Está en la página 1de 7

Universidad Abierta Para Adultos

(UAPA)

PARTICIPANTE

Haylin Mariely Binet Martínez - - - - - - 13-6970

ASIGNATURA

NUTRICION FAMILIA Y EDUCACION

FACILITADOR(A)

María Luisa De La Cruz

TEMA

TAREA 3

FECHA

17/03/2017
Funciones de la familia
La familia es una estructura dinámica donde cada miembro cumple un rol
determinado de acuerdo a su edad, sexo, grado de madurez, situación socio-
económica, etc. Las principales funciones son las siguientes:

Función reproductora
La familia garantiza y ampara la procreación del género humano. La suma
interrelacionada de familia da, en su conjunto, una sociedad.

Función económica
Esta función está relacionada con el trabajo que realiza la familia con el fin de
adquirir los bienes y servicios necesarios para poder vivir.

Función educadora
La educación está formada por un conjunto de normas de conducta, hábitos,
aptitudes e informaciones que el niño lo va asimilando de su hogar, la escuela
y la comunidad.

Función recreativa
La familia cumple tareas serias y responsables, por lo que tiene que romper el
estrés a través de un sano esparcimiento para los que la constituyen, con el
objeto de promover la integración y el desarrollo integral de los hijos.

Función socializadora
El ser humano es un ser social por excelencia. Esta socialización empieza en
la familia; allí se dan los primeros lineamientos para la posterior actuación de
solidaridad, de justicia, el cultivo de habilidades y destrezas que serán puestas
al servicio y en bien de la colectividad.
El papel de la familia en la educación

Como podemos ayudar a los niños y niñas a que hagan sus deberes, a que se
motiven con ellos y no dediquen demasiado tiempo.
Es importante que los padres y madres se impliquen de forma activa en la vida
escolar de los pequeños. Cuando los adultos se implican los niños y niñas
rinden más y mejor. Esto ocurre porque dos razones, la primera es que los
pequeños se sienten importantes y atendidos y la segunda es que si la familia
da valor a las tareas escolares y al estudio los niños y niñas también lo harán.
Pero son muchas las ocasiones en las que los padres y madres se desesperan
con las tareas escolares. Los pequeños no muestran interés por hacer sus
deberes, tardan demasiado tiempo, no hacen las cosas bien, etc. En estas
situaciones es común que los adultos se pongan con el pequeño, gasten
demasiado tiempo, y que se llegue a una discusión o conflicto.
Los deberes son necesarios para fijar en la mente loscontenidosaprendidos
durante el día en clase.
La educación es una tarea de todas

El papel que desempeña la familia en la educación de sus hijos es tan


importante como la realizada por el propio centro educativo, por ello, se trata
de colaborar con la implicación de la familia en la educación de sus hijas y
contribuir a aumentar su formación para que puedan educarlos como
ciudadanas libres, críticos y felices.

Es nuestro deseo que el material presentado en este espacio sirva


como instrumento de formación a todos aquellos padres y madres que os
enfrentáis día a día a la difícil tarea de la educación ya que, en definitiva, sois
los responsables y los verdaderos educadores de vuestros hijos e hijas.

Los presentamos unos materiales sencillos que pretenden dar información y


ayudar a reflexionar sobre diferentes aspectos de la educación y que como
padres y madres debéis abordar.

Educar con el ejemplo


Hay una frase que tengo grabada a fuego desde que soy madre: "Los niños
ven, los niños hacen". Si quiero que mis hijas sea solidarias, que amen la
lectura, que practiquen deporte, somos nosotros, los padres, quienes
debemos saber educar con el ejemplo. Podemos explicarlas y expner todos
sus beneficios, pero sin duda la mejor forma de transmitir una enseñanza es a
través del ejemplo.

Si realmente quieres dejar una enseñanza valiosa en tus hijos, hay al


menos once cosas que debes hacer para educar con el ejemplo. Y no sólo
hablamos de buenos hábitos, sino también de valores como la honestidad o la
forma en la que se relacionan con las demás personas. Porque si quiero que mi
hijas sean buenas personas, yo también tengo que serlo, o al menos intentar
ser mejor cada día.

Cómo queremos que el niño se convierta en un gran lector si nadie en casa


lee? Imposible. El ejemplo en la lectura es fundamental desde que son muy
pequeños, empezando por leerles todas las noches un cuento. Aunque todavía
no puedan leer, estamos inculcándoles el amor por la lectura.

A medida que vayan creciendo, irán alimentando ese amor sólo si ven que
vosotros también leéis. Tal vez haya que cambiar hábitos, apagar la tele y
volver a la lectura antes de dormir o coger un libro antes que el móvil, pero sin
duda es un cambio que todos acabarán agradeciendo.

LOS PADRES COMO MODELO EDUCATIVO PARA LOS HIJOS


Aprender es algo que los niños de una u otra manera hacen en interacción
social, es decir, éstos o bien jugando con otros niños, con la guía y enseñanza
de los maestros o con el modelo de los padres, aprenden nuevos
conocimientos, otras formas de hacer las cosas, descubrir y conocer sus
posibilidades o aprender a interactuar adecuadamente con los demás.
Así pues, las muestras de apoyo, refuerzo y cercanía de los padres hacia los
hijos influirán en gran medida en estos aprendizajes. En otras palabras, los
padres son los modelos a seguir por sus hijos, de modo que aquello que vean
en ellos, será como una guía para su propio comportamiento, y para que este
sea el más adecuado, se podrían tener en cuenta aspecto tales como:

Red-40143_640Las tareas escolares u otras actividades de aprendizaje, pueden


ser buenas maneras para ayudar a los hijos a conseguir pequeños logros que
mejoren su autoestima, y a su vez, fortalezcan la comunicación padres-hijos.
Red-40143_640Estar atento a sus preguntas y comentarios, intentando
favorecer el diálogo y la capacidad reflexiva.
Red-40143_640Elogiar sus aciertos para mejorar su autoestima, y considerar
los errores como una oportunidad para aprender y superarse.
Red-40143_640Dedicar un tiempo diario entre padres e hijos, para poder
comunicarse y así favorecer los lazos paterno-filiales.

Colaboración con la escuela. Colaboración con el hijo


Muchos maestros dicen que no reciben suficiente información de los padres
sobre los problemas que existen en casa. Muchos padres dicen que no saben
qué es lo que la escuela espera de sus niños—o de ellos. Compartir
información es esencial y tanto los maestros como los padres son responsables
por asegurar que suceda.
Las siguientes preguntas y respuestas le pueden ayudar a sacar el mayor
provecho al hablar con los maestros de su niño o con otros miembros del
personal escolar.
Pregunta: ¿Qué hago primero?
Aprenda todo lo que pueda sobre la escuela de su niño. Entre más
información tenga, su trabajo como padre se le facilitará más. Pida una
copia del manual de la escuela. En este manual usted encontrará las
respuestas a muchas de las preguntas que surgirán durante el curso escolar.
Si su escuela no tiene un manual, haga las preguntas necesarias al director o
los maestros, por ejemplo: ¿Qué clases se ofrecen en esta escuela? ¿Cuáles
cursos son obligatorios? ¿Cuáles son sus expectativas para mi niño? ¿Cómo
mide esta escuela el progreso académico? ¿El plan de estudios de esta
escuela cumple con las normas estatales? ¿Cuáles son los reglamentos de
esta escuela?
Pregunte sobre los métodos de instrucción y los materiales que se usan en la
escuela
¿Los métodos preferidos se basan en evidencias de lo que funciona mejor en
la enseñanza de la lectura o las matemáticas? ¿Están actualizados los libros
de texto

La relación familia escuela y la salud en la familia.


La conveniencia de la relación hogar-escuela para potenciar las influencias
educativas es reconocida tanto en el plano teórico como en el práctico. La
familia y la escuela comparten un objetivo común: la información integral y
armónica del niño a lo largo de los distintos periodos del desarrollo humano y
el proceso educativo, estos dos agentes de socialización aportan los referentes
que le permitan al escolar integrarse a la sociedad. Indiscutiblemente estos dos
sistemas de influencias necesitan converger para garantizar la estabilidad y el
equilibrio para una formación adecuada de los niños y adolescentes.
Si hoy reconocemos el papel decisivo de la escuela y la familia en la
educación de los niños, este hecho no se ha comportado de la misma manera a
lo largo de la historia. Una mirada retrospectiva nos muestra a la familia como
primera y única institución, encargada de la formación de las generaciones
más jóvenes. La familia asumía la satisfacción de las necesidades infantiles,
materiales y espirituales, así como la formación de valores y habilidades para
la inserción del niño en la vida adulta.
El contacto de la escuela con la familia ha transitado por diferentes facetas. En
otros momentos los padres han abogado por la exclusividad en cuanto a la
formación de la personalidad de los hijos y los maestros aceptaban su
influencia en el plano de la instrucción. En la actualidad identificamos a
padres que depositan mayor responsabilidad en la formación de los pequeños
y los maestros reclaman mayor participación de los padres en la preparación
de sus hijos para la vida. La dificultad conceptual para propiciar la interacción
familia-escuela no radica en la sensibilización de estas instituciones
solamente, sino también en el planteamiento de que entiende cada una de las
partes por participación en el encuentro interactivo y cómo hacerlo.
La familia es el primer espacio de socialización de los niños y es, a su vez, el
nexo de unión entre las diferentes instituciones educativas en las que participa,
incluyendo la más importante de ellas: la escuela.
La escuela enfrenta a los niños al saber culturalmente organizado a través de
conceptos complejos y abstractos que trascienden a la experiencia individual y
sus rutinas cotidianas. Sin embargo, los niños aprenden tanto en ese contexto
educativo, planificado y formal como en el contexto educativo no formal, la
familia. La colaboración de los padres con la escuela contribuye a la
continuidad de las influencias educativas.
La relación familia–escuela emerge por la necesidad de complementar la
acción educativa. Padres y maestros saben sus fortalezas y limitaciones y
reconocen los beneficios que generan la complementariedad lograda si se
entrecruzan los impactos educativos. La implantación de los padres en el
proyecto educativo es un rasgo común de los programas con efectos más
notables y duraderos. La participación de la familia en la escuela les confiere a
los padres otra perspectiva sobre el niño y su educación, y les aporta nuevas
actitudes y diferentes estilos de relación y prácticas estimulantes, las que se
evidencian más a la visión de los educadores.
En la actualidad la participación de los padres en la escuela se ha adoptado
como un criterio de calidad y garantía de eficiencia de la acción educativa. Se
tiene en cuenta que las madres y los padres son los primeros educadores,
quienes mejor conocen al niño (sobre todo en las edades más tempranas del
desarrollo) acerca de sus gustos, estados de ánimo e intereses. Los padres
representan una valiosa fuente de información para sus hijos y el reconocerlo
favorece el vínculo con la escuela, por el protagonismo que les confiere, la
confianza que le muestra al maestro, además de revelar la preocupación de la
escuela por el niño. Todo ello gratifica su autoestima como padres y los hace
sentir seguros en el vínculo.
Cuestionario
1-Se siente usted satisfecho con el servicio que le brindan a sus hijos en
este centro educativo? SI
2-Esta usted activo en las participación del centro educativo? Algunas
veces porque trabajo.

3-Por qué decidió usted inscribir a su hijo en este centro educativo?


Porque me es más factible la comodidad

4- Su familia llevan una dieta alimenticia sana? Si mayormente en la casa


todo es bajo supervisación de mi esposo que es doctor.

5- Cuantas veces a la semana son convocados a reuniones del centro?


Mayor mente una vez por semana