Está en la página 1de 3

Gases

A parte de desagradables, los gases pueden provocar molestias intestinales.


Descubre los alimentos a evitar, las medicinas y consejos nutricionales a
nuestro alcance para aliviar sus síntomas y hacer que desaparezcan.

¿Qué son los gases?


Los gases no se consideran una enfermedad, más bien suponen un síntoma o
trastorno que consiste en la presencia de aire en el intestino, que se expulsa en
forma de eructos, o a través del ano mediante ventosidades (un exceso de las
mismas se denomina flatulencia).

Habitualmente, los gases se generan en el intestino grueso durante la digestión, a


consecuencia de la fermentación de los alimentos que tiene lugar en este proceso,
y por el aire que se traga al comer, haciendo que la persona se sienta inflada, y
ocasionando a veces dolor abdominal con retortijones o cólicos (de forma aguda).

El mal olor de la ventosidad se debe a la existencia de ciertas bacterias presentes


en el intestino grueso, que producen gases que contienen azufre (como, por
ejemplo, el anhídrido sulfúrico), con un olor característico a huevos podridos. Los
gases intestinales están formados por nitrógeno, oxígeno, anhídrido carbónico y,
algunas veces, metano.

Causas de los gases


ETIQUETAS:
Aparato digestivo
Intestino

Nutrición y enfermedades

Diagnóstico

Es probable que tu médico determine qué causa los gases y los dolores por gases
sobre la base de lo siguiente:

 Tu historia clínica

 Una revisión de tus hábitos alimentarios

 Una exploración física


Durante la exploración física, tu médico puede controlar el abdomen para verificar
si está distendido y si se escucha un sonido hueco al golpear suavemente el
abdomen. En general, un sonido hueco indica un exceso de gases.

Según los demás síntomas que presentes, tu médico puede recomendarte otras
pruebas para descartar trastornos que pueden ser más graves, como la
obstrucción parcial del intestino.

Tratamiento

Si los dolores por gases son causados por otro problema de salud, tratar la
enfermedad no diagnosticada puede ofrecer alivio. De lo contrario, los gases
molestos generalmente se tratan con medidas relacionadas con la dieta,
modificaciones del estilo de vida o medicamentos de venta libre. Aunque la
solución no es igual para todos, con un poco de prueba y error, muchas personas
pueden encontrar alivio.

Dieta

Los siguientes cambios en la dieta pueden ayudarte a reducir la cantidad de gases


que tu cuerpo produce o hacer que los gases se eliminen más rápidamente de tu
organismo:

 Intenta identificar y evitar los alimentos que más te afectan. Algunos de los
alimentos que causan problemas de gases en muchas personas son: frijoles,
cebolla, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor, alcachofa, espárragos, peras,
manzanas, duraznos, ciruelas pasas, caramelos y goma de mascar sin azúcar, pan
de trigo integral, cereales de salvado o muffins, leche, crema, helado, leche helada,
cerveza, gaseosas y otras bebidas gaseosas.

 Intenta reducir el consumo de alimentos fritos y grasos. A menudo, la hinchazón


es provocada por el consumo de alimentos grasos. La grasa retrasa el vaciamiento
del estómago y puede aumentar la sensación de saciedad.

 Reduce temporalmente el consumo de alimentos con alto contenido de


fibra.Vuelve a incorporarlos gradualmente en el transcurso de varias semanas. En la
mayoría de las personas, el cuerpo necesita unas tres semanas para acostumbrarse
al consumo de fibra adicional. Pero algunas personas nunca se adaptan.
 Ten cuidado con los suplementos de fibra. Intenta reducir la cantidad que
consumes y recupera la ingesta en forma gradual. Si sigues teniendo síntomas,
puedes probar otro tipo de suplemento de fibra. Toma los suplementos de fibra con
un vaso de agua y bebe mucho líquido durante todo el día.

 Reduce el consumo de lácteos. Prueba alimentos lácteos con bajo


contenido de lactosa, como yogur, en lugar de leche. O prueba productos que
ayudan a digerir la lactosa, como Lactaid o Dairy Ease.

Comer pequeñas cantidades de productos lácteos en una comida o


consumirlos con otros alimentos también puede ayudar a digerirlos más
fácilmente. Sin embargo, en algunos casos, es probable que necesites
eliminar los lácteos completamente.
Remedios de venta libre

Algunos productos pueden ayudar, pero no siempre son efectivos. Considera


probar:

 Beano. Agrega Beano a frijoles y vegetales para ayudar a reducir la cantidad de


gases que producen. Para que Beano surta efecto, debes tomarlo con tu primer
bocado. Funciona mejor cuando hay poco gas en los intestinos.

 Suplementos de lactasa. Los suplementos de la enzima lactasa (Lactaid, Dairy-


Ease), que ayudan a digerir la lactosa, pueden ser de ayuda si tienes intolerancia a
la lactosa. También puedes probar productos lácteos sin lactosa o con menor
contenido de lactosa.

 Simeticona. Los productos de venta libre que contienen simeticona (Gas-X, Gelusil,
Mylanta, Mylicon) ayudan a descomponer las burbujas en los gases. Aunque estos
productos se usan mucho, no se ha demostrado su eficacia para tratar los gases y
los dolores por gases.

 Carbón activado. Tomar tabletas de carbón (CharcoCaps, Charcoal Plus y otras)


antes y después de una comida también puede ayudar. Al igual que con la
simeticona, no hay evidencia definitiva que indique que el carbón alivia los gases.
Además, el carbón puede manchar el interior de la boca y la ropa si las tabletas
caen sobre ti.