Está en la página 1de 5

Gastronomía

Gastronomía (del griego γαστρονομία)1 ) es el estudio de la relación del hombre con su


alimentación y su medio ambiente o entorno. Gastrónomo es la persona que se encarga de
esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene
relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo, ésta es una
pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un
cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando
como eje central la comida.

Antigua Roma
En la Antigua Roma la cocina evolucionó de la frugalidad de la época republicana,
basada en vegetales, legumbres y cereales, a la riqueza de la época imperial, donde se
importaban numerosos alimentos de países extranjeros, con gran influencia de la cocina
griega. Los romanos practicaron la avicultura y la piscicultura, así como la elaboración
de embutidos, y perfeccionaron las técnicas relacionadas con el vino y el aceite. Solían
cocinar con especias y hierbas aromáticas, y les gustaba la mezcla de dulce y salado.
También dieron mucha importancia a la presentación de la comida y al ceremonial del
acto de comer, siendo famosos los fastuosos banquetes que organizaban los ricos y
nobles romanos. Igualmente, existieron numerosos tratadistas que estudiaron el arte de
la cocina, como Lúculo y Marco Gavio Apicio, autor del célebre recetario Apitii Celii de
Re Coquinaria libri decem, muy valorado en el Renacimiento.2

Edad Media
Herederas de la cocina griega y romana fueron la bizantina y la árabe: de la primera
destacó su repostería, así como la elaboración de quesos y el gusto por los rellenos y
la carne picada; la segunda recogió todas las influencias anteriores, junto las derivadas
de Persia y el Oriente, mientras que España (al-Ándalus) desarrolló nuevos productos
agrícolas, como el arroz, la caña de azúcar, la granada y la berenjena. La cocina árabe
influyó en buena medida en la gastronomía medieval, aunada a la rica tradición
grecorromana. A pesar de las épocas de intensa hambruna, en el Medievo fue muy
valorada la gastronomía, desarrollándose en gran medida la literatura gastronómica, con
tratados como The forme of Cury, escrito por el cocinero de Ricardo II de Inglaterra;Daz
Buch von guter Spise, obra anónima editada en Alemania; Le Viandier, del
francés Guillaume Tirel, apodado Taillevent; y Libre del Coch, del catalán Robert de
Nola.3

Renacimiento
En el Renacimiento se revitalizó la cultura clásica, llegando la gastronomía a altas cotas
de refinamiento y sofisticación. Destacó la cocina veneciana, que gracias a su comercio
con el Oriente favoreció la importación de todo tipo de
especias: pimienta, mostaza,azafrán, nuez moscada, clavo, canela, etc. Un factor
determinante para una nueva gastronomía fue el descubrimiento de América, de donde
llegaron nuevos alimentos como el maíz, la patata, el tomate, el cacao, los frijoles,
el cacahuete, el pimiento, la vainilla, lapiña, el aguacate, el mango, el tabaco, etc. En el
Barroco empezó a destacar la gastronomía francesa, que adquirió unas elevadas cotas
de calidad de las que aún goza hoy día. El cultivo de las artes culinarias en Francia fue
favorecido por los Borbones, especialmente por Luis XIV, monarca de gran paladar; sin
embargo, estas delicias culinarias estaban reservadas a la aristocracia, mientras que la
mayoría de la población solía pasar hambre. Entre los tratados gastronómicos de la
época conviene resaltar el del español Francisco Martínez Montaño, titulado Arte de
cocina, pastelería, bizcochería y conservería (1611).4

Edad Moderna
La Revolución Francesa marcó un punto de inflexión en la gastronomía europea, que se
extendió a nivel popular, siendo un acervo común de todos los estamentos sociales, y
no sólo los privilegiados. Surgieron los restaurantes, se extendió el uso de la conserva
de alimentos (proceso favorecido por la Revolución Industrial), y proliferó la literatura
gastronómica, no ya en simples recetarios, sino en obras de investigación y divulgación,
de teoría y ensayo, como la Fisiología del gusto de Brillat-Savarin (1826), o Le Grand
Dictionnaire de Cuasina de Alexandre Dumas (1873); también apareció entonces la
crítica gastronómica, con publicaciones como la Guía Michelin. En el siglo XX ha tenido
una especial relevancia la industria conservera y la elaboración de alimentos
precocinados, así como la tendencia a la comida rápida (con productos
como hamburguesas y Frankfurt) y los preparados para microondas. En sentido inverso,
ha surgido una nueva preocupación por los alimentos sanos y equilibrados, que han
favorecido el surgimiento de nuevos productos que destacan sus cualidades
nutricionales. También hay que destacar la revalorización de la cocina regional,
favorecida por el avance de los medios de transporte y el auge del turismo, que conllevó
el retorno a una cocina natural y sencilla, hecho que marcó el punto de arranque de
la nouvelle cuisine, que aúna la tradición y la sencillez con los nuevos adelantos y un
cierto afán de innovación y experimentación.5 Como cocineros de relevancia se podría
citar a: Auguste Escoffier, Joel, Paul Bocuse, Weston Blumenthal, Donato de
Santis, Carlos Arguiñano, Juan María Arzak, Sumito Estévez, Ferrán Adrià, Santi
Santamaría, etc.6

Arte culinario

La culinaria o arte culinario es una forma creativa de preparar los alimentos y depende
mucho de la cultura, en términos de conocimientos respecto a los alimentos, su forma
de prepararlos, así como de los rituales sociales establecidos alrededor de la comida. No
hay que confundirlo con gastronomía, que englobaría a esta en un campo más general
dedicado a todo lo relacionado con la cocina.

Existe un arte culinario característico en cada pueblo, cultura y región. Hoy en día con el
fenómeno de la globalización, con la continua comunicación de millones de personas y
la influencia de los medios de comunicación, así como del comercio han conducido a un
mayor conocimiento y aprecio de las cocinas foráneas, y una mayor facilidad para
acceder a su preparación. Sin embargo, una gran mayoría de esas recetas y sus
variaciones tienen sus orígenes en las cocinas tradicionales desarrolladas a lo largo de
mucho tiempo, con rituales de preparación transmitidos a lo largo de muchas
generaciones.

La cocina tradicional es un arte fundamentalmente social, con caracteres locales y


tradicionales, pero la sociedad moderna ha conseguido facilitar su elaboración, apoyado
por la fácil adquisición de materias primas que se cultivan, a veces, a miles
de kilómetros de distancia. Es importante, en la cocina moderna, esta base de distintos
orígenes étnicos y culturales.

A pesar de estar vinculada casi de manera exclusiva con la


comida, en realidad, la gastronomía es la conjunción de
aspectos culinarios con aspectos culturales que hacen a
cada sociedad o comunidad. Es por esto que la gastronomía
no es simplemente un conjunto de técnicas o métodos de
cocción sino también la relación que los individuos
establecen con el medio que los rodea, del cual obtienen
sus recursos alimenticios, el modo en que los utilizan y
todos aquellos fenómenos sociales o culturales que tienen
que ver con la consumición de las preparaciones culinarias.

La gastronomía siempre se caracteriza por ser particular y


casi privativa de una región en especial, ya que el modo en
que algunos platos se preparan en un país puede ser
completamente diferente en otro país. Muchas veces las
diferencias pueden darse dentro de regiones de un mismo
país dependiendo del tipo de recursos con los que se
cuente. Es por esto que la gastronomía se relaciona
directamente con el medio ambiente natural, pero a su vez
con aspectos sociológicos, históricos, filosóficos y
antropológicos de cada región. En algunos casos, la
gastronomía también puede ser comprendida desde el lugar
de las matemáticas, física o química de acuerdo a los
eventos que se den en cada situación culinaria.
Mientras que para las artes culinarias el rol de cocinero es
de gran importancia, para la gastronomía no lo es tanto,
sino que tal lugar lo ocupa el gourmet. El gourmet es
alguien que, además de contar con las técnicas y
herramientas para cocinar, también cuenta
con capacitacion cultural e intelectual relativa a la
producción de platos y su vínculo con la cultura o medio en
el cual se elaboran. El gourmet no repite recetas si no que
busca relaciones entre el uso de ciertos ingredientes, sus
sabores, sus métodos de cocción y las situaciones sociales
en las que tales comidas se disfrutan.
El planeta nos ofrece un sinfín de diversos tipos de
gastronomía. Mientras que las gastronomías europeas o
norteamericanas son quizás las más ampliamente
difundidas, también se puede reconocer fácilmente la
gastronomía de tipo asiática, mexicana, sudamericana y
árabe. Cada una de ellas cuenta con un tipo especial de
ingredientes, así también como preparaciones, métodos de
cocción y con situaciones caracteristicas en las cuales cada
tipo de plato se disfruta socialmente.