Está en la página 1de 3

Prevención de intoxicaciones alimenticias, manipulación y

calidad

También en el entorno familiar es esencial seguir los consejos sobre seguridad y también
higiene alimenticia con la meta de minimizar las posibilidades de poner bajo riesgo nuestra
salud y la de nuestras familias. Cada día se generan casos de intoxicación alimenticia que
podrían evitarse tomando unas fáciles médidas para asegurar la seguridad de los alimentos.

Si ha preparado un almuerzo para llevar o un picnic, debe esmerarse por mantener fría el
alimento. Coloque los alimentos fríos en una nevera con hielo o paquetes de gel congelado.
Los alimentos fríos deben guardarse a menos de cinco grados para evitar el desarrollo de
bacterias. La carne, las aves y los mariscos pueden ser empaquetados mientras aún están
congelados para que permanezcan fríos durante más tiempo. Además de esto, puede llevar
las bebidas en una nevera y los alimentos caducos en otra, de manera que los comestibles
no estén expuestos a las temperaturas cálidas toda vez que alguien abra la nevera para
coger una bebida.
Hay ciertas recomendaciones útiles para aquellos que vayan a realizar un viaje a otra área
distinta a la de su vivienda habitual, de este modo se evitarán riesgos relacionados con la
seguridad alimentaria y se minimizarán los peligros para la salud de estos viajantes.
Es fundamental tomar agua embotellada para evitar problemas digestivos que pueden ser
severos.
Sobre todo en destinos exóticos, no deben tomarse bebidas con hielo ni comer ensaladas ni
vegetales crudos.
Comer alimentos cocinados, asegurándose de que estén bien cocidos y que no se hayan
mantenido a temperatura ambiente durante múltiples horas.
obtener carnet de manipulador de alimentos gratis las frutas y verduras crudas y eludir las
frutas con la piel dañada.
Evitar los alimentos que puedan haber estado expuestos a moscas o insectos.
Se entiende por contaminación cruzada el movimiento físico o la trasferencia de bacterias
dañinas de una persona, objeto o lugar a otro. La prevención de la contaminación cruzada
es un factor clave en la reducción de las enfermedades trasmitidas por los alimentos.
Es muy importante que se laven adecuadamente las frutas y los vegetales frescos. Rocíe los
productos de piel firme, como pepinos y manzanas, bajo el agua del grifo. Enjuague todos
los productos ya antes de pelarlos, en tanto que los microorganismos en la superficie
pueden transferirse de manera fácil con un pelador o una hoja de cuchillo. Seque con una
toalla de papel.

Recuerda que ninguna técnica está libre de fallos. Las buenas técnicas de higiene y de
cocción dismuyen el número de gérmenes lo suficiente para que un sistema inmunológico
normal pueda encargarse de lo que queda. Nunca sirvas comestibles cocinados a bajas
temperaturas a personas inmunocomprometidas. Después de todo, es preferible la
prevención que tener que curar.