Está en la página 1de 7

 Los niños deben aprender a aceptar las

consecuencias de lo que hacen, piensan o


deciden. Nadie nace responsable.
 La responsabilidad se va adquiriendo, por
imitación del adulto y por la aprobación
social, que le sirve de refuerzo.
 El niño siente satisfacción cuando actúa
responsablemente y recibe aprobación
social, que a su vez favorece su
autoestima.
 Educar en la responsabilidad no es tarea
fácil. Se consigue solo mediante el esfuerzo
diario de padres y educadores,
 pero la recompensa de grande: educar
adultos responsables.
 Para lograr que los niños comprendan y
pongan en práctica el sentido de
responsabilidad, se requiere de información,
orientación, paciencia, constancia, confianza;
permitiéndole que participe en la toma de
decisiones, darle oportunidad de asumir el
resultado de sus acciones, comprender los
fracasos y limitaciones y elogiar sus logros.
Todo esto, haciéndole saber que cuenta con
el afecto y apoyo incondicional de su padre y
madre, pero también no debe de olvidar un
aspecto esencial, enseñarle con el ejemplo; es
más fácil que el niño aprenda este valor si sus
padres los practican constantemente.
 Establecer normas que sirvan como punto de
referencia, las cuales el niño asumira conforme vaya
creciendo.
 Comience por ponerle tareas simples para luego y
poco a poco ir pidiéndole otras más complejas.
 Aunque los niños sean pequeños, debe haber algo
en la casa que puedan hacer como recoger sus
juguetes, poner la mesa, hacer el agua, sacudir, etc.
De igual manera la responsabilidad esta presente
cuando los hace concientes de que deben cumplir
con los reglamentos de alguna actividad
extraescolar que realicen, incluyendo las
dificultades que esta conlleve. Acuerdese las tareas
deben tener una dificultad moderada y progresiva, y
sobre todo adecuarlas a la edad y capacidad del
niño.
 Preparar la mochila con todos los materiales que
necesitan llevar al colegio
 Realizar de forma autónoma las tareas que indique la
profesora.
 Recoger sus juguetes, libros, cuadernos, pinturas,…..
 Ordenar su habitación. Colaborar para hacer su cama.
 Preparar la mochila de las actividades extraescolares:
fútbol, natación,….
 Aseo personal: cepillarse los dientes, lavarse las manos,
peinarse
 Preparase la ropa para la ducha.
 Colaborar en la preparación de la ropa para el día
siguiente
 Calentarse la leche en el microondas.
 Colaborar en la preparación de la merienda.
 1 No debes permitir que te hagan las cosas que tú ya
 puedes hacer: aseo personal, cuidado de tus ropas,
 limpieza y orden de tus materiales y juegos.

 2 Siempre que tengas que decidir algo, hazlo


razonadamente,
 pensando por qué lo haces o por qué lo has
 elegido.

 3 Reconoce y asume el resultado de lo que haces,


 aunque te equivoques. De las equivocaciones y errores
 también se aprende.
 4 Organiza tu vida diaria: estudios, horarios, tiempo
 para jugar, tareas de casa, etc.
 Procura evitar

 1 - Comparaciones que dejen a tu hijo en ridículo.


 2 - Comentarios que generen ansiedad,
 temor o inseguridad, y descalificaciones globales.
 3 - Gritos, malos modos y amenazas.
 4 - Ver a tu hijo/a como persona pasiva que sólo
recibe órdenes.
 5 - La sobreprotección.
 6 - Manifestar desacuerdo entre padre y madre
delante de los hijos/as.