Está en la página 1de 2

ACTO DEL 25 DE MAYO

-Palabras Alusivas-

El año 1810 fue clave para la historia Argentina y para toda América Latina. Este año
marcó un antes y un después en la vida de las personas de gran parte del continente, que
hacía poco más de tres siglos era una gigantesca colonia española. Esto significaba que
los americanos no podían tomar sus propias decisiones y debían obedecer siempre a los
reyes o a las autoridades que los representaban en estas tierras. La mayoría de las veces,
las órdenes que daban eran injustas para los americanos y provechosas para la lejana
España.

Hacia 1810, muchas personas, especialmente los hombres y mujeres que habían nacido
en América, los criollos, no aceptaban que otros dirigieran sus vidas. Querían ser libres:
dejar de depender del rey español, elegir sus propias autoridades, organizar la sociedad
a su modo, comerciar libremente con quienes quisieran, pensar y expresar con libertad
sus ideas y sentimientos.

Por eso, el 25 de mayo de 1810, en Buenos Aires, luego de una agitada semana de
discusiones entre criollos y representantes de la corona española, se formó una Junta
Revolucionaria que desalojó al virrey Cisneros de su cargo, y se convirtió en el Primer
Gobierno Patrio de la historia Argentina y de América Latina.Algunos criollos
revolucionarios eran partidarios de declarar la total independencia de la metrópoli; sin
embargo, la nueva Junta Provisional de Gobierno se presentó como heredera de las
autoridades metropolitanas, y en una proclama dirigida al pueblo manifestó su fidelidad
y obediencia al monarca español, lo cual quedó fijado en el acta donde quedó
constituida la Junta. Así, la Primera Junta de Gobiernosiguió gobernando en nombre del
rey Fernando VII y guiadaa la luz de los sucesosque ocurrieron en España. No
obstante,muchos revolucionarios de la Junta, como Mariano Moreno, querían romper
definitivamente los lazos con España, lo cual se produciría seis años más tarde, en 1816.

Está claro que la Revolución de Mayo no sucedió espontáneamente, de un día para el


otro, ni tampoco solucionó todos los problemas. Desde mucho antes de 1810 los
argentinos ya tenían el deseo de liberarse, y sentían que podían caminar solos, como lo
habían demostrado en 1806 y 1807, cuando debieron defenderse por su propia cuenta
durante las Invasiones Inglesas. La invasión francesa a España en 1808, la encarcelación
de su rey, la oposición española a que los gobernara un rey francés, la formación de
juntas;fueron sucesos que tuvieron repercusión en América y creaban una oportunidad
única para cortar con siglos de dependencia.

Luego del glorioso 25 de Mayo, no fue fácil organizar estos territorios. Surgieron
muchas discusiones entre los mismos criollos, que no se ponían de acuerdo, por
ejemplo, en cómo debía ser el gobierno de la Argentina. Se produjeron guerras que
duraron hasta 1820, y que sirvieron para evitar que los españoles volvieran a apoderarse
de lo que habían sido sus colonias en todo el continente. En medio de ellas, se produjo
otro gran acontecimiento: la Declaración de la Independencia Argentina, el 9 de julio de
1816, que marcó el corte definitivo con España.

Como vemos, a los argentinos y a los americanos no nos fue nada fácil ser libres e
independientes. Fue un proyecto, una meta que, lamentablemente, costó mucha sangre
criolla y también española. Por eso, celebrar, pero fundamentalmente recordar el coraje
y la determinación de aquellos hombres y mujeres, de hace más de dos siglos, es una
forma de tener siempre presente, que la libertad y la independencia para vivir, como
cada uno quiera y en sintonía con los demás, son un patrimonio que hay que defender y
celebrar. Cada uno de nosotros es dueño de su propia libertad e independencia, pero
también somos guardianes y defensores de la libertad y la independencia de nuestro país
y continente. El 25 de Mayo de 1810 comenzó a gestarse nuestra libertad como Patria;
en homenaje, recordemos con alegría y compromiso los dos primeros versos de nuestro
Himno Nacional:

“Oíd, mortales, el grito sagrado:


¡Libertad, Libertad, Libertad!”

Lic. Sonntag, Victorio Andrés