Está en la página 1de 20

Apuntes de Psicología Colegio Oficial de Psicología

J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia


2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. de Andalucía Occidental y
ISSN 0213-3334 Universidad de Sevilla

La relevancia de la cognición social en la


esquizofrenia
Juan Carlos RUIZ-RUIZ
Sonia GARCÍA-FERRER
Inmaculada FUENTES-DURÁ
Universidad de Valencia

Resumen
La investigación realizada en los últimos años ha mostrado la existencia de una
correlación entre los déficits cognitivos y el funcionamiento social en esquizofrenia.
Mientras que los déficits en la atención, la memoria y el funcionamiento ejecutivo han
sido ampliamente estudiados, se ha puesto menos atención a la investigación en cogni-
ción social. Sin embargo, la cognición social se está convirtiendo en el foco de interés
porque la evidencia empírica está mostrando su relevancia funcional como variable
mediadora entre neurocognición y el nivel de funcionamiento social del paciente con
esquizofrenia. En consecuencia, se han desarrollado nuevas intervenciones centradas en
los componentes clave de la cognición social que están deteriorados en la esquizofrenia
(procesamiento emocional, percepción social, teoría de la mente, esquemas sociales/co-
nocimiento social y estilo atribucional), con el objetivo de mejorar el funcionamiento
cognitivo social. Los objetivos de este trabajo son: sintetizar cuál es la concepto actual
de cognición social, indicar cuáles son los componentes que incluye, presentar algunos
de los instrumentos disponibles para evaluar la cognición social y revisar los programas
de intervención más destacados que están dirigidos a mejorar la cognición social en las
personas con esquizofrenia.
Palabras clave: cognición social, esquizofrenia, percepción social.

Abstract
Research conducted in recent years has shown correlations between neurocognitive
deficits and functional outcome in schizophrenia. Whereas deficits such as attention,
memory and executive functioning have been widely studied, less attention has been
paid to social cognition. However social cognition is moving into the focus of interest
because empirical evidence is showing the functional significance of social cognition

Dirección de los autores: Facultad de Psicología, Blasco Ibáñez, 21. 46010 Valencia. Correo electrónico:
jcruiz@uv.es.
Agradecimientos: Este trabajo ha sido subvencionado por la Universidad de Valencia, Proyecto: UV-AE- 20060248,
y por el Ministerio de Educación y Ciencia, número de referencia: SEJ2006-07055.

Apuntes de Psicología,
Recibido: 2006, Vol.junio
enero 2006. Aceptado: 24, número
2006. 1-3, págs. 137-155. 137
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

as a mediating variable between neurocognition and the social level of functioning in


schizophrenic patients. Consequently, new interventions have been developed focusing
on the key domains of social cognition that are impaired in schizophrenia (emotion
perception, social perception, theory of main, social schemata, and attributional style),
with the goal of improving social cognitive functioning. The purpose of this present
work is: to summarize the current conceptualisation of social cognition and the domains
included under this concept; to present some of the instruments available to evaluate
social cognition; and to review the main intervention programs devoted to improving
social cognition in schizophrenia.
Key words: Social Cognition, Schizophrenia, Social Perception.

La esquizofrenia es un trastorno mental zofrenia presentan déficits: velocidad de


grave caracterizado, entre otros aspectos, por procesamiento, atención/vigilancia, memoria
presentar una serie de déficits cognitivos a de trabajo, aprendizaje y memoria verbal,
los que se ha prestado una gran atención en aprendizaje y memoria visual, razonamiento
las últimas décadas. Durante este tiempo la y solución de problemas, y cognición social.
mayoría de los estudios neuropsiquiátricos La inclusión de la cognición social entre ese
sobre la esquizofrenia se han centrado en conjunto de dominios supuso probablemente,
desórdenes en procesos cognitivos no so- el reconocimiento explícito de la importancia
ciales: funcionamiento ejecutivo, atención o que la cognición social tiene como dimensión
memoria. Sin embargo, desde mediados de diferenciada entre el conjunto de aspectos
los 90 la investigación ha cambiado en buena en los que los pacientes con esquizofrenia
medida su foco de atención redirigiéndolo presentan problemas. Además, esa inclusión
hacia la cognición social (Brüne, 2005). Los es el resultado de la fuerte expansión que ha
problemas comportamentales de tipo social tenido la investigación en ese campo en la
o de funcionamiento social son caracterís- década de los 90 y que continúa aumentando
ticos en la esquizofrenia, frecuentemente hoy en día. Véase por ejemplo los últimos
preceden también al desencadenamiento de números de diciembre de 2005 de revistas tan
la psicosis, suelen empeoran en el transcurso prestigiosas como el Schizophrenia Bulletin,
de la enfermedad y contribuyen a aumentar el Schizophrenia Research, e incluso en publi-
número de recaídas (Pinkham, Penn, Perkins caciones algo más alejadas del contexto de
y Lieberman, 2003). Este cambio de atención la esquizofrenia como NeuroImage o Trends
se ha sustentado en la hipótesis de que la cog- in Cognitive Sciences.
nición social podría explicar en buena medida La relevancia que ha alcanzado la cog-
el deterioro en el funcionamiento social que nición social está originada, entre otras, por
se da en la esquizofrenia. las siguientes razones: la evidencia empírica
El proyecto MATRICS (Investigación que relaciona la cognición social con el
en la medición y tratamiento para mejorar la funcionamiento social (Brüne, 2005; Green
cognición en esquizofrenia –ver actualiza- y Nuechterlein, 1999; Green, Kern, Braff,
ciones en www.matrics.ucla.edu–, Green y y Mintz, 2000), su papel como variable
Nuechterlein, 2004) identificó en su reunión mediadora entre la cognición social bási-
de Abril de 2003 siete ámbitos cognitivos ca o neurocognición y el funcionamiento
críticos en los que los pacientes con esqui- social (Brekke, Kay, Lee y Green, 2005;

138 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Vauth, Rüsch, Wirtz y Corrigan, 2004), La definición de cognición social


la aparición de trabajos que muestran un
sustrato neuronal de la cognición social ¿Qué es la cognición social?
(Adolphs, 2001; Pinkham, Penn, Perkins y
Lieberman, 2003; Insel y Fernald, 2004), y Pese a la multiplicidad de definiciones
la atención que se ha dado y se está dando que pueden encontrarse en la literatura en
al desarrollo de programas de intervención relación a la cognición social, lo cierto es
en esquizofrenia centrados en la cognición que, en el contexto de la esquizofrenia, vie-
social (Andres, Brenner, Pfammatter y Ro- nen a coincidir en que la cognición social se
der, 2001; Penn, Jones y Munt, 2005). Lo an- refiere al conjunto de operaciones mentales
terior posiblemente es reflejo del estado en que subyacen en las interacciones sociales,
que se encuentra la investigación sobre los y que incluyen los procesos implicados en
déficits en cognición social en esquizofre- la percepción, interpretación, y generación
nia, y la necesidad de avanzar en ese campo de respuestas ante las intenciones, dispo-
utilizando un enfoque interdisciplinar como siciones y conductas de otros (Ostrom,
señalan Green, Nuechterlein, Gold, Barch, 1984; Brothers, 1990). En otros términos,
Cohen, Essock, Fenton, Frese, Goldberg, cognición social, es el conjunto de proce-
Heaton, Keefe, Kern, Kraemer, Stover, sos cognitivos implicados en cómo la gente
Weinberger, Zalcman y Marder (2004), y piensa sobre ella misma, otras personas,
Geyer y Heinssen (2005). En este sentido, situaciones sociales e interacciones (Penn,
tal vez habría que incorporar el cúmulo de Corrigan, Bental, Racenstein, y Newman,
conocimientos que sobre cognición social 1997). También se considera que son los
ha alcanzado la psicología social durante procesos y funciones que permiten a la
décadas (Lieberman, 2005). persona entender, actuar y beneficiarse del
Sin embargo, los términos, definiciones mundo interpersonal (Corrigan y Penn,
y subáreas que conforman la cognición social 2001). Estos procesos cognitivos sociales
en el contexto de la esquizofrenia continúan son los implicados en cómo elaboramos
siendo objeto de debate (en 1994, Wyer y inferencias sobre las intenciones y creencias
Srull señalaban que existían más de cien de otras personas y cómo sopesamos facto-
definiciones distintas de cognición social). res situacionales sociales al hacer dichas
Además, el número de medidas estandariza- inferencias (Green, Olivier, Crawley, Penn,
das de cognición social es escaso y también y Silverstein, 2005).
es limitado, y hasta cierto punto desconocido, Esta concepción hace de la cognición
el número de programas de intervención, para social el elemento clave para entender la
la esquizofrenia, centrados o que presten interdependencia entre cognición no social y
atención a la cognición social. El objetivo conducta social. Y ha otorgado a la cognición
de este artículo es clarificar este panorama social un papel mediador o de puente entre la
prestando atención a tres cuestiones clave neurocognición y el funcionamiento social o
en relación con la cognición social: qué comunitario del individuo.
se entiende por cognición social, cómo se Si bien la cognición social se diferencia
evalúa la cognición social, y cuáles son los de la cognición no social y del funciona-
programas más destacados de intervención miento social como constructo delimitado, lo
en cognición social. cierto es que no es algo unitario, abarcando
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 139
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

distintos componentes sobre cuyo número Las personas con esquizofrenia tie-
tampoco hay un acuerdo pleno. Extrayendo el nen más dificultades que las personas sin
común denominador a las diferentes propues- enfermedad, en reconocer y entender las
tas que pueden encontrarse en la literatura, los expresiones faciales de emociones de otros
componentes que se incluyen como partes de (Ekman, 1976), especialmente de emociones
lo que es cognición social son: procesamiento negativas. Kohler, Turner, Bilker, Brensinger,
emocional, teoría de la mente, percepción Siegel, Kanes, y Gur (2003), identifican
social, conocimiento social, y estilo o sesgo dificultades en el reconocimiento de miedo
atribucional (Brekke y cols., 2005; Green y asco, así como en el reconocimiento de
y cols., 2005; Green y Nuechterlein, 1999; caras neutras o sin emoción, ante las cuales
Penn y cols., 2005). A continuación se pre- los pacientes suelen identificar la presencia
senta una breve descripción de cada una de de emociones negativas. Esto sin embargo,
estas áreas. no ocurre con otras emociones como alegría,
El procesamiento emocional hace refe- tristeza o enfado.
rencia a todos aquellos aspectos que están El miedo es la emoción que con menos
relacionados con percibir y utilizar emo- precisión se percibe, y existe una alta sensi-
ciones. El conocimiento empírico en este bilidad a ciertas emociones negativas como
aspecto de la cognición social se ha nutrido el miedo o el enfado (Mandal, Pandey y
fundamentalmente de estudios sobre la Prasad, 1998). Por otro lado, las personas con
percepción del afecto facial. Estos estudios esquizofrenia también muestran un deterioro
utilizan tareas en las que básicamente se en la capacidad para expresar emociones
presentan fotografías de caras de personas faciales.
(Ekman, 1976) para identificar en ellas seis Teoría de la mente (ToM) es un término
emociones básicas (alegría, tristeza, enfado, propuesto por Premack y Woodruff (1978)
miedo, sorpresa y disgusto o vergüenza) para el componente de la cognición social
(por ejemplo, Kohler, Bilker, Hagendoorn, que hace referencia a la capacidad para hacer
Gur, y Gur, 2000; Penn y Combs, 2000; Hall, inferencias sobre los estados mentales de
Harris, Sprengelmeyer, Sprengelmeyer, otros, como por ejemplo, intenciones, dis-
Young, Santos, Johnstone, y Lawrie, 2004; posiciones y creencias (Brune, 2005; Mazza,
Sachs, Steger-Wuchse, Kryspin-Exner, Gur, De Risio, Surian, Roncote, y Casacchia.,
y Katschnig, 2004). 2001; Schenkel, Spaulding, y Silverstein,
Los pacientes con esquizofrenia mues- 2005). Numerosos estudios han puesto de
tran un deterioro en comparación con sujetos manifiesto que los pacientes con esquizofre-
control en este tipo de tareas. Es un déficit nia tienen comprometida su capacidad para
estable en los distintos estados de la enfer- inferir cuáles son los estados mentales de
medad pero es más acusado en los períodos otras personas, y para atribuirse ellos mis-
de crisis. Lo que lo convierte en un factor que mos estados mentales o atribuirlos a otros
determina de manera clave el funcionamiento (Brune, 2003, 2005). Esta carencia según
psicosocial del paciente (Mueser, Donan, el modelo teórico de Frith (1992), sería
Penn, Blandchard, Belack, y Nishith, 1996; responsable de: desórdenes para monitorizar
Mandal, Pandey, y Prasad, 1998; Morrison, los pensamientos e intenciones de otros, y
Bellack y Mueser, 1988; Edwards, Jackson, desórdenes para explicarse y predecir su
y Pattison, 2002). propia conducta.

140 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Sin embargo, la literatura aporta datos perceptivos que deben dirigir la atención de
no concluyentes respecto a la presencia o la persona hacia aquellas señales sociales
no de déficit en ToM (por ejemplo, Brüne, clave, que le ayudarán a situar e interpretar
2003). Algunos autores indican, por ejem- adecuadamente las situaciones en las que
plo, que es necesaria una teoría de la mente pueda verse envuelto. En todo ese proceso el
sin deterioro alguno para desarrollar ideas contexto es crítico, Es el tipo de percepción
delirantes de persecución (Watson, Blenner- que requiere leer entre líneas (Penn y cols.,
hassett, y Charlton, 2000; Drury, Robinson, 1997). Para estudiar la percepción social en
y Birchwood, 1998). los pacientes con esquizofrenia se han utili-
De acuerdo con los modelos que hablan zado fundamentalmente estudios centrados
de tres dimensiones en la sintomatología de la en el procesamiento del contexto y de las
esquizofrenia, positiva, negativa, y desorga- señales verbales, físicas, e interpersona-
nizada, los estudios en ToM muestran que los les (Mah, Arnold y Grafman, 2004; Penn,
déficits en esa capacidad están asociados a la Ritchie, Francis, Combs y Martin, 2002).
tipología sintomática. Los pacientes con sin- La percepción social implicaría dos fases,
tomatología negativa nunca llegaron a desa- la primera encargada de la identificación o
rrollar una teoría de la mente y los pacientes categorización inmediata de la conducta, y
con síntomas negativos y desorganización, la segunda, ocupada en decidir si la conduc-
muestran peores resultados en la ejecución ta observada se debe a estados estables o a
de tareas que requieren una teoría de la mente factores situacionales (Bellack, Blanchard,
que los pacientes con sintomatología positiva y Mueser, 1996; Newman y Uleman, 1993).
(Garety y Freeman, 1999; Greig, Bryson y Esta última fase es más costosa y requiere
Bell, 2004). un análisis inferencial o atribucional. Y en
Además, se ha observado que el deterio- ella es donde los pacientes con esquizofrenia
ro en ToM está asociado a una baja ejecución muestran mayores déficits por su dificultad
en tareas que requieren un procesamiento para modificar primeras impresiones. Existe
contextual, esto es, un procesamiento del evidencia empírica que muestra que en la
contexto lingüístico o del contexto visual- esquizofrenia está dañada la capacidad para
perceptivo (Schenkel, Spaulding y Silvers- utilizar información social contextual. En
tein, 2005). Este tipo de procesamiento está palabras de Penn y cols. (2002) las personas
directamente asociado con otro elemento que con esquizofrenia o trastorno esquizoafecti-
conforma la cognición social: la percepción vo no utilizan el contexto cuando procesan
social. estímulos sociales. Además de tener dificul-
La percepción social es un término tades para utilizar la información procedente
vagamente definido al hablar de cognición del contexto durante el procesamiento de la
social, posiblemente por hacer referencia a información, invierten más tiempo en las
aspectos muy próximos a lo que sería cogni- características menos relevantes (Phillips y
ción no social y también a aspectos de teoría David, 1998), tienen dificultades para captar
de la mente. La percepción social se asocia la información de tipo abstracto (Nuechter-
a las capacidades para valorar reglas y roles lein y Dawson, 1984) y la que no les resulta
sociales, así como para valorar el contexto familiar. Todo esto contribuye a crear una
social. Valoraciones que en ambos casos deficiente percepción de estímulos social-
se basan fundamentalmente en procesos mente relevantes.
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 141
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Muy ligada a la percepción social se resultados a otros individuos más que a


sitúa la capacidad para identificar los com- la situación (Bentall, Corcoran, Howard,
ponentes que pueden caracterizar una deter- Blackwood y Kinderman, 2001). El estilo
minada situación social. La identificación de atribucional es peculiar cuando hay sinto-
señales sociales requiere un cierto conoci- matología paranoide (Combs y Penn, 2004;
miento de lo que es típico en una determi- Peer, Rothmann, Penrod, Penn y Spaulding,
nada situación social. A este componente 2004). Este estilo se caracteriza en parte,
de la cognición social se le suele llamar por una tendencia a exagerar, distorsio-
conocimiento social o esquema social (Co- nar o centrarse de forma selectiva en los
rrigan y Green, 1993; Green y cols., 2005). aspectos hostiles o amenazantes de los
Los esquemas sociales varían en función demás (Fenigstein, 1997). Las emociones
de los componentes o características que asociadas a la hostilidad son el enfado, el
permiten su comprensión, pero básicamente asco y el desprecio (Barefoot, 1992; Izard,
se consideran cuatro componentes básicos: 1994; Brummett, Maynar, Babyak, Haney,
acciones, roles, reglas y fines o metas. Éstos Siegler, Helms y Barefoot, 1998). Es decir,
actúan como guía en las situaciones sociales aquellas emociones en las que las personas
(por ejemplo, entrar en un restaurante y con esquizofrenia presentan especialmente
pedir la comida). El conocimiento social dificultades. En suma, la percepción inexac-
es el marco de referencia que permite al ta de emociones (Davis y Gibson, 2000;
sujeto saber cómo debe actuar, cuál es su Larusso, 1978; Lewis y Garver, 1995), y un
papel y el de otros actores en la situación, estilo atribucional característico (Kohler y
cuáles son las reglas que por convención cols., 2003; Mandal y cols.,1998), contri-
se utilizan en esa situación y cuáles son las buyen a la exacerbación de los síntomas
razones por las que se ve implicado en esa paranoides en la esquizofrenia.
situación social. Finalmente, otro de los sesgos atribu-
El último de los componentes de la cionales que aparece en las personas con
cognición social es el estilo atribucional. esquizofrenia es su tendencia a saltar a con-
Las atribuciones son las explicaciones o clusiones de forma precipitada, sin permitir
razones que uno da a las causas de resultados que sus juicios se basen exclusivamente en la
positivos o negativos. El significado de un evidencia (Penn, Jones y Munt, 2005).
acontecimiento se basa en la atribución que
el individuo hace sobre su causa (Green y Cognición social vs. cognición no social
cols., 2005). En un trabajo de Kinderman y
Bentall (1996) con esquizofrénicos se ob- Si bien la definición de cognición social
servó que los malos resultados en una tarea puede plantearse desde la descripción de sus
de teoría de la mente estaban asociados a componentes como se ha hecho en el punto
una tendencia a hacer atribuciones externas anterior. También puede ayudar a la compren-
personales (las causas se atribuyen a otras sión de este constructo su caracterización
personas) en mayor medida que a hacer atri- por contraposición a lo que es cognición
buciones externas situacionales (las causas no social. La cognición no-social se refiere
se atribuyen a factores situacionales). Los a la cognición básica, es decir, al conjunto
sujetos con delirios persecutorios suelen de procesos cognitivos básicos libres de
mostrar una tendencia atribuir sus malos contenido social. Los estímulos empleados

142 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

frecuentemente constituyen un material Por ejemplo, los déficits en la percep-


sin contenido social, como por ejemplo: ción del afecto y la solución de problemas
números, letras, figuras geométricas, etc. cognitivo-sociales están relacionados con
Por lo tanto, las diferencias entre cognición la competencia social (Spaulding, Weiler y
social y no social vienen marcadas en parte, Penn, 1990) y el desempeño en el funciona-
por el hecho de que los estímulos cognitivos miento social (Sullivan, Marder, Liberman,
sociales y no-sociales son muy diferentes Donahoe, y Mintz, 1990). Además, hay resul-
entre sí, y porque son percibidos de manera tados empíricos que indican que la cognición
diferente por personas con esquizofrenia. social podría funcionar como un mediador o
Leonhard y Corrigan (2001) señalan las vínculo entre el funcionamiento cognitivo
siguientes dificultades como características y el funcionamiento social (Brekke y cols.,
en las personas con esquizofrenia cuando se 2005). Estos resultados sugieren que mejoras
enfrentan al procesamiento de estímulos con en cognición social deben suponer mejoras
contenido social: en el funcionamiento social diario. Si la es-
quizofrenia puede verse en esencia como un
a) La percepción de estímulos sociales desorden de la neurocognición es razonable
está afectada por la familiaridad de la pensar que haya surgido un creciente interés
situación, las personas con esquizofrenia por conocer cuál es el papel de los déficits
pueden tener menos familiaridad. cognitivos en relación con el tratamiento y
b) Los estímulos sociales son más abs- los logros que puedan alcanzarse. En otras
tractos y por tanto a las personas con palabras, la cuestión que se plantea es que,
esquizofrenia les resulta más complicado asumida la relación entre neurocognición y
percibirlos. funcionamiento social, ¿no deberían ser los
c) La percepción de estímulos sociales propios déficits neurocognitivos objetivos del
requieren un procesamiento semántico tratamiento? (Green y Nuechterlein, 1999).
que puede estar dañado en la esquizo- En este contexto han aparecido di-
frenia. versos modelos que tratan de servir de
d) La percepción de estímulos sociales marco en el que organizar la investigación
requiere la comprensión de parámetros sobre intervenciones neurocognitivas y el
emocionales, una función difícil para conocimiento que se genere. Estos mode-
personas con esquizofrenia. los básicamente proponen dos extremos:
neurocognición y funcionamiento social, y
La relación entre cognición social y una serie de factores complementarios entre
funcionamiento social los que la cognición social juega un papel
relevante, puesto que se ha propuesto como
Además de la evidente relación que variable intermediaria entre los extremos.
guarda la cognición social con el funcio- Las figuras 1, 2 y 3 presentan como ejemplo
namiento cognitivo, existe un buen número varios modelos recientes que tratan de ex-
de trabajos que han puesto de manifiesto la plicar la interrelación entre neurocognición,
implicación directa que la cognición social cognición social y funcionamiento social.
tiene sobre el funcionamiento social o co- En todos ellos es de destacar la presencia
munitario de las personas con diagnóstico e importancia que se asigna a la cognición
de esquizofrenia. social.
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 143
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

FUNCIONAMIENTO SOCIAL

0.1 0.3

COGNICIÓN NO-SOCIAL COGNICIÓN SOCIAL


0.9

Atención Funcionamiento
Memoria ejecutivo

Figura 1. El modelo de Vauth, Rüsch, Wirtz, y Corrigan (2004). Muestra resultados a favor de la hipótesis
de que la cognición social puede ser un mediador entre neurocognición básica y funcionamiento social.
(Los valores reflejan la influencia de unos factores sobre otros).

Competencia social

FUNCIONAMIENTO
NEUROCOGNICIÓN COGNICIÓN SOCIAL SOCIAL GLOBAL

Apoyo social

Figura 2. El modelo de Brekke, Kay, Lee y Green (2005). Es un modelo biosocial causal del funciona-
miento social en la esquizofrenia. Utiliza como predictores tanto del funcionamiento social global como
de alguno de sus aspectos específicos, la neurocognición, la cognición social, la competencia social y el
soporte social. El grosor de las líneas es proporcional a la influencia de unos factores sobre otros.

NEUROCOGNICIÓN: FUNCIONAMIENTO:
Vigilancia Social
Memoria de trabajo Ocupacional
Memoria verbal secundaria COGNICIÓN SOCIAL: Satisfacción del paciente
Funcionamiento ejecutivo Percepción de emociones Carga para el cuidador
Esquema social
Insight
Estrategias de afrontamiento

Figura 3. El modelo de Green y Nuechterlein (1999). Es un modelo complejo que presenta por separado
los subcomponentes de la neurocognición básica, la cognición social y el funcionamiento social. En este
modelo la asociación de cognición social con neurocognición por un lado y por otro con funcionamiento
social se presentaba como potencial. En la adaptación del modelo que se presenta se ha obviado el papel
de la farmacología, las intervenciones y la sintomatología.

144 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Evaluación de la cognición social acciones. El MSCEIT es un test de 141 ítems


que evalúan cómo la gente actúa y resuelve
Son pocos los instrumentos elaborados problemas emocionales en ocho tareas di-
para evaluar globalmente la Cognición So- vididas en cuatro clases de habilidades: a)
cial, probablemente debido a la gran canti- percepción de emociones, b) integración de
dad de aspectos que comprende. En cambio las emociones para facilitar el pensamien-
existe una gran diversidad de instrumentos to, c) comprensión de las emociones, y d)
focalizados en aspectos concretos de dicho manejo de las emociones para promover el
constructo. crecimiento personal.
Entre los primeros hay que incluir el Entre los segundos, instrumentos de
Interpersonal Perception Task (IPT; Archer evaluación de aspectos más específicos den-
y Costanzo; 1998). Esta prueba comprende tro del conglomerado de dimensiones que
30 escenas de video sobre diferentes inte- incluye la cognición social, se incluyen los
racciones sociales. A los sujetos se les pide centrados en la evaluación de la percepción,
que realicen juicios sobre las diferentes reconocimiento o discriminación del afecto
interacciones que se establecen entre las facial, la percepción social y la teoría de la
personas representadas. Concretamente se mente (ToM).
evalúan 5 dominios de la cognición social: Algunos de los instrumentos más em-
estatus social, grado de intimidad, parentesco, pleados en investigación para evaluar per-
competencia y engaño. Cada uno de estos cepción y reconocimiento de emociones o
aspectos es representado en 6 escenarios afecto facial se detallan a continuación. En
diferentes. A cada escenario le precede una primer lugar el llamado Pictures of Facial
pregunta sobre la relación entre las personas Affect (Ekman, 1976), compuesto por un
representadas, seguida de 2 o 3 opciones de conjunto de 110 fotografías donde aparecen
respuesta. Este instrumento evalúa diferentes personas expresando diferentes emociones.
dimensiones de la cognición social como la Las personas evaluadas con esta prueba
percepción de aspectos no-verbales de la deben identificar cuál de las siguientes emo-
interacción social, incluyendo la expresión ciones: Tristeza, Alegría, Miedo, Enfado,
facial y el lenguaje corporal, o el significado Asco, Sorpresa y Neutra, está siendo ex-
social de las afirmaciones. presada. En segundo lugar, el Face Emotion
Otro instrumento que evalúa de forma Identification Test (FEDT; Kerr y Neale,
global cognición social, seleccionado por el 1993) que está formado por 19 fotografías
proyecto MATRICS para medir ese déficit en blanco y negro de caras que expresan 6
en esquizofrenia, es el Mayer-Salovey-Ca- emociones básicas (alegría, tristeza, enfado,
ruso Emocional Intelligence Test (MSCEIT; miedo, sorpresa y vergüenza). Los ítems son
Mayer, Salovey y Caruso, 2002). Este instru- presentados mediante un ordenador durante
mento fue diseñado básicamente para medir 15 segundos. El participante debe elegir cuál
Inteligencia Emocional. La inteligencia emo- de las 6 emociones está siendo expresada. Y,
cional puede definirse como la habilidad para por último destaca el Face Emotion Identifi-
percibir las emociones y sentimientos tanto cation Test (FEIT; Kerr y Neale, 1993). Este
propios como de los demás, para discriminar incluye 30 pares de fotografías de personas
entre éstos, y para usar esta información del mismo sexo. Cada par de fotografías es
como guía de los propios pensamientos y presentado por ordenador durante 15 segun-
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 145
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

dos. El participante debe decidir si las dos las que aparece una interacción breve de
caras, presentadas una junto a la otra, expre- unos 10 a 24 segundos entre dos personas.
san la misma emoción o no. Las dos últimas En ellas, el actor dominante presenta valores
pruebas señaladas evalúan la precisión en la en afecto catalogado como muy agradable,
percepción de emociones faciales básicas y medianamente desagradable/neutral o muy
la discriminación entre ellas, utilizando para desagradable. Los sujetos, después de ver
ello las fotografías de Ekman. cada escena, primero la valoran en dos di-
Entre los instrumentos utilizados para mensiones: agradabilidad – desagradabilidad
evaluar percepción social aparecen en la y activación – adormecimiento, utilizando
literatura los siguientes: el Schema Compres- una escala de nueve puntos, y en segundo
sion Sequencing Test-Revised, el Situational lugar seleccionan la emoción (alegría, triste-
Feature Recognition Test y el Videotape Affect za, enfado, sorpresa, miedo y vergüenza) que
Perception Test. consideran que mejor define la escena.
El Schema Compression Sequencing Las pruebas empleadas en el estudio
Test-Revised (SCRT-R; Corrigan y Addis, y medición de la teoría de la mente nor-
1995) es un test formado por 12 tarjetas que malmente presentan historietas que se leen
describen diferentes situaciones sociales individualmente a cada participante. A
(por ejemplo, ir al cine, ir de compras). En su continuación, se les plantean preguntas que
aplicación se manipulan 2 variables: longitud pretenden evaluar dos tipos de creencias fal-
de la secuencia (corta vs larga) e información sas en relación con la historia: preguntas de
del contexto (si en la tarjeta aparece el título primer orden y preguntas de segundo orden.
o no). Para valorar la ejecución del partici- Las preguntas de primer orden exigen al
pante se tiene en cuenta el tiempo que tarda sujeto la realización de inferencias acerca de
en completar la tarea y el número de acciones una creencia falsa sobre una situación. Para
correctas seguidas. examinar esta habilidad se usan dos tareas:
El Situational Feature Recognition Test la historia de Rally and Anne (Baron-Cohen,
(SFRT; Corrigan y Green, 1993; Corrigan, Leslie y Frith, 1985) y la historia de Ciga-
Buican y Toomey, 1996) es un test de lápiz rettes (Happè, 1994). Las creencias falsas de
y papel, que evalúa básicamente esquemas segundo orden pretenden valorar la habilidad
sociales situacionales. Requiere que los par- del sujeto para comprender una creencia falsa
ticipantes identifiquen características de una respecto a lo ocurrido en la historia que puede
lista de descriptores. Se les presenta una lista tener uno de los personajes. Las historias del
de características para cuatro situaciones, Ice-Cream Van store (Baron-Cohen, 1989)
correspondiente a acciones, roles, reglas y y del Burglar store (Happè y Frith, 1994)
metas. Cada lista contiene 18 componentes se utilizan para plantear estas preguntas de
de los cuales 8 son respuestas correctas y 10 segundo orden. A todos los sujetos se les
son distractores. plantea 2 preguntas, la primera es normal-
El Videotape Affect Perception Test mente contestada en base al estado mental
(VAPT; Bellack, Blanchard y Mueser, 1996) de uno de los personajes (preguntas ToM)
es una prueba en la que se presentan escenas y concerniente a la falsa creencia del perso-
que proceden de películas y programas de naje sobre la situación. La segunda pregunta
televisión reales, para evaluar la percepción (pregunta control) refleja la comprensión del
del afecto. El test cuenta con 30 escenas en sujeto sobre las historias.

146 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Otro instrumento que evalúa ToM es clasificar en dos tipos. Por un lado, aquellas
la Hinting Task (Corcoran, Mercer y Frith, intervenciones más específicas, focalizadas
1995). Esta tarea evalúa la habilidad para sólo en el reconocimiento de emociones,
inferir las intenciones que hay detrás del como el Training of Affect Recognition (TAR;
discurso. La tarea comprende 10 historias Frommann, Streit y Wölwer, 2003; ver tam-
cortas que implican la interacción entre dos bién Wölwer, Frommann, Halfmann, Piaszek,
personajes. Cada historia termina con uno Streit y Gaebel, 2005). Y por otro lado, pro-
de los personajes soltando una indirecta y el gramas de intervención más complejos como
participante tiene que explicar aquello que el Emotion Management Training (EMT;
intenta comunicar el personaje. Cada historia Hodel, Brenner, Merlo, y Teuber, 1998), la
es leída por el experimentador dos veces para IPT (Roder, Brenner, Hotel y Kienzle, 1996),
compensar posibles daños en la memoria de el Cognitive Enhancement Therapy (CET;
trabajo del sujeto evaluado. Hogarty y Flesher, 1999) y el Social Cogni-
Además de la especificidad de los ins- tion and Interaction Training (SCIT; Penn,
trumentos presentados más arriba, éstos Roberts, Munt, Jones y Sheitman, 2005).
tienen otro punto débil, normalmente son El Training of Affect Recognition (TAR;
pruebas que no han sido validadas para Frommann, Streit y Wölwer, 2003; Wölwer,
población con esquizofrenia. Así como las Frommann, Halfmann, Piaszek, Streit, y
diapositivas de Ekman (1976) están basadas Gaebel, 2005) es un programa que com-
en un sistema de codificación de la acción prende 3 bloques con 4 sesiones por bloque,
facial que fue cuidadosamente desarrolla- con una duración por sesión de 45 minutos
do y validado a lo largo de muchos años. aproximadamente y un total de 12 sesiones.
Las escenas de video empleadas en varias Se trabaja por parejas de pacientes con la pre-
pruebas han sido desarrolladas poniendo sencia-guía del psicoterapeuta. En el primer
poca atención en la fiabilidad o la validez bloque los pacientes aprenden a identificar y
como señalan Archer, Hay y Young (1994). discriminar, así como a verbalizar los prin-
A estas limitaciones habría que añadir la cipales signos faciales de las 6 emociones
gran variabilidad entre las pruebas existen- básicas. En el segundo bloque se intenta
tes, por ejemplo, hay videos que incluyen integrar esta visión del afecto detallada en un
sonido (Cramer, Weegmann y O´Neil, 1989; modo de procesamiento cada vez más global,
Hellewel, Connell y Deakin; 1994), otros a partir de las primeras impresiones, del pro-
no incluyen sonido (Morrison, Bellack and cesamiento no-verbal y del procesamiento
Bashore, 1988). Y entre las tareas de video de expresiones faciales con baja intensidad.
se dan diferencias considerables tanto en el El tercer bloque comprende por una parte, el
formato como en la duración de las escenas, procesamiento de expresiones no prototípicas
así como la ausencia de tareas de control en y ambiguas del afecto que a menudo ocurren
muchas de éstas. en la vida diaria, y por otra la integración de
expresiones faciales en el contexto social,
Programas de intervención en cognición conductual y situacional.
social El Emotion Management Training (EMT;
Hodel, Brenner, Merlo y Teuber, 1998) es
Las principales intervenciones dirigidas un programa que valora los déficits en la
a mejorar la Cognición Social se pueden percepción de emociones, así como las con-
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 147
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

secuencias de estos en el ajuste social y la carga emocional del contenido. Al principio


psicopatología. Es administrada en pequeños se trabaja las diapositivas con un contenido
grupos en tres pasos: en el primer paso los emocionalmente más neutro, y menos com-
déficits en percepción de emociones son tra- plejas, y a medida que avanza la terapia se
tados mediante la valoración paso a paso de van trabajando diapositivas más complejas
la expresión de uno mismo y de los demás. y con más carga emocional. El programa
En el segundo paso, el pobre ajuste social es está dividido en tres fases. En la primera fase
tratado mediante el recuerdo de las estrategias Recogida de la información de la diapositiva
de afrontamiento usadas actualmente. Y por se pide a los participantes que describan los
el último, en el tercer paso, tanto el ajuste elementos presentes en la imagen proyectada.
social, como la baja tolerancia al estrés, son Algunas de las tareas consisten en: enfocar,
mejorados mediante la adquisición por parte tratar contenidos relevantes de la imagen, lla-
de la persona, de estrategias de afrontamiento mar la atención sobre lo olvidado y resumir.
eficaces. Se entrena a los participantes en En la segunda fase interpretación y discusión
alcanzar los objetivos del programa mediante de la diapositiva, los participantes ofrecen
el uso de intervenciones conductuales como una explicación sobre los contenidos de la
el role-play o ejercicios en vivo. diapositiva. Cada opinión debe ser justificada
El segundo de los programas que se va tomando como referencia la información
a reseñar aquí es la Integrated Psicological visual recogida en la primera etapa. Después
Therapy (IPT; Roder, Brenner, Hodel y se debate sobre qué interpretación les parece
Kienzle, 1996). Formaría parte de aquellos la más adecuada, o cual es la más probable.
tratamientos integrados para mejorar tanto el Las tareas por tanto consisten en: interpretar,
funcionamiento cognitivo como el funciona- fundamentar la interpretación y debatir en
miento social. Consta de los siguientes pro- grupo. Finalmente, en la tercera fase asigna-
gramas: El primero se llama Diferenciación ción de un titulo, cada participante indica un
cognitiva, y en él se entrenan esencialmente título breve, que resuma lo más importante
habilidades cognitivas no sociales. El se- de la situación descrita en la imagen y a con-
gundo de los programas es el de Percepción tinuación se establece un nuevo debate sobre
social, en el que se analizan estímulos socia- que título les parece más adecuado.
les. El tercero es el de Comunicación verbal, Otro programa, dentro de este grupo de
en el se trabajan básicamente habilidades de programas de intervención más compleja, es
conversación. El cuarto y quinto programa el Cognitive Enhancement Therapy (CET;
son respectivamente el de Habilidades Hogarty y Flesher, 1999). La CET está basada
sociales y el de Resolución de problemas en la hipótesis de que el daño en los proce-
interpersonales. sos para identificar y utilizar los aspectos
De los cinco programas, el segundo, esenciales de las situaciones sociales, y las
denominado Percepción social, es el pro- interacciones con otros, constituye un factor
grama más estrechamente relacionado con fundamental que limita la ejecución social en
la Cognición Social, ya que se trata de uno el paciente esquizofrénico. Fue desarrollada a
de sus componentes. En este programa se mediados de los 90 como una aproximación
emplean 40 diapositivas que representan integrada para la mejora de las habilida-
distintas situaciones sociales. Varían en des neurocognitivas y cognitivas sociales.
cuanto al grado de complejidad cognitiva y de Se aplica en grupos pequeños, y combina

148 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

aproximadamente 75 horas de entrenamiento se denomina estilo de cognición social. En


progresivo mediante ejercicios de atención, esta fase se trabaja el problema de saltar a las
memoria y solución de problemas, con 1,5 conclusiones precipitadamente, un problema
horas a la semana de ejercicios grupales de común entre las personas con esquizofrenia
Cognición Social. Después de 4 ó 5 meses paranoide. Además, también se trabaja el esti-
de entrenamiento atencional hay un periodo lo atribucional, la tolerancia a la ambigüedad,
en el que un grupo de 6 pacientes empieza a la distinción de pistas y la recogida de datos
interactuar, seguido de un trabajo por parejas para mejorar dichas pistas. Por ultimo, en
con ejercicios. la tercera fase llamada Integración, que va
Algunas diferencias entre ambos pro- desde la sesión 14 a la 18, se consolidan las
gramas, la IPT y la CET residen en los habilidades y se generalizan a problemas de
efectos del tratamiento. En la IPT los efectos la vida diaria mediante ejercicios.
del tratamiento se supone que ocurren de Existen diferencias entre estos últimos
modo escalonado. Primero se ejercitan los tres programas, por ejemplo, la SCIT está
procesos cognitivos moleculares, de manera más centrada en la Cognición Social, mien-
que estos procesos moleculares fortalecidos tras que la IPT y CET son programas más
luego, pueden aumentar la adquisición de amplios que trabajan también la rehabili-
habilidades molares. Por lo que el proceso tación de otras áreas cognitivas tales como
rehabilitador progresa desde la atención a atención o memoria. De ahí que sean también
procesos cognitivos básicos, hasta entrenar programas más largos en el tiempo.
habilidades sociales más convencionales y la
solución de problemas interpersonales. Por su Conclusiones
parte la CET es menos lineal y escalonada.
En estudios controlados, ambas IPT y CET Aún cuando la definición de cognición
han demostrado ser efectivas en la mejora del social continúa siendo objeto de debate hoy
funcionamiento social (Hogarty y Flesher, en día, las diferentes definiciones existentes
1999; Spaulding, Reed, Sullivan, Richardson vienen a coincidir en que la cognición social
y Weiler ,1999). se refiere al conjunto de operaciones mentales
Finalmente hay que señalar que están que subyacen en las interacciones sociales,
apareciendo nuevas propuestas que entrenan y que incluyen los procesos implicados en la
de manera más específica la Cognición Social, percepción, interpretación, y generación de
como por ejemplo el programa Social Cog- respuestas ante las intenciones, disposiciones
nition and Interaction Training (SCIT; Penn, y conductas de otros. Además, también existe
Roberts, Munt, Jones y Sheitman; 2005). Este cierto acuerdo sobre los componentes que
programa divide la intervención en 3 fases. conforman la cognición social: procesamien-
La primera fase agrupa de la sesión número to emocional, teoría de la mente, percepción
1 a la 6, y se denominada comprensión de social, conocimiento social y estilo o sesgo
emociones. En esta fase se explica el funcio- atribucional (Brekke y cols., 2005; Green
namiento del programa de intervención, qué y cols., 2005; Green y Nuechterlein, 1999;
es cognición social, se establece la alianza en Penn y cols., 2005).
el grupo y se revisa el papel de las emociones La Cognición Social es un campo de
en las situaciones sociales. La segunda fase estudio al que se le está prestando especial
incluye desde la sesión número 7 a la 13, y interés desde mediados de los 90. De hecho,
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 149
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

gran parte de la investigación sobre déficits 4) Los instrumentos que evalúan cognición
cognitivos en la esquizofrenia se ha cen- social de forma global: el Interpersonal
trado en el estudio de la cognición social. Perception Task (IPT; Archer y Constan-
Como muestra de la relevancia que tiene la zo, 1998) y el Mayer-Salovey-Caruso
cognición social puede señalarse el hecho Emocional Intelligence Test (MSCEIT;
de que haya sido incluida por el proyecto de Mayer y cols., 2002).
investigación MATRICS, como uno de los 7
dominios cognitivos con deterioro que son Finalmente indicar que las principales in-
críticos en la esquizofrenia. Gran parte de tervenciones dirigidas a mejorar la cognición
este interés se debe a la evidencia empírica social se pueden clasificar en dos tipos. El
que relaciona la cognición social con el fun- primero hace referencia a las intervenciones
cionamiento social y que la sitúa como un focalizadas sólo en el reconocimiento de
importante mediador entre la neurocognición emociones, como el Training of Affect Rec-
y el funcionamiento social. ognition (TAR; Frommann, Streit y Wölwer,
Respecto a la evaluación de la cognición 2003; Wölwer, Frommann, Halfmann,
social, hay que destacar que existe un gran Piaszek, Streit, y Gaebel, 2005). El segundo
número de instrumentos de evaluación aun- grupo corresponde a programas de inter-
que la mayoría de éstos son excesivamente vención más complejos, como el Emotion
específicos y se centran exclusivamente en Management Training (EMT; Hodel y cols.,
alguno de los componentes de la cognición 1998); la Integrated Psicological Therapy
social. Los pruebas más relevantes por gru- (IPT; Roder y cols., 1996), la Cognitive En-
pos son: hancement Therapy (CET; Hogarty y Flesher,
1999) y el Social Cognition and Interaction
1) Los instrumentos que evalúan el re- Training (SCIT; Penn y cols., 2005).
conocimiento de emociones: Pictures Probablemente, los avances en la clarifi-
of Facial Affect (Ekman, 1976); Face cación tanto del concepto como de las áreas
Emotion Discrimination Test (FEDT; que componen la cognición social deberían
Kerr and Neale, 1993), Face Emotion ir acompañados, no sólo del desarrollo de
Identification Test (FEIT; Kerr and programas que entrenen de manera más
Neale, 1993). específica la cognición social en la esqui-
2) Los instrumentos que evalúan la percep- zofrenia, como ya está ocurriendo (véase
ción social: The Schema Compression la SCIT), sino también de instrumentos de
Sequencing Test-Revised (SCRT-R; evaluación, centrados en todas las áreas que
Corrigan y Addis, 1995), The Situational componen la cognición social, validados para
Feature Recognition Test (SFRT; Corri- ésta población.
gan y Green, 1993; Corrigan, Buicam
y Toomey, 1996) y Videotape Affect Referencias
Perception Test (Bellack, Blanchard y
Mueser, 1996). Adolphs, R. (2001). The neurobiology of
3) Los instrumentos que evalúan la Teoría social cognition. Current Opinion in
de la Mente, como por ejemplo: The Neurobiology, 11, 231-239.
Hinting Task (Corcoran, Mercer y Frith, Andres, K., Brenner, H.D., Pfammatter, M. y
1995). Roder, V. (2001). Further advancement

150 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

of the integrated psychological therapy outcome in schizophrenia: a path analytic


program for schizophrenic patients: model. International Congress on Schizo-
intervention methods and results. En R. phrenia Research, Colorado Springs.
Genner (Ed.), The treatment of schizo- Brothers, L. (1990). The Social brain: A
phrenia-status and emerging trends. project for integrating primate behaviour
Kirkland, WA: Hogrefe y Huber. and neurophysiology in new domain.
Archer, D. y Costanzo, M. (1998). Guide Concepts in Neuroscience, 1, 27-61.
to the Interpersonal Perception Task. Brummett, B., Maynard, K., Babyak, M.,
Berkeley, CA: University of California Haney, T., Siegler. I., Helms, M. y Bare-
Extension Center. foot, J. (1998). Measures of hostility as
Archer, J., Hay., D.C. y Young, A.W. (1994). predictors of facial affect during social
Movement, face processing and schizo- interaction: evidence for construct va-
phrenia. Evidence of a differential deficit lidity. Annals of Behavioral Medicine,
in expression analysis. British Journal of 20, 168-173.
Clinical Psychology, 31, 517-528. Brüne, M. (2003). Theory of mind and the
Barefoot, J. (1992). Development in the mea- role of IQ in chronic disorganized schi-
surement of hostility. En H. Friedman, zophrenia. Schizophrenia Research, 60,
(ed.): Hostility, Coping and Health (págs. 57-64.
13-31). Washington, DC: American Psy- Brüne, M. (2005). Emotion recognition,
chological Association. ‘theory of mind’ and social behaviour
Baron-Cohen, S. (1989). The autistic child´s in schizophrenia. Psychiatry Research,
theory of mind: a case of specific develo- 133, 135-147.
pmental delay. Journal of Child Psycho- Combs, D.R. y Penn, D.L. (2004). The role of
logy and Psychiatry, 30, 285-297. subclinical paranoia on social perception
Baron-Cohen, S., Leslie, A. y Frith, U. (1985). and behavior. Schizophrenia Research,
Does the autistic children have a “Theory 69, 93-104.
of Mind”? Cognition, 21, 37-46. Corcoran, R., Mercer, G. y Frith, C.D. (1995).
Bellack, A.S., Blanchard, J.J. y Mueser, K.T. Schizophrenia, symptomatology and
(1996). Cue availability and affect per- social inference: investigating “theory
ception in schizophrenia. Schizophrenia of mind” in people with schizophrenia.
Bulletin, 22, 535-544. Schizophrenia Research, 17, 5-13.
Bellack, A.S., Mueser, K.T., Wade, J., Sayers, Corrigan, P.W. y Addis, I. (1995). The effects
S. y Morrison, R. (1992). The ability of cognitive complexity on a social
of schizophrenics to perceive and cope sequencing task in schizophrenia. Schi-
with negative affect. British Journal of zophrenia Research, 16, 137-144.
Psychiatry, 160, 473-480. Corrigan, P.W. y Green, M.F. (1993). Schi-
Bentall, R., Corcoran, R., Howard, R., Blac- zophrenic patients’ sensitivity to social
kwood, N. y Kinderman, P. (2001). Perse- cues: the role of abstraction. American
cutory delusions: a review and theoretical Journal of Psychiatry, 150, 589-594.
integration. Clinical Psychology Review, Corrigan, P.W. y Penn, D.L. (2001). Social
21, 1143-1192. Cognition and Schizophrenia, Was-
Brekke, J.S., Kay, D., Lee, K. y Green, M.F. hington, DC: American Psychological
(2005). Biosocial pathways to functional Association
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 151
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Corrigan, P.W., Buicam, B. y Toomey, R. schizophrenia: a new training program.


(1996). Construct validity of two tests Psychiatry Research, 117, 281-284.
of social cognition in schizophrenia. Garety, P.A. y Freeman, D. (1999). Cognitive
Psychiatry Research, 63, 77-82. approaches to delusions: A critical review
Cramer, P., Weegmann, M. y O´Neil, M. of theories and evidence. British Journal
(1989). Schizophrenia and the perception of Clinical Psychology, 38, 113-154.
of emotions. How accurately do schizo- Geyer, M.A. , y Heinssen, R. (2005). New
phrenics judge the emotional states of approaches to measurement and treat-
others?. British Journal of Psychiatry, ment research to improve cognition in
155, 225-228. schizophrenia. Schizophrenia Bulletin,
Curran, J.P., Wallander, J.L. y Farrell, A.D. 31, 806-809.
(1985). Heterosocial skills training. En Green, M.F. y Nuechterlein, K.H. (1999).
L.LÁbate y M.A.Milan (Eds.), Handbook Should schizophrenia be treated as a
of social skills training and research. neurocognitive disorder?. Schizophrenia
Nueva York: Wiley. Bulletin, 25 (2), 309-318.
Davis, P. y Gibson, M. (2000). Recognition Green, M.F. y Nuechterlein, K.H. (2004).
of posed and genuine facial expression The MATRICS initiative: Developing a
of emotion in paranoid and nonparanoid consensus cognitive battery for clinical
schizophrenia. Journal of Abnormal trials. Schizophrenia Research, 72, 1-3.
Psychology, 109, 445-450. Green, M.F., Kern, R.S., Braff, D.L. y Mintz,
Drury, V.M., Robinson, E.J. y Birchwood, M. J. (2000). Neurocognitive deficits and
(1998). ‘Theory of mind’ sills during an functional outcome in schizophrenia:
acute episode of pschosis and following Are we measuring the “right stuff ”?
recovery. Psychological Medicine, 28, Schizophrenia Bulletin, 26, 119-136.
1101-1112. Green, M.F., Olivier, B., Crawley, J.N., Penn,
Edwards, J., Jackson, H.J. y Pattison, P.E. D.L. y Silverstein, S. (2005). Social
(2002). Emotion Recognition via facial Cognition in Schizophrenia: Recom-
expression and affective prosody in mendations from the Measurement and
schizophrenia: A methodological re- Treatment Research to Improve Cogni-
view. Clinical Psychology Review, 22, tion in Schizophrenia New Approaches
789-832. Conference. Schizophrenia Bulletin 31,
Ekman, P. (1976). Pictures of facial affect. 882-887.
Palo Alto, CA: Consulting Psychologists Green, M.F., Nuechterlein, K.H., Gold, J.M.,
Press. Barch, D.M., Cohen, J., Essock, S.,
Fenigstein, A. (1997). Paranoid thought and Fenton, W.S., Frese, F., Goldberg, T.E.,
schematic processing. Journal of Social Heaton, R.K., Keefe, R.S., Kern, R.S.,
Clinical Psychology, 16, 77-94. Kraemer, H., Stover, E., Weinberger,
Frith, C.D. (1992). The cognitive Neuropsy- D.R., Zalcman, S. y Marder, S.R. (2004).
chology of Schizophrenia. Hillsdale, NY: Approaching a Consensus Battery for
Lawrence Earlbaum Associates. clinical trials in schizophrenia: the
Frommann, N., Streit, M. y Wölwer, W. NIMH-MATRICS conference to select
(2003). Remediation of facial affect cognitive domains and test criteria. Bio-
recognition impairments in patients with logical Psychiatry, 56, 301-307.

152 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Greig, T.C., Bryson, G.J. y Bell, M.D. (2004). Kerr, S.L. y Neale, J.M. (1993). Emotion
Theory of mind performance in schi- perception in schizophrenia: specific
zophrenia: diagnostic, symptom, and deficit or further evidence of generalized
neuropsychological correlates. Journal poor performance? Journal of Abnormal
of Nervous and Mental Disease, 192, Psychology, 102, 312-318.
12-18. Kinderman, P. y Bentall, R.P. (1996). A new
Hall, J., Harris, J.M., Sprengelmeyer, R., measure of causal locus: The Internal,
Sprengelmeyer, A., Young, A.W., Santos, Personal and Situational Attributions
I.M., Johnstone, E.C. y Lawrie, S.M. Questionnaire. Personality and Indivi-
(2004). Social cognition and gace pro- dual Differences, 20, 261-264.
cessing in schizophrenia. British Journal Knight, R.A. (1984). Converging models
of Psychiatry, 185, 169-170. of cognitive deficits in schizophrenia.
Happè, F. (1994). An advanced test of theory of En W.D. Spaulding y J.K. Cole (Eds.),
mind: understanding of story characters´ Theories of schizophrenia and psychosis.
thoughts and feelings by able autistics, Lincoln: University of Nebraska Press.
mentally handicapped and normal chil- Kohler, C.G., Bilker, W., Hagendoorn, M.,
dren and adults. Journal of Autism and Gur, R.E., y Gur, R.C. (2000). Emotion
Developmental Disorders, 24, 129-154. recognition deficit in schizophrenia:
Happè, F. y Frith, U. (1994). Theory of mind Association with symptomatology and
in autism. En E. Schopler y G. Mesibov cognition. Biological Psychiatry, 48,
(Eds.), Learning and Cognition in Autism. 127-136.
Nueva York, NY: Plenum Press. Kohler, C.G., Turner, T.T., Bilker, W.B.,
Hellewel, J.S.E., Connell, J. y Deakin, J.F.W. Brensinger, C., Siegel, S.J., Kanes, S.J. y
(1994). Affect judgement and facial Gur, R.C. (2003). Facial emotion recog-
recognition memory in schizophrenia. nition in schizophrenia: intensity effects
Psychopathology, 27, 255-261. and error pattern. American Journal of
Hodel, B., Brenner, H.D., Merlo, M.C. y Psychiatry, 160, 1168-1174.
Teuber, J.F. (1998). Emotional manage- Larusso, L. (1978). Sensitivity of paranoid
ment therapy in early psychoses. Brithis patients to nonverbal cues. Journal of
Journal of Psychiatry, 172 (Supl. 33), Abnormal Psychology, 87, 463-471.
128-133. Leonhard, C. y Corrigan, P.W. (2001). Social
Hogarty, G. y Flesher, S. (1999). A develop- Perception in Schizophrenia. En P.W.
ment theory for cognitive enhancement Corrigan y D.L. Penn (Eds.), Social
Therapy for schizophrenia. Schizophre- Cognition and Schizophrenia (págs.
nia Bulletin, 25, 677-692. 73-96). Washington, DC: American
Insel, T.R., y Fernald, R.D. (2004). Haw Psychological Association.
the brain processes social information: Lewis, S. y Garver, D. (1995). Treatment
Searching for the social brain. Annual and diagnostic subtype in facial affect
Review of Neuroscience, 27, 697-722. recognition in schizophrenia. Journal of
Izard, C. (1994). Innate and universal facial Psychiatric Research, 29, 5-11.
expressions: evidence from developmen- Lieberman, M.D. (2005). Principles, proces-
tal and cross-cultural research. Psycho- ses, and puzzles of social cognition: An
logical Bulletin, 115, 288-299. introducction for the special issue on
Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 153
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

social cognitive neuroscience. Neuro- Newman, L.S. y Uleman, J.S. (1993). When
Image, 28, 745-756. are you what you did? Behavior identi-
Mah, L., Arnold, M.C. y Grafman, J. (2004). fication and dispositional inference in
Impairment of social perception associa- person memory, attribution, and social
ted with lesions of the prefrontal cortex. judgment. Personality and Social Psy-
American Journal of Psychiatry, 161, chology Bulletin, 19, 513-525.
1247-1255. Nuechterlein, K.H. y Dawson, M.E. (1984).
Mandal, M.K., Pandey, R. y Prasad, A.B. Information processing and attentional
(1998). Facial Expressions of Emotions functioning in the developmental course
and Schizophrenia: A Review. Schizo- of schizophrenic disorders. Schizophre-
phrenia Bulletin, 24, 399-412. nia Bulletin, 10, 160-203.
Mayer, J. D., Salovey, P. y Caruso, D. (2002). Nuechterlein, K.H., Barch, D.M., Gold, J.M.,
Mayer-Salovey-Caruso Emocional Goldberg, T.E., Green, M.F. y Heaton,
Intelligence Test (MSCEIT), Versión R.K. (2004). Identification of separable
2.0. Toronto, Canadá: Multi-Health cognitive factors in schizophrenia. Schi-
Systems. zophrenia Research, 72, 29-39.
Mazza, M., De Risio, A., Surian, L., Roncote, Ostrom, T.M. (1984). The sovereignty of
R. y Casacchia, M. (2001). Selective social cognition. En R.S. Wyer y T.K.
impairments of theory of mind in people Skrull (Eds.), Handbook of social cog-
with schizophrenia. Schizophrenia Re- nition, Vol. 1 (págs. 1-37). Hillsdale, NJ:
search, 47, 299-308. Erlbaum.
McFall, R.M. (1982). A review and refor- Peer, J.E., Rothmann, T.L., Penrod, R.D., Penn,
mulation of the concept of social skills. D.L. y Spaulding, W.D. (2004). Social
Behavioral Assessment, 4, 1-33. cognition bias and neurocognition affect
McGhie, A. y Chapman, J. (1961). Disorders and changes during treatment. Schizo-
of attention and perception in early schi- phrenia Research, 71, 463-471.
zophrenic performance. British Journal Penn, D.L., y Combs, D. (2000). Modifi-
of Medical Psychology, 34, 103-116. cation of affect perception deficits in
Morrison, R.L., Bellack, A.S. y Mueser, K.T. schizophrenia. Schizophrenia Research,
(1988). Deficits in facial affect recogni- 46, 217-229.
tion and schizophrenia. Schizophrenia Penn, D.L., Combs, D. y Mohamed, S. (2001).
Bulletin, 14, 67-83. Social Cognition and Social Functioning
Morrison, R.L., Bellack, A.S. y Bashore, in Schizophrenia. En P.W. Corrigan y
T.R. (1988). Perception of emotion D.L. Penn (Eds.), Social Cognition and
among schizophrenic patients. Journal Schizophrenia (págs. 97-121). Was-
of Psychopathology and Behavioral hington, DC: American Psychological
Assessment, 10, 319-332. Association.
Mueser, K.T., Donan, R., Penn, D.L., Blan- Penn, D.L., Jones, N. y Munt, E.D. (2005). A
dchard, J.J, Belack, A.S. y Nishith, P. pilot study of social cognition and inte-
(1996). Emotion recognition and social raction training (SCIT) for schizophrenia.
competence in chronic schizophrenia. Schizophrenia Research, 80, 357-359.
Journal of Abnormal Psychology, 105, Penn, D.L., Corrigan, P.W., Bentall, R.P.,
271-275. Racenstein, J.M. y Newman, L. (1997).

154 Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155.
J. C. Ruiz, S. García e I. Fuentes La relevancia de la cognición social en la esquizofrenia

Social cognition in schizophrenia. Psy- context processing. Journal of Psychi-


chological Bulletin, 121, 114-132. atric Research, 39, 499-508.
Penn, D.L., Ritchie, M., Francis, J., Combs, Spaulding, W.D., Weiler, M. y Penn, D.
D. y Martin, J. (2002). Social perception (1990). Symptomatology, neuropsycho-
in schizophrenia: the role of context. logical impairment, social cognition, and
Psychiatry Research, 109, 149-159. performance in chronic shcizophrenia.
Persons, J.B. y Baron, J. (1985). Process Reunión Anual de la American Psycho-
underlying formal thought disorder in pathological Association.
psychiatric inpatients. Journal of Nervous Spaulding, W.D., Reed, D., Sullivan, M.,
and Mental Disease, 173, 667-676. Richardson, C. y Weiler, M. (1999). Ef-
Phillips, M.L. y David, A.S. (1998). Abnormal fects of cognitive treatment in psychiatric
viñsual scan paths: a psychophysiological rehabilitation. Schizophrenia Bulletin,
marker of delusions in schizophrenia. 25, 657-676.
Schizophrenia bulletin, 29, 235-245. Sullivan, G., Marder, S.R., Liberman, R.P. y
Pinkham, A.E., Penn, D.L., Perkins, D.O. y Mintz, J. Donahoe, C.P. (1990). Social
Lieberman, J.A. ( 2003). Implications skills and relapse history in outpatient
of a neural basis for social cognition for schizophrenics. Psychiatry, 53, 340-343.
the study of schizophrenia. American Süllwold, L. (1983). Schizophrenie. Stuttgart:
Journal of Psychiatry, 160, 815-824. Kohlhammer.
Premack, D.L. y Woodruff, G. (1978). Does Vauth, R., Rüsch, N., Wirtz, M. y Corrigan,
the chimpanzee have a theory of mind? P.W. (2004). Does social cognitive influ-
Behavior Brain Sciences, 1, 515-526. ence the relation between neurocognitive
Robinson, W.L. y Calhoun, K.S. (1984). deficits and vocational functioning in
Assertiveness and cognitive processing schizophrenia? Psychiatry Research
in interpersonal situations. Journal of 128, 155-165.
Behavioural Assessment, 6, 81-96. Watson, F., Blennerhassett, R.C. y Charlton,
Roder, V., Brenner, H.D., Hodel, B. y Kien- B.G. (2000). «Theory of mind», persecu-
zle, N. (1996). Terapia integrada de la tory delusions and the somatic marker
esquizofrenia. Barcelona: Ariel. mechanism. Cognitive Neuropsychiatry,
Sachs, G., Steger-Wuchse, S., Kryspin-Exner, 5, 161-174.
I., Gur, R.C. y Katschnig, H. (2004). Fa- Wölwer, W., Frommann, N., Halfmann, S.,
cial recognition deficits and cognition in Piaszek, A., Streit, M. y Gaebel, W.
schizophrenia. Schizophrenia Research, (2005). Remediation of impairments in
68, 27-35. facial affect recognition in schizophrenia:
Salovey, P. y Sluyter, D.J. (1997). Emotional Efficacy and specificity of a new train-
Development and Emotional Intelli- ing program. Schizophrenia Research,
gence. Nueva York: Basic Books. 80, 295-303.
Schenkel, L.S., Spaulding, W.D. y Silverstein, Wyer, R.S. y Skrull, T.K. (1994). Handbook
S.M. (2005). Poor premorbid social of Social Cognition. Basic Processes.
functioning and theory or mind deficit Vol 1. Hillsdale, NJ: Lawrence Earlbaum
in shcizophrenia: evidence of reduced Associated Publishers.

Apuntes de Psicología, 2006, Vol. 24, número 1-3, págs. 137-155. 155