Está en la página 1de 6

Capitulo III: Encuadre, objetivos y fases del proceso psicodiagnóstico

SENDIN

Diferencias y conexiones entre evaluación e intervención

Los procesos de evaluación y de intervención

Existen diferencias marcadas entre ambos, sobre todo en relación al marco en que tiene lugar y a los fines que
persiguen:

a) En cuanto al marco o encuadre en que se desarrollan, son distintos:


 El tiempo
 Los roles de los implicados
 Los limites existentes
b) En cuanto a los fines u objetivos prioritarios que se pretenden lograr también aparecen diferencias:
 Descripción y planificación
 Modificación en el caso de la intervención

Son evidentes las múltiples interacciones que entre los dos procesos se producen y que generan relaciones de
complementariedad.

Existen elementos comunes en los que evaluación e intervención parecen solapar sus funciones. Durante el
diagnostico parecen actuar factores que pueden tener valor terapéutico, en el tratamiento aparecen datos que
presentan valor diagnóstico.

La finalidad del diagnostico no es producir cambios en el funcionamiento psicológico de un sujeto, aunque en


ocasiones se producen, a veces, incluso de manera muy significativa.

Las variables actúan como disparadores.

En este sentido, la evaluación psicológica podría también entenderse como una especie de primer escalón de la
intervención psicológica.

La mayoría de los autores aceptan que evaluación e intervención son dos procesos diferentes pero
complementarios.

Como toda relación complementaria, la influencia entre diagnostico y tratamiento no es unidireccional, sino
reciproca, de manera que también los datos derivados del tratamiento pueden servir como validadores de la
evaluación.

La evaluación psicológica representa un proceso que permite la planificación de la intervención y contrasta la


magnitud de sus efectos.

El diagnóstico se puede considerar como una necesidad y un requisito antes de proceder a la intervención y, en una
fase ulterior, como una vía de comprobación de la efectividad de la misma.

Si el abordaje de los problemas clínicos o psicopedagógicos se caracteriza por el uso del método científico. Pasos:

a) Establecer, mediante un diagnóstico inicial, la línea base o situación de la que parte un sujeto y diseñar el
tipo de intervención mas ajustada a los mismos.
b) Aplicar la intervención o programa elegidos durante el tiempo que se considere necesario.
c) Realizar, al final de la intervención o en momentos específicos, un nuevo diagnostico para valorar los
resultados.
ENCUADRE DEL PROCESO DIAGNOSTICO

La situación diagnostica se caracteriza por ofrecer un marco o encuadre especifico, prefijado y constante para todos
los sujetos.

En el ámbito clínico, el diagnostico significa el encuentro inicial con un sujeto o grupo familiar que solicita ayuda
psicológica. En el pedagógico, representa un apoyo para tomar decisiones encaminadas a resolver problemas de
aprendizaje o relación interpersonal. En cualquier caso, siempre se trata de un encuentro interpersonal de
características singulares.

Tal encuentro ha de enmarcarse en un encuadre especifico, donde los roles están suficientemente definidos.

Elementos constantes

El hecho de fijar un encuentra significa que se van a mantener constantes determinadas variables que intervienen en
el proceso como:

 La aclaración de los respectivos roles.


 El lugar de los encuentros.
 El tiempo y numero previsible de entrevistas.
 Los objetivos, naturaleza y limites de la tarea.

La definición de todos estos aspectos debe ser lo suficientemente precisa, como para no dejar lugar a
ambigüedades, pero dejando un margen de flexibilidad para llevar a cabo adaptaciones que determinados casos
pueden requerir.

Elementos adaptables

Si bien la mayoría de los elementos del encuadre son fijos e idénticos para todos los sujetos, un pequeño numero de
ellos puede variar según las circunstancias de cada caso:

 El numero de personas implicadas.


 El numero de entrevistas realizadas.
 El tipo de pruebas a aplicar.
 La presencia de dificultades específicas en el sujeto.

Aclaraciones básicas: En la definición del encuadre, el psicólogo debe asegurarse de que quede suficientemente
explicado:

 En que va a consistir la evaluación.


 Cuales son sus fines y limites.
 Que utilidad puede reportar este proceso al sujeto.
 Hay que garantizar al sujeto la confidencialidad y ofrecerle un protocolo de consentimiento informado si
fuera necesario.

OBJETIVOS DIAGNOSTICOS

Los objetivos de evaluación tienen que ser enunciados. Este encuentro evaluador-evaluado no es algo puntual, sino
todo lo contrario. Se compone de una serie de fases o etapas, con múltiples interrelaciones entre sí.

Preguntas previas

Habrá que preguntarse en cada caso antes de iniciarlo:

 Si es o no necesario.
 Que utilidad puede reportar al sujeto.
 Que fines se persiguen con su puesta en marcha.
Si el profesional no es capaz de responder satisfactoriamente a estas cuestiones, probablemente no sea adecuado
realizarlo. Si se pueden contestar, se inicia el proceso intentando alcanzar la serie de objetivos jerarquizados que se
expone a continuación.

Tales objetivos se han dividido en principales y secundarios.

I. Objetivos principales

Aspectos de ineludible cumplimiento en todos los casos.

Una descripción/comprensión del caso lo mas amplia posible y una planificación de la intervención.

La descripción derivada del proceso evaluativo ha de incluir las múltiples conexiones con los sistemas y subsistemas
relacionales en los que el sujeto aparece inscrito. Aunque el diagnostico sea individual, no puede ser individualista,
sino contemplar siempre los contextos inmediatos con los que el sujeto interactúa. Para cumplir este objetivo hay
que integrar toda la gama de informaciones que, procedentes de distintas fuentes, permiten identificar y definir dos
grupos de aspectos del funcionamiento del sujeto:

a) disfuncionales: pueden ser explícitos e implícitos y estar presentes tanto en el sujeto como en su entorno
inmediato. Se trata de identificar aquellos factores que intervienen en la generación y mantenimiento de las
dificultades.
b) Adaptativos: igual que los anteriores, pueden aparecer tanto en la persona evaluado como en su entorno.
Servir como referencia y ser instrumentalizados para favorecer cambios y apoyar el proceso de intervención.

Un diagnostico es incompleto si solo registra los conflictos, deficiencias o disfunciones de un sujeto.

Toda intervención clínica o psicoeducativa se basa en un esfuerzo colaborativo entre el técnico y el potencial
saludable del sujeto, es decir, consiste en aumentar la salud psíquica mas que en curar una enfermedad. Es
necesario conocer previamente y de la manera mas precisa posible, cuales son y como neutralizar los recursos
adaptativos con los que cuenta cada persona, para poder acomodar las ayudas externas a su particular modo de
establecer alianzas, sentirse cómoda, aumentar la motivación y, promover cambios significativos que generan mayor
bienestar.

Se introduce así un concepto dinámico en la evaluación psicológica, se supone entender un diagnostico como
proveedor de elementos para el diseño de una intervención lo mas ajustada posible a las de características de cada
individuo.

2) Planificación de la intervención

La elaboración de toda la información diagnostica ha de servir también para planificar el tipo de intervención más
adecuada, ya que permite conocer con exactitud acerca de:

 La modalidad terapéutica o programa psicopedagógico de elección.


 La posible combinación de varias modalidades.
 Los obstáculos y limitaciones que se pueden prever desde el inicio.
 Las prioridades en el abordaje de problemas del sujeto.
 Los recursos, del propio sujeto y de su entorno, que habrá de intentar movilizar para lograr un cambio
significativo.
 Los indicadores pronósticos.

La síntesis de todas estas informaciones hace posible seleccionar con mayor garantía el tipo de intervención mas
adaptado a las características y circunstancias de cada caso.

II. Objetivos secundarios

No se ha logrado aun el mismo nivel de precisión en su definición o no son alcanzables en todos los casos.

a) Ofrecer una experiencia de relación interpersonal cooperativa


El psicoadiagnostico representa una situación donde el sujeto no se siente juzgado, sino escuchado y aceptado con
todas sus dificultades y donde se le devuelve una descripción de su fundamento psicológico que le resulta útil para
aumentar su capacidad de reflexión y autoconocimiento.

No todos los individuos presentan el mismo grado de receptividad ni de recursos potenciales para iniciar conductas
deliberadas encaminadas a recuperar su homeostasis, y por ello, no todos registran o son capaces e utilizar del
mismo modo los beneficios derivados de esta experiencia.

Es frecuente que muchos comuniquen explícitamente su utilidad y que el proceso diagnostico sirva de inicio para el
cambio o signifique un punto de inflexión. El hecho mismo de solicitar una evaluación representa casi siempre un
movimiento adaptativo, desde el reconocimiento de la existencia de dificultades y hacia la búsqueda de soluciones.

b) Instrumentalización indirecta de los recursos potenciales

Producir a través de muchas actividades que se solicitan habitualmente a los evaluados durante el proceso
diagnostico para recopilar información. Elementos importantes en dicha instrumentalización:

 La petición de autorregistros o descripciones detalladas de acontecimientos pasados y presentes.


 La co-responsabilidad en la resolución de problemas.
 La valoración del esfuerzo y la transmisión de confianza en sus posibilidades.
 La conexión de aspectos del funcionamiento psicológico con las consecuencias conductuales que generan los
motivos de la demanda.

c) La recopilación de informaciones con valor pronostico

Se produce mediante registro, de una serie de informaciones cualitativas que representan indicadores de motivación
y de pronostico favorable, ambos relacionados con las posibilidades de cambio o potencial de modificabilidad que el
caso presenta.

1. Indicadores de motivación: del nivel de esfuerzo para aportar datos y grado de implicación personal en el
proceso que presente el sujeto se podrán derivar hipótesis:
 Conductas cooperativas
 Respuestas ajustadas a las demandas de cada momento
 Receptividad para comprender el feed-back relacional

La lectura de este tipo de información cualitativa lleva aparejado un mayor riesgo de error, pues no son aspectos
fácilmente definibles y objetivables, sino que se inscriben en el sistema interactivo interpersonal, del que el propio
evaluador forma parte.

2. Indicadores de pronóstico favorable: elementos cuya presencia continuada y conjunta a lo largo del proceso
permite interpretarlos como indicadores de pronóstico favorable. Se Relaciona a la existencia de recursos
adaptativos, el potencial de modificabilidad de un sujeto. Ninguno de ellos aisladamente permite obtener un
margen, su ausencia conjunta apunta casi siempre a la hipótesis de un pronóstico desfavorable.
a) Respeto por el encuadre y el grado de colaboración a lo largo de todo el proceso.
b) Buen nivel de desarrollo intelectual.
c) Responsabilidad afectiva o capacidad para registrar y expresar emociones.
d) Plasticidad/flexibilidad para adecuar y modificar actitudes a lo largo del proceso.
e) Permeabilidad para utilizar el proceso de introspección de manera ajustada a las exigencias externas y
acorde con la conexión entre los motivos implícitos de la demanda.
f) Nivel aceptable de estructuración del entorno.
g) Síntomas de instauración reciente y asociados con cambios que pudieran haber actuado como
desencadenantes.
3. Integración de los indicadores
El sistema escolar presenta ciertas exigencias propias. Es un proceso multifacético que incluye el diseño de
las adaptaciones del curriculum ordinario que cada niño requiere, para que sus peculiaridades puedan ser
atendidas lo mejor posible durante su escolarización. Lo cual exige objetivos particulares:
a) Identificación de sujetos con necesidades educativas especiales: Se trata de discriminar alumnos que,
previsiblemente van a requerir servicios escolares adicionales como:
 Apoyos temporales
 Adaptaciones del curriculum ordinario
 Enseñanza especializada
 Necesidad de derivación a determinados servicios extraescolares (detección de problemas
visuales, auditivos, psicológicos, etc).

Los sujetos acuden habitualmente cuando ya se ha detectado algún tipo de problema y solicitan ayuda para
solucionarlo.

En nuestro medio social toda la población infantil asiste obligatoriamente a la escuela, y solo algunos niños
presentan o se supone que van a presentar en el futuro, dificultades relacionales o de aprendizaje. El sistema escolar
es un contexto privilegiado para identificar de manera precoz a los alumnos que pueden llegar a requerir apoyos
especiales o derivación a otros servicios, incluidos los de salud mental.

El procedimiento se realiza en dos fases: discriminación gruesa, y, en un segundo momento, se evalúa


individualmente a cada sujeto que haya alcanzado valores extremos, para confirmar la información obtenida en el
primer rastreo.

Los errores mas frecuentes en el trabajo de identificación pueden ser de tres tipos:

a) Ausencia de identificación: supone que algunos niños con dificultades no sean detectados a tiempo.
b) Identificaciones falsas: son los falsos positivos o alumnos diagnosticados incorrectamente como
disfuncionales.
c) Errores de evaluación: se trata de identificaciones genéricas que no afinan lo suficiente o que confunden
unos problemas con otros de manifestación semejante.

b) Ubicación escolar de sujetos


El logro de este objetivo incluye la identificación, la selección y la mejor ubicación escolar posible de los
sujetos que van a requerir una respuesta educativa diferente a la ordinaria.

c) Planificación del programa


Representa un objetivo semejante al de la planificación de la intervención psicológica en el ámbito
clínico, se trata de un objetivo prioritario para las evaluaciones en el contexto educativo. La detención y
ubicación de un sujeto son insuficientes para justificar un proceso diagnostico en el ambiente escolar, si
no van acompañadas en un diseño sobre lo que se debe hacer a continuación para facilitar su desarrollo
psicopedagógico y sobre como hacerlo. Los datos obtenidos en la evaluación han de proporcionar
también información acerca de que se va a enseñar y como ha de enseñarse a cada individuo.

d) Evaluación de los programas y del progreso individual


Parece razonable que el proceso diagnostico constituya una tarea integrada en la enseñanza, que la
recopilación sistemática y rigurosa de datos de los alumnos se consolide como un punto de partida
contrastable para:
 Respaldar las decisiones educativas
 Evaluar la eficacia de las mismas
 Sentar las bases para una investigación psicopedagógica continuada

En la escuela se combinan las circunstancias optimas para llevar a cabo el circuito evaluación-intervención-
reevaluación. El hecho de supervisar los logros de un alumno a lo largo de periodos amplios de su
escolaridad, permite ampliar la información a otros campos que ofrecen múltiples posibilidades de cara al
futuro, como:

 Obtener datos generalizables a otros alumnos


 Corregir errores de diseño de los programas
 Efectuar estudios longitudinales

FASES DEL PROCESO PSICODIAGNOSTICO

a) Fases en sentido teórico

Fases de elaboración teórica, pasos o secuencias de actividades que el profesional debe llevar a cabo:

Recopilación de información-Formulación de hipótesis- Verificación o contraste con las mismas- Derivación de


conclusiones.

b) Fases en sentido practico


La conceptualización del diagnostico como un proceso implica la idea que se trata de un procedimiento que
comprende una serie de momentos diferentes y sucesivos relacionados entre sí, cuyas peculiaridades
constituyen y otorgan sentido a todo el conjunto.

Fases básicas:

-Entrevista inicial

- Entrevistas de aplicación de pruebas psicológicas


- Entrevistas de comunicación de resultados, que incluye la confección de un informe escrito.