Está en la página 1de 3

Stephen Hawking, el activista que miraba el universo

No solo exploró el universo desde una silla de ruedas. El científico Stephen Hawking, además, emprendió otras luchas: resguardar
la salud pública, concientizar sobre el cambio climático, y alentar el desarme nuclear. El poderoso mensaje de un activista
postrado.

Redacción LR – Revista Dominical


Domingo, 18 de Marzo del 2018

"No estaría aquí si no fuera por el NHS".


En estos días en los que se repiten sus apariciones en Los Simpson, Futurama, Star Trek, The Big Bang
Theory, y La teoría del todo, conviene recordar esta frase, dada a The Guardian hace poco más de un año,
que responde a la pregunta mayor: ¿cómo Stephen Hawking sobrevivió más de 50 años a una enfermedad en
la que la mitad de los pacientes muere 14 meses después de recibir el diagnóstico?
Paciente desde los 21 años de Esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad motoneuronal en la que
se pierde el control de los músculos, Hawking siempre tuvo claro que lo suyo fue una excepción. Que
recibió, en todo momento, una gran atención de parte del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido
(NHS). Y que sin ello, difícilmente sería la luminaria que fue. Jamás habría llegado a la conclusión de que
los agujeros negros emiten radiaciones que son capaces de desaparecerlos. Ni tampoco habría publicado un
best seller, como Breve historia del tiempo, en 1988.
Tres años antes de la aparición de ese libro, en 1985, cuando una pulmonía por poco lo mata, el NHS le
practicó una traqueotomía que, aunque a la postre lo dejó sin voz, le salvó la vida.
El año pasado, cuando el NHS padeció una crisis, y se voceaba que sería privatizado, el científico británico
nacido en Oxford culpó a los políticos de recortar los fondos para debilitar el servicio, y de esta manera
conminarlo a un sistema de seguro muy similar al de los Estados Unidos.
"Cuando las figuras públicas abusan del argumento científico, citan algunos estudios pero suprimen otros,
justifican políticas que quieren implementar por otros motivos, degradan la cultura científica". La voz
metálica que se comunicaba a través de sensores al menor movimiento de sus pómulos era directa, y clara.
El secretario de salud, Jeremy Hunt no lo tomó a bien y acusó a Hawking de propagar 'falsedades
perniciosas'.
¿Cómo respondió el científico británico?
En diciembre de 2012 se sumó a una demanda para bloquear las acciones de Hunt respecto al NHS, entre
ellas darle más entrada a los contratistas privados.
"Entendió mejor que nadie lo que significaba el NHS. Le permitió vivir una vida larga", explica el profesor
Allyson Pollock, director del Instituto de Salud y Sociedad de la Universidad de Newcastle, quien lo ayudó a
presentar la demanda.
"Durante los últimos seis meses se mantuvo completamente comprometido con la lucha por defender el sis
tema de salud. No puedo pensar en un mejor testimonio para su memoria que reinstalar el NHS como un
servicio público", agrega Pollock sobre los esfuerzos de Hawking.
Hace dos meses, antes de cumplir los 76, el divulgador científico brindó una charla en el Royal Institute de
Londres sobre la depresión.
"Si uno tiene una discapacidad física, no puede permitirse el lujo de estar psicológicamente discapacitado
también. Hay que tener una actitud positiva", sostuvo.
Es cierto también que se mostraba a favor de la muerte asistida. "No permitimos que los animales sufran.
Entonces, ¿por qué debería tu dolor prolongarse más allá de tus deseos?".
Lana Nachman, directora del laboratorio de Intel, la empresa que se encargó del sistema de comunicación de
Hawkings, agrega: "Me encantaría que llegara el momento en que no tuviésemos que pensar en los
discapacitados como otra categoría".
El argentino-español Pablo Echenique, científico en el Instituto Química Física Rocasolano, y secretario de
Podemos, que sufre atrofia muscular espinal, una enfermedad hereditaria y degenerativa, se pronunció
durante la semana por la muerte de Stephen Hawking.
"Quiso para los demás lo mismo que él tuvo la suerte de tener. Quiso que todos los niños y niñas con
discapacidad pudieran llegar a ser Stephen Hawking… y en esto también demostró ser un gigante", escribió
en El País.
Explorar otros planetas
En julio de 2017, meses después de que Donald Trump asumiera el control del país más poderoso del
mundo, Stephen Hawking lo criticó duramente, culpándolo de poner al planeta en una situación muy
vulnerable por negar la existencia del Cambio Climático, y retirarse del acuerdo de París.
"Sus acciones ponen a la Tierra al borde de volverse como Venus, con una temperatura de 250 grados,
donde llovería ácido sulfúrico. Pone en peligro a la naturaleza y a nuestros hijos".
Recordemos que siempre se ha tejido la posibilidad de que Venus haya albergado vida. De hecho alcanzó a
tener agua en su superficie. No obstante, una acumulación de gases de efecto invernadero en su atmósfera
hizo que sus océanos desaparecieran, convirtiéndolo en un planeta con vientos de hasta 300 kilómetros por
hora.
El divulgador temía que estuviéramos por llegar a un punto de inflexión irreversible.
En ese sentido aconsejó abandonar la Tierra en los próximos 100 años, y colonizar otros planetas. De otra
manera nos extinguiremos, afirmó.
"Estamos quedándonos sin espacios, y los únicos espacios a los que podemos ir son otros mundos.
Expandirnos puede ser lo único que nos salve".
Aunque la probabilidad de que la Tierra sufra un desastre próximamente es bastante baja, esta se acumula
con el tiempo, y se convierte en casi una certeza para los próximos mil o 10 mil años.
Hawking instó a las potencias que envíen astronautas a la Luna hasta el 2020. Es más, les pidió que
construyan una base lunar en los próximos 30 años, con el fin de enviar astronautas a Marte hacia el 2025.
"Un nuevo y ambicioso programa espacial animaría a los más jóvenes y estimularía el interés en otras áreas,
como la astrofísica y la cosmología".
No es poco lo que ha luchado Hawking desde su silla de ruedas, donde también exploró el universo.
Presionó por el desarme nuclear y advirtió los graves riesgos que supone para la humanidad la poca
conciencia medioambiental a toda escala.
Por otro lado, dejó otros postulados que llaman a la reflexión. "El desarrollo de una inteligencia artificial
completa podría significar el fin de la raza humana. Por nuestra lenta evolución biológica, no podremos
competir con las máquinas y seremos superados por ellas", expuso.
De reconocido ateísmo, Hawking, además, defendió la causa palestina, cuando en el 2013 se unió a una
campaña de boicot en contra de la política israelí y sus instituciones académicas. En el 2009 condenó una
operación militar israelí en Gaza a la que calificó de desproporcionada. Y por si fuera poco, en su último año
de vida, realizó una campaña de donación en sus redes sociales para financiar una serie de conferencias de
física para estudiantes de posgrado palestinos en Cisjordania.
“Las capacidades mentales nunca se pierden: el paciente es consciente de todo lo que le ocurre mientras se
va quedando atrapado en su propio cuerpo”, contó Hawking.
Se ha marchado un activista feroz que no tuvo que despegarse de su silla para motivar al resto y luchar por
sus convicciones. (R.G)