Está en la página 1de 5

“Pronto llegará el día en que tendremos que funcionar con conceptos directos de poder.

Cuantas
menos bobadas idealistas dificulten nuestra tarea, mejor nos irá…”
“Sembrando el caos en la Unión Soviética, sin que sea percibido, sustituiremos sus valores por otros
falsos y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la
propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia,
la de la muerte del más irreducible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible
extinción de su autoconciencia.
“De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los
artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se
desarrollan en el interior de la sociedad. La literatura, el cine, y el teatro, deberán reflejar y enaltecer
los más bajos sentimientos humanos”.
“Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas, que comenzarán a
sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición.
En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad”.
“En la dirección del Estado, crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero
activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta
de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas como innecesarias y convertidas en un
vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño, la mentira, el alcoholismo, la drogadicción y
el miedo irracional entre semejantes”.
…”Gracias a su diversificado sistema propagandístico, Estados Unidos debe imponerle su visión,
estilo de vida e intereses particulares al resto del mundo, en un contexto internacional donde nuestras
grandes corporaciones transnacionales contarán siempre con el despliegue inmediato de las fuerzas
armadas, en cualquier zona, sin que le asista a ninguno de los países agredidos el derecho natural a
defenderse.
La traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos, y ante todo el odio al pueblo ruso, todo
esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.”
“Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso a comprender lo que realmente sucede. Pero a esa
gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de
calumniarles, desacreditarles y señalarles como desechos de la sociedad. Haremos parecer
chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos”.
“Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y
pervertiremos.”
…”Debemos lograr que los agredidos nos reciban con los brazos abiertos, pero estamos hablando de
ciencia, de una ciencia para ganar en un nuevo escenario la mente de los hombres. Antes que los
portaaviones y los misiles, llegan los símbolos, los que venderemos como universales, glamurosos,
modernos, heraldos de la eterna juventud y la felicidad ilimitada”.
“El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de la ideas las
alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del
inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y
libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y
compartir la lógica de sus verdugos”.
Allen Dulles fue un oficial de alto rango de la Oficina de Servicios Estratégicos, OSS, organismo
antecesor de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, y estuvo presente en la creación de esta última
donde sirvió ocho de sus diez años como director, hasta que en 1961 después del fracaso de la invasión
a Cuba por Bahía de Cochinos que organizó la CIA, fue destituido por el presidente J.F. Kennedy,
porque le aseguró al presidente que el pueblo cubano estaba esperando a los mercenarios con los brazos
abierto, y la realidad demostró que los cubanos defendieron su soberanía con todo coraje y en solo 67
horas derrocaron a los invasores
Las despensas del proletariado están vacías por la falta de planificación, por la ineficiencia y por la
impunidad con los corruptos, acaparadores y especuladores. La investigación científica anda a la
deriva, sin la LEU, en las universidades experimentales y autónomas convertidas en barricadas
desestabilizadoras. Para desgracia la dignidad revolucionaria está maltrecha por los escándalos de
corrupción completándose así un cuadro de decadencia social, política y económica. Los reiterados
reclamos que hacía Chávez a sus ministros y al partido para la concreción de las comunas y el poder
popular autónomo se quedaron en una falsa apariencia frente a un estado paternalista y un capitalismo
de estado corrupto, alcahuete con los intereses privados monopolistas.
Se ha configurado un status quo que es percibido por un sector progresista de la sociedad como el de un
estado agotado, podrido, sin ética ni espiritualidad. El gobierno de Nicolás Maduro y el PSUV
perdieron credibilidad en una porción importante del chavismo lo cual es medible en dos millones de
votos y la idea del socialismo la convirtieron, para los sectores populares defraudados, desilusionados e
indignados, en un proyecto no factible alejado de la realidad. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello,
Delcy Rodríguez e Iris Varela deberían dejar la necedad de estar a la defensiva frente al chavismo
crítico al que hay que reconocerle que bastante alertó sobre el aguacero que se nos venía encima y ellos
nunca propiciaron las previsiones pertinentes.
Caracas, 23 de octubre de 2017(Prensa Sunagro).- El día viernes 20 de octubre, en la Universidad
Politécnica Territorial de Barlovento Argelia Laya (UPTBAL), el Superintendente Nacional de Gestión
Agroalimentaria, G/B. Menry Fernández, sostuvo un encuentro con las cohortes de estudiantes de los
trayectos de Seguridad Alimentaria y Cultura Nutricional, e Ingeniería en Procesamiento y Distribución
de Alimentos.

El Superintendente realizó una ponencia sobre el desarrollo integral de las fuerzas productivas, en el
marco de los recientes acuerdos alcanzados con la UPTBAL para articular ambas carreras con el
trabajo que realiza la Sunagro, cuyas competencias se vinculan ampliamente con estos planes de
estudio.

Un diagnóstico previo permitió a la UPTBAL identificar aquellas empresas del Estado en la región
barloventeña que ameritan el abordaje integral desde la Universidad y la Sunagro, involucrando a todos
los actores institucionales y comunitarios para su reactivación y reimpulso productivo.

“La semana entrante abordaremos con los estudiantes, fiscales e inspectores de la Sunagro estas
empresas, diagnosticamos, hacemos el plan en función de lo que presentaré hoy y llevaremos las
propuestas a los entes competentes para destrancar los obstáculos, desanudar los nudos críticos y
corregir lo que haya que corregir, buscar la materia prima donde haya que buscarla, y a científicos
populares que nos ayuden a controlar la ciencia y la técnica que se da dentro de esas empresas con
tecnología autóctona”, expresó el Superintendente Fernández.

Al hablar de las fuerzas productivas, el Superintendente explicó a detalle cada uno de los elementos
que las conforman: los medios de producción, la fuerza de trabajo, la materia prima y elementos
auxiliares, que expresados como variables en una ecuación para dar cuenta del desarrollo integral de las
fuerzas productivas, deben alcanzar su máximo valor posible para garantizar el éxito.

“Basta que alguna de las cuatro variables no esté lo suficientemente desarrollada, que esté próxima a
cero, para que el índice operativo total del sistema productivo tienda al valor cero, independientemente
de que las demás variables se encuentren al máximo de sus posibilidades”, apuntó, añadiendo que estos
cuatro elementos deben estar en completa armonía, partiendo de un diagnóstico, planificación,
ejecución, evaluación y el emprendimiento de acciones para el mejoramiento.

Explicó que el modelo productivo socialista busca altos niveles de producción con el propósito de
satisfacer las necesidades del Pueblo venezolano, tributando al ámbito territorial y comunitario donde
estas empresas desarrollan su producción.

“Una gran diferencia entre las empresas capitalistas y las socialistas, está cuando hablamos de la
dirección de la producción, a dónde va lo que se gana. Lo que llamamos las relaciones sociales
productivas. El cambio en estas relaciones es lograr nosotros como chavistas y bolivarianos, que lo que
produzca esa empresa vaya a la familia, a la comunidad. El cambio de las relaciones sociales de
producción va a permitir que esta empresa no se maneje bajo términos capitalistas, de competencia
desleal, de persecución, de maltrato del patrono contra los trabajadores, de hostigamiento”, señaló el
Superintendente.

Las relaciones sociales son un aspecto clave para garantizar la permanencia del desarrollo integral de
las fuerzas productivas, para que éstas no se transformen en fuerzas destructivas de la humanidad, la
sociedad y la naturaleza, como históricamente se ha hecho bajo el modelo capitalista. Las relaciones
sociales se inscriben dentro de las nuevas relaciones de producción que debe emprender cada empresa
socialista, junto a las relaciones técnicas, las relaciones con la naturaleza, las relaciones de distribución
e intercambio y las relaciones sociales comunitarias.

“Kléber Ramírez Rojas, un filósofo e intelectual de Mérida quien murió en el año 94, amigo del
comandante Chávez, escribió unos documentos antes de la rebelión del 4F que se anunciarían cuando la
rebelión triunfara. En el libro “Historia Documental del 4F”, el dijo, como proyectándose hacia esta
época, que la nueva estrategia del nuevo Estado Revolucionario es producir alimentos, ciencia y
dignidad. Eso es lo que hay que hacer en este momento político para ayudar al Pueblo venezolano, a
nuestro presidente Nicolás Maduro y en la memoria del comandante Chávez, en la memoria de Kléber
Ramírez, vayamos entonces, compañeros estudiantes, compañeros de Sunagro a producir alimentos,
ciencia y dignidad”, concluyó el Superintendente.

Al finalizar este encuentro, la Vicerrectora Académica Dolores Gil expresó cuán oportuna ha sido esta
unión de la Sunagro con la Universidad Politécnica Territorial de Barlovento Argelia Laya.

“Venimos desde hace muchos años egresando ingenieros en alimentación, y veíamos con preocupación
que no habíamos podido hacer un enlace efectivo, porque aunque trabajamos toda la cadena productiva
completa, hacía falta la práctica en lo que corresponde a la distribución y la comercialización. Para la
reactivación de las empresas que detectamos, vislumbramos un exitoso futuro, porque nosotros
tenemos el material humano, que son los estudiantes, tenemos la parte técnica, que son los docentes, y
nos hacía falta la alianza política para dar ese salto de gran pertinencia”, expresó la Vicerrectora.

Indicó que Barlovento depende de la productividad de estas empresas: “Nosotros tenemos los rubros de
cacao, tenemos raíces, tubérculos y frutas, y estas empresas vienen a hacer la parte procesamiento de
estos rubros que va a apuntar al desarrollo de Barlovento, del estado Miranda y del país. Tenemos toda
la fe puesta que con esta alianza lo lograremos”.

Al dirigirse a los estudiantes de las carreras de Seguridad Alimentaria y Cultura Nutricional, e


Ingeniería en Procesamiento y Distribución de Alimentos, la Vicerrectora expresó: “Hoy comenzamos
un camino diferente, un camino donde la Universidad se une a las instituciones para poder producir,
para ser soberanos, por eso el compromiso es de todos. Los momentos que atravesamos nos
comprometen con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestro país. Hay que mirar hacia
adelante y mirar con responsabilidad”.

El Rector de la UPTBAL, profesor Pedro Rodríguez, saludó el encuentro entre la Sunagro y la


Universidad, que además se realiza en el marco del 2do Encuentro Nacional de Directores y Directoras
de la Superintendencia, presentes en la conferencia: “Cuenten con nosotros como un soldado más de
este proceso revolucionario, chavista y bolivariano”, expresó Rodríguez, quien aplaudió este nuevo
esfuerzo de la Superintendencia por afianzar en sus políticas el apoyo y reimpulso a la producción
soberana de nuestra Patria.
Con el fin de dar cumplimiento al legado del Comandante Eterno Hugo Chávez, a la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el Plan de la Patria 2013-2019,
por lo que se constituyen en una necesidad, seguir generando condiciones a fin de
contrarrestar el impacto de las políticas de los sectores empresariales-Capitalista, que
sustentan su agresión a través de la instrumentación de la “Guerra Económica” como
estrategia de desestabilización contra el Pueblo venezolano y el Gobierno Bolivariano,
poniendo en práctica la triada capitalista de Acaparamiento, Desabastecimiento y
Especulación a favor de obtener privilegios, generar ganancias exorbitantes, y el saboteo
de las redes de suministro y distribución de alimentos y el contrabando de extracción
para generar un descontento y afectación de la psiques del pueblo, expresado en los
resultados electorales de elección de Diputados a la Asamblea Nacional de diciembre del
2015.

A los fines de garantizar la estabilidad en el suministro de alimentos a precios justos a la


población venezolana, el gobierno nacional en aras de dar cumplimiento a la legislación
venezolana en materia de seguridad y soberanía agroalimentaria ha elaborado y
desarrollado programas, planes y acciones para mejorar la economía. Mejorar la
economía implica, fiscalizar y controlar la Empresa Privada para evitar la especulación,
acaparamiento y boicot. Mejorar la economía implica también fiscalizar la Empresa
Pública, para hacer de las empresas estadales un modelo de producción eficiente, con la
incorporación de nuevos actores comunales como entes productivos activos y con el
sometimiento del sector privado a las reglas de la economía justa, en beneficio de la
gente.

Por otra parte, el modelo propuesto por el Ejecutivo apunta a la profundización del
modelo socialista en su variante productiva. La SUNAGRO tiene entre sus competencias
promover y fomentar el desarrollo de proyectos agroproductivos y actividades conexas
tanto en el sector público como en el privado.
El Gobierno Nacional bajo la premisa de la Suprema Felicidad Social del Pueblo
venezolano, establece el derecho a la alimentación como política fundamental de Estado,
considerando para ello el respeto, protección y garantía del acceso a los alimentos
nutritivos para toda la población, sin discriminación de ninguna índole social,
económica o cultural. Para lograr esto ha puesto en marcha una serie de políticas, planes
y proyectos destinados a garantizar el suministro alimentario adecuado en cantidad y
calidad, en pro del bienestar de la población venezolana.

En tal sentido el Presidente Nicolás Maduro creo vía Ley habilitante en el año 2014 la
Superintendencia Nacional Agroalimentaria (SUNAGRO), la cual fiscaliza la
producción, procesamiento, distribución, exportación e importación de materias primas,
alimentos, sus derivados y actividades conexas, que se nutren de la información, en
tiempo real, que le suministran las diferentes instancias o entes competentes, particulares
involucrados y el Poder Popular, dirigidas a fortalecer la soberanía y seguridad
agroalimentaria del país, en el marco del modelo productivo socialista, garantizando de
esta forma la generación de los sistemas de control para la justa y correcta distribución
de alimentos básicos y materia prima agroindustrial para la patria.