Está en la página 1de 1

Disfagia:

Disfagia (dificultad para tragar) La disfagia es la dificultad al tragar alimentos sólidos, líquidos o
ambos. La modificación de la consistencia de los alimentos y de los líquidos le ayudará a tragar
mejor y prevenir y prevenir la desnutrición. Es importante adecuar la consistencia (líquida,
néctar, miel, pudding y sólida) y el volumen de las comidas (cucharilla de café, de postre y
cuchara sopera) para conseguir tragar con facilidad y sin complicaciones.

Consejos higiénico-sanitarios:
• Si el paciente puede comer por sí mismo debe ser supervisado por algún familiar o cuidador.

• Ha de comer en ambientes tranquilos y relajados, evitando así las distracciones y estando


bien despierto.

• Mantener una adecuada higiene bucal, sobre todo después de las comidas.

• La posición más adecuada para realizar las comidas es sentado, con la espalda recta, los pies
apoyados en el suelo y la cabeza flexionada hacia el pecho. En caso de estar encamado, hay
que levantar el cabecero de la cama.

Puedes colocar cojines o almohadas para corregir la postura

• Evita acostarse después de las comidas. Después de comer, mantente incorporado 30


minutos.

• Asegúrate de que no quedan restos de comida en la boca al terminar de comer

• Si antes, durante o después de tragar presentas tos, cambios en el tono de voz, te queda algo
de alimento en la boca o en la garganta, o te atragantas al comer, consúltalo con tu equipo
sanitario, ya que es posible que tu alimentación necesite una adaptación más personalizada.