Está en la página 1de 1

ENCONTRANDO EL TESORO

El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, que al hallarlo un


hombre, lo encubre, y por el gozo de ello, va y vende todo lo que tiene, y compra aquel
campo. Mat 13:44

INTRODUCCION:

La historia es muy sencilla, tanto que se narra en un solo versículo; pero del que se puede extraer
una enseñanza muy importante para nuestra vida. Hay varios aspectos que se pueden deducir de
la narración. Y son ellos los que nos darán la reflexión de hoy. Veamos:

1. Podemos notar que el hombre no es el dueño del campo, es decir es un trabajador.


2. Que el campo no es muy valorado por el dueño, porque ahí, se encontraba un tesoro y el
dueño no se ha dado cuenta.
3. Que el trabajador tenía en bienes lo necesario para ser dueño de un campo y no ser
obrero.
4. Que el tesoro que encontró lo entusiasmo tanto, que vendió todo lo que tenía.

REFLEXIONES:

1. ¿Qué es el reino de los cielos? De una manera sencilla podemos decir que la biblia se
refiere a todo el universo creado que es gobernado por el Dios todopoderoso.
2. ¿Por qué el reino de Dios se compara a un tesoro escondido? NO es que Dios lo haya
escondido, simplemente la opción de tener a Dios en nuestras vidas está abierta para
todos, pero al igual que el dueño del campo, no se había dado cuenta de lo que tenía en su
tierra. Mucha gente no se da cuenta de que el Señor puede ser hallado en lugares que
muchos no pensarían.
3. ¿Qué tiene que ver el hombre que trabaja en el campo? Que al igual que este hombre está
en sus labores diarias, la gente hoy solo se preocupa por sus bienes materiales, pero para
nada en su creador o en una relación con Dios.
4. ¿Que impacta al hombre para esconder el tesoro de nuevo? Lo que pasa es que el hombre
ve en ese tesoro lo que siempre quiso, lo que hará que venda todo, con tal de tenerlo. Es
decir que cuando alguien se acerca a Dios, debe estar seguro que EL le ayudara y cambiara
totalmente su vida.
5. El reino de Dios, es igual que un gran tesoro, ¿Por qué? Porque es tener a Dios en nuestra
vida para ayudarnos, para guiarnos, para consolarnos y para obrar milagros.
6. Dios no se puede comparar con nada, pero la biblia compara el tener a Dios en nuestra
vida como tener un tesoro muy valioso.

CONCLUSION:

1. Si usted hoy quiere que Dios haga parte de su vida, debe estar dispuesto a hacer lo que sea
necesario por tenerlo.
2. ¿Quiere que el señor entre a su corazón y comience a guiar su vida?
3. Voluntariamente usted debe reconocer que quiere que Dios se manifieste en su vida.

Oremos.

Intereses relacionados