Está en la página 1de 35

1

Resumen para parcial Teorías Psicológicas I

Psicología Científica
Surge por el desarrollo de las Ciencias Naturales, en la primera mitad del siglo XIX,
y la aparición del método científico experimental. Aparece lo psicológico como un
conjunto de fenómenos observables y empíricos, que pueden ser estudiados
experimentalmente. Los fenómenos aparecen en la conciencia. Etapa de transición
de la Filosofía a la Psicología como ciencia.
WUNDT (1832 – 1920)
Fisiólogo, Psicólogo y Filosofo.
Desarrolla el primer laboratorio de psicología experimental (Leipzig)
A través del método experimental, intenta estudiar la experiencia inmediata y
observable. Utiliza el método de la introspección
Percepción interna de los contenidos de la propia conciencia.
los psicólogos no estudian el mundo exterior per se; estudian los procesos
psicológicos mediante los cuales el ser humano experimenta y observa el mundo
exterior. Además, los experimentadores no pueden separarse a sí mismos de sus
objetos de estudio, dado que están estudiando sus propios procesos conscientes.
En sus introspecciones, Wundt y su equipo de estudiantes identificaron dos
elementos básicos de la vida mental: sensaciones y sentimientos. Para ellos, los
complejos y cambiantes procesos mentales resultaban de las conexiones o de
síntesis creativas de esos elementos, mas no en el sentido clásico de la física
mecanicísta.
Para Wundt, la mente es una fuerza creativa, dinámica, volitiva. Nunca podría ser
entendida mediante la simple identificación de sus elementos o su estructura
estática. Por el contrario, debe entenderse a través del análisis de su actividad.

WEBER (1795 – 1878)


Psicólogo y anatomista
Unió la física y la psicología. Fundador de la doctrina denominada psicofísica.
Sus investigaciones estuvieron dirigidas a la observación del movimiento y la
percepción de los animales. Utilizo las leyes físicas, mecánica y termodinámica,
para explicar y comparar. Ej: sensación estímulo
Ley de Weber
Es una ley de escalamiento psicofísico directamente relacionada con el estudio de
la percepción.

FECHNER(1801 – 1887)
Filosofo y Psicólogo. Discípulo de Weber.
Elaboró los fundamentos para medir indirectamente la sensación en términos de la
unidad de las diferencias observables exactas entre dos sensaciones, desarrolló sus
tres métodos psicofísicos básicos (el de las diferencias observables exactas, el de
los casos correctos e incorrectos y el del error promedio) y realizó los clásicos
experimentos sobre distancia táctil y visual, luminosidad visual y pesos elevados.
Distinguiendo entre psicofísica interior (la relación entre sensación y excitación
nerviosa) y exterior (la relación entre sensación y estímulo físico), Fechner
formuló su famoso principio de que la intensidad de una sensación se incrementa a
lo largo del estímulo (S = k log R) para caracterizar las relaciones psicofísicas
externas. Al hacer esto, creyó haber alcanzado el camino para demostrar una
2

verdad filosófica fundamental: que la mente y la materia son simplemente


diferentes modos de concebir una y la misma realidad.

Pierre Janet (1859 – 1947)


Psicólogo y Neurólogo
Trabajó con Charcot en Salpetriere, quien le encargó que trabajara en la apertura
de un laboratorio de psicología experimental.
Estuvo interesado por el estudio de la histeria y, aunque en sus inicios partió de
una concepción organicista, posteriormente planteó la hipótesis de la existencia de
una relación directa entre la aparición de la sintomatología y la presencia de un
choque emocional. Este choque parecía haber sido olvidado por el sujeto y no ser
accesible a la conciencia. La disociación entre una conciencia accesible y otra no, le
llevó a formular su teoría general de las neurosis que tuvo gran repercusión en su
momento.
Se interesó asimismo por los trastornos obsesivos y describió el fenómeno de la
fatiga crónica de estos pacientes, lo que popularizó con el término de psicastenia.

RIBOT (1839 – 1916)


Psicólogo frances
A través del método experimental, observó al elemento psicológico de la vida
mental, dejando de lado todo factor espiritual o no material.
Propugnó la separación entre psicología y filosofía. Ubica a la psicología dentro de
las ciencias naturales.
“ la psicología es una ciencia de hechos que se presentan de dos formas: el aspecto
interno o consciente y el aspecto fisiológico. El método de introspección,
esencialmente individual y limitado a un pequeño número de hechos que se
perciben claramente, es menester completarlo con el método externo, consistente
en la observación y medida de los fenómenos nerviosos. Ribot distingue tres
caracteres básicos: sensitivos (dominados por la naturaleza afectiva, por el sentir;
muy impresionables, inquietos, pesimistas, contemplativos); activos (viven para la
acción, repletos de energía, optimistas y emprendedores); y apáticos (de poca
actividad y sensibilidad. Son indiferentes).”

FRANCIS GALTON (1822 – 1911)


Psicólogo, explorador y científico británico con un amplio espectro de intereses.
Sus estudios contribuyeron a la Psicología, Biología, Tecnología, la geografía, la
estadística o meteorología.
Psicología Diferencial estudio de las diferencias individuales de las capacidades
humanas, desde una perspectiva biológica y adaptativa.
Se centro en el estudio de la Inteligencia.
Se baso en la herencia y la biometría pretensión de medir y cuantificarlo todo, pero
especialmente a las personas (estaturas, huellas dactilares, datos psicológicos y
sociales, fuerza muscular).
A menudo sus investigaciones fueron continuadas dando lugar a nuevas
disciplinas. Primo de Charles Darwin, aplicó sus principios a numerosos campos,
principalmente al estudio del ser humano y de las diferencias individuales.
A Galton se le puede considerar como el “padre” de la psicología diferencial, al
aplicar los principios de su primo, Darwin, al estudio de las diferencias
individuales.
3

Esto se oponía a las ideas psicológicas que más difusión tenían en su época: las de
Wilhelm Wundt.
Centró su interés en el estudio de las diferencias individuales de las capacidades
humanas, siempre desde una perspectiva adaptativa y biológica. Para ello, se
centró en el estudio de los procesos mentales simples.
INVESTIGACIONES:
Galton subrayaba que la propia naturaleza o conjunto de dotaciones innatas del
individuo era un factor determinante del éxito en la vida.
Para demostrarlo, estudió a una serie de hombres eminentes.
Comprobó que los padres que presentaban características sobresalientes tendían a
tener hijos con iguales características, y pensó que esto debía explicarse
fundamentalmente en función de la naturaleza y no de la crianza.
Con el objeto de someter a análisis los datos por él recogidos, contrató al
matemático Karl Pearson, inventor de un procedimiento de análisis estadístico
descriptivo denominado «Coeficiente de correlación», muy empleado en una
variedad de situaciones de investigación.
A Galton le preocupaba además la medición de la inteligencia, y propuso una
técnica conocida como el «Método biométrico», que consiste en evaluar ciertas
características físicas como la fuerza con que se aprieta el puño, la circunferencia
del cráneo y el tiempo de reacción refleja.
Puede decirse que el eje en torno del cual giró toda la obra de Galton fue su
aseveración de que la herencia importa más que el medio.
Es la disciplina que se ocupa del estudio de las diferencias individuales. Forma
parte de la Psicología de la personalidad.
Su objeto de estudio sería la descripción, predicción y explicación de la
variabilidad interindividual, intergrupal e intraindividual en áreas psicológicas
relevantes, con respecto a su origen, manifestación y funcionamiento.

JAMES WILLIAMS (1842 – 1910)


Filosofo y Psicologo (escuela americana). Fundador de la Psicologia Funcional
Representante del empirismo radical y pionero de la psicología científica.
Investigador de los procesos subliminales de la conciencia y de los fenómenos
paranormales.
Pretendía demostrar que el dualismo tradicional entre sujeto y objeto era una
barrera para una sólida concepción de la epistemología y había que abandonar la
autoconciencia como una entidad opuesta al mundo material.
La verdad no es una entidad ni una idea, sino aquello sujeto a verificación.

PAVLOV (1849 – 1936)


Fisiólogo ruso. Inició sus estudios en Medicina Experimental
“Formuló la ley del reflejo condicionado, que desarrolló después de advertir que la
salivación de los perros que utilizaba en sus experimentos podía ser resultado de
una actividad psíquica. Al efecto, realizó el famoso experimento consistente en
tañer una campana inmediatamente antes de dar el alimento a un perro, para
concluir que, cuando el animal estaba hambriento, empezaba a salivar en cuanto
oía el sonido habitual.”
“Al permitir un análisis psíquico del animal, es decir, al estudiar su capacidad de
diferenciar los estímulos y de responder a ellos, Pavlov abrió nuevos caminos a la
psicología, a la psiquiatría e inclusive la pedagogía, ya que pudo considerarse toda
4

forma de educación como esencialmente basada en la formación de los reflejos


condicionados. Se elaboraron así teorías en que el proceso de aprendizaje y del
conocimiento eran el resultado de una multitud de reflejos condicionados a lo
largo de la vida.”

BECHTEREV (1857 – 1927)


Neurofisiología y psiquiatra ruso
Compitiendo con Pavlov, elaboró independientemente, una teoría de los reflejos
condicionados. Sus trabajos más perdurables fueron las investigaciones sobre la
estructura del cerebro y las descripciones de síntomas y enfermedades del sistema
nervioso.
Su teoría reflexológica es mecanicista y puede considerarse como el origen de las
actuales escuelas de la psicología de la conducta.

WATSON (1878 – 1958)


Psicólogo estadounidense. Fundador del conductismo.
El conductismo pone el énfasis sobre la conducta observable (tanto humana como
animal), que considera que ha de ser el objeto de estudio de la Psicologia, y las
relaciones entre estímulo y respuesta, más que en el estado mental interno de la
gente (aunque Watson nunca negó la existencia de cualquier del mundo privado o
íntimo). En su opinión, el análisis de la conducta y las relaciones era el único
método objetivo para conseguir la penetración en las acciones humanas y
extrapolar el método propio de las Ciencias Naturales (el método científico) a
la Psicología.
“Dadme una docena de niños sanos, bien formados, para que
los eduque, y yo me comprometo a elegir uno de ellos al
azar y adiestrarlo para que se convierta en un especialista
de cualquier tipo que yo pueda escoger —médico, abogado,
artista, hombre de negocios e incluso mendigo o ladrón—
prescindiendo de su talento, inclinaciones, tendencias,
aptitudes, vocaciones y raza de sus antepasados.”

El pequeño Albert
En él Watson pretendía demostrar cómo los principios del condicionamiento
clásico, recientemente descubierto por Iván Pávlov, podían aplicarse en la reacción
de miedo de un niño ante una rata blanca.
Albert fue escogido como sujeto de experimentación por su gran estabilidad
emocional. Mediante el experimento, Watson pretendía demostrar cómo podía
condicionar la reacción de miedo de Albert hacia una rata blanca, que inicialmente
no provocaba en el niño ninguna reacción aversiva, cómo podría generalizar esta
conducta a otros estímulos similares y, por último, cómo eliminar esta conducta.
El experimento dio comienzo cuando Albert tenía 11 meses y tres días. Consistía
en presentar al niño una rata blanca al tiempo que un ruido fuerte (que se lograba
golpeando una barra metálica detrás de la cabeza del niño). Después de varios
ensayos, el niño sollozó ante la presencia de la rata y posteriormente generalizó su
respuesta a otros estímulos: un perro, lana, un abrigo de piel, etc.
El experimento no pudo llegar a término, no alcanzándose la fase
de descondicionamiento, debido a que Albert fue sacado de la unidad hospitalaria
en que se encontraba antes de su conclusión.
5

El condicionamiento es un procedimiento que consiste en establecer ciertas


condiciones de control de estímulos. En sentido amplio significa la asociación de
patrones bastante específicos de comportamiento en presencia de estímulos bien
definidos. Hay tres tipos básicos de condicionamiento:
1. Condicionamiento clásico, en el cual un estímulo que no producía una
respuesta es asociado con un estímulo que ya producía tal respuesta (el
estímulo incondicionado) hasta que el primer estímulo también pasa a
producir la respuesta.
2. Condicionamiento operante, en el cual la frecuencia de una respuesta es
aumentada o reducida por su asociación a un estímulo aversivo (es un
estímulo que tiene la propiedad de ser desagradable para quien lo recibe.
Por ejemplo, recibir un estímulo físico como una descarga eléctrica se
podría considerar un estímulo aversivo) o un reforzador.
3. Aprendizaje vicario, (Es la adquisición de conductas por medio de la
observación) en el cual se aprende por estímulos vistos por el sujeto,
imitación de conductas
La principal diferencia entre condicionamiento clásico y operante es que en el
condicionamiento clásico no hay posibilidad de escaparse de dar la respuesta
prevista y en el condicionamiento operante la persona tiene la facultad de elegir
una conducta que repetirá o no según el resultado. En el condicionamiento clásico
se actúa sobre el estímulo y en el operante sobre la respuesta.

CONDUCTA - BLEGER
La conducta en psicología
Conducta como todas las manifestaciones del ser humano, conjunto de respuestas
significativas por las cuales un ser vivo en situación integra las tensiones que
amenazan la unidad y el equilibrio del organismo, conjunto de operaciones por las
cuales un organismo en situación reduce las tensiones que lo motivan y realiza sus
posibilidades.
Conducta como fenómeno central en la psicología: Conducta en calidad de
proceso y no como cosa. 4 proposiciones mínimas esenciales de la teoría dinámica
de la personalidad: La conducta es funcional cuya finalidad es resolver tensiones,
siempre implica conflicto, sólo puede ser comprendida en función del campo o
contexto en el que ocurra y todo organismo tiende a preservar un estado de
máxima integración.
Dos tipos de fenómenos, uno es concreto que aparece en el cuerpo y en
actuaciones sobre el mundo externo. Así consideramos una conducta concreta
corporal cuando se enrojece la piel por ejemplo y una conducta concreta en el
mundo exterior puede ser concurrir a un sitio o conducir. Otro tipo de conducta
incluye las manifestaciones que se dan de manera simbólica fenómenos conocidos
como mentales.
Pluralidad fenoménica tiene su unidad en el fenómeno de la conducta misma, en el
funcionamiento del sistema nervioso central y en el ser humano considerado como
persona en cada manifestación vinculado al medio social. Áreas de la conducta:
Siempre implica manifestaciones coexistentes en las 3 áreas, no puede aparecer
ningún fenómeno en ninguna de las tres sin que implique a las otras dos. Lo que
sí puede suceder es que haya preponderancia de alguna de ellas en un momento
dado.
6

Predominio sucesivo o alternante de las áreas: La conducta es una unidad que


tiene una triple manifestación fenoménica pues se da al mismo tiempo en las 3
áreas. Hay predominio pero relativo pues puede alternarse o suceder con el
predominio de otras áreas. Esta alternancia puede hacerse en todas las direcciones
y tener siempre el mismo significado, una misma reacción. En esa alternancia
puede haber una progresiva modificación del sentido de la conducta; a las
manifestaciones del área 1 puede suceder una conducta en el área 3 que modifica
la situación y a su vez modifica la conducta del área 1. La alternancia del
predominio puede significar un proceso estereotipado como en el caso de que el
significado de la conducta sea siempre el mismo o bien puede ser un proceso
dialéctico como en el caso de pensar y realizar en concordancia; a su vez la
realización modifica el pensar y así sucesivamente.
Predominio estable de un área: El predominio puede ser permanente en el
sentido de que las otras 2 están poco desarrolladas. Las personas esquizoides
tienen un predominio del área de la mente con escasa o nulas intervención de
reacciones corporales. Los hombres de acción, tienen manifestaciones con
predominio del área 3. En los que predomina el área 2 se reconocen como
personalidades infantiles, palpitaciones si tienen miedo, apetito si están contentos
acidez estomacal si se enojan, etc.
Coincidencia y contradicción de las áreas: Coincidencia cuando el predominio
alterna, ansiedad percibida como tal (área 1) reemplazada por palpitaciones (área
2) o por inestabilidad (área 3).
Otro tipo de coincidencia se da cuando las manifestaciones de las 3 áreas coexisten
en forma relativamente equivalente y todas tienen el mismo sentido y constituyen
una misma reacción.
Otro fenómeno puede ser una contradicción sucesiva o coexistente y en ambos
casos puede ser en la misma o en diferentes áreas. Se refiere a conductas polares
rechazo-aceptación. La duda es un ejemplo en una misma área al mismo
tiempo. La contradicción en distintas áreas ocurre en un mismo momento en
condiciones normales como patológicas, por ejemplo si se desea participar de una
entrevista y a su vez se llega tarde. Todas estas contradicciones corresponden a
una disociación de la conducta o división esquizoide.
SITUACION Y CAMPO
Conducta y situación: La conducta siempre está dada en función de las relaciones
y condiciones interactuantes en cada momento dado. Las cualidades de un ser
humano derivan siempre de su relación con el conjunto de condiciones totales y
reales. El conjunto de hechos, relaciones y condiciones, constituye
la Situación que cubre siempre una fase o tiempo determinado.
Abstracción de la situación: Un error es utilizar abstracciones generalizadoras
para explicar conductas o sucesos concretos en forma desvinculada de la situación.
Lo abstracto generaliza lo concreto pero no lo explica. Otro error es desvincular los
fenómenos de las situaciones en las cuales aparecen, es tomar la secuencia de los
fenómenos como una relación de causa a efecto.
Campo de la conducta: Campo como la situación total considerada en un
momento dado, es un corte hipotético transversal de la situación. Conjunto de
elementos coexistentes e interactuantes en un momento dado. Campo dinámico,
permanentemente se está reestructurando y modificando. La conducta siempre es
emergente de un campo. La parte del campo o situación que rodea al individuo se
7

denomina entorno, y la designación del medio ambiente para el entorno social.


Todo campo o situación son únicos, no se repiten jamás de la misma manera.
Subestructura del campo: 1) Campo ambiental o geográfico: conjunto de
elementos, condiciones y sucesos tal como pueden ser descriptos y comprendido
objetivamente en su estructura. 2) Campo psicológico: Estructura particular que
para el sujeto o grupo tiene en un momento dado el campo ambiental. Dentro de
este campo podemos describir: 3) Campo de la conciencia: configuración del
campo ambiental para la conducta consciente o simbólica del sujeto o grupo. Está
implicado en el área 1 o simbólica.
Coincidencia y disociación de campos: Cuando el campo ambiental coincide con
el campo ambiental decimos que el I actúa con sentido de la realidad, coinciden los
3 campos. Si un alumno en una clase piensa en un espectáculo al que tiene que ir el
día siguiente y tiene una actitud corporal en relación con esos pensamientos, el
campo ambiental y psicológico están disociados, se pierde el sentido de realidad.
Una persona a quien se le amputó la pierna (campo ambiental) y continúa
contando con ella (campo psicológico).
Otro papel de la disociación: En algunos casos la disociación es condición
necesaria para la adaptación a la realidad. Se sacrifica una parte de la personalidad
para salvar otra. (estudiante con medallita)
AMBITO DE LA CONDUCTA
Campo y ámbito: El campo es una delimitación en el espacio y en el tiempo del
fenómeno que se estudia. Otra delimitación es la que se hace en función de la
amplitud con que se considera el suceso humano que se analiza. El campo se
refiere a la totalidad de los elementos que interaccionan en un momento dado pero
es la amplitud de esa totalidad lo que permite reconocer los diferentes ámbitos.
División del ámbito: Según la extensión con la cual se estudia el fenómeno se
pueden reconocer 3 tipos de ámbitos: 1) Psicosocial: incluye a un solo individuo
que es estudiado en sí mismo, a través de sus vínculos
interpersonales. 2) Sociodinámico: Estudio centrado sobre el grupo tomado
como unidad y no sobre cada uno de los individuos. 3) Institucional: Relación de
grupos entre sí y las instituciones que los rigen constituyen el eje de indagación.
Los 3 ámbitos no son excluyentes, todo estudio debe abarcarlos a todos.
Psicología individual y social: Existe la psicología individual y social porque
todos los fenómenos humanos son sociales y la psicología es siempre social. No se
definen por la cantidad de individuos que estudian sino por la forma. Psicología
individual – ámbito psicosocial y psicología social – ámbito sociodinámico e
institucional.
Teoría del campo de Lewin: La persona es inseparable del medio
ambiente. Ambiente psicológico a todo lo que rodea al I, el conjunto de I con su
ambiente constituye el Espacio Vital que contiene así la totalidad de los hechos
que pueden promover la conducta, existentes en un espacio y momento dados.
Espacio no psicológico, procesos en el mundo físico y social que no afecta al
espacio vital del I. La tercera zona de hechos llamada Zona limítrofe está
constituida por ciertas partes del mundo físico o social que afectan al espacio vital.
FINALIDAD DE LA CONDUCTA
Carácter funcional de la conducta: Todo campo tiende a mantener o recuperar
su estado de equilibrio, la pérdida de ese equilibrio genera una tensión. La
conducta es un emergente del campo total que tiende a resolver la tensión
8

mediante el restablecimiento del equilibrio. La conducta es siempre un estímulo


configurado por una situación dada.
Homeostasis: El ser humano mantiene condiciones internas independientemente
de las variaciones que puedan ocurrir en el medio externo. Medios por los cuales
se logra dicha mantención. Esto es lo que permite que se independice o que no viva
tan sometido al medio. Este término nació de con la biología y se extendió a la
psicología donde coincide con la finalidad de la conducta que es la de mantener
constantes las condiciones internas de un campo dado del cual el organismo es uno
de los integrantes. En psicología se refiere a que el campo psicológico tiende a
mantener constantes sus condiciones de equilibrio o a recuperarlas si las ha
perdido; esta tendencia a la desorganización o al desequilibrio proviene en parte
de la propia inestabilidad del campo psicológico pero también del ambiental o
geográfico.
Tensión o ansiedad: La tensión es uno de los fenómenos del campo, cuando un
organismo o un campo mantienen estabilizada una estructura no hay tensión; sí la
hay cuando no ha sido totalmente superada con una nueva estructura estabilizada.
Es una cualidad del campo y puede o no ser subjetivamente percibida. Cuando la
desorganización o el estado de tensión del campo se estudian en el sujeto se llama
ansiedad; que es una conducta desordenada que tiende a ordenarse. Puede
aparecer en un área o en las tres. Si se da en el área de la mente: ansiedad, si
aparece en el área del cuerpo: angustia y si aparece en el campo ambiental: miedo.
Señal de alarma: La tensión en el campo y su correlato la ansiedad funciona como
señal de alarma porque la desorganización provoca nuevas manifestaciones de
conducta que tienden a restablecer el equilibrio. La señal de alarma permite
anticipar o prever situaciones.
Finalidad de la conducta: Se relaciona con la tendencia de todo campo al
equilibrio homeostático, a mantener constantes sus condiciones internas libres de
tensión. No es la finalidad eliminar la tensión, sino mantenerla a un nivel óptimo y
constante. El desarrollo óptimo de la personalidad se logra con un estado óptimo
de ansiedad y no son su ausencia total. No es una finalidad mecánica la que se
logra, sino que ocurre un proceso de aprendizaje y adaptación.
Descarga de tensión: Toda conducta tiene por finalidad resolver una tensión
originada por la desorganización del campo. En algunas situaciones este alivio de
tensión pasa a primer plano (chupeteo, crisis nerviosa, etc.) No se descarga nada,
simplemente se reemplaza una organización o estructura por otra.
OBJETO DE LA CONDUCTA
Brentano, Freud: Todo fenómeno psíquico contiene un objeto aunque no todos
del mismo modo. Posee intención o referencia a objetos
Conducta como vínculo: Al aceptar que toda conducta está ligada siempre a un
objeto describe que la conducta es siempre un vínculo con otros, una relación
interpersonal.
Tipos de objeto: Relación de objeto se refiere al objeto del campo psicológico y
relación interpersonal se refiere al objeto del campo ambiental. Dos tipos de
objetos: Objeto parcial: contiene experiencias de un solo tipo buenas o malas;
Objeto total: coinciden experiencias contradictorias buenas y malas.
Comunicación: proceso por el cual los seres humanos condicionan
recíprocamente su conducta en la relación interpersonal. Incluye todo intercambio
de mensajes, transmisión de significaciones entre personas incluyendo un emisor,
un mensaje y un receptor.
9

Teoría Conductista y Neoconductista:


El Conductismo es una corriente de la psicología que se basa en el empleo de
procedimientos estrictamente experimentales para estudiar el comportamiento
observable (la conducta), considerando al entorno como un conjunto de
"estímulos-respuestas". Este enfoque tiene sus raíces en el asociacionismo ingles,
en el funcionalismo estadounidense y en la teoría evolucionista de Darwin, pues
dichas corrientes hacen hincapié en la concepción del individuo como un
organismo que se adapta al medio.
Entre los representantes más destacados se encuentran John B. Watson y B. F.
Skinner.

John B. Watson
Fue el primer estudiante en recibir un doctorado en psicología en la Universidad
de Chicago. Su discurso se baso sobre el aprendizaje de las ratas. Una de las
condiciones impuestas por el departamento para concederle el doctorado fue que
dedujera sobre la clase de conciencia que producía el comportamiento que
observaba en las ratas. Pero para Watson, esto le sonaba absurdo, pues dudaba
que las ratas tuvieran conciencia en absoluto. Con todo esto, se sometió a las
normas, obtuvo su doctorado y regreso a su laboratorio para reflexionar sobre la
conducta.
Durante diez años después de experimentos, Watson estaba listo para enfrentarse
tanto a la escuela estructuralista como a la funcionalista con sus propias ideas
sobre la conciencia y la conducta. En su articulo "Psychology as the Behaviorist
Views It", publicado en 1913, afirma que el concepto de conciencia, de vida mental,
es una superstición, una idea de la Edad Medieval. No es posible definir la
conciencia, como tampoco lo es localizarla o medirla; por lo tanto, no puede ser
objeto de estudio científico. Pues, para Watson, la psicología es el estudio de un
comportamiento observable y medible. La perspectiva de Watson se funda sobre
todo en los famosos experimentos de Ivan Pavlov. Algunos años antes de que
apareciera el artículo de Watson, este filósofo ruso había observado que los perros
de su laboratorio empezaban a salivar en cuanto oían que se acercaba la persona
que les daba de comer, aun antes de ver el alimento. Pavlov siempre había pensado
que la salivación era una respuesta natural ante la presencia de comida, de modo
que la reacción anticipatorio de los animales le pareció extraía. Decidiendo
averiguar si podía enseñarles a salivar ante el sonido de una campana, aun cuando
no hubiera comida en el cuarto. He aquí la manera en que explicó los resultados:
"toda conducta es una respuesta a algún estímulo o agente del ambiente". En la
vida ordinaria, la comida hace salivar a los perros. Lo único que hizo Pavlov fue
enseñar a sus animales a esperar comida al escuchar cierto sonido. A este
entrenamiento le llamó condicionamiento.
En un famoso experimento con un niño de 11 meses de edad, Watson demostró
que también el ser humano puede ser condicionado, ya que el pequeño Albert era
un niño seguro y feliz que no tenía motivo para temer a las ratas blancas, suaves y
afelpadas. Pero cada vez que estiraba la mano para acariciar a la rata, Watson hacía
un fuerte ruido que lo atemorizaba. Pronto Albert empezó a tener miedo a las ratas
10

blancas. Así, el condicionamiento alteró en forma radical el comportamiento del


niño.
Watson se interesó en demostrar que el condicionamiento también podía eliminar
los temores. Por ejemplo, una de sus discípulas, Mary Cover Jones en 1924 re
condicionó con éxito a un niño temía a los conejos (temor no provocado por un
condicionamiento de laboratorio) para superar ese miedo. La técnica consistió en
presentar primero un conejo a gran distancia y luego acercarlo paulatinamente
mientras el niño estaba comiendo, es similar a las que se utilizan hoy en día.
Según Watson, no había motivo para explicar este cambio a partir de la conciencia
o la vida mental. El pequeño Albert simplemente respondía ante el ambiente en
este caso, la coincidencia de un ruido fuerte y objetos blancos afelpados. Pensaba
que lo mismo sucedía con todas las personas, esto es, que la conducta podía
explicarse siempre con la fórmula de "estímulo-respuesta". La psicología, desde su
punto de vista, debe ser purgada del "mentalismo".
En la década de 1920, cuando la teoría conductista de Watson se publicó por
primera vez, los psicólogos estadounidenses no habían agotado en absoluto el
enfoque estructuralista. Los experimentos de Wundt ya habían perdido su carácter
novedoso y su atractivo. Por lo cual, el método científico y ortodoxo de Watson (si
no puedes ver algo ni medirlo, más vale que nos olvidemos de ello) fue bien
recibido por los medios científicos. Más aún, Watson abrió dos nuevos campos de
estudio: el aprendizaje y el desarrollo del niño.

Las diferencias entre el condicionamiento clásico y el operante

En el estudio de la psicología hay dos tipos de condicionamiento que guían las


decisiones y comportamiento de los humanos y animales. El condicionamiento
clásico, descubierto por Ivan Pavlov, y el condicionamiento operante, descubierto por
B. F. Skinner, modifican y moldean nuestro comportamiento. Estimulo, recompensa y
consecuencias son los factores variables que guían las respuestas en las diferentes
situaciones. Aunque están estrechamente relacionados, es importante distinguir las
diferencias entre el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante.

Condicionamiento clásico
El condicionamiento clásico involucra comportamientos que se forman al
combinarse dos estímulos. Es conocido también como el condicionamiento
Pavloviano, por su fundador. El condicionamiento clásico describe una respuesta
automática o involuntaria cuando se presenta un estímulo específico. Por ejemplo,
Estás conduciendo por la carretera y escuchas una canción que está fuertemente
conectada con un evento emotivo específico en tu vida. Comienzas a sentir fuertes
emociones relacionadas con la canción debido a que ésta está ligada a un evento
emotivo. La reacción es involuntaria. El condicionamiento clásico también puede
ser predecible, debido a que los seres humanos y los animales responden ante un
evento anticipándose al siguiente. Lo más importante, es que el condicionamiento
clásico marca un comportamiento existente que se forma por un estímulo
asociado.

Pavlov
El Dr. Ivan Pavlov es el padre del condicionamiento clásico. Hizo su
descubrimiento al estudiar el sistema digestivo de los perros. Pavlov hacía sonar
11

una campana antes de presentarle el amiento a los perros, y medida su respuesta


de salivación. Poco tiempo después, Pavlov observó que los perros comenzaban a
salivar ante el sonido de la campana, incluso cuando no se les había presentado la
comida. La campana era el evento anticipatorio que llevaba a la comida. Los perros
de Pavlov habían sido condicionados clásicamente para asociar el sonido de una
campana con la presencia de la comida.

Condicionamiento operante
Aunque es similar al condicionamiento clásico, el condicionamiento operante
difiere en que es el proceso de alcanzar un comportamiento deseado o una
respuesta a través del uso de recompensa y castigo. El término "operante" se
refiere a cómo un ser humano o un animal opera ante el estímulo dentro de su
ambiente. Por ejemplo, un empleado trabajará duro en su trabajo sabiendo que el
despido es una posible consecuencia de la vagancia. Si experimentaste un trauma
como resultado de una acción determinada, es probable que no vuelvas a repetir
esa acción debido al condicionamiento operante. El aprendizaje está basado en las
recompensas o en las consecuencias que son resultado de una acción. Tiene la
habilidad de aumentar o disminuir los comportamientos dependiendo de las
consecuencias que se presenten.

Skinner
Bajo la influencia de Pavlov y de John Watson, el padre del conductismo, B.F.
Skinner fue el pionero en la idea del condicionamiento operante. Skinner no creía
que los humanos poseen libre albedrío o un ser interior. Por el contrario, creía que
todo el comportamiento de los seres humanos y su personalidad se basaban en las
circunstancias externas y en las consecuencias. Para probar su teoría, Skinner
inventó una caja, dentro de la cual colocaba una rata hambrienta. Dentro de la caja,
había una palanca y luces. La rata aprendió rápidamente que presionando una de
las palancas recibiría un trozo de comida. También aprendió a discriminar entre la
luz y la oscuridad, aprendiendo que no se le daría alimento si la luz estaba
apagada. La caja de Skinner demostró el moldeo del comportamiento a través del
condicionamiento operante.

Neo-Conductismo
En la actualidad, el enfoque conductista es mucho más amplio y flexible que en
tiempos de Watson. Los conductistas modernos todavía investigan estímulos,
respuestas observables y aprendizaje. Pero también estudian cada vez más los
fenómenos complicados, que no se pueden observar directamente, como el amor,
la tensión, la empatía, la confianza y la personalidad. A este nuevo tipo de
conductismo se le suele llamar neoconductismo ("neo significa nuevo) para
distinguirlo del enfoque ortodoxo de Watson.
La principal característica de la postura neoconductista es su insistencia en
planear preguntas muy precisas y bien delimitadas usando métodos objetivos y
llevando a cabo una investigación minuciosa.
Otra característica del neoconductismo constituye sus intentos de desarrollo
teorías generales del comportamiento, sobre todo a partir de experimentos con
animales, los principales representantes son: Tolman, Hull, Guthrie y Skinner.

B. F. Skinner
12

Señala que el aprendizaje explica la conducta, y el aprendizaje, por su parte, está


controlado por los reforzadores. Sólo la conducta observable y medible puede
sentar las bases para predecir, explicar y controlar la conducta. Por lo tanto,
Skinner se concentra en hallar los vínculos observables entre el comportamiento y
las condiciones que lo ocasionan o controlan. Por ejemplo, Skinner no cree que los
impulsos como el hambre o la sed necesariamente expliquen la conducta. Afirma
que la sed de limita a describir una relación entre la condición estimulante y la
acción de beber a la que conduce. En otras palabras, un día caluroso y una garganta
seca son estímulos que producen una respuesta conductual: beber agua. No aporta
nada a la explicación especular sobre lo que sentimos cuando estamos sedientos.
De manera similar, nuestra conducta hacia otra apersona está determinada por
aspectos de esa persona y por la situación en la que nos encontramos.
Skinner puntualiza que si bien, la situación específica determina la respuesta, no
toda la gente reacciona del mismo modo frente a una situación dada.
Por su parte, Skinner está de acuerdo con los teóricos tradicionales de la
personalidad en que el desarrollo en la infancia reviste especial importancia para
explicar los patrones del comportamiento adulto, no obstante, se basa solamente
en la especificación de las "contingencias de reforzamiento" que una persona
experimenta durante su desarrollo. De esta forma, un niño recompensado cuando
muestra curiosidad, tendrá una mayor tendencia a presentar una conducta curiosa
en diversas situaciones, no sólo en la infancia, sino también en la edad adulta. Estos
patrones de conducta aprendidos se convierten en las bases para los diferentes
tipos de congruencia llamados "personalidad".

Bleger estudia qué es la conducta humana y cómo se genera. Definición


generalista; toda manifestación del individuo. Para el conductismo son sólo las
manifestaciones observables. Análisis descriptivo de diferentes manifestaciones de
la conducta; pensamiento, emociones, acciones físicas son conducta.
Fenómenos: cosas que pueden ser registradas de alguna forma. Los pensamiento
sólo se registran a través del testimonio subjetivo. Una determinada conducta
como conjunto interrelacionados que contienen muchas manifestaciones.
Bleger trata de clasificar los diferentes tipos de fenómenos asociados con la
conducta. Dos categorías: Fenómenos concretos: no se asocian con significados
Fenómenos mentales o simbólicos: referidos a los pensamientos, a lo simbólico,
tienen validez gracias a su conexión con determinado significado.
Bleger define 3 áreas de la conducta: 1) Área mental: fenómenos del pensamiento
2) Área de cuerpo: área de expresiones somáticas, sensaciones corporales que
determinan fenómenos que pueden pasar desapercibidos para el sujeto como la
temp. Corporal, movimientos involuntarios. 3) Área de actuación en el mundo
externo: tienen que ver con fenómenos concretos pero implican intercambio o
relación con el mundo exterior, moverse, caminar, escuchar.
Plantea que la conducta tiene una manifestación fenoménica de tipo plural, muchas
manifestaciones, toda conducta implica las 3 áreas formando una unidad:
CONDUCTA.
De las tres áreas hay una que es más predominante.
Campos: intenta un esquema explicativo de cómo se genera una conducta. Plantea
que es consecuencia de la situación en la que está la persona. Situación externa y
que incluye al propio sujeto. Lo que hace una determinada persona es el conjunto
de elementos presentes en toda la situación; elementos propios del individuo como
13

los objetos u otras personas. De la interrelación surge la conducta. Excluye todo


elemento trascendental.
Para entender la conducta de una persona hay que hacer un corte transversal
hipotético del campo. Estudiando el campo deberíamos entender y predecir la
conducta.
Subestructuras del campo: 1) Ambiental: realidad objetiva. Se considera al sujeto
mismo. 2) Psicológico: configuración que adquiere el campo ambiental para el
sujeto que estamos estudiando. Imagen que el sujeto se hace de todo lo que lo
rodea. De aquí nace la Conducta.
En determinada situación percibimos lo que paso y nos percibimos a nosotros por
qué estamos? Para qué? Qué expectativas? A partir de toda esta información es
cuando el aparato psíquico hace un análisis de la interpretación sacando
conclusiones. Todo esto forma parte del campo psicológico, es una construcción. La
conducta es el resultado de la estructura de este campo psicológico, tiene que ver
con el campo ambiental pero no de forma directa.
Campo psicológico: 1) campo de la conciencia: configuración que adopta el campo
ambiental para la conducta consciente (área 1). 2) campo psicológico propiamente
dicho: Resto de las áreas 2 y 3, conductas emergentes de este campo son
fenómenos propios del aparato psíquico que regulan las manifestaciones
conductuales del área 2 y 3.
Cuando el campo psicológico (propiamente dicho y conciencia) se encuentran con
el campo ambiental decimos que la conducta tiene sentido de realidad, si esto falla
quiere decir que está presente una disociación de campos. Algo pasó en el
proceso de generación del campo psicológico que no refleja fielmente la realidad.
(Psicosis – paranoia).
Todo campo psicológico tiene alguna vinculación con el campo ambiental o en el
presente o en el pasado. Siempre que hay disociación juegan un rol contenidos en
el pasado de la persona. La disociación siempre se da con respecto al campo
ambiental. A veces un cierto nivel de disociación puede ser más beneficioso para
manejar una situación que una conducta fuera de la realidad.

Pichón Riviere, “La conducta de los sujetos es un emergente y la determina un


interjuego de causas internas y externas, causas históricas y actuales. Es por
esto que Pichón nos habla de una “Pluralidad causal” de múltiples factores que
se articulan en la determinación e una estructura de comportamiento”.
Nos habla del Factor Fenotípico ; constitución de lo subjetivo, fundante del vínculo,
desde la vida intrauterina y lo determina un contexto social, vínculos e historia
Nos habla del Factor Filogenético: lo que se transmite biológicamente, lo heredado
o patrimonio de la especie que también contiene factores sociales.

También nos habla de que las conductas no son rígidas , que se puede modificar lo
hereditario, o lo transmitido biológicamente. Poseen nivel de adaptabilidad,
aprendizaje, educabilidad, plasticidad y que pueden generar nuevas conductas.
Pichon establece que el sujeto es un ser de necesidades.
Que trae consigo un mundo interno. Con matrices de aprendizajes innatas y
adquiridas en los distintos grupos en los cuales se vincula el sujeto.
Aparece entonces una relación compleja de vínculos internos – externos.
Incluso habla de sujeto – objeto. Es la proyección del propio sujeto a su mundo
exterior.
14

Estas necesidades para que sean satisfechas deben estar acompañadas de una
adaptación activa a la realidad. Caso contrario su conducta se encontrará
estereotipada.
Cuando estudia al sujeto configurado en el contexto histórico social. Desde este
enfoque totalizador la conducta la define como estructura, como sistema dialéctico
y significativo en permanente interacción, intentando resolver desde esa
perspectiva las antinomias mente-cuerpo, individuo-sociedad, organismo-medio.
La inclusión dialéctica conduce a ampliar la definición de conducta, entendiéndola
no sólo como una estructura, sino como estructurante, como unidad múltiple o
sistema de interacción como concepto de interacción dialéctica la noción de
modificación mutua, de interrelación intrasistémica (el mundo interno del sujeto)
e intersistémica (relación del mundo interno con el mundo externo).
Para la teoría pichoneana la conducta es “totalidad en evolución dialéctica” gestalt
– gestaltung es decir estructura – estructurando. Sistema en movimiento a partir
de contradicciones.
Esta estructura de comportamiento tiene en cada uno de nosotros, en cada sujeto
en particular, “condiciones de producción “ actuales o históricas.
Las experiencias que se plantean en el aquí y ahora, las exigencias en nuestra
adaptación son la que las determinan. Siendo esta determinación una
multideterminación.
La definición de estructura como unidad múltiple, como sistema remite en la
enunciación de los principios que rigen la configuración de esa estructura, ya sea
patológica o normal. Estos principios son:
Principio de policausalidad
Principio de pluralidad fenoménica
Principio de continuidad genética y funcional
Principio de movilidad de las estructuras.

EL DESARROLLO DE LA CONDUCTA POR MEDIO DEL APRENDIZAJE


Al nacer el bebé es un conjunto de capacidades innatas, pero las conductas
consecuentes pueden ser comprendidas en términos del aprendizaje.
La ley de efecto de Thorndike establece que cuando una conducta o ejecución es
acompañada por satisfacción tiende a quedar grabada o aumentar. Si la ejecución
va acompañada de frustración, tiende a disminuir.
Skinner, omite la referencia de estados internos de Thorndike, y define
reforzamiento como cualquier cosa que incremente la probabilidad de una
respuesta. Es el efecto de la conducta de una persona lo que determina la
probabilidad de que ocurra de nuevo.
– si un bebé llora quizás esto conduzca a la atención de los padres
– si esa conducta da como resultado un reforzamiento, el niño repetirá ese patrón
de conducta
– si no da como resultado un reforzamiento, o sea si es ignorado y no recibe
atención, es probable que la respuesta conductual cese y que el niño se comporte
en formas alternativas para encontrar patrones de conducta que sean reforzados.

Condicionamiento Operante
Hay que distinguír entre dos tipos de conducta.
La conducta RESPONDIENTE: se refiere a reflejos o respuestas automáticas que
son producidas por estímulos. Un rayo de luz causa que se contraiga la pupila del
15

ojo. Estas conductas no son aprendidas, ocurren de manera involuntaria y


automática.
Pueden ser condicionadas o cambiadas por medio del aprendizaje. Esto se ve en los
experimentos de Pavlov sobre el condicionamiento clásico, ej. el bebé aprende a
succionar un pezón, estos son reflejos o respuestas automáticas que han llegado a
ser ejecutadas en presencia del estímulo que antes era neutro por medio del
proceso de asociación.
Las CONDUCTAS OPERANTES son respuestas emitidas sin que necesariamente
esté presente un estímulo. Ocurren en forma espontánea. No todos los
movimientos del recién nacido son respuestas reflejas, algunas son conductas
operantes con las que el niño actúa sobre el ambiente. Ej. el bebé agita un brazo o
mueve una pierna y siguen ciertas consecuencias, las que determinan si la
respuesta será repetida o no.
Skinner creía que el proceso de condicionamiento operante tiene un significado
mucho mayor que el condicionamiento clásico simple, porque son conductas
espontáneas cuyas consecuencias determina su frecuencia subsecuente.
En cuanto a su NATURALEZA, la conducta respondiente es provocada o producida
por un estímulo, y la operante es emitida o llevada a cabo en forma libre por el
organismo.
En cuanto a la naturaleza del REFORZAMIENTO, en el condicionamiento clásico el
estímulo es el reforzamiento y antecede a la conducta, en el condicionamiento
operante, el efecto de la conducta es el reforzamiento, por lo que el reforzamiento
sigue a la conducta.
El condicionamiento operante puede ser descrito en forma sistemática al detallar
la conducta de una rata en un aparato de condicionamiento operante, un equipo de
laboratorio que diseñó para entrenar animales y realizar investigaciones, conocida
como la CAJA DE SKINNER.
Cuando una rata privada de alimento es colocada por primera vez en la caja, se
puede comportar de distintas maneras, caminar, explorarla, etc. en algún momento
puede oprimir una barra en la pared de la caja, que causa que caiga una bolita de
alimento en el comedero. La conducta de la rata ha tenido un efecto sobre el
ambiente, el alimento actúa como un reforzamiento, incrementando la
probabilidad de que esa conducta ocurra de nuevo, y cuando ocurre es reforzada.
Al final la rata comienza a oprimir la barra en una sucesión rápida, haciendo
pausas sólo para comer el alimento.
Cuando todo esto sucede, se puede predecir con bastante precisión lo que la rata
va a hacer en sesiones subsecuentes en la caja. Se puede controlar su conducta
cambiando el reforzamiento.

BANDURA
- Tiene más de cognitivista (precursor) que de neoconductista
- Novedad: TEORIA DEL APRENDIZAJE SOCIAL
Conceptos importantes:
▪ AUTOEFICACIA
▪ REPRESENTACIONES SIMBÓLICAS (guías para la conducta)
Antecedentes Biográficos
Albert Bandura nació el 04/12/1925 en la pequeña localidad de Mundare en
Alberta del Norte, Canadá. Fue educado en una pequeña escuela elemental y
colegio en un solo edificio, con recursos mínimos, aunque con un porcentaje de
16

éxitos importante. Sus padres eran cultivadores de trigo de ascendencia polaca. Al


finalizar el bachillerato, trabajó durante un verano rellenando agujeros en la
autopista de Alaska en el Yukon.
Completó su licenciatura en Psicología de la Universidad de Columbia Británica en
1949. Luego se trasladó a la Universidad de Iowa, donde conoció a Virginia Varns,
una instructora de la escuela de enfermería. Se casaron y más tarde tuvieron dos
hijas. Después de su graduación, asumió una candidatura para ocupar el post-
doctorado en el Wichita Guidance Center en Wichita, Kansas.
En 1953, empezó a enseñar en la Universidad de Stanford. Mientras estuvo allí,
colaboró con su primer estudiante graduado, Richard Walters, resultando un
primer libro titulado Agresión Adolescente en 1959. Tristemente, Walters murió
joven en un accidente de motocicleta.
Bandura ha sido un investigador y escritor activo, publicando libros importantes y
gran cantidad de artículos. Fue Presidente de la APA en 1973 y recibió el Premio
para las Contribuciones Científicas Distinguidas en 1980. Se mantiene en activo
hasta el momento en la Universidad de Stanford.
Su POSTURA
Para Bandura, Skinner es demasiado extremista en su énfasis primario sobre los
factores externos, su explicación es incompleta y conduce a una visión truncada de
la naturaleza humana, porque no toma en cuenta los procesos internos que guían a
la conducta.
Psicoanálisis: No está de acuerdo que use un razonamiento circular al atribuir la
conducta a fuerzas inconscientes subyacentes (decir que la conducta hostil se debe
a impulsos agresivos subyacentes o que la dominante es causada por motivos de
poder inconscientes no dice nada nuevo más allá de que la conducta existe. Él cree
que en una conducta, esos constructores no son muy útiles, porque no permiten
predecir como se comportará una persona en una situación determinada, ni
explican la amplia variación de la conducta en circunstancias diferentes.
Determinismo recíproco y el autosistema
La conducta humana se debe a un determinismo recíproco que implica factores
conductuales, cognoscitivos y ambientales, que operan como “determinantes
entrelazados” entre sí. Hay una interacción recíproca, cree que este concepto es
significativo porque enfatiza la naturaleza recíproca de la interacción entre los tres
factores.
Muchos psicólogos han estado de acuerdo con Bandura, en que la conducta surge
de las interacciones de una persona y el ambiente en lugar de hacerlo de cualquier
factor aislado.
Los procesos que se relacionan con el yo desempeñan un papel importante en la
teoría de Bandura, él no concibe al YO como un agente psíquico que controle la
conducta, en su lugar usa el término AUTOSISTEMA refiriéndose a estructuras
cognoscitivas que proporcionan mecanismos de referencia, una serie de
subfunciones para la percepción, evaluación y regulación de la conducta.
El YO en la teoría del aprendizaje social, es un grupo de procesos y estructuras
cognoscitivas por las cuales las personas se relacionan con su ambiente y lo
ayudan a moldear su conducta.
La influencia relativa de los tres factores entrelazados varía en diferentes
individuos y en situaciones.
17

Es un proceso de interacción recíproca, un suceso puede ser al mismo tiempo un


estímulo, una respuesta o un reforzador ambiental, dependiendo del lugar de la
secuencia en que se comience el análisis.
Los tres factores: (ejemplo que se da en el texto, es mirar la TV)
Ambientales: son estímulos del ambiente que influyen en la conducta
Conductuales: factores personales tales como las creencias, y las expectativas. Los
resultados de nuestra conducta sirven para cambiar el ambiente.
Cognoscitivos: aunque las acciones son reguladas por sus consecuencias, los
estímulos externos afectan a la conducta a través de la intervención de procesos
cognoscitivos. Las personas cuando están realizando un comportamiento, también
piensan en lo que están haciendo, y sus pensamientos influyen en el modo en que
su conducta es afectada por el ambiente. Los procesos cognoscitivos determinan
cuales estímulos se reconocerán, como se percibirán y como se actuará ante estos.
También permiten usar símbolos. Actuamos de manera reflexiva, no automática,
por lo que somos capaces de cambiar nuestro ambiente inmediato, y al hacerlo
preparamos reforzamientos para nosotros mismos e influimos en nuestra propia
conducta.

PROCESOS DE APRENDIZAJE POR OBSERVACIÓN ó TEORÍA DEL APRENDIZAJE


SOCIAL
Bandura habla sobre MODELAMIENTO de la conducta. Cree que los modelos
influyen en el aprendizaje en forma primaria por medio de su función informativa.
El aprendizaje por medio de la observación, no es un simple asunto de imitación,
es un proceso de juicio activo y constructivo.
A través de la exposición, los observadores adquieren representaciones simbólicas
de formas diferentes de hacer cosas, y estas ideas sirven como guías para su propia
conducta.
El aprendizaje por observación está regido por cuatro procesos interrelacionados:
procesos de atención, retención, reproducción motora y motivación.
Dentro de estos procesos hay factores que influyen en el MODELAMIENTO (no
moldeamiento como decía Skinner) y son:
Las características del modelo (algunos modelos son más notorios que otros, por
lo que son imitados con mas facilidad. Los modelos carismáticos atraen la atención
de manera considerable, mientras que las personas con un atractivo interpersonal
bajo, tienden a ser ignoradas). Influyen en los procesos de atención.
Los atributos del observador (cualidades personales como los intereses,
necesidades, deseos y anhelos propios). Influyen en los procesos de atención
Las consecuencias recompensantes asociadas a una conducta (es más
probable que realicemos una conducta modelada si conduce a consecuencias que
valoramos y menos posible que lo hagamos si los resultados son punitivos.
También aprendemos al observar las consecuencias de la conducta de otros.
Influyen en los procesos de motivación.
Proceso de ATENCIÓN (a que modelos les prestamos atención)
Bandura señaló que ciertas asociaciones determinan los tipos de actividades a las
que estaremos expuestos. Las personas con las que nos asociamos por lo regular
limitan y estructuran las clases de conductas que presentaremos.
Ej: si vivimos en una ciudad donde pandillas hostiles acechan en las calles, hay una
probabilidad mayor de aprender modos de respuesta agresivos que los que son
creados en una comuna pacifista. Acá son muy importantes las características del
18

modelo que elijamos, y las características de cada uno de nosotros (como


observador).
Proceso de RETENCIÓN (retenemos por medio de representaciones simbólicas,
aquello a lo que prestamos atención)
Cuando se observa la conducta de alguien sin ejecutar de inmediato la respuesta,
se tiene que representar de alguna manera con el propósito de usarla como una
guía para la acción en ocasiones posteriores.
Hay dos formas básicas de símbolos o sistemas de representaciones que facilitan el
aprendizaje por observación:
▪ lo imaginativo: (desarrollamos una imagen visual de un Big Mac, por ej.
recordando dos hamburguesas de res, con salsa especial, etc. Estos
símbolos pueden estar presentes cuando el estímulo real no esté.
▪ lo verbal:
Proceso de REPRODUCCIÓN MOTORA (ejecución de la acción)
Con el propósito de imitar a un modelo, un individuo tiene que convertir la
representación simbólica de la conducta en las acciones apropiadas.
La respuesta tiene que ser realizada en espacio y tiempo en la misma forma que lo
fue la conducta original.
Este proceso implica cuatro subetapas:
1- organización cognoscitiva de la respuesta
2- iniciación de la respuesta
3- supervisión de la respuesta
4- refinamiento de la respuesta.
Las habilidades que se aprenden por medio del aprendizaje por observación son
perfeccionadas de forma lenta por un proceso de ensayo y error. Se sigue la
conducta de un modelo y luego se busca mejorar nuestras aproximaciones por
medio de ajuste y retroalimentación.
Proceso de MOTIVACIÓN (hacemos solo si estamos motivados a imitar)
La teoría social del aprendizaje distingue entre: adquisición (lo que una persona ha
aprendido y puede hacer) y ejecución (lo que se hace en realidad).
Las personas no hacen todo lo que aprenden, la mayoría tenemos el conocimiento
teórico de como asaltar una tienda, estamos informados sobre las conductas
implicadas, sin embargo eso no significa que vayamos a hacerlo.
Es más probable que realicemos conductas modeladas si nos conducen a
consecuencias mejores.
También podemos llevar a cabo un AURTORREFORZAMIENTO (generamos
respuestas evaluativas hacia nuestra propia conducta y esto nos lleva a continuar
realizando las conductas que consideramos auosatisfactorias y a rechazar aquello
que desaprobamos o encontramos incómodo.
Ninguna conducta ocurre sin suficiente incentivo, la motivación apropiada no solo
provoca la ejecución real de la conducta, sino que influye en los otros procesos
involucrados. Si no estamos motivados, no ponemos atención, y menos retenemos.
La motivación es un componente PRIMARIO en el aprendizaje por observación.
Algunas conductas se imitan rápidamente y pasan por alto los procesos anteriores.
En el desarrollo temprano, el modelamiento de los niños consiste mayormente en
imitación instantánea, con el tiempo se desarrollan habilidades que permiten
seguir conductas mas complejas.
Estos constructos ayudan a entender aquellos casos en que un individuo no parece
aprender por la observación. El fracaso de una conducta modelada surge a partir
19

de atención insuficiente, simbolización o retención inadecuadas, falta de capacidad


física, habilidad o práctica, motivación inadecuada o cualquier combinación de
estos elementos.
El REFORZAMIENTO en el aprendizaje por observación
Sugiere que casi cualquier conducta puede ser aprendida por un individuo en la
experiencia directa del reforzamiento. No tenemos que ser reforzados para poner
atención a imágenes vívidas o sonidos fuertes, el impacto del estímulo en sí mismo
llama nuestra atención.
El aprendizaje por observación a menudo se presenta donde ni el modelo ni el
observador es reforzado en forma directa, y hay una demora entre la conducta
original que es modelada y la respuesta posterior.
El aprendizaje por observación ocurre por medio de procesos simbólicos, mientras
el individuo es expuesto a la actividad modelada y antes de que se dé cualquier
respuesta.
Por tanto no depende del reforzamiento externo, cuando dicho reforzamiento
desempeña un papel en el aprendizaje por observación, actúa más como un
FACILITADOR que como una condición necesaria, su papel precede en lugar de
seguir a una respuesta.
Sirve para una función informativa y de incentivo. La anticipación de una
recompensa o un castigo en el individuo influye en la manera en que se comporta.

La teoría social del aprendizaje considera una amplia gama de reforzamientos, e


incluye consecuencias extrínsecas, intrínsecas, vicarias y autogeneradas.
Reforzam. EXTRÍNSECO
▪ es externo
▪ su relación con la conducta es arbitraria o arreglada en forma social más
que en el resultado natural de la conducta. (ser azotado por tocar una estufa
caliente es un reforzamiento extrínseco, ser quemado no lo es)
▪ es efectivo para crear un cambio conductual y es efectivo en el desarrollo
temprano.
▪ muchas actividades pueden resultarnos difíciles y tediosas de ejecutar, no
se vuelven recompensantes hasta que nos hemos vuelto eficientes en éstas.
Si no recibieramos los estímulos positivos en las primeras etapas del
aprendizaje, pronto nos desanimaríamos y dejaríamos de aprehenderlas.
Reforzam. INTRÍNSECO
Se presenta en tres formas diferentes:
▪ aparece desde fuera pero se relaciona de manera natural con la conducta
por sus efectos sensoriales ( quemarse mientras se toca una estufa caliente)
▪ producen un efecto fisiológico natural (los ejercicios de relajación alivian la
fatiga muscular)
▪ en otros casos no es la conducta en sí o la retroalimentación los que son
recompensantes, sino la manera en que nos sentimos al respecto (ejecutar
una pieza musical difícil bien, puede conducir a un sentimiento de logro) La
autosatisfacción sostiene la práctica de la conducta.
Reforzam.
VICARIO
▪ ocurre cuando aprendemos la conducta apropiada por medio de los éxitos y
errores de los demás.
20

▪ puede tomar la forma de una recompensa o de un castigo (un niño que ve a


su hermano ser azotado por una mala conducta aprende a no realizarla).
Autoreforzamiento
Se refiere al hecho de que las personas tienen capacidades autorreactivas que les
permiten controlar sus propios pensamientos, sentimientos y acciones. (las
personas establecen normas de conducta para sí mismas y responden a sus
propias acciones en formas autor recompensantes o auto castigadoras.
Incrementa la ejecución sobre todo por medio de su función motivadora. (un
corredor estaría satisfecho de completar una carrera en cinco minutos, otro
desearía terminarla en menos tiempo).
La mayor parte de nuestra conducta como adultos es regulada por el proceso
continuo de autorreforzamiento.
TV Y AGRESIÓN (mix de internet y texto)
De los cientos de estudios de Bandura, un grupo se alza por encima de los
demás, los estudios del muñeco bobo. Lo hizo a partir de una película de uno de
sus estudiantes, donde una joven estudiante solo pegaba a un muñeco bobo, que es
una criatura inflable en forma de huevo con cierto peso en su base que hace que se
tambalee cuando le pegamos y en aquella época llevaba al payaso “Bobo” de
protagonista.
La joven pegaba al muñeco, gritando ¡“estúpidooooo”!. Le pegaba, se sentaba
encima de él, le daba con un martillo y demás acciones gritando varias frases
agresivas. Bandura les enseñó la película a un grupo de niños de guardería que,
como podrán suponer ustedes, saltaron de alegría al verla. Posteriormente se les
dejó jugar. En el salón de juegos, por supuesto, había varios observadores con
bolígrafos y carpetas, un muñeco bobo nuevo y algunos pequeños martillos.
Y ustedes podrán predecir lo que los observadores anotaron: un gran coro de
niños golpeando a descaro al muñeco bobo. Le pegaban gritando ¡”estúpidooooo!”,
se sentaron sobre él, le pegaron con martillos y demás. En otras palabras, imitaron
a la joven de la película y de una manera bastante precisa.
Esto podría parecer un experimento con poco de aportación en principio, pero
consideremos un momento: estos niños cambiaron su comportamiento ¡sin que
hubiese inicialmente un refuerzo dirigido a explotar dicho comportamiento! Y
aunque esto no parezca extraordinario para cualquier padre, maestro o un
observador casual de niños, no encajaba muy bien con las teorías de aprendizaje
conductuales estándares. Bandura llamó al fenómeno aprendizaje por la
observación o modelado, y su teoría usualmente se conoce como la teoría social del
aprendizaje.
Bandura llevó a cabo un largo número de variaciones sobre el estudio en cuestión:
el modelo era recompensado o castigado de diversas formas de diferentes
maneras; los niños eran recompensados por sus imitaciones; el modelo se
cambiaba por otro menos atractivo o menos prestigioso y así sucesivamente. En
respuesta a la crítica de que el muñeco bobo estaba hecho para ser “pegado”,
Bandura incluso rodó una película donde una chica pegaba a un payaso de verdad.
Cuando los niños fueron conducidos al otro cuarto de juegos, encontraron lo que
andaban buscando…¡un payaso real!. Procedieron a darle patadas, golpearle, darle
con un martillo, etc.
Nuestra sociedad es sin duda violenta. En niños cuyos padres emplean el castigo
corporal, se ven conductas violentas, los padres envían mensajes claros de enojo y
rechazo. Estos niños son agresivos, desobedientes.
21

También los niños que nacen en la pobreza tienen mayor probabilidad de tener
padres que son autoritarios o negligentes y que emplean el castigo corporal.
PSICOTERAPIA Y MODIFICACIÓN DE LA CONDUCTA
Bandura ha agregado a las técnicas de modificación de la conducta el uso
sistemático del modelamiento como un auxiliar para modificarlas.
El modelamiento ha sido usado para reducir temores en niños y adultos, aleccionar
a niños dominantes e hiperagresivos a ser más cooperativos, enseñar habilidades
lingüísticas a niños autistas, incrementar la facilidad de comunicación en pacientes
psiquiátricos asociales, disminuir la ansiedad y mejorar el desempeño en
estudiantes universitarios y para facilitar muchos otros cambios de conducta.
En cada caso un modelo o modelos ilustran o explican una forma apropiada de
manejar una situación y el paciente es animado a imitarlo.
De este modo por ej. a fin de eliminar una fobia intensa a algún animal, un sujeto
podría observar modelos filmados y en personas interactuar en forma progresiva
con dicho animal, luego ser animado a participar junto con los modelos, en
interacciones cada vez más íntimas con el animal. Los resultados han sido
positivos.
AUTOEFICACIA
Las personas que se comportan en formas anormales por lo general tienen una
opinión pobre de su autoeficacia. No creen que puedan desempeñar con éxito las
conductas que les permitirán afrontar la vida cotidiana.
Un alto grado de autoeficacia se relaciona en forma positiva con la salud, el cambio
de conducta, el control percibido y otras conductas deseables.
Es un concepto explicativo y predictivo útil.
Las estrategias terapéuticas de Bandura están diseñadas para ayudar a pacientes a
mejorar su percepción sobre su propia efectividad.
Recomienda que los terapeutas utilicen una variedad de técnicas con el propósito
de aumentar en sus pacientes la seguridad en sí mismos. El realizó estudios con
personas agarofóbicas (que temen a los lugares públicos), utilizó distintas técnicas,
les enseñó como usar técnicas de relajación y a sustituir los pensamientos
autodebilitantes con otros positivos.
La exposición a las situaciones causantes del temor, fue realizada en forma
gradual, un paso a la vez, a fin de no abrumar ni desalentar al paciente, y por medio
de experiencias exitosas, los sujetos fueron capaces de mejorar su sentimiento de
autoeficacia.
Autorregulación
La autorregulación (controlar nuestro propio comportamiento) es la otra piedra
angular de la personalidad humana. En este caso, Bandura sugiere tres pasos:
1. Auto-observación. Nos vemos a nosotros mismos, nuestro comportamiento y
cogemos pistas de ello.
2. Juicio. Comparamos lo que vemos con un estándar. Por ejemplo, podemos
comparar nuestros actos con otros tradicionalmente establecidos, tales como
“reglas de etiqueta”. O podemos crear algunos nuevos, como “leeré un libro a la
semana”. O podemos competir con otros, o con nosotros mismos.
3. Auto-respuesta. Si hemos salido bien en la comparación con nuestro estándar,
nos damos respuestas de recompensa a nosotros mismos. Si no salimos bien
parados, nos daremos auto-respuestas de castigo. Estas auto-respuestas pueden ir
desde el extremo más obvio (decirnos algo malo o trabajar hasta tarde), hasta el
otro más encubierto (sentimientos de orgullo o vergüenza).
22

Un concepto muy importante en psicología que podría entenderse bien con la


autorregulación es el auto-concepto (mejor conocido como autoestima). Si a través
de los años, vemos que hemos actuado más o menos de acuerdo con nuestros
estándares y hemos tenido una vida llena de recompensas y alabanzas personales,
tendremos un auto-concepto agradable (autoestima alta). Si, de lo contrario, nos
hemos visto siempre como incapaces de alcanzar nuestros estándares y
castigándonos por ello, tendremos un pobre auto-concepto (autoestima baja)
Notemos que los conductistas generalmente consideran el refuerzo como efectivo
y al castigo como algo lleno de problemas. Lo mismo ocurre con el auto-castigo.
Bandura ve tres resultados posibles del excesivo auto-castigo:
Compensación. Por ejemplo, un complejo de superioridad y delirios de grandeza.
Inactividad. Apatía, aburrimiento, depresión.
Escape. Drogas y alcohol, fantasías televisivas o incluso el escape más radical, el
suicidio.
Lo anterior tiene cierta semejanza con las personalidades insanas de las que
hablaban Adler y Horney; el tipo agresivo, el tipo sumiso y el tipo evitativo
respectivamente.
Las recomendaciones de Bandura para las personas que sufren de auto-conceptos
pobres surgen directamente de los tres pasos de la autorregulación:
Concernientes a la auto-observación. ¡conócete a ti mismo!. Asegúrate de que
tienes una imagen precisa de tu comportamiento.
Concernientes a los estándares. Asegúrate de que tus estándares no están
situados demasiado alto. No nos embarquemos en una ruta hacia el fracaso. Sin
embargo, los estándares demasiado bajos carecen de sentido.
Concernientes a la auto-respuesta. Utiliza recompensas personales, no auto-
castigos. Celebra tus victorias, no lidies con tus fallos.

Terapia - Terapia de autocontrol


Las ideas en las que se basa la autorregulación han sido incorporadas a una técnica
terapéutica llamada terapia de autocontrol. Ha sido bastante exitosa con
problemas relativamente simples de hábitos como fumar, comer en exceso y
hábitos de estudio.
1. Tablas (registros) de conducta. La auto-observación requiere que anotemos
tipos de comportamiento, tanto antes de empezar como después. Este acto
comprende cosas tan simples como contar cuántos cigarrillos fumamos en un día
hasta diarios de conducta más complejos. Al utilizar diarios, tomamos nota de los
detalles; el cuándo y dónde del hábito. Esto nos permitirá tener una visión más
concreta de aquellas situaciones asociadas a nuestro hábito: ¿fumo más después de
las comidas, con el café, con ciertos amigos, en ciertos lugares…?
2. Planning ambiental. Tener un registro y diarios nos facilitará la tarea de dar el
siguiente paso: alterar nuestro ambiente. Por ejemplo, podemos remover o evitar
aquellas situaciones que nos conducen al mal comportamiento: retirar los
ceniceros, beber té en vez de café, divorciarnos de nuestra pareja
fumadora…Podemos buscar el tiempo y lugar que sean mejores para adquirir
comportamientos alternativos mejores: ¿dónde y cuándo nos damos cuenta que
estudiamos mejor? Y así sucesivamente.
3. Auto-contratos. Finalmente, nos comprometemos a compensarnos cuando nos
adherimos a nuestro plan y a castigarnos si no lo hacemos. Estos contratos deben
escribirse delante de testigos (por nuestro terapeuta, por ejemplo) y los detalles
23

deben estar muy bien especificados: “Iré de cena el sábado en la noche si fumo
menos cigarrillos esta semana que la anterior. Si no lo hago, me quedaré en casa
trabajando”.
También podríamos invitar a otras personas a que controlen nuestras
recompensas y castigos si sabemos que no seremos demasiado estrictos con
nosotros mismos. Pero, cuidado: ¡esto puede llevar a la finalización de nuestras
relaciones de pareja cuando intentemos lavarle el cerebro a ésta en un intento de
que hagan las cosas como nos gustaría!
Terapia de Modelado
Sin embargo, la terapia por la que Bandura es más conocido es la del modelado.
Esta teoría sugiere que si uno escoge a alguien con algún trastorno psicológico y le
ponemos a observar a otro que está intentando lidiar con problemas similares de
manera más productiva, el primero aprenderá por imitación del segundo.
La investigación original de Bandura sobre el particular envuelve el trabajo con
herpefóbicos (personas con miedos neuróticos a las serpientes) El cliente es
conducido a observar a través de un cristal que da a un laboratorio. En este
espacio, no hay nada más que una silla, una mesa, una caja encima de la mesa con
un candado y una serpiente claramente visible en su interior. Luego, la persona en
cuestión ve cómo se acerca otra (un actor) que se dirige lenta y temerosamente
hacia la caja.
Al principio actúa de forma muy aterradora; se sacude varias veces, se dice a sí
mismo que se relaje y que respire con tranquilidad y da un paso a la vez hacia la
serpiente. Puede detenerse en el camino un par de veces; retraerse en pánico, y
vuelve a empezar. Al final, llega al punto de abrir la caja, coge a la serpiente, se
sienta en la silla y la agarra por el cuello; todo esto al tiempo que se relaja y se da
instrucciones de calma.
Después que el cliente ha visto todo esto (sin duda, con su boca abierta durante
toda la observación), se le invita a que él mismo lo intente. Imagínense, él sabe que
la otra persona es un actor (¡no hay decepción aquí; solo modelado!) Y aún así,
muchas personas, fóbicos crónicos, se embarcan en la rutina completa desde el
primer intento, incluso cuando han visto la escena solo una vez. Esta desde luego,
es una terapia poderosa.
Una pega de la terapia era que no es tan fácil conseguir las habitaciones, las
serpientes, los actores, etc., todos juntos. De manera que Bandura y sus estudiantes
probaron diferentes versiones de la terapia utilizando grabaciones de actores e
incluso apelaron a la imaginación de la escena bajo la tutela de terapeutas. Estos
métodos funcionaron casi tan bien como el original.

Discusión
Albert Bandura tuvo un enorme impacto en las teorías de la personalidad y en la
terapia. Su estilo lanzado y parecido al de los conductistas les pareció bastante
lógico a la mayoría de las personas. Su acercamiento orientado a la acción y a la
solución de problemas era bienvenido por aquellos que les gustaba la acción más
que filosofar sobre el ello, arquetipos, actualización, libertad y todos los otros
constructos mentalistas que los personólogos tienden a estudiar.
Dentro de los psicólogos académicos, la investigación es crucial y el conductismo
ha sido su acercamiento preferido. Desde los últimos años de los 60, el
conductismo ha dado paso a la “revolución cognitiva”, de la cual Bandura es
considerado parte. La psicología cognitiva retiene el sabor de la orientación
24

experimental del conductismo, sin retener artificialmente al investigador de


comportamientos externos, cuando precisamente la vida mental de los clientes y
sujetos es tan obviamente importante.

EL PRAGMATISMO: ¿UN NOMBRE ANTIGUO PARA NUEVAS MANERAS DE


PENSAR? ROSA M. MAYORGA
El pragmatismo es “una vieja manera de pensar”. No soy consciente de que hubiera
sido formulado por nadie de forma definida, sea como una máxima de análisis
lógico o de otra manera, antes de que yo la publicara en 1878.
Pienso que la primera aplicación que debería hacerse del pragmatismo de
cualquier corte es definir las palabras, que deberían definirse antes de usarse y que
deberían ser sustituidas por nuevos términos y no por nuevas definiciones de
viejos términos.
Cuando Charles Peirce formuló por primera vez su máxima del pragmatismo a
comienzo de la década de 1870, se sentía orgulloso de identificar y proporcionar
meramente un nuevo nombre para “un viejo modo de pensar”, un modo que
muchos de los grandes filósofos habían compartido. William James, amigo y colega
de Peirce, compartía esa opinión, añadiendo el subtítulo “Un nuevo nombre para
viejas maneras de pensar” a sus “Pragmatism Lectures” publicadas en 1907. Pero,
¿qué era esa vieja manera de pensar? Peirce nos dice que era virtualmente la
filosofía de Sócrates, refiriéndose, pienso yo, al hecho de que Sócrates trató de
determinar el significado de términos tales como “virtud” o “valor” preguntando a
sus compañeros atenienses si algunos casos específicos de conducta podían
considerarse ejemplos de éstas y, por tanto, en un sentido, uniendo “el significado
racional de una palabra” a “sus consecuencias concebibles sobre la conducta de la
vida”.
Pragmatismo “clásico” es el nombre dado usualmente a la doctrina fundada por
Peirce, pero “transformada” y popularizada por su contemporáneo William James,
y más tarde por John Dewey y F. C. S. Schiller. Para mediados de los cincuenta, sin
embargo, la llamada filosofía “analítica” se había convertido en la nueva moda en
los Estados Unidos, y para entonces la doctrina del pragmatismo había perdido la
mayor parte de su atractivo. En el amanecer de este nuevo siglo, el pragmatismo
está de nuevo en boga en los Estados Unidos, aunque con un nuevo vestido: como
sucede a menudo con las modas “retro”, la nueva versión es notablemente distinta
a la inspiración original o clásica. Así sucede con esta generación actual de filósofos
que han mantenido el “antiguo” nombre de pragmatistas, pero cuyas “nuevas”
doctrinas son, no sólo muy diferentes, sino en muchos casos contrarias a las
versiones originales. En efecto, es una cuestión muy controvertida si Richard
Rorty, Paul Churchland, Steven Stich y otros que han sido noticia en la filosofía y
que afirman una afinidad con el pragmatismo, pero promoviendo a la vez las ideas
de la dependencia de la teoría, la infradeterminación, la inconmensurabilidad y
otras semejantes, pueden ser en verdad considerados pragmatistas de alguna
manera. Si consideramos la versión de Peirce como la definitiva, lo que sostengo
junto a un pequeño grupo de estudiosos de Peirce, la cuestión de si el pragmatismo
tiene un futuro, o incluso un presente, es todavía más señalada, pues esos “neo-
pragmatistas” de moda, en su mayor parte, retrotraen su origen a James o Dewey.
Joseph Margolis afirma en Reinventing Pragmatism que el pragmatismo tendrá una
oportunidad para una nueva manifestación en este siglo si abraza las nociones
25

relativistas y constructivistas de Dewey. Nathan Houser en su “Peirce in the 21st


Century” recomienda más bien una nueva mirada a las nociones de Peirce,
especialmente a la de su “falibilismo contrito”. De una manera similar, afirmaré
que Peirce y su noción de sinejismo encierran una promesa para el futuro del
pragmatismo.
El mismo nombre de “pragmatismo” fue controvertido desde su inicio. Peirce nos
dice que comenzó a formular por primera vez esa teoría en conversaciones del
Metaphysical Club en Cambridge, Massachusetts, en la década de 1870. Peirce
proponía transformar la filosofía en una empresa científica, especialmente la
metafísica, que se había deteriorado deplorablemente en “un galimatías sin
significado” como resultado de haber sido practicada, en su mayor parte, por
pedagogos cuyo propósito era “el placer ocioso” (lo opuesto a la búsqueda de la
verdad) y cuyo método era la filosofía de sillón (lo opuesto al método científico,
como Peirce propone), y que conducía a “interminables malentendidos y
discusiones” (CP 5.423) sin que se llegara nunca a ninguna concepción real. La
máxima pragmática de Peirce es una descripción de este método, ya usado, aunque
de forma inconsistente, por muchos grandes filósofos en el pasado:
“Considérese qué efectos, que pudieran tener concebible- mente repercusiones
prácticas, concebimos que tiene el objeto de nuestra concepción. Entonces nuestra
concepción de esos efectos es la totalidad de nuestra concepción del objeto”.
Al elegir el nombre para esta “antigua manera de pensar”, Peirce menciona que
“algunos de sus amigos” deseaban que lo lla- mara “practicismo o practicalismo”,
pero, como estaba pensando en términos kantianos, “praktisch” tenía más que ver
con las con- secuencias prácticas (esto es, personales) de la creencia, y por tanto
concernía a “aquella región del pensamiento en la que ninguna mente de tipo
experimentalista puede nunca estar seguro de un suelo firme bajo sus pies”.
Considerándose él mismo un “experimentalista”, esto es, alguien cuya disposición
es pensar sobre todas las cosas “como una cuestión de experimentación”, o de sus
consecuencias experimentales, Peirce pensó que si alguien pudiera definir de
forma exacta todos los fenómenos experimentales concebibles que la afirmación o
negación de un concepto pudiesen implicar, “tendría aquí una definición completa
del concepto, y no hay absolutamente nada más en él”. Peirce pensó que el término
“pragmatisch”, por otra parte, expresa “una relación a algún propósito humano
definido”. Ya que la característica más sorprendente de su nueva teoría era “su
reconocimiento de una conexión inseparable entre la cognición racional y el
propósito racional”, entonces “esa consideración fue la que determinó la
preferencia por el nombre de pragmatismo”.
Ahora bien, Peirce no inventó la palabra, de modo que ya tenía establecido un
significado no filosófico, que iba desde “tratamiento práctico de las cosas” en el
siglo XVIII hasta “asertividad pedante, dogmatismo, oficiosidad” a finales del XIX
(ahora está en vigor el significado temprano, donde un pragmatista es una persona
práctica). Cuando su teoría gana un reconocimiento inesperado, tanto en círculos
filosóficos como en “revistas literarias”, Peirce escribe que había sido “regañado”
por algunos por la palabra mal escogida —“mal escogida, esto es, que expresa
algún significado que más bien estaba diseñada para excluir”. Se da cuenta de que
“para servir al propósito preciso de expresar la definición original”, a diferencia de
aquellos que se apropian de su posición de forma incorrecta y la tergiversan,
necesita inventar la palabra “pragmaticismo”, que es “suficientemente fea para
estar a salvo de secuestradores”.
26

Pero, ¿quiénes eran esos secuestradores, y en qué consistía su crimen? Aunque se


ha sostenido que cuando Peirce creó su neologismo su propósito era salvarlo de
“las garras literarias” y no distinguir su estilo de pragmatismo del de aquellos de
sus colegas filósofos (es decir, James, Dewey, Schiller), es obvio que estos últimos
no escaparon a su castigo por no cumplir su deberes como filósofos:
“Aquel que introduce una nueva concepción en filosofía tiene la obligación de
inventar términos aceptables para expresarla, y cuando lo hace el deber de sus
colegas es aceptar esos términos, y no permitir que se les arranque nada de sus
significados originales”.
Quiero sostener que Peirce pretendía diferenciar su pragmatismo del de James,
Dewey y Schiller, aunque eso no significa que Peirce afirmara que no hay ningún
hilo común que pase a través de ellos. En efecto, en una carta al pragmatista
italiano Calderoni, Peirce escribe que había propuesto que la palabra
“pragmatismo” “fuera usada en adelante de forma más bien amplia para significar
afiliación con Schiller, James, Dewey, Royce y el resto de nosotros”, incluyéndose
obviamente a sí mismo en ese grupo.
Hay otras ocasiones en las que Peirce enfatiza esa “amplia” conexión enumerando
las similitudes o semejanzas entre su doctrina y la de sus contemporáneos. Una
vez, escribe que “los pragmatistas de hoy” a través de su “aceptación aproximada
del principio pragmatista” han llegado a distinguir “algunas verdades
fundamentales que otros filósofos han visto a través de una niebla, y la mayoría de
ellos no han visto en absoluto (...)”. Peirce enumera entonces esas verdades:
“La negación del necesitarismo; su rechazo de cualquier ‘consciencia’ diferente a la
visceral o a otra sensación externa; su reconocimiento de que hay, en un sentido
Pragmatista, Hábitos Reales (que producirían efectos Realmente, bajo
circunstancias que puede suceder que no lleguen a actualizarse, y que hay de este
modo generales Reales); y su insistencia en interpretar todas las abstracciones
hipostáticas en términos de lo que llegarían o podrían llegar a ser en lo concreto
(no de lo que llegarán actualmente a ser)”.
Nótese, en primer lugar, que Peirce califica esas similaridades como “aproximadas”
a su pragmaticismo. Y después añade su desaprobación explícita:
“Me parece una pena que permitan que una filosofía tan llena de vida sea infectada
con semillas de muerte en nociones tales como esa de la irrealidad de todas las
ideas de infinitud o como la de la mutabilidad de la verdad, y en tales confusiones
de pensamiento como la de la voluntad activa (voluntad para controlar el
pensamiento, para dudar y para sopesar razones) con la voluntad de no ejercitar la
voluntad (voluntad de creer)”.
¿Cuál fue la equivocación, según Peirce, de sus amigos pragmatistas? Para
comprender por qué se sembraron esas “semillas de muerte”, necesitamos decir
algo acerca de las doctrinas de Peirce, James, Dewey y Schiller.
Formado como químico, Peirce se proponía embarcarse en una reforma de la
metafísica con una “actitud científica”, esto es, con un deseo genuino de averiguar
la verdad, la cual Peirce creía que “es ASÍ, independientemente de si tú o yo o
cualquiera creemos que es así o no”. La ciencia descubre verdades sobre el mundo
usando la experiencia a través de experimentos controlados. La metafísica
científica escudriña la experiencia ordinaria, “tal y como presiona a todo hombre,
en todo momento de su vida”, para llegar a una comprensión de los fenómenos,
como la naturaleza del tiempo, de la consciencia, de las percepciones (lo que él
27

llama fenomenología). Las otras contribuciones importantes de Peirce a la


metafísica incluyen su cosmología evolutiva y la doctrina de las categorías.
El cosmos se desarrolla a partir del caos, explica Peirce, y el tijismo (la palabra
griega para azar) es lo que hace posible esa evolución. El Azar Absoluto de Peirce
no está unido a condiciones epistemológicas (es decir, no es una función de
nuestra ignorancia de modo que si conociéramos todas las condiciones podríamos
predecir el resultado), sino que más bien es una característica objetiva del
universo, que inicia acontecimientos al azar. De esta manera, todo se desarrolla a
partir de ese caos, a través del proceso de agapismo (la tendencia gradual hacia el
orden) incluyendo no sólo existencia bruta sino también las leyes que rigen el
universo. El sinejismo, la doctrina de que todo es continuo, de que no hay
distinciones perfiladas entre las cosas, se sigue de ahí. Entremezclada con esa
explicación está la afirmación de Peirce de que hay tres modos de ser, primeridad,
segundidad y terceridad, descritos en varias tríadas: posibilidad, actualidad,
realidad y sentimiento, reacción, pensamiento, correspondiendo de forma
aproximada (en nuestra experiencia) a sensaciones puras (en sí mismas),
existentes actuales y consciencia.
A diferencia de Descartes, que se embarca en esa búsqueda comenzando con “una
duda de papel” artificial, Peirce, que “tiene una alta estima por la duda”, da una
explicación diferente de la epistemología. Descartes resuelve finalmente la duda
confiando en la auto-consciencia intuitiva del cogito como fundamento para la
reconstrucción del conocimiento. Peirce niega que podamos tener esa facultad de
auto-consciencia intuitiva; afirma que los dos elementos de la consciencia se
pueden comparar a un tono prolongado y a la melodía que lo lleva. Mientras que,
en tanto que está sonando, un tono está presente al sentido, “es diferente a la
melodía [air], que consiste en una ordenación en la sucesión de sonidos que
golpean el oído en diferentes momentos”. Sólo percibimos la melodía escuchando
las notas separadas, sin embargo “no puede decirse que la oigamos directamente,
pues sólo oímos lo que está presente en un instante, y un orden en la sucesión no
puede existir en un instante”. Estas dos clases de elementos de consciencia,
“aquellos de los que somos inmediatamente conscientes y aquellos de los que
somos conscientes de forma mediada, se encuentran en toda consciencia. El
pensamiento es un hilo de melodía que recorre la sucesión de nuestras
sensaciones”.
Para Peirce, “la única función del pensamiento (...) es la producción de la creencia”.
La acción del pensamiento “es excitada por la irritación de la duda”, que es
involuntaria e incómoda (a diferencia de la “duda” auto-provocada de Descartes),
causada por la interacción con el mundo y que cesa cuando se obtiene la creencia.
Hay cuatro maneras en las que se obtiene la creencia. El “método de tenacidad” se
da cuando nos aferramos a las creencias, ignorando la evidencia. El “método de
autoridad” se da cuando una figura de autoridad, como una Iglesia o un Estado,
imponen lo que ha de creerse. El “método a priori” es la clase que usan los
metafísicos como Descartes, determinando qué creer por aquello que “es
agradable a la razón”. Pero el mejor modo de establecer creencias, sin embargo es
el “método de la investigación científica” que, como “un falibilismo contrito”, está
siempre abierto a investigaciones posteriores sobre la cuestión, pero que estable-
ce la creencia (al menos temporalmente) “no por nada humano, si- no por alguna
permanencia externa, por algo sobre lo que nuestro pensamiento no tiene efecto”.
28

Esto, por supuesto, es la verdad, “la misma idea de verdad es que es del todo
independiente de lo que tú o yo podamos pensar que es”.
Todos los seguidores de la ciencia “están animados por una alegre esperanza de
que los procesos de investigación, si se prosiguen lo suficiente, darán una solución
cierta a cada cuestión a la que se apliquen”. Con la investigación científica, en tanto
que cada investigador aplica el método científico, “se encuentra que los resultados
se mueven ininterrumpidamente hacia un centro de destino”. Aunque mentes
diferentes pueden partir inicialmente de pos- turas opuestas, el progreso de la
investigación “les lleva mediante una fuerza externa a ellos mismos” hacia “un
objetivo ordenado de antemano”, como “la operación del destino”. Esa “gran
esperanza” está encarnada en la concepción de Peirce de verdad y realidad: “La
opinión que está destinada a que todos coincidamos finalmente en ella, es lo que
entendemos por verdad, y el objeto representado en esa opinión es lo real. Esa es
la manera en la que yo explicaría la realidad”. Ahora bien, esto no significa que “las
características de lo real dependan de lo que finalmente se piense sobre ellas”. Más
bien, Peirce quiere señalar que la realidad es “independiente de lo que tú o yo o
cualquier número finito de hombres podamos pensar sobre ella”, pero puesto que
el objeto de la opinión final destinada (lo real) es el resultado de la investigación
científica y la verdad es nuestra explicación de esa opinión, está todavía conectada
al “pensamiento en general”. Lo que salva a Peirce de caer en un relativismo acerca
de la verdad, como he sostenido en otro lugar, es su noción de sinejismo, que
mantiene que todo es continuo, combinada con el concepto darwinista de que
“nuestra facultad de adivinar ha evolucionado, de modo muy parecido a los
poderes aeronáuticos y musicales de un pájaro”. El sinejismo y la evolución
aseguran que “la constitución del conocimiento y por tanto la constitución de la
naturaleza” están inevitablemente unidas.
Estrechamente conectada está la doctrina de Peirce del realismo escolástico, que él
forja, de alguna manera, sobre la filosofía de Duns Escoto. Peirce usa la distinción
escolástica entre realidad y existencia para sostener que hay generales (su nombre
para los uni- versales) reales, esto es, clases naturales reales y leyes reales de la
naturaleza, que no “existen” el modo característico de ser de los particulares
(segundos), sino que más bien tienen el ser como ter- ceros (el modo de ser de los
hábitos, las leyes, la racionalidad, etc.). De aquí la observación de Peirce de que
mucha de la filosofía moderna es acríticamente “nominalista” porque sólo
reconoce la existencia, el modo de ser de los particulares. Puesto que hay leyes
reales, la posibilidad de la ciencia y sus métodos especializados de inducción,
deducción y abducción están asegurados. Y ya que la terceridad abarca el modo de
ser de leyes y otras clases de “hábitos” como la racionalidad, adquiere importancia
primordial en su teoría.
Esa es sólo una razón por la que Peirce no convierte al individuo en centro de su
filosofía. Peirce ve al individuo como propenso al error, como demuestran los tres
primeros métodos para fijar la creencia, y la mejor esperanza para progresar
reside en jun- tar nuestros recursos en una empresa social, a la que, si se le da el
tiempo suficiente y si nos aproximamos a ella con un espíritu de investigación
genuino, culminará en la “opinión final”, anulando los errores individuales.
James no compartía la metafísica de Peirce: pensaba que la filosofía debería
“rodear a Kant, más que pasar a través de él” y lo mismo podría decirse acerca de
las opiniones de James (y también de los demás pragmatistas) sobre el realismo
escolástico. Como psicólogo, James estaba comprensiblemente más enfocado hacia
29

lo individual (convirtiéndose, según Peirce, en un nominalista, una etiqueta, para


Peirce, nada favorable) y algo que le atraía de la máxima pragmática era que se
centrara en la conducta. Ahora bien, para James la “conducta” enfatiza la acción
individual como las consecuencias prácticas del significado de un concepto, ya que,
para él, “toda la función de la filosofía debería ser averiguar qué diferencia definida
supondrá para ti y para mí, en instantes definidos de nuestra vida ”. Pero eso no es
lo que Peirce entiende por conducta, ni tampoco es lo que pretende establecer con
su axioma pragmático:
“El pragmaticista no necesita negar que tales ideas como las de acción, de suceso
actual, de individualidad, de existencia, etc. implican algo así como una
reminiscencia de un ejercicio de fuerza bruta que es indudablemente anti-
intelectual, que es un ingrediente importantísimo de lo práctico, aunque la
interpretación pragmati[ci]sta lo deje fuera de consideración. Sin embargo, aunque
puede admitir que esta idea de taleidad [thereness] bruta —o como quiera que se
le denomine mejor— es del todo distinta de cualquier concepto, sin embargo tiene
que mantener que eso no es suficiente para dar lugar a una idea de la realidad
práctica”.
El pragmaticismo es un asunto de terceridad; no “toma la Reacción [segundidad]
como lo único, pero toma el fin como lo único, y el Fin es algo que da su
autorización a la acción”. Por “conducta” Peirce entiende “una acción bajo una
intención de auto-control”. De modo que el significado de un concepto, lo que
Peirce llama el “Interpretante Final”, no consiste:
“En la manera en que alguna mente actúa sino en la manera en que toda mente
actuaría. Esto es, consiste en una verdad que podría expresarse en una proposición
condicional de este tipo: «si sucediera a cualquier mente esto y esto, este signo
determinaría a esa mente a tal y tal conducta»”.
Por tanto la conducta que está siendo controlada por el significado del concepto,
para Peirce, es la conducta de todas las mentes, y no la conducta del individuo.
El pragmaticismo de Peirce no se aplica al significado de todas las ideas: “ha de ser
un método de averiguar los significados sólo de ‘conceptos intelectuales’, es decir,
de aquellos sobre cuya estructura pueden girar argumentos relativos al hecho
objetivo”. Peirce pretendía excluir “meros sentimientos subjetivos”, tales como el
sentimiento de “rojo y azul” que, a pesar de ser quizá de gran importancia para el
sujeto, no suponen sin embargo ninguna diferencia para “la fuerza del argumento”.
En contraste con los sentimientos están, por ejemplo, los conceptos de duro y
blando, que, Peirce quiere afirmar, son conceptos intelectuales que expresan “el
comportamiento de hecho de la cosa bajo la presión del filo de un cuchillo”. De
nuevo, Peirce se dirige al punto de que su máxima tiene que ver no con la
primeridad (sentimiento), ni tampoco con la segundidad (hechos), sino con la
terceridad (posibilidades):
“Los conceptos intelectuales, sin embargo —los únicos cargamentos de signos que
se denominan propiamente «conceptos»— conllevan esencialmente alguna
implicación relativa al comportamiento general, bien de algún ser consciente o
bien de algún objeto inanimado, y de ese modo proporcionan más, no meramente
que cualquier sensación, sino también más que cualquier hecho existencial, a
saber, los «actos posibles» [would-acts] del comportamiento habitual; y ninguna
aglomeración de sucesos actuales puede llenar nunca completamente el significado
de un «posible» [would-be]”.
30

Así como James amplió el significado de la máxima pragmática para incluir más
que conceptos intelectuales, y la asoció con lo individual, de una manera similar
amplió la concepción de Peirce del aspecto social de la verdad, relacionando la
verdad con los intereses individuales. Mientras que la descripción de la verdad de
Peirce es lo que sería pensado en la opinión final, los otros elementos de la
metafísica de Peirce pretendían asegurarle contra el relativismo. James, por otra
parte, hace que la condición central para que una creencia sea verdadera dependa
de que funcione satisfactoriamente en la vida del que cree. James sostuvo esta
afirmación en el con- texto de las cuestiones religiosas en The Will to Believe,
donde afirma que mientras que “los lógicos” (esto es, aquellos como Peirce)
sostienen que la creencia en “la verdad misma” cancela “nuestra naturaleza
voluntaria”, es evidente, sostiene James, que “nuestra naturaleza no intelectual sí
influye en nuestras convicciones”, y nuestra creencia en la verdad no es “sino
afirmación apasionada de un deseo”. En Pragmatism y The Meaning of Truth, James
desarrolla más su teoría de la verdad, señalando que en “cuestiones empíricas”
(como opuestas a cuestiones de creencias religiosas) las creencias no pueden
funcionar de esta manera a menos que sean “verificables”, pero a veces habla como
si “verificación” fuera el proceso por el que las creencias se hicieran realmente
verdaderas. Esta afirmación no hace mucho por defender a James de las duras
críticas (no sólo de Peirce), ni tampoco su referencia al “valor efectivo” de las
creencias verdaderas, ni tampoco la afirmación de que “lo verdadero es sólo lo
conveniente en el camino a la creencia”, aunque con el tiempo añadiera que
entendía “conveniente a largo plazo, y en el conjunto del camino”. James hizo
finalmente una distinción entre Verdad Absoluta, “ese punto de fuga ideal hacia el
que imaginamos que todas nuestras verdades temporales convergerán algún día”,
que recuerda vagamente a la opinión final de Peirce, y las verdades concretas
(temporales). Pero de nuevo James no tuvo éxito en reconciliar el relativismo de
las verdades con- cretas (donde los intereses del individuo son relevantes para
determinar sus verdades) y la Verdad Absoluta supuestamente más objetiva
(donde es la “convergencia” de una comunidad ideal de investigadores lo que la
determina).
La doctrina de James del empirismo radical (“radical” como opuesto a empirismo
“clásico”) es una consideración de la experiencia como una corriente continua y
fluida. A diferencia de las explicaciones empiristas clásicas, que describen la
experiencia en términos de conocedor y conocido, subjetivo y objetivo, consciencia
y contenido, o mental y físico, la “experiencia pura” de James está simplemente
“hecha de eso, justo de lo que aparece, de espacio, de intensidad, de llanura...de
aquello”. No hay entonces para James límites claros entre distintas clases de
“cosas” en esa corriente continua de experiencia que es la consciencia; la
experiencia pura no es más que una cuestión de relaciones entre sus diferentes
fragmentos. Las relaciones entonces son reales, igual que las cosas físicas, ambos
precisamente aspectos distintos de la experiencia, distinciones meramente
funcionales que hacemos. Por tanto, la consciencia es para James una función y no
una cosa. Hay también en este monismo de James una influencia de Peirce, como
puede verse en la similitud o semejanza con la noción de sinejismo de Peirce:
“No se debe tomar una postura nominalista del Pensamiento como si fuera algo
que un hombre tuviera en su conciencia. Si la consciencia ha de significar
Pensamiento está más fuera de nosotros que dentro”.
31

“Todo conocimiento llega a nosotros mediante la observación, parte de él forzado


desde el exterior por la mente de la Naturaleza y parte llegando desde las
profundidades de ese aspecto interior de la mente, que egotistamente llamamos
nuestro, aunque en verdad somos nosotros los que flotamos sobre su superficie y
pertenecemos a él más de lo que él pertenece a nosotros. Tampoco podemos
afirmar que la mente vista interior- mente sea completamente independiente de la
mente exterior que es su Creadora”.
Podemos ver ahora “las verdades” que Peirce menciona como “aproximadamente”
en común con sus colegas pragmatistas (al menos con James), en la cita anterior.
Cuando Peirce dice que ambos comparten “la negación del necesitarismo”, se está
refiriendo a su doctrina del tijismo, que niega el determinismo estricto, mientras
que en James eso toma la forma, en The Will to Believe, de atribuir importancia
eficaz a la voluntad humana. Lo que Peirce ve como un rechazo común de toda
“consciencia” como diferente de “una sensación visceral u otra sensación externa”,
es parte del sinejismo de Peirce y parte de la noción de James de “experiencia
pura”. Lo que Peirce desarrolla como un elemento de su realismo escolástico, la
afirmación de que los generales son reales, James lo reconoce, en parte, en el
reconocimiento de la realidad de las relaciones como expresada también en la
noción de experiencia pura. Y el objetivo de Peirce de “averiguar los significados de
las palabras brutas y los conceptos abstractos a través de la máxima pragmática”
se refleja “de forma aproximada” en la afirmación de James de que buscamos el
“valor efectivo” de aquellos que proporcionarán después “el programa para más
trabajo” en filosofía. Pero obviamente la referencia a “las semillas de muerte” es
una referencia al relativismo y “nominalismo” en la teoría de la verdad de James y
a su confusión entre los diferentes aspectos de la voluntad humana (“voluntad de
sopesar razones” frente a “voluntad de creer”). Para Peirce, “el razonamiento es
pensamiento sujeto a auto-control” y la lógica es la disciplina que establece esas
reglas (razones) para el auto-control. La otra clase de “voluntad” tiene que ver con
la psicología, con los deseos y los sentimientos humanos, y no con el ámbito propio
del pragmatismo, como Peirce lo califica.
Peirce también pretendía incluir a Dewey y a Schiller en sus advertencias. Aunque
aparentemente Dewey no compar, como es evidente a lo largo de su obra,
especialmente en su Logic: The Theory of Inquiry, sin embargo Peirce criticó la
lógica de Dewey, pues pensaba que la consideración de ella que hacía Dewey no
era suficiente- mente normativa, y que conducía a un “espíritu de licenciosidad
intelectual, que no ve que algo es tan falso” . En una carta a Dewey, Peirce escribe
que siente “un respeto y una simpatía muy profundas” hacia él, pero que su
“... estilo de razonar acerca del razonamiento tiene el fallo usual de que cuando los
hombres tocan esa materia, parecen pensar que ningún razonamiento puede ser
demasiado descontrolado, y que en efecto hay un mérito en tales argumentos des-
cuidados que ellos mismos no soñarían usar en ninguna otra rama de la ciencia”.
Peirce también rechaza (incluso más que la de James) la con- sideración radical de
Dewey del conocimiento y la experiencia. Dewey critica la explicación tradicional
del conocimiento, que llama la Teoría del Espectador, porque crea una falsa
dicotomía entre la teoría y la práctica, afirmando más bien que “la actividad
práctica entra en la construcción del objeto conocido”. El talento lúdico de Peirce
es evidente en su observación crítica:
32

“Parece que hay ciertos pedantes momificados que nunca han despertado a la
verdad de que el acto de conocer un objeto real lo altera. Son curiosos especímenes
de la humanidad, y como soy uno de ellos, puede ser divertido ver cómo pienso”.
Peirce también se opone al “instrumentalismo” de Dewey, la idea de que “acción y
oportunidad se justifican a sí mismas sólo hasta el grado en que hacen la vida
[humana] más razonable e incrementan su valor”, encontrando que enfatiza
demasiado la importancia de lo individual (nominalismo), y conduciendo, de
nuevo, al relativismo.
Es la misma tendencia nominalista, llevada al extremo, que Peirce rechaza en el
“humanismo” de Schiller, su versión pragmática de “el hombre es la medida de
todas las cosas” de Protágoras. En una carta de 1904 Peirce escribe a James:
“Tú y Schiller lleváis el pragmatismo demasiado lejos para mí; su más importante
consecuencia, con mucho, en la que siempre he insistido es que bajo esa
concepción de realidad debemos abandonar el nominalismo. Esa es en mi opinión
la gran necesidad de la filosofía”.
La otra “semilla de muerte” que Peirce menciona (la “irrealidad de todas las ideas
de infinitud”) está relacionada con el desprecio de sus colegas hacia su metafísica,
incluyendo su rama del realismo escolástico:
“El mismo Sr. Schiller parece a veces decir que no hay la más mínima chispa de
justificación lógica para ninguna afirmación de que algún hecho siempre resultará,
o nunca resultará; y en consecuencia no podemos saber si hay alguna verdad
respecto a cualquier cuestión dada. Él parece insistir en que no existe verdad
absoluta en todas las cuestiones”.
Peirce cita específicamente su decepción con las nociones de realidad de Schiller
en The Ethical Basis of Metaphysics:
“El título es prometedor, pero el ensayo se reduce, para mí, a un galimatías por la
charla del autor sobre lo real, sin la más mínima indicación de lo que entiende por
esa palabra excepto que es algo cuyo carácter es afectado (y parecería que en gran
medida) por el hecho de que alguien piense que posea o no esa característica. En
breve, trata una definición verbal como una doctrina y, negándola tenazmente,
deja la palabra como un misterio”.
Como se ha visto anteriormente, el realismo escolástico de Peirce (hay generales
reales), combinado con su noción de sinejismo (todo es continuo), asegura que el
conocimiento (refinado por la evolución) y “la manera en que el mundo es” están
en sintonía, evitando el relativismo al que otros son propensos:
“El pragmaticismo (asumiendo que sea verdadero) [es] la solución a problemas de
diferentes clases. Una prueba de que la doctrina es verdadera envolvería
esencialmente el establecimiento de la verdad del sinejismo”.
Avancemos rápidamente hacia el presente. Margolis ha afirmado que, como la
filosofía analítica, la principal filosofía americana de más o menos los últimos
cincuenta años, empieza a perder pie debido a sus posturas fisicalistas y cientistas,
hay ahora espacio para que el pragmatismo ocupe su lugar en el siglo XXI. Pero
para lograr eso, afirma Margolis, el pragmatismo necesita reinventarse en la línea
de una “lectura actualizada de Dewey”, enfatizando la explicación relativista,
constructivista del mundo como “epistémicamente dependiente de nuestros
esquemas mediadores”. Una manera de hacer esto, propone, es centrarse en el
falibilismo de Dewey (y por lo tanto no en el de Peirce).
Houser señala que el prejuicio de Margolis contra Peirce surge de una
malinterpretación del texto de Peirce15. En un artículo anterior, Margolis afirma
33

que la finalmente indefendible confianza de Peirce “en una metafísica


capacitadora” sirve como supuesta base de su “confianza epistemológica en que la
ciencia está progre- sando hacia la Verdad”. Margolis afirma que Peirce sostiene
dos afirmaciones incompatibles: que “conocer un objeto real lo altera” y que “la
cosa real es como es independientemente de lo que cualquier mente pueda
representar que es”. Houser señala correctamente, sin embargo, que Margolis
malinter- preta completamente la ironía en la observación de Peirce (también
citada más arriba), que Peirce mismo es uno de los “pedantes momificados” que
rechazan, no aceptan, la afirmación de Dewey de que “conocer un objeto real lo
altera”. Houser coincide con Margolis, sin embargo, en que la noción de falibilismo
requiere más investigación (aunque Houser vota por el falibilismo contrito de
Peirce), pues ocupa un papel central en la “reinvención” del pragmatismo. Me
gustaría sostener con Houser que los “preceptos realistas no relativistas de Peirce”
son mucho más prometedores de lo que Margolis les permite, y más aún, sugeriría
que la noción de sinejismo es el eje que nos permitirá llamar a este “nuevo”
pragmatismo para el siglo XXI por su nombre antiguo y original.

GESTALT
TEORÍA Y APLICACICIÓN DE LA MISMA.
Teoría de la Gestalt. Término alemán, sin traducción directa al castellano, pero que
aproximadamente significa "forma", "totalidad", "configuración". La forma o
configuración de cualquier cosa está compuesta de una "figura" y un "fondo". Por
ejemplo, en este momento para usted, que lee este texto, las letras constituyen la
figura y los espacios en blanco forman el fondo; aunque esta situación puede
invertirse y lo que es figura puede pasar a convertirse en fondo.

El fenómeno descrito, que se ubica en el plano de la percepción, también involucra


a todos los aspectos de la experiencia. Es así como algunas situaciones que nos
preocupan y se ubican en el momento actual en el status de figura, pueden
convertirse en otros momentos, cuando el problema o la necesidad que la hizo
surgir desaparecen, en situaciones poco significativas, pasando entonces al fondo.

Esto ocurre especialmente cuando se logra "cerrar" o concluir una Gestalt;


entonces ésta se retira de nuestra atención hacia el fondo, y de dicho fondo surge
una nueva Gestalt motivada por alguna nueva necesidad. Este ciclo de abrir y
cerrar Gestalts (o Gestalten, como se dice en alemán) es un proceso permanente,
que se produce a lo largo de toda nuestra existencia.

El Enfoque Gestáltico es un enfoque holístico; es decir, que percibe a los objetos, y


en especial a los seres vivos, como totalidades. En Gestalt decimos que "el todo es
más que la suma de las partes". Todo existe y adquiere un significado al interior de
un contexto específico; nada existe por sí solo, aislado. Debemos recordar que los
psicólogos de la Gestalt se interesaban fundamentalmente en la percepción y en los
procesos de resolución de problemas.

APLICACIONES Y EJEMPLOS DE LA TEORÍA.


LEYES DE LA ORGANIZACIÓN PERCEPTUAL.
34

1. RELACIONES FIGURA-FONDO.
La figura es aquello en lo que se enfoca la atención: resalta y es más notable o
sobresaliente que el fondo. En algunos casos, lo que son la figura y el fondo en una
escena dada resulta, y el sujeto que percibe puede organizarlos de cierta manera, y
entonces cambiar y verlos de otra. La gente aprende básicamente acerca de la
figura en la que concentra su atención, y no acerca del fondo.

2. LEY DE LA PROXIMIDAD.
Los elementos de un campo tienden a agruparse de acuerdo con su cercanía o
proximidad. Cuanto más cerca se encuentren dos elementos, mayores
probabilidades tienen de agruparse.

Pero este factor de la proximidad está en uso constante cuando nos comunicamos
mediante la lectura, la escritura o el habla. Escuchamos el lenguaje como una serie
de palabras distintivas con pausas entre palabras y oraciones, aun cuando un
espectrograma muestre una corriente casi continua de sonido. En las lecturas se
usan espacios entre las palabras a fin-de se-gres-gar-las-pa-la-bras-en-u-ni-da-des,
y la misma se complica cuando se rompe esta segregación.

3. LEY DE LA SIMILITUD.
La ley de la similitud estipula que los similares en lo que respecta a alguna
característica (forma, color, textura, etc.) tendrán que agruparse, siempre que
factores de proximidad no anulen este efecto.

Nuestro seguimiento de un mensaje verbal se torna cada vez más difícil si la


calidad de la voz se altera constantemente (al empalmar en una cinta
magnetofónica una voz diferente para cada palabra al mensaje). Se obtiene un
resultado similar al leer ToDaSlAsLeTrAsJuNtAs (todas las letras juntas), donde
todas las letras dentro de un apalabra suele tener casi el mismo tamaño y color, lo
que facilita el agrupamiento.

4. LEY DE LA DIRECCIÓN COMÚN.


Un conjunto de puntos tienden a agruparse si alguno parece continuar o completar
una serie valida o explorar un curva simple.

5. LEY DE LA SIMPLICIDAD.
Establece que si todo permanece constante, la persona ve el campo perceptual
como si estuviera organizado en figuras simples y regulares. Es decir habrá una
tendencia hacia las buenas Gestalt de simetría, regularidad y uniformidad.

PRINCIPIOS.
El punto de partida de tratamiento Gestalt del aprendizaje es la premisa de que las
leyes de la organización en la percepción son aplicables al aprendizaje y a la
memoria. Lo que se almacena en la memoria son huellas de cuentos perceptuales, y
como las leyes organizaciones rigen la estructura de las percepciones, también
determinan la estructura de la información que se establece en la memoria.
35

INFLUENCIA DE LA TEORÍA DE LA GESTALT EN EL DESARROLLO DEL


APRENDIZAJE.
Perciben un énfasis un tanto distorsionado acerca del aprendizaje como los
siguientes:
1. Práctica: La repetición de una experiencia se acumula sobre las experiencias
anteriores solo si el segundo evento se reconoce como una recurrencia del
anterior.
2. Motivación: Aceptaron la ley empírica del efecto, acerca del papel de las
recompensas y los castigos. Creían que los efectos secundarios no actuaban de
“modo automático e inconsciente” para fortalecer los actos previos. Más bien, el
efecto tenía que percibirse como perteneciente al acto previo. Las recompensas y
castigos actuaban para confirmar o desconformar las soluciones propuestas a los
problemas.
3. Comprensión: Aprendizaje más rápido, mayor retención.
4. Transferencia: Transposición. Un patrón de relación dinámica descubierto o
comprendido en una situación es aplicable a otra.
5. Olvido: Se relaciona con el curso de los cambios en la huella.