Está en la página 1de 4

NOMBRE COMPLETO

CONVENCION RELATIVA A LOS HUMEDALES DE IMPORTANCIA


INTERNACIONAL ESPECIALMENTE COMO HABITAT DE AVES ACUATICAS

La convención Ramsar consta de 12 artículos

Guatemala se adhirió al tratado el 26 de enero de 1988, a través del Decreto


Legislativo número 4-88 del Congreso de la República, convirtiéndose en una ley
de observancia nacional

Institución encargada del tema de la convención RAMSAR es el Consejo Nacional


De Áreas Protegidas CONAP

DEFINICIONES

QUE ES UN HUMEDAL

son extensiones de marismas, pantanos, turberas o aguas de régimen natural o


artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o
saladas, incluyendo las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea
baja no exceda de seis metros.

LAS AVES ACUÁTICAS

son aquellas que, ecológicamente, dependen de las zonas húmedas.

Breve historia de la Convención de Ramsar


Antecedentes
La propuesta inicial en pro de una convención internacional sobre los humedales
se formalizó en 1962 durante una conferencia que formaba parte del Proyecto
MAR (de “MARshes”, “MARécages”, “MARismas”), programa establecido en 1960
a raíz de la preocupación despertada por la rapidez con que grandes extensiones
de marismas y otros humedales de Europa estaban siendo “recuperados” para
otros usos o destruidos de otras maneras, con el descenso consiguiente del
número de aves acuáticas. La Conferencia MAR la organizó el Dr. Luc Hoffmann
con la participación de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
y los Recursos Naturales (ahora UICN–Unión Internacional para la Conservación
de la Naturaleza), el Buró Internacional para el Estudio de las Aves Acuáticas y
los Humedales, IWRB (ahora Wetlands International) y el Consejo Internacional
para la Preservación de las Aves, CIPA (ahora BirdLife International), y se celebró
en Les Saintes Maries-de-la-Mer en la Camarga francesa, del 12 al 16 de
noviembre de 1962. En los ocho años siguientes el texto de la Convención se fue
negociando en una serie de reuniones internacionales (St. Andrews, 1963;
Noordwijk, 1966; Leningrado, 1968; Morges, 1968; Viena, 1969; Moscú, 1969;
Espoo, 1970), celebradas sobre todo bajo los auspicios del IWRB, la orientación
del profesor G.V.T. Matthews y la dirección del Gobierno de los Países Bajos.
En un primer momento la convención prevista iba dirigida específicamente a la
conservación de las aves acuáticas mediante el establecimiento de una red de
refugios, pero a medida que el texto fue cobrando forma, sobre todo con el
asesoramiento especializado del consultor jurídico Sr. Cyrille de Klemm, la
conservación de los hábitats de humedales (en vez de las especies) pasó a primer
plano. Por último, el texto de la Convención fue acordado el 2 de febrero de 1971
y firmado por los representantes de 18 países el día siguiente en una reunión
internacional organizada por el Sr. Eskander Firouz, Director del Departamento de
Caza y Pesca del Irán, celebrada en el balneario de Ramsar a orillas del Caspio
en el Irán. La Convención entró en vigor en diciembre de 1975 cuando la
UNESCO, que había estado de acuerdo en actuar como depositaria de la
Convención, recibió el séptimo instrumento de adhesión o ratificación, el de
Grecia. La Convención celebró recientemente, a lo largo del año 2011, su 40
aniversario.
Desde su adopción la Convención de Ramsar ha sido enmendada en dos
ocasiones: por un protocolo (un nuevo tratado que enmienda el tratado original)
en diciembre de 1982, y por una serie de enmiendas al tratado original, conocidas
como las “Enmiendas de Regina”, de 1987. El Manual de la Convención de
Ramsar, 6ª ed. 23 2.2 El Protocolo de París y las Enmiendas de Regina El
Protocolo de París fue aprobado en una Reunión Extraordinaria de la Conferencia
de las Partes Contratantes celebrada en la sede de la UNESCO en París en
diciembre de 1982. El Protocolo, que entró en vigor en 1986, estableció un
procedimiento para enmendar la Convención (Artículo 10 bis) y adoptó versiones
oficiales del tratado en alemán, árabe, español, francés, inglés y ruso. Las
Enmiendas de Regina son una serie de enmiendas a los Artículos 6 y 7 que se
aceptaron en una Conferencia Extraordinaria de las Partes Contratantes
celebrada en Regina (Canadá) en 1987. Estas no afectaron a los principios
sustantivos básicos de la Convención, sino que versaron sobre su funcionamiento
– en pocas palabras, las enmiendas especificaron las atribuciones de la
Conferencia de las Partes, establecieron un Comité Permanente entre reuniones
de la Conferencia y tanto una secretaría permanente como un presupuesto para
la Convención. Si bien estas enmiendas entraron en vigor el 1 de mayo de 1994,
en el ínterin las Partes se ciñeron voluntariamente a sus disposiciones en
consonancia con el espíritu de la Resolución 3.4 de la Reunión de 1987. Las
nuevas Partes Contratantes normalmente se adhieren a la Convención de Ramsar
de acuerdo con las modificaciones introducidas por el Protocolo de París y las
Enmiendas de Regina.

Marco Legal y Político


La Política Nacional de Humedales se ha formulado en cumplimiento al mandato
legal y político vigente en el país, partiendo de la Constitución Política de la
República, que declara en el artículo 64, que es de interés nacional la
conservación, protección y mejoramiento del patrimonio natural de la Nación. La
ley de áreas protegidas, Decreto 4-89, establece en su capítulo II, artículo 5, que
es objeto del Estado:

a) Asegurar el funcionamiento óptimo de los procesos ecológicos esenciales y de


los sistemas naturales vitales para el beneficio de todos los guatemaltecos.

b) Alcanzar la capacidad de una utilización sostenida de las especies y


ecosistemas en todo el territorio nacional.

c) Defender y preservar el patrimonio nacional.

d) Lograr la conservación de la diversidad biológica del país.


A su vez, se toma como fundamento el párrafo 1 del artículo 3 de la Convención,
ratificada mediante la ley 4-88 del Congreso de la República, que estipula que los
países firmantes deberán elaborar y aplicar su planificación de forma que
favorezca la conservación y el uso racional de los humedales; y la Recomendación
4.10 y Resolución 5.6 de la Conferencia de las Partes, que contienen las
directrices para la aplicación del concepto de uso racional y en particular insta a
los países a elaborar y aplicar políticas nacionales de humedales como paso
importante para lograr el uso racional.
POLÍTICA NACIONAL DE HUMEDALES
3.1 Principios:

Sostenibilidad
El uso de los humedales de Guatemala, tanto para fines económicos, sociales o
culturales, se fomentará de forma tal, que no se afecte irreversiblemente su
calidad y rebase la capacidad de renovación de los mismos.

Conservación
El Estado de Guatemala garantizará la permanencia y viabilidad ecológica de
espacios naturales de importancia para el mantenimiento de los procesos
involucrados en la dinámica de vida de los humedales.

Precautoriedad
El deterioro de los humedales deberá prevenirse antes de que se produzca; o
reducirse antes de que los efectos degraden el ecosistema de manera irreversible.
Para ello, la falta de información científica no debe utilizarse como excusa para
postergar las medidas a aplicar.
Equidad
El Estado de Guatemala garantizará el uso y acceso a los humedales del país, por
igual para hombres y mujeres, sin distinción de grupo étnico, clase social, edad o
religión.

Responsabilidad
Los habitantes de Guatemala asumirán las consecuencias del uso no racional De
Los humedales a los cuales tienen acceso, y deberán esforzarse por disminuir o
Eliminar los agentes del daño a través de la cooperación entre personas e
Instituciones, sin importar su función o rol dentro del Estado.

Valoración
El Estado de Guatemala reconoce la importancia de los ecosistemas que
Contienen humedales por su alto valor económico, ecológico, social y cultural.