto
educativo). En general, curriculum es entendido hoy como selección y
organización de cultura dispuesta para su enseñanza, aprendizaje y evaluación.
Los componentes del currículum pueden agruparse en torno a cuatro preguntas:
qué enseñar, cuándo enseñar, cómo enseñar y qué cuándo y cómo evaluar.
Diseño Curricular
En la literatura sobre el tema se identifica el diseño curricular con el concepto
de planeamiento o con el currículum en su integridad Arnaz (1996), plantea:

El diseño curricular puede entenderse como una dimensión del curriculum


que revela la metodología, las acciones y el resultado del diagnóstico,
modelación, estructuración, y organización de los proyectos curriculares.
Prescribe una concepción educativa determinada que al ejecutarse pretende
solucionar problemas y satisfacer necesidades y en su evaluación posibilita
el perfeccionamiento del proceso de enseñanza y de aprendizaje (p.67).

Así pues, el diseño curricular es una metodología en el sentido que su


contenido explica cómo elaborar la concepción curricular, y representa una acción
en la medida que constituye un proceso de elaboración con resultado porque de
dicho proceso quedan plasmados en documentos curriculares dicha concepción y
las formas de ponerla en práctica y evaluarla.
Tendencias Curriculares en la Actualidad.
Las tendencias curriculares más relevantes de la actualidad y que están
marcando pauta en los procesos de cambio educacional en el mundo. Son, entre
otras: Generación de teoría curricular sustentada en la práctica educativa;
construcción de curricula integrados a través de los procesos de cooperación,
cogestión, enfoque por competencias y planeación estratégica; flexibilización
curricular bajo diferentes modalidades; hibridación o convergencia de
especialidades y profundización de las herramientas intelectuales; asunción de
visiones inter, multi y transdisciplinares en la construcción curricular; adopción y
uso de las Tics en aplicaciones diversas; promoción del desarrollo humano y
fortalecimiento de la dimensión ética; incorporación de la pedagogía por proyectos
a la elaboración curricular; reformas inclusivas a través de la formación para el
compromiso social; incorporación de manifestaciones del curriculum oculto al
curriculum en acción; revisión permanente de las ofertas de titulación en las
universidades y el perfil de quienes lo forman. En base a esto se disertan solo tres
de las tendencias mencionadas, a partir de un análisis y consideración de una
breve pero eficaz revisión documental conforme a la exigencia del presente
informe.
Tendencia a la generación de teoría curricular que sustente la práctica
educativa
La tendencia a la generación de teoría curricular se origina en la producción de
conocimientos y la profusión de investigaciones en este campo, así como en las
perspectivas educativas que inspiran los modelos pedagógicos. Este proceso se
aceleró en las últimas décadas del siglo XX y continúa en el siglo XXI a raíz de las
experiencias vividas con los cambios o reformas que han dado paso a fenómenos
curriculares de carácter continuista, del tipo análisis y diagnóstico, como propuesta
de soluciones, o los modelos lassez faire, hasta los cambios que se definen como
progresistas, buscadores de la excelencia o respondientes a la exigencia social de
mayor calidad y responsabilidad educativa para la población. Tal diversidad de
enfoques y modelos para llevar a la práctica los cambios curriculares, ha obligado
a los investigadores educacionales a centrarse, aún más, en el problema teórico
del curriculum y producir argumentos que sustenten la práctica educativa y
orienten resultados menos traumáticos en las acciones de cambio o reforma que
adelantan las instituciones educativas.
En este sentido, (Posner, 2002, p.37). Considera que los currículos deben ser
entendidos en términos de sus contextos históricos y responder a interrogantes
como las que siguen: ¿quiénes fueron sus arquitectos y cuáles los principios que
los guiaron?, ¿a qué situación educativa o ¿a qué conjunto de problemas estaba
dirigido?, ¿a qué presión social o política respondían?, y ¿cuál fue el centro del
esfuerzo del diseño curricular? La necesidad de responder a estas preguntas tiene
que ver con la cantidad de creencias, divergencias y motivaciones de los
responsables de cambiar los currículos, siendo el producto un diseño curricular
aproximado de los intereses, voluntades y decisiones de quienes finalmente lo
pondrían en ejecución.
Por lo expuesto y ante estas inquietudes, Posner (ob. cit). Propone cinco
criterios de elegibilidad válidos para la generación de teoría curricular: definir el
concepto de hombre a formar, caracterizar su proceso de formación, describir el
tipo de experiencias educativas y los contenidos curriculares requeridos para
impulsar el proceso de desarrollo, definir el tipo de relaciones entre educando y
educador en la visión del logro de las metas de formación, prescribir los métodos y
técnicas utilizables.
En el estudio y la aplicación de los citados criterios o fenómenos propios del
hecho educativo, se centra gran parte de las investigaciones curriculares, dado
que los mismos atienden a la evolución de las líneas de pensamiento que guían la
producción del conocimiento en el campo educativo y en las ciencias humanas en
general. De allí que, sin duda, la profundización en el quehacer investigativo
constituya una tendencia curricular dirigida a generar teoría en esta materia.
Tendencia a la construcción de los curriculos integrados a través de
procesos de cooperación, cogestión, enfoque por competencias y
planeación estratégica

Esta tendencia parte del reconocimiento de las líneas de investigación de la


ciencia a través de las redes científicas universitarias, sus avances y reflexiones.
El curriculum, según esta orientación se construye a partir de diferentes vectores
que involucran la investigación, la formación, la innovación, la extensión y las
diferentes manifestaciones del saber en procesos de cooperación, integración y
participación de actores diversos para arribar a troncos comunes consensuados
que faciliten el desarrollo de competencias generales, aumentando así la
probabilidad de reconversión en el ejercicio profesional cuando las condiciones
externas lo impongan y posibilitando al estudiante mayor movilidad y articulación
en el sistema educativo nacional y con respecto a sistemas educativos de otros
países. Ejemplos de esta tendencia son el proyecto Tuning para Europa (2003) y
el proyecto Tunning para América Latina (2006), entre cuyos propósitos se
encuentran: permitir la movilidad escolar, laboral y profesional, la interrelación
económica entre los países, el énfasis en la calidad a partir de estándares
internacionales, la tendencia a homogeneizar referentes culturales, la acreditación
de experiencias y aprendizajes, entre otros.
Esta forma de construcción curricular deberá obedecer a planes estratégicos
de carácter internacional, planetario, sectorial, regional y local, ya que se trata de
validar intereses comunes, priorizar ideas de excelencia, calidad, eficiencia y
asociarlos a la certificación y evaluación de la calidad educativa. La idea de
homologar los currículos, al menos en sus troncos comunes, podría aportar
ventajas significativas, siempre que permita márgenes de libertad para la
incorporación, actualización o revisión de competencias y contenidos que atiendan
a la evolución natural del conocimiento y a los cambios que se produzcan en la
sociedad, haciendo uso de procesos de cooperación entre universidades y entre
países, procesos de cogestión para favorecer el desarrollo de programas y
proyectos comunes, del enfoque por competencias para definir con mayor claridad
y pertinencia social lo que se espera lograr en los procesos formativos, y de
pensamiento estratégico o de planeación estratégica.
Ya que es necesario visualizar en el tiempo las fases que se deben asumir
para lograr los cambios con criterios de clara direccionalidad, flexibilidad,
armonización de los actores y factores, así como atención a las verdaderas
necesidades del entorno social y educacional. En este último aspecto, la influencia
del pensamiento estratégico en la sociedad contemporánea ha sido de una
magnitud tal que permitió crear modelos para suministrar un ordenamiento que
posea una lógica básica orientada a la solución de situaciones ambiguas y
complejas.
De allí que, dentro de este tipo de pensamiento, se prioriza el análisis de cada
uno de los componentes que conforman una situación y se potencian las
capacidades de razonamiento, a objeto de reestructurarlos con una óptica nueva.
El pensamiento estratégico contrasta fuertemente con el pensamiento
convencional cuya metodología de razonamiento se basa en la linealidad, la
repetición, el pensamiento automatizado, de respuesta previsible; en el
pensamiento estratégico se combinan elementos múltiples y complejos pero,
quizás, uno de los aspectos más importantes es que puede ser aprendido.
Por esta razón la planificación estratégica debe ser reconocida por lo que es, un
medio para programar estrategias ya formuladas que trabaja formalmente sus
implicaciones, su naturaleza analítica, basada en la descomposición en
elementos; mientras que, el proceso de formulación y elaboración de estrategias
es esencialmente sintético. La cuestión es operar dentro de una orientación
táctica, capaz de detectar el perfil de necesidades y planificar estratégicamente las
únicas o múltiples alternativas para satisfacerlas.
Tendencia a la flexibilización curricular bajo diferentes modalidades
Ya no se trata sólo de un principio declarativo, la flexibilización curricular se ha
convertido en una política educativa que debe ser operacionalizada y asumida por
las instituciones. Pues asegura Zabalza (2007) un curriculum flexible “podría
referirse a un plan de estudios abierto donde el estudiante con la orientación de un
asesor va construyendo su trayecto académico. La flexibilidad también tiene que
ver con la oferta de cursos y actividades académicas y su renovación continua”
(p.67). (…) está relacionada con la proporción de obligatoriedad y efectividad en
los cursos, con la revalidación o acreditación de estudios realizados en otras
instituciones dentro de su plan de formación, con el margen de libertad de cátedra
para incorporar, reformular, reducir o ampliar contenidos educativos, y también
con la utilización de nuevas tecnologías, información y ambientes que ofrezcan
mejores y variadas opciones para obtener aprendizajes (…) (Ob. Cit).
Es decir, la flexibilidad deberá hacer del trayecto educativo del estudiante un
proceso ameno, nutritivo, creativo y diferente en cada caso, posibilitar al docente
el desarrollo de su creatividad en la práctica educativa y, a las instituciones que
declaran la flexibilidad como principio, ofrecer las mejores posibilidades para que
este tránsito se realice de forma óptima. Mucho se ha dicho acerca de la
flexibilidad de los currículos e, incluso, ha sido una declaración permanente en la
fundamentación de los documentos de diseño curricular; no obstante, lo que
ocurre en la práctica educativa muchas veces dista de lo declarado en los
documentos de base y antes que posibilitar los procesos académicos para que el
estudiante logre el mejor aprovechamiento del tiempo y avance de acuerdo a sus
necesidades e intereses, lo que realmente ocurre es que su trayecto educativo se
ve obstaculizado por el conjunto de pautas, normas y procedimientos de carácter
administrativo que hacen más rígida la administración del curriculum y limitan las
verdaderas posibilidades que puede brindar un curriculum flexible.
Otra expresión de la flexibilidad curricular tiene que ver con la permeabilidad y
maleabilidad que ofrezca el curriculum para asumir cambios en los procesos,
tecnologías, estrategias de desarrollo y evaluación curricular, la posibilidad de
transferencia de un curriculum a otro o de una institución a otra en un mismo país
y en países distintos. La flexibilización curricular es un reto de los planificadores y
ejecutores de la actividad educativa, de allí, que continúe siendo una marcada
tendencia, predicada por muchos años, que aún se debe concretar.
Definición de Curriculum
Adoptamos la definición que plantea Coll, que entiende por currículo un
proyecto que preside las actividades educativas escolares, precisa sus intenciones
y proporciona guías de acción adecuadas y útiles para los profesores que tienen la
responsabilidad directa de su ejecución, he aquí el curriculum como proyecto
educativo. El cual entendemos, hoy día; como la selección y organización de
cultura dispuesta para su enseñanza, aprendizaje y evaluación. Dando paso a
cuatro preguntas: qué enseñar, cuándo enseñar, cómo enseñar y qué cuándo y
cómo evaluar. Lo que plantea en el fondo como línea de investigación una relación
de la teoría con la práctica, Dado que la escuela no puede pretender enseñarlo
todo, su función legítima, que es la transmisión cultural, específicamente está
dirigida a cultivar el intelecto del niño, proveyéndole de las oportunidades para
adquirir los grandes productos de la inteligencia humana, reconocida
universalmente como la herencia cultural, acumulada y reactualizada a través del
tiempo histórico social y representada por la mayoría de las disciplinas ya
probadas, clásicas y modernas: la filosofía, las lenguas, las ciencias, el arte, la
técnica, la religión, la moral, entre otras.
Tendencia
Se establece entonces una relación con la tendencia curricular de generación
de teoría curricular sustentada en la práctica educativa, donde se definen cinco
criterios de elegibilidad válidos para la generación del curricular, de tal manera que
al definir el concepto de hombre a formar, caracterizar su proceso de formación,
describir el tipo de experiencias educativas y los contenidos curriculares
requeridos para impulsar el proceso de desarrollo, definir el tipo de relaciones
entre educando y educador en la visión del logro de las metas de formación,
prescribir los métodos y técnicas utilizables, resulta interesante esta tendencia
donde se origina en la producción de conocimientos.
Justificación del porque de su utilización
En consecuencia, lo que prioritariamente importa son, los contenidos culturales
sistematizados que son peculiares y los conocimientos organizados en torno a
disciplinas definidas, a nivel del plan de estudios de una escuela, que toman el
nombre de asignaturas o especialidades. Según esta perspectiva, el curriculum
deberá dar auge y categoría a tales disciplinas clásicas, a través de las cuales el
hombre investiga y organiza el producto cultural acumulado, proporcionando con
ello conceptos y criterios significativos y, a través de los cuales, el pensamiento
humano avanza y va obteniendo mayor precisión, generalidad y poder. Se trata de
garantizar la actividad intelectual en su expresión óptima: (educarse) significa ser
capaz de leer y entender las obras producidas por ellas y adquirir su conocimiento.
Conclusiones
El encargo social que la sociedad deja en manos de las instituciones educativas
es enorme, la formación del hombre para responder a demandas de su tiempo de
su época es quehacer de los profesionales de la educación. El currículum es un
sistema que abarca toda la realidad educativa, y que una de las fases, sin duda la
más relevante, la enseñanza, es tratada específicamente por las teorías
didácticas.
Si se diferencia la dimensión didáctica de la curricular se debe, entre otras, a la
función mediadora del docente entre el curriculum y su vivencia por los
estudiantes. De hecho, un mismo currículum formal es enseñado de modo distinto
por diferentes docentes, haciendo cada uno su propia transformación didáctica,
que afectará al modo como los estudiantes viven o aprecian el currículum. Es
verdad que, desde una perspectiva técnica, se ha considerado que una cosa es
decidir los fines y metas de la escuela, y otra, diferente, la centrada en los medios
y procedimientos para llevarlos a cabo en la práctica.
El currículum se entendió así como un plan de acción que guía la enseñanza,
prescribiendo de modo anticipado los resultados. La cuestión, sin embargo, puede
plantearse en otros términos: a nivel institucional, el currículum expresa una
concepción global o un modelo de lo que la escuela debe ser con respecto a la
sociedad, y cómo el contenido es seleccionado y definido al servicio de esta
expresión. Similarmente, entre el nivel de la institución y el aula, el curriculum
escrito (en la forma de libros de texto, guías y otros) implica una primera
transformación del contenido con la intención de convertirlo en utilizable para
docentes y estudiantes.
Finalmente la enseñanza transforma el contenido para hacerlo accesible a los
estudiantes. Estas transformaciones del currículum tienen lugar durante el proceso
de enseñanza. La integración de didáctica y currículum sucede cuando se concibe
el currículum corno un proceso. Este proceso no sólo implica transformaciones,
sino sucesivas interpretaciones y construcciones del texto curricular (entendido en
sentido amplio).
Lista de Referencias
Arnaz, J. (1996). La planeación curricular. Trillas México.
Recuperado el 19 de marzo de 20018 de
http://www.hexagrama.cl/seminario/ponencias/mariaacuna.pdf
Coll, C. (2004). Psicología y currículum, México, Paidós.
Díaz, F. (2006). Modelos Prospectivos de innovación en el marco de la integración
curricular. UNAM. Ponencia Seminario Internacional de Curriculum.
Caracas, Venezuela. Recuperado el 19 de marzo de 2018
de: fdba@servidor.unam.mx
Mendo, J. (2006). El currículum como construcción social, Entre la utopía y la vida:
Fondo Editorial del Pedagógico San Marcos, Lima.
Mendo, J. (2007) Mediación y Pedagogía, agosto. Revista del Colegio Bertolt
Brecht. Aristas, Nº 1, Lima.
Posner, G. (2002). Análisis del curriculo. Bogotá: Mc Graw Hill
Sthenhouse, L. (2006). Investigación y desarrollo del currículum, editorial 2003,
Fondo de la modernización de la educación. Mexico.
Universidad de Deusto (2006). Proyecto Tuning para América Latina. Recuperado
el 19 de marzo de 2018 de http://www.aneca.es/present/uealc.html.
Universidad de Deusto, Universidad de Groningen (1999). Tuning. Afinar las
Estructuras Educativas en Europa. Proyecto piloto apoyado por la Comisión
Europea en el marco del Programa Sócrates. Bilbao. España. Dirección
electrónica: www.relint.deusto.es/TuningProject/index.htm
Universidad de Deusto, Universidad de Groningen (2003-2007). Reflexiones y
perspectivas de la Educación Superior en América Latina. Informe Final del
Proyecto Tuning. . Bilbao. España.
Zabalza, M. (2007). Diseño y desarrollo curricular, Narcea, Madrid.