Está en la página 1de 1

Dividendos:

Es el pago hecho por una empresa a sus dueños, ya sea en efectivo o en acciones. Los
administradores de la empresa se reúnen periódicamente para decidir entre pagar
dividendos o no, y para determinar el monto y forma de dicho pago.
Dividendos De Acciones: Es un pago por las acciones de los propietarios de una
empresa. Corresponde a la distribución de algo que los dueños ya poseen. El efecto de
esta operación es capitalizar una parte de las utilidades retenidas de la empresa.

¿Que es una política de dividendos?

R= La política de dividendos de la empresa representa un plan de acción a seguirse


siempre que deba tomarse una decisión de dividendos, tiene por objetivo la
maximización de la riqueza de los propietarios de la empresa y la adquisición de
financiamiento suficiente

Maximizacion de la riqueza.

Dicha política debe idearse no solamente para maximizar el precio de la acción en el


año siguiente sino para maximizar la riqueza en el largo plazo.

Adquisición de financiamiento suficiente.

La distribución de dividendos es una de las políticas económicas y financieras de más


trascendencia tanto para los administradores como para los inversionistas, en la medida
que afecta directamente los intereses y expectativas de cada uno de ellos y lo que es
bueno para unos no necesariamente es bueno para los otros y esto termina afectando el
valor y la capacidad económica y financiera de la empresa.

Generalmente un inversionista de nuestro medio, invierte con el objetivo de obtener


unos rendimientos continuos y estables en un periodo de tiempo. Desde este punto de
vista el inversionista siempre esperará que la empresa le pague sus dividendos por lo
menos cada año, y en la medida en que esta no lo haga, para el, sus inversiones no
cumplen las expectativas y puede llegar a considerar la posibilidad de venderlas. Esta
tendencia es posible que se seguida por más de un inversionista y puede llevar a que las
acciones pierdan su valor y por ende el de la empresa.

Es muy posible que en un principio éste no se sienta muy atraído por una política de
dividendos conservadora, pero también es importante anotar que para cualquier
inversionista es de suma importancia la estabilidad de la empresa, pues de esta depende
el comportamiento futuro de las utilidades y siguiendo una política sana de dividendos
acompañada de un comportamiento prometedor de la empresa, puede hacer que el
inversionista empiece a mirar con buenos ojos la situación. En todo caso se debe
considerar una política conservadora pero no ausente de pago de dividendos ya que no
habrá inversionistas que requieran de un flujo de ingresos constante.