Está en la página 1de 3

EVITAR LAS ENFERMEDADES ALIMENTICIAS:

ELABORACIÓN E HIGIENE

Si el objetivo es conseguir mantener los niveles de seguridad de los alimentos que se


preparan, es esencial seguir unas prácticas de higiene alimenticia.

Emplear utensilios, platos o recipientes limpios para eludir contaminar los comestibles
cocinados o los comestibles que se comerán crudos.
Utilizar ropa limpia o un delantal limpio.
Ya antes de manipular los alimentos, lávate las manos con agua caliente y jabón a lo largo
de al menos 20 segundos.
Lávate las manos, los utensilios y las tablas para cortar antes y tras el contacto con carne,
aves, mariscos y huevos crudos. Usa agua caliente y jabonosa.
Lava las frutas y verdurass frescas con agua corriente.
manipulacion de alimentos trabajo .
Asegurarse de que todos los alimentos utilizados sean frescos y estén en la data de
caducidad.
Cerciorarse de que los alimentos calientes estén calientes (por encima de 60°C) y los fríos
estén fríos (por debajo de 5°C).
Enfriar los restos de comida en pequeños recipientes en la nevera. Los productos
alimentarios deben enfriarse de 60°C a 21°C en 2 horas y de 21°C a 5°C en otras 4 horas.
Prosigue las instrucciones de los productos alimentarios en el microondas para asegurar una
cocción conveniente.
Cubre el alimento y revuelve a fin de que se cocine uniformemente. Asegúrate de que el
comestible no tenga puntos fríos, ya que dejan vivir patógenos que ocasionan
enfermedades.
Las carnes crudas deberán mantenerse tapadas y separadas de los alimentos cocinados y
de los productos alimenticios listos para el consumo a fin de eludir la contaminación cruzada.
Manten las carnes, aves, mariscos y sus jugos crudos distanciados de alimentos listos para
comer como frutas y verduras. Emplea también tablas de cortar separadas.
Colocar en el frigorífico aquellos productos que se compran, precortan o pelan para
mantener la calidad y la seguridad.
Marinar los comestibles en el frigorífico. No volver a utilizar las marinadas que se emplean
en alimentos crudos salvo que las lleve a ebullición primero.
Divide las cantidades grandes de sobras en platos pequeños y poco profundos con tapas
para que se puedan enfriar de manera rápida en el frigorífico.
No cargues demasiado tu frigorífico. El aire frío debe fluir de manera libre para mantener la
seguridad de los comestibles.
Preparar los productos alimenticios en lotes pequeños para reducir al mínimo el tiempo de
permanencia en la zona de temperatura peligrosa.
Refrigere los ingredientes ya antes de prepararlos y devuélvalos al frigorífico si su trabajo se
interrumpe o si necesita tomar un descanso.
Use aparejos como pinzas para manipular los productos alimenticios en lugar de las manos
desnudas.
Solo lavar o descongelar los productos alimentarios en fregaderos designados para la
preparación de alimentos, nunca en fregaderos que se usan para lavarse las manos o lavar
los platos.