Está en la página 1de 3

IDENTIDAD E INEQUIDADES

Nombre: Jhandry Cuenca

Fecha: 07-10-13

1. LAS IDENTIDADES EN LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA

Las personas reconocen sus identidades porque viven en el mismo espacio geográfico esto nos
permite pertenecer a un grupo. La identidad es fundamental para entender al ser humano como un
ser integral y no fraccionado. Para el Ecuador de hoy es fundamental cimentar procesos de
valoración de sus identidades diversas. Pretender ser igual a los otros es un proceso de
invisibilización de lo que somos.
Art. 1 El Ecuador es un estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano,
Independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico,

La interculturalidad entendida como presencia de pueblos o nacionalidades unidos físicamente.


La palabra intercultural implica inter-relación y no es solamente estar juntos. El concepto de
interculturalidad desde el presupuesto dice que la presencia de varios grupos en un proceso
educativo o social construye lo intercultural. Esta forma de pensar esconde los conflictos en los
intercambios entre grupos y las relaciones sociales de explotación y discriminación. El hecho de
estar juntos no quiere decir que vamos a respetarnos.

La interculturalidad pensada desde la categoría alteridad


Al revisar el proceso histórico de nuestros pueblos podemos ver la dimensión del “otro” muy
humillada. Por siglos esta categoría del “otro” nos remitía al racismo, explotación, humillación y
negación como pueblo o nacionalidad. Hasta la realidad de nosotros mismos es imposible
concebirnos como iguales, pues nuestros instantes históricos se construyen desde momentos
diferentes y desde intereses diferentes.

Art. 21 Las personas tienen derecho a construir y mantener su propia identidad cultural, a decidir
sobre su pertenencia a una o varias comunidades culturales y a expresar dichas elecciones.

2. LAS IDENTIDADES INDIVIDUALES


La cédula muestra algunas de nuestras características personales, nos identifica de alguna manera.
En diversas ocasiones de nuestras vidas nos hemos hecho la pregunta ¿Quién soy yo? Y esa pregunta
nos hace reflexionar acerca de nuestras identidades.
Al pensar en las identidades debemos tomar en cuenta las siguientes dimensiones:
- Una realidad biológica que permite a cada uno ser como es físicamente y diferenciarse de las otras
personas;
- Una dimensión subjetiva que es el resultado de la influencia del medio (familia, cultura, historia y
sociedad) y de nuestro propio pensamiento.
Elementos de nuestras identidades
La identidad está compuesta por muchas partes o elementos. Es imposible hablar de todos los
elementos que conforman nuestra identidad. Estos elementos se expresan a través de nuestro ser,
no solamente del cuerpo, sino de todo lo que forma nuestra personalidad.
Ejemplos:
Características físicas, clases sociales, pueblos, subjetividad, etc.
Identidad Es un conjunto de cualidades que dan un individuo o a un grupo una particularidad
que los caracteriza y permite reconocer a los individuos.

Construcción de las identidades


La Identidad se construye en el día a día. Desde el crecimiento en el vientre materno y cuando
nacemos todo ser humano recibe de su padre, madre, y de la familia diversas herencias genéticas y
culturales. Cuando nacemos arribamos a una sociedad específica que tiene su cultura, su idioma, su
historia, su cotidianidad, y todo esto va marcando nuestra identidad. Hay que recalcar el poder de
la palabra en la construcción de las identidades, ya que la palabra posibilita el lazo social. Iniciamos
una experiencia de relación con los otros, los más cercanos como la familia, de quienes recibimos
ideas y valores, sobre lo que está bien y lo que está mal, lo que se piensa y lo que se hace, casi
siempre como leyes que hay que cumplir sin confrontar ni protestar. Todas estas relaciones nos dan
también la posibilidad de aprender nuevas ideas, valores y actitudes.
Esto implica que las identidades tienen algunas características.

Las identidades son cambiantes


Cada uno de nosotros va cambiando en el transcurso de nuestras vidas; la identidad personal va
cambiando gracias a nuevas experiencias y aprendizajes.

¿Identidad o identidades?
Cada uno de nosotros comparte múltiples identidades. Si bien nuestra identidad personal es única,
está compuesta por las características comunes o de varios grupos, características que se expresan
como parte de nuestra individualidad.

3. LA IDENTIDAD COLECTIVA

La identidad nos permite asemejarnos o diferenciarnos de otros reconocer las características que
compartimos con otros. La identidad se constituye en una frontera que nos hace parte de unos y
diferentes de otros.

La construcción de las identidades sociales o colectivas


Cada uno desde que nace pertenece a un grupo. El primero es la familia, en ella se aprenden formas
de ser, de pensar, valores y comportamientos y se define de alguna forma lo que son. Desde este
aprendizaje colectivo en familia cada uno mira, vive, aprende y reconoce otros espacios y a otras
personas, valorando lo que “está bien y está mal”, lo “que puede hacerse o no debe hacerse”. A
partir de esta identidad colectiva inicial se establecen relaciones con otras personas. Igualmente a
partir de esa valoración, podemos determinar a aquellas personas y espacios con las que no
tenemos nada en común y realmente no nos gusta, con quienes no establecemos ninguna relación.
No solamente se trata de abrirnos a otras personas que conocemos o queremos, sino que somos
sujetos sociales, es decir, que juntos aportamos a la construcción del mundo que queremos.
La identidad social Permite estar en permanente accionar y relación con otras personas y
compartir las identidades individuales.

La identidad como experimentación


El proceso de construcción de la identidad implica en la etapa adolescente y juvenil una permanente
experimentación. La confrontación y la tensión, son también elementos fundamentales en la
construcción y re-construcción de las identidades porque ésta no se da de un modo lineal y tiene la
posibilidad de alimentarse indefinidamente. Es de suma importancia que exista una “caída de los
ideales” para luchar por la autonomía y la autodeterminación.

La identidad como reconocimiento


La identidad nos permite reconocernos como individuos y como seres sociales integrantes de un
grupo o comunidad. Identidad colectiva sólo es posible en realidad cuando nos relacionamos y
actuamos en un espacio colectivo, la identidad colectiva cobra sentido y nos permite reconocernos
como parte del grupo, aportando así a la construcción de nuestra personalidad o identidad
particular.

La identidad como orientación


Nuestras actuaciones y pensamientos responden a nuestra identidad. Las identidades colectivas no
son sólo caracterizaciones fijas de lo que somos como individuos, sino que las usamos
selectivamente de acuerdo a las circunstancias para orientar nuestra acción cotidiana.