Está en la página 1de 6

LA MALDAD DE LA REINA JEZABEL

mo iglesia debemos mantener un atento discernimiento ante los diferentes tiempos


y circunstancias que vivimos, y no podemos ignorar las maquinaciones (planes,
estrategias) del enemigo.

Las obras de las tinieblas procuran dañar los hogares, hijos y proyectos de vida en
Cristo. En el mundo actual la iglesia del Señor enfrenta el desafío de guardarse
como una virgen pura para cristo, ser fiel a Aquel que la llamó, y con expectativa
servirle, pues Cristo vuelve…
LA MALDAD DE LA REINA JEZABEL
“Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que
reinaron antes de él. Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam
hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal rey de los sidonios, y fue
y sirvió a Baal, y lo adoró.” 1 Reyes 16:30.31.
Jezabel fue una malvada reina en Israel. Hija de Et-baal rey de los sidonios,
sacerdotisa de Astarté (diosa cananea). Et-baal significa “estoy con Baal” (Baal era
uno de los dioses cananeos). Et-baal asesinó a sus hermanos para llegar al trono.
Sidón, era una ciudad en la costa fenicia, los sidonios, tenían como principal diosa
a Astoret, diosa de la fertilidad. El nombre de esta diosa en Israel fue Asera,
grandemente adorada, al igual que Baal.
Jezabel fue la esposa de Acab rey de Israel. Éste se casó con una fenicia, no del
pueblo del pacto: Israel (esto es “yugo desigual”, quizá era bonita, pero lo más bonito
es hacer la voluntad de Dios). En su condición de reina de Israel, promovió el culto
a Baal y a Asera, esto implicaba sacrificios (muchas veces de niños) y prostitución
religiosa, de su mesa comían 450 profetas de Baal y 400 de Asera. Acab construyó
un templo a Baal y a Asera.
Jezabel significa “sin cohabitación”, no vive junto con alguien. Esto resalta sus
características de sumo egoísmo e independencia a toda costa. Era una persona
que sólo pensaba en sí misma, no le gustaba estar bajo autoridad, quería hacer sus
cosas sin tener que informar, quería simplemente hacer su voluntad sin ningún
orden, sólo el suyo. El espíritu o actitud jezabélica aborrece a Jehová y a sus
profetas (pues Dios es santo y puro).
Consideremos ahora los comportamientos Jezabélicos: Rebelión contra el modelo
de Dios, 1 Rey. 19:14. Más de diez millones de hebreos le habían dado la espalda
a Dios para adorar a Baal y a Asera, y el verso destaca tres cosas que habían hecho
los israelitas: abandonaron el pacto (contenía promesas divinas y obediencia del
pueblo, indicando su consagración a Dios); derribaron los altares (la comunión con
Dios fue destruida; y mataron a espada a los profetas (menospreciaron la palabra
de Dios).
La actitud de rebelión se nota primero contra Dios, y luego hacia las demás
autoridades. Por Ej: con su esposo, el Diccionario Bíblico Ilustrado dice
textualmente: “Dotada de un enérgico carácter, hacía lo que quería de su marido”.
Por su ambición de poder, usurpa la autoridad, 1 Rey. 19:1-2 y 21:5-10. Es ella
quien amenaza a Elías, no lo hace el rey Acab.
En el caso de la viña de Nabot, le habla de una manera despectiva a su esposo: “no
eres tú el rey? Levántate y come, yo te daré la viña de Nabot”, mandó a los ancianos
del pueblo a ayunar y a acusar falsamente a Nabot y luego lo apedrearon hasta
morir… y le dio a Acab la viña y éste contento salió a adueñarse de una viña cubierta
de la sangre de Nabot.
Vemos también la manipulación, 1 Rey. 21:25-26. En la manipulación se pisotean
los principios de Dios, para lograr lo que se quiere, sin importar los daños causados.
A veces se desean posiciones en el Reino de Dios, no servicio, se quiere el control.
Su esposa lo incitaba (lo seducía, lo convencía) a hacer lo malo, el término hebreo
es “sut” y traduce además: perforar, desviar engañando al enemigo.
Se destaca también la sensualidad obsesiva, 2 Rey. 9:22, 30. Jehú significa “él es
Jehová”. Cabe destacar aquí la frase: “¿Qué paz, con las fornicaciones de Jezabel
tu madre, y sus muchas hechicerías?
El pueblo de Dios ha sido llamado a ser santo en todas las generaciones, en tiempos
del rey Acab, el culto inmoral a Baal y Asera era común y corriente. La sensualidad
caracteriza a la cultura de hoy, lo vemos en la T.V. en el internet, en las revistas y
la publicidad, en las modas y demás.
Es necesario también reconocer la necesidad de desplazar la sensualidad de la
iglesia: vestidos sensuales, escotes, palabras y gestos que sólo deben ser para el
cónyuge. Vemos aquí que Jezabel se pintó y atavió cuando se enteró que Jehú
venía… éste no era su esposo y su intención no era hacer honor al rey de Israel.
Hermoséate para tu cónyuge, guarda esas palabras y detalles para tu esposa(o).
Jezabel tenía aprox. 60 años, y se “pintó los ojos con antimonio, y atavió su cabeza”
(Antimonio: metal blanco azulado).
Cabe destacar aquí que Jesús le dice a la iglesia de Tiatira “tengo contra ti que
toleras a esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos
a fornicar y comer cosas sacrificadas a los ídolos”. Pero, la iglesia tiene el poder en
Cristo para reprender y despojarse de todo espíritu Jezabelico.
Otra cosa que vemos es la hechicería. Hablamos de conjuros e invocaciones que
acompañados de pócimas, ungüentos, recetas e instrumentos buscan el poder de
las tinieblas. (La hechicería puede entrar a nuestra casa a través de la T.V.=
películas de terror, agüeros, elementos para las “buenas energías”, espejos,
plantas, juegos de niños previamente consagrados a las tinieblas, etc. Con el poder
de Dios debemos desechar esas cosas que Dios abomina).
Reflexión final: Dios desea pureza en medio de su pueblo. Él está dispuesto para
ayudarnos a crecer, él quiere ayudarnos a apartarnos de lo malo. Dios quiere
bendecir a su pueblo con su presencia y poder, y requiere de éste consagración.
Fiel es Dios que dará una puerta juntamente con la tentación para que podemos
resistir y vencer.
VICTORIA SOBRE JEZABEL Y EL CULTO BAAL
En el mensaje de Jesús a las siete iglesias de Asia, el Señor le dice a la iglesia de
Éfeso: “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto,
de dónde has caído, y arrepiéntete”.
Aunque la iglesia tenía muchos méritos, y el Señor los reconoce y valora, éste es
un llamado de Dios a la iglesia para evaluar sus caminos y su genuina comunión
con él, pues los ritos y la rutina religiosa fácilmente toman un lugar de privilegio en
el seno de la iglesia del Señor. Podemos hacer muchas cosas para Dios, y
olvidarnos del gran mandamiento: amarlo con todo nuestro corazón, con toda
nuestra mente, alma y fuerzas…
VICTORIA SOBRE JEZABEL Y EL CULTO A BAAL
“Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que
reinaron antes de él. Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam
hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal rey de los sidonios, y fue
y sirvió a Baal, y lo adoró” 1 Reyes 16:30-31
Aquí vemos un matrimonio, pero era un matrimonio sin temor de Dios, Acab rey de
Israel se une a Jezabel (sidonita, cananea), fue una unión equivocada, ella fue el
primer ídolo de Acab, pues él sabía que Dios no aprobaba esa unión, la Ley de
Moisés así lo enseñaba. Sin embargo Acab se casa con ella y entonces se genera
el culto a Baal, a Asera y a todos los dioses de su esposa Jezabel.
Su nombre Jezabel, significa: sin cohabitación, no vive junto con alguien. Esto
resalta sus características de sumo egoísmo e independencia a toda costa.

Era una persona que sólo pensaba en sí misma, no le gustaba estar bajo autoridad,
no le gustaba rendir cuentas, quería hacer sus cosas sin tener que informar, quería
simplemente hacer su voluntad sin ningún orden, sólo el suyo, siempre procura
imponer su voluntad. Al promover el culto a Baal y a Asera, promovía también la
inmoralidad sexual.
Es muy importante considerar aquí la dinámica del culto a Baal. Éste culto procedía
de Babilonia. Baal era el dios supremo cananeo de la naturaleza y la fertilidad,
creían que él enviaba la lluvia sobre sus cosechas, éste culto suscitaba la
inmoralidad sexual. A Baal se le ofrecían sacrificios humanos, sus adoradores
ofrecían su sangre mediante heridas en su piel (1 Reyes 18:26-29).
Consideremos ahora a Asera: diosa cananea de la fertilidad, su culto incluía
prostitución ritual. Representada en objetos de madera o árboles consagrados en
lugares de culto idolátrico. Llamada también Astoret (en plural, Astarot) era una
diosa de la fertilidad y del amor. Fue deidad principal de los cananeos. Ante ésta
idolatría Dios llama y promueve la formación de los profetas (Acerca de esto escribí
el artículo: “Eliseo y la Escuela de Profetas”).
Cuando el profeta Elías confronta al rey Acab le dice: “Cuando Acab vio a Elías, le
dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel? Y él (Elías) respondió: Yo no he turbado a
Israel, sino tú y la casa de tu padre, dejando los mandamientos de Jehová, y
siguiendo a los baales” (1 Rey. 18:17-18).
Éste pasaje nos enseña que puede haber ídolos en medio del pueblo de Dios. ¿Qué
es un ídolo? Figura, imagen, o representación que es objeto de adoración. Es todo
aquello que se levanta en el corazón y ocupa o comparte el lugar de Dios, por eso
Dios le dijo a Israel: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éx. 20:3).
Los ídolos pueden ser: personas (“santos”) u objetos significativos del pasado (la
serpiente de bronce para Israel); el amor al dinero (Mamón), la inmoralidad sexual
(Asera, Afrodita o Venus), el ego (placer propio, poder, soberbia), y toda persona u
objeto que desplace a Dios del primer lugar.
Es necesario reflexionar en las consecuencias de la idolatría. Desplazar a Dios, es
desplazar la vida. Israel experimenta un tiempo en el que la presencia de Dios se
aparta; los cielos se cierran (3.5 años de sequía); experimentan la vergüenza (pues
su dios Baal no les contesta); las tinieblas oscurecen su visión y discernimiento (esto
se nota al ver la clase de culto en el que participaban), y la ruina era grande: “Y el
hambre era grave en Samaria” (1 Rey. 18:2).
Pero Dios usa a Elías para una gran victoria en el monte Carmelo, y los israelitas al
ver el poder de Dios se postraron y dijeron: ¡Jehová es Dios, Jehová es Dios!
Reflexión final: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la confesión de nuestra
esperanza, porque fiel es el que prometió”. Dios es fiel, y en él debemos
permanecer firmes, aún ante la adversidad, porque al final él mostrará su gloria.
ROMPIENDO CON EL ESPÍRITU DE JEZABEL
Pero tengo pocas cosas contra ti; que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice
profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a
los ídolos” (Apocalipsis 2:20)
Jezabel significa potestad-principado de las tinieblas, un espíritu que quiere tener el
control y el dominio de la víctima, no tiene genero (ni femenino, ni masculino), pero
le atrae la psiquis femenina por sus características, únicas en la mujer como la
capacidad sofisticada para manipular sin mucho esfuerzo físico. Su objetivo final es
tener el control, para obtenerlo y lograr así poseer utilizar las pasiones sexuales.
En ella se mueve también la brujería, la hechicería, el encantamiento, la mentira,
manipulación, muerte, engaño, contienda y división.
Este espíritu viene de mucho tiempo atrás, pero en los tiempos de Elías, se le llamo
“Jezabel”, esto se dio durante el reinado de Acab, en Israel que fue por veintidós
años. Tuvo por cuestiones comerciales y por seguridad que hacer alianza con los
fenicios, y fue cuando se caso con Jezabel, hija del rey de Sidonia.
En 1 Reyes 18:22, ella envío a matar a todos los profetas de Dios, quedando solo
Elías, aquí podemos ver como Acab fue presa de ella, al ser seducido y conquistado
por sus encantos logrando manipularlo para que permitiera matar a los profetas de
Jehová, llevándolo hacer cosas que delante de Dios están mal.
Se dice que este espíritu ( principado) es uno de los mejor entrenados
diabólicamente y más poderosos.
En 1 Reyes 18:38-39, Elías los desafía a probar cual es el Dios que tiene poder, el
de ellos o el Dios al que él le servia.
Dándose por ese desafió el exterminio de todos los sacerdotes de baal, no
incluyendo a Jezabel.
Entonces ahí es cuando Elías tiene una guerra espiritual, ella furiosa, soltó un diluvio
de hechicerías y poder satánico, que lleno el corazón de Elías de temor y desanimo.
Cuando esto sucede, hay confusión, duda, dolor, angustia.
Y los siervos de Dios pueden ser seducidos a fornicar a cometer injusticias hasta
ser cómplices de muertes tanto a nivel espiritual como físicas, como el caso del rey
Acab, que fue conquistado, manipulado, cegado, encantado. Así es como él
comenzó a ceder a los deseos desenfrenados y atroces de la avaricia y la soberbia,
de los deseos malignos y descontrolados de Jezabel.
Cuando damos cabida a los coqueteos, a la desobediencia, soberbia, rebeldía,
autosuficiencia o alianzas con personas que no nos convienen, así como noviazgos
sin dirección, infidelidades matrimoniales y ministeriales, creemos que es algo
normal que a todo el mundo le sucede. Pero debemos de entender que parte del
proceso de Dios con cada uno, es que tenemos que cambiar y reconocer que es
necesario tomar el camino correcto, hacer las cosas como a Dios le agrada,
comenzar hacer cosas que “nunca hemos hecho”, para ver cosas que “nunca hemos
visto”.
Porque al no querer cambiar, reconocer y entender es ahí; donde damos cabida al
enemigo, abriéndole puertas y él es astuto y se aprovecha de tu descuido para
entrar enviándote dardos encendidos de veneno a tu mente, la cual comienza a
contaminar y sientes agrado por cosas que antes sabias que no estaban bien, pero
aun así las consientes, e inicia una invitación a la fornicación, lascivia, masturbación,
adulterios, brujerías, hechicerías, contiendas, murmuración, etc, sean parte de
nuestra vida. Dando consentimiento a estos pensamientos, difícilmente puedes
escuchar la voz de Dios, diciéndote, apercibiéndote del peligro en que te
encuentras, eres cegado y seducido hacer lo que a Dios no le agrada.
Pero vemos como Elías se fue para el desierto, (1 Reyes 19), lleno de temor y
desánimo, por que Jezabel envío a matarlo (por lo que había hecho), Elías deseó la
muerte, tuvo pensamientos que lo atormentaban y seguramente que le decían tu
Dios te abandonó y no tiene cuidado de ti, y seguro te va dejar con hambre y va a
dejar que te maten y seas torturado. Así como todos en algún momento difícil de
nuestra vida, nos vemos sin ninguna solución a nuestros problemas, asustados,
temerosos de lo que puedan hacernos y creyendo que el Señor nos abandonó. Pero
debemos siempre de estar seguros de que no es así, Jehová se ocupó de Elías, y
lo alimentó y fortaleció tanto físicamente como espiritualmente y entonces fue
preparado para retomar la tarea que tenía que ir a cumplir.
Este espíritu quiere tomar el control de tus actos, de tu mente y de lo que eres y
haces, porque a él lo que le interesa es hacer daño, según sus necesidades o mejor
dicho para satisfacer sus caprichos.
Acab era el rey, pero la que gobernaba era Jezabel, se hacia lo que ella decía y
quería, según sus pensamientos escarnecedores, es tan dañino que lo que le hace
a las personas es despojarlos de su propia personalidad, se posesiona de todo lo
que es la persona, o sea la persona actúa en función de ella. Recordemos que dar
cabida al pecado, significa que nos lleve hacer cosas que no están bien, le estamos
dando rienda suelta a la carne,
(emociones, pensamientos) así es como ella nos gobierna y nos instiga hacer lo
malo.
En Cristo somos como dice la palabra de Dios, Espíritu, Alma y cuerpo y vivimos
bajo el gobierno del Espíritu Santo. *(1 tesalonicenses 5:23). Y debe de ser así para
ser guiados por el Espíritu Santo, y no por nuestra carne que se mueve de acuerdo
a tus emociones, sentimientos y manera de pensar, recuerda que dice la Biblia que
el corazón es engañoso,* (Jeremías 17:9) por eso no debemos de dejarnos llevar
por nuestra carne.
Recuerda Jehová quiere cumplir el propósito en ti, no desmayes, persevera y
alcanzarás todo con lo que haz soñado, él lo cumplirá. Igual en nuestra vida, dice la
palabra de Dios que a todos “los que le aman a El todas las cosas nos ayudan a
bien”, *( Romanos 8:28) recuerda que estamos en tiempo de formación en Cristo,
para poder ser herederos de sus riquezas en gloria.
(Efesios 3: 16)
Ahora en (2 Reyes 9: 30-33) vemos como Jehu el enviado de Jehová, acaba
tajantemente y sin misericordia a Jezabel, no tuvo contemplaciones de ninguna
índole, solo lo hizo. Así debemos de ser nosotros cuando somos tentados por este
maligno espíritu, ser radicales decirle que no desde el primer momento, recuerda
que el coquetear puede traer consecuencias graves, no hay que tolerar ni tener
misericordia, recuerda que la astucia y el espíritu de conmiseración van juntos de la
mano, para confundirte con tus emociones y pensamientos, por eso Jehu no mostró
ninguna misericordia ni simpatía alguna hacia este espíritu satánico. El trata de
desaparecerla totalmente, para que no quede rastro de que existió, igual en nuestra
vida, si no hay rastros el enemigo no va insistir con lo mismo, buscara nuevas
estrategias para tratar de dañarte.
Recuerda que estamos en la tierra de los vivientes, y que somos imperfectos y que
debemos de aceptarnos con defectos y virtudes y amarnos unos a otros. Tenemos
que aprender a vivir en comunión, sabiendo que las imperfecciones del otro nos
perfeccionan a nosotros. Principados: (Efesios 3:10;6:12) Esta palabra significa
“comienzo, gobierno, dirección” y se usa para describir cierta clase de seres
espirituales en la jerarquía satánica. Los principados gobiernan sobre las
“potestades” así como sobre otras numerosas categorías de demonios. Estos
influyen en países, estados, provincias, departamentos, condados, municipios e
inclusive en iglesias. Son espíritus lideres en el sistema del infierno, tienen el papel
de asignar tareas y dirigir batallas contra la iglesia a nivel local, los medios que tiene
la iglesia para luchar con éxito son la autoridad espiritual en Cristo. Los principados
no se pueden “echar fuera” por que no moran en las personas, viven en las “regiones
celestes”.