Está en la página 1de 4

EXPEDIENTE : 197-2014-0-0501-JR-PE-03

ESPECIALISTA : Berysford Reyder Cama


SUMILLA : CONCLUSIONES TENGASE PRESENTE

SEÑOR PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA PENAL LIQUIDADORA DE LA CORTE


SUPERIOR DE JUSTICIA DE AYACUCHO
FELIX BENJAMIN ANTEZANA LAHUANA, en el proceso por el delito de secuestro y otros
contra PRUDENCIO LIZANA LLOCLLA y OTROS, en mi agravio y otros, a Ud.
respetuosamente digo:
Que, en mi calidad de agraviado por el delito de secuestro, me he constituido en actor
civil conforme al artículo 54 y siguientes del Código de Procedimientos Penales, a efectos
de solicitar la reparación civil de los daños y perjuicios causados a mi persona por los
imputados.
PRIMERO: En primer lugar, debo indicar que en la presente causa, los procesados a
través de la Defensa Técnica vienen distorsionando o deformando el fondo del proceso
al presentar documentos y señalar irresponsablemente que el recurrente es violador de
los derechos humanos, responsable de la desaparición de ciudadano, denunciado por
falsificar firmas, usurpador de tierras de la comunidad, que no soy comunero del valle
Cusi San Francisco, entre otras cosas, esto con la única finalidad de distraer y confundir
al Juzgado, minimizando el hecho instruido; actos calumniosos por los cuales
oportunamente haré valer mi derecho en la vía correspondiente.
La presente causa versa sobre la comisión del delito de SECUESTRO AGRAVADO en mi
agravio, de mi hija y abogado, los mismos están debidamente acreditados por lo
siguiente:
SEGUNDO: El delito de secuestro, se consumó cuando los denunciados nos privó de
nuestra libertad de ejercer la voluntad ambulatoria mediante la violencia y agresión
física, sin que exista para ello motivo que justifique la actitud de los procesados; quienes
premeditada y dolosamente el día 06 de Junio del 2013 aprox. a las 8:45 a.m. (día que
se iba a realizar una Inspección Técnico Policial con participación del Fiscal Jhon Pillaca
Valdez), cuando descendimos en la plazoleta del Centro Poblado Cusi Valle San Francisco
del Distrito de Ocros, se aproximaron hacia nosotros un promedio de 30 personas entre
varones, mujeres y jóvenes provistos de palos, piedras, sogas, picos encabezados por
Dionisio Gómez Carpio y Prudencio Lizana Lloclla arengando a la multitud que seamos
agredidos, por ser supuestamente usurpadores de las tierras de la comunidad.
Es así, que la persona de Dionisio Gómez y Prudencio Lizana se dirigieron directamente
contra el recurrente alterados, gritándome a qué había venido, que no era comunero,
era un usurpador, para luego Prudencio Lizana juntamente con Dionisio Gómez empezar
a agredirme lográndome tirar al suelo donde el resto de las personas procedieron a
darme puñetes, patadas en diversas partes de mi cuerpo; al ver este hecho de agresión
física, como es natural, intervino en mi defensa mi hija Aydee Antezana Ochoa
corriendo la misma suerte de agresión, circunstancias de desesperación que vivía en ese
momento, pude observar que mi abogado Juan Guzmán Aparco estaba tirado en el suelo
y encima de él agrediéndole con puñetes se encontraba Dionisio Gómez Carpio, por lo
que grite una y otra vez, que no se metan con mi abogado, pese a mis súplicas sufrió las
agresiones descritas en el CML obrantes en autos.
TERCERO: Agresión física y correteos duró aproximadamente 15 o 20 minutos, para
luego sosegarse precisamente por intervención y pedido de algunos comuneros de la
localidad, quienes al ver la agresión sufrida y el trato humillante al ser humano y
desventaja numérica, impidieron la continuación de agresión.
Sin embargo este hecho no termino ahí, es que por orden de Prudencio Lizana y Dionisio
Gómez procedieron atarme los pies y las manos (muñecas) con una soga, mientras que
mi hija y abogado eran rodeados por lo menos por seis a ocho personas impidiendo se
movilicen o se acerquen a mi persona, situación ésta que duró aproximadamente 40
minutos, espacio de tiempo en la que deliberaban que harían con mi persona, unos
pedían quemarme para ello pedían que traigan gasolina, otros pedían que me flagelen.
Explicándoles que nos encontrábamos en dicho lugar porque se iba a realizar una
Inspección Técnico Policial y que el Fiscal Jhon Pillaca Valdez llegaría en cualquier
momento, cosa que lamentablemente nunca sucedió, para finalmente determinar
llevarnos en contra de nuestra voluntad por una herradura peligrosa que en gran parte
de su trayecto da a un abismo, con dirección al Pajonal (carretera Ayacucho –
Andahuaylas) siempre escoltados por comuneros armados con rifle, amenazándonos
con arrojarnos al abismo; para luego aproximadamente a 100 metros antes de llegar a
la carretera dejarnos al ver que en la Posta Médica habido en dicho lugar habían muchas
personas y en la carretera trabajadores en el asfaltado de la misma, no sin antes
advertirnos que nunca regresemos de lo contrario éramos hombres muertos.
CUARTO: Es completamente falso que el recurrente, haya iniciado con la agresión a los
dirigentes de la comunidad (ilógico por tener muchas personas a mi frente totalmente
alterados), lo cierto es que ellos nos esperaban dolosamente listos y camuflados para
agredirnos o desaparecernos como decían, a sabiendas que íbamos a una diligencia
Fiscal y que ellos tenían pleno conocimiento de ello, porque las diligencias son con
citación de las partes bajo responsabilidad del que lo realiza (sino a que iba a dicho lugar
el Fiscal Jhon Pillaca Valdez), a quien dicho sea de paso vimos en la localidad Chumbes
trasladándose en carro propio de la Fiscalía, muy cerca al Centro Poblado Cusi Valle San
Francisco, lugar donde se iba a realizar la inspección, lo que motivó que nos
adelantáramos a dicho lugar, pero que él y su comitiva lamentablemente nunca
llegaron, pese a que la diligencia estaba señalado para su inicio a las 9:00 de la
mañana.
También completamente falso, de los procesados sostengan cínicamente que nos
trasladaron por la herradura en forma pacífica, para luego en el pajonal dicen
“entregarnos” al Fiscal, los denunciados nunca tuvieron contacto directo con el fiscal,
pues estos nos dejaron a cien metros de la carretera y cobardemente se retiraron, sino
que lo siga el señor Fiscal si es verdad que nos entregó ante él y si este elaboró algún
documento de tal circunstancia. Al respecto no existe absolutamente nada, solo es un
invento de los procesados para librarse de su responsabilidad penal.
QUINTO: Ya en el pajonal (carretera), vimos al Fiscal Jhon Pillaca en su carro, que se
aproximaba al lugar donde nos encontrábamos, (siendo que él ya tenía conocimiento
de los hechos, porque el agraviado Mario Vargas Ascencio, luego de recuperar su
vehículo que era robado por el procesado Wilfredo Flores Límaco huyó por la carretera
que vinimos, para comunicarle al Fiscal los hecho al detalle), a quien mi abogado
explicó lo sucedido minuciosamente y exigió se elabore el Acta respectiva y constate
visualmente las lesiones que habíamos sufrido, documento que suscribió en el interior
de un Restaurant muy cercano al Pajonal, acta que corre a folios 94/97 de autos como
prueba privilegiada, donde entre otras cosas, se ha dejado constancia de que el
recurrente tenía marcas frescas en la muñeca de mis manos por haber sido atado con
una soga. Sírvase tener presente-
SEXTO: La hora y fecha que se indica en el acta, cuestionado por los procesados, es
responsabilidad del Fiscal por haber consignado él de puño y letra, lo cierto y la verdad
es que dicho documento se elaboró el mismo día de los hechos, casi después de 2 horas
o 2 horas y media aproximadamente después de las 8:45 a.m. (hora que empezó la
agresión, considerando que la diligencia estaba señalado para las nueve de la mañana);
agresión y privación de la voluntad ambulatoria de trasladarnos de un lugar a otro en el
Valle Cusi duró aproximadamente 20 minutos, para luego continuar reteniéndonos en
el mismo lugar privados de nuestra libertad ambulatoria aproximadamente 40 a 50
minutos para decidir que hacían con nosotros con actos temerarios de agresión y
disparos al aire por parte de varios jóvenes, para luego acordar trasladarnos por la
herradura en contra de nuestra voluntad con una caminata cuesta arriba que duró más
de una hora; luego de ello recién se elaboró el acta a exigencia de mi abogado.
Por ello pedimos y solicitamos reiterativamente se realice la Inspección Judicial
ordenada en el auto apertorio, por ser una prueba fundamental, básica, a fin de
esclarecer los hechos y coadyuvar los manifestado, diligencia que lamentablemente no
se realizó presumo por la recargada labor judicial.
SÉPTIMO: La agresión sufrida por los tres agraviados, está debidamente acreditado con
el CML correspondiente obrantes en autos.
OCTAVO: No se ha recibido la declaración preventiva de mi abogado Juan Guzmán
Aparco, ni del agraviado Mario Vargas Asencio, tampoco se ha recibido la declaración
instructiva de Prudencio Lizana Llocclla, ni se ha realizado la inspección judicial en el
lugar de los hechos, tampoco se ha recibido la declaración testimonial propuesto por mi
parte, corrientes a folios 427 de autos.
En el presente caso, la conducta de los procesados, cumple con los presupuestos de la
responsabilidad extracontractual, por cuanto, es un acto contrario (Antijurídico) al
derecho; asimismo, mediante dicha conducta, se lesionó intereses jurídicamente
protegidos (Dañosidad),por lo que se advierte que existe un vínculo causal entre la
conducta de los co-autores y el daño causado (causalidad): y, por último, la imputación
de la responsabilidad civil de los acusados, es a título de responsabilidad subjetiva – dolo
(imputabilidad).
Así, debe tenerse en cuenta, el DAÑO PATRIMONIAL, la misma que comprende el Daño
Emergente, relacionado con la lesión de derechos de naturaleza económica,
constituidos por los gastos efectuados y por cubrirse en el presente proceso judicial.
Asimismo, el daño patrimonial, comprende también el Lucro Cesante, el presente caso,
estaría constituido por las ganancias o ingresos que como agraviados dejaron de
percibir, en el caso de la agraviada por las lesiones traumáticas en el cuerpo y
psicológicas que se dieron por consecuencias de los actos delictivos, los cuales le
imposibilitaron, continuar con su vida cotidiana.
La indemnización, también, debe comprender, los DAÑOS EXTRAPATRIMONIALES,
siendo el Daño Moral, que comprende la vulneración de la dimensión afectiva de los
agraviados y de su familia en general. Hecho que se concreta en un estado de
desesperación, angustia, sufrimiento y el dolor psicofísico, que afecta los sentimientos
de estado anímico, de tranquilidad y paz espiritual, el cual constituye el soporte
necesario para que pueda realizarse como persona. De la misma manera, en cuanto, al
Daño a la Persona, tal como lo ha establecido la Corte Interamericana de Derechos
Humanos, se encuentra constituido sobre el “Daño al Proyecto de Vida”; y, con razón
el Jurista Carlos Fernández, señala: “Se protege jurídicamente la realización del proyecto
de vida porque en él está en juego, como se ha dicho, el destino mismo de cada ser
humano. “El mayor daño que se puede causar a la persona, por consiguiente, es la
frustración, menoscabo o retardo en la realización personal “proyecto de vida”1.
Por lo tanto, sírvase a tener presente las conclusiones al momento de resolver.

1
FERNÁNDEZ SESSAREGO, Carlos. Artículo sobre El Daño al “Proyecto de Vida”. En la Jurisprudencia de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos.