Está en la página 1de 2

CARRETERO | EL PODER DE LAS METÁFORAS

Nos ocuparemos de las metáforas que han influido y están determinando el desarrollo de la psicología cognitiva.
Obviamente, el mayor espacio estará dedicado a la visión computacional ya que es la que ha tenido un papel singular
en la creación del cognitivismo. Describiremos la manera en que se ha establecido la comparación entre el
funcionamiento de la mente humana y una computadora, sobre todo a través de la noción de programa, así como la
influencia que todo ello ha tenido en el estudio de la memoria, entendida ésta como conocimiento general.

La metáfora computacional ha sido decisiva en el avance de la psicología y la ciencia cognitiva. Dicha metáfora ha
recibido diversas críticas, por lo que hemos incluido también las visiones narrativa y conexionista que sin duda son
rivales y sus sucesoras.

LA METÁFORA COMPUTACIONAL: ESE CHIP QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO.

En la actualidad la metáfora narrativa está aparecienci con cierta fuerza entre los psiólogos. Dicha metáfora suele
tomar como punto de partida precisamente las creaciones literarias. Una frase literaria como “En mi pobre cabeza
caben muy pocas cosas, más lo que en ella entra sólo se desvanece con una extrema lentitud” da cuenta de algunas
de las ideas del procesamiento de información. Dicha frase recoge con bastante justeza lo que sería un resumen
divulgativo de los aspectos esenciales de la metáfora computacional. Ésta se basa:

- por un lado, en las severas limitaciones que tenemos para procesar la nueva informacion o, lo que es lo
mismo, para atender simultaneamente pero de forma transitoria a toda ella. Solamente si se produce la
atención podemos incorporar algo, de manera que pase a engrosar nuestro bagaje de conocimientos. Es
decir, si no hay atención no puede haber conocimiento.
- por otro lado, la citada metáfora incluye la existencia de representaciones perdurables que se mantienen
toda la vida en una suerte de almacén de gran capacidad, pero que pueden llegar a ser un obstáculo para la
modificacion de la información que ya poseemos.

Uno de los motivos que impulsaron a los psicólogos a estudiar con detalle todos estos temas fue precisamente el
asombro ante lo que los primeros ordenadores podían llevar a cabo. Por tanto, no debe sorprender que el
ordenador haya servido de metáfora básica en las investigaciones al respecto. Puede sonar un tanto
deshumanizador que se compare al ser humano con un ordenador que no es más que un aparato diseñado por el
hombre. Como dijo Bruner no deja de ser curioso que el ser humano haya terminado mirándose en el espejo de un
mecanismo creado por él mismo.

La comparación con las máquinas es exactamente eso, una comparación y no una equivalencia: se trata de disponer
de un modelo que permita diseñar hipótesis y supuestos precisos acerca de procesos que no son obvios para la
experiencia directa.

Independientemente de las insuficiencias que se le puedan achacar a la metáfora computacional en concreto,


resulta difícil dudar de que ha hecho avanzar enormemente el conocimiento actual sobre los procesos cognitivos
básicos del ser humano y, por ende, las situaciones concretas en las que éste se puede encontrar, ya sea como
alumno, paciente, trabajador, etc.

- la adquisición de conocimiento -uno de los objetivos centrales del uso de esta metáfora- se realiza siguiendo
una serie de procesos básicos que son similares en el ordenador y en el ser humano. En ambos casos, existe
un hardware (el cerebro) y un software (la mente o estructuras mentales).
- A medida que el enfoque cognitivo se fue afianzando –’60 y ’70- se va produciendo una versión de la
metáfora en la que los paralelismos no se postulan entre el cerebro y el ordenador, sino entre el ordenador y
las estructuras mentales.
- Para ello, resulta necesario que se formule a su vez una posición de independencia funcional entre el
hardware y el software, es decir, que resulte posible estudiar los procesos cognitivos sin tener en cuenta el
funcionamiento del cerebro. Dicha posición psicológica se basa en la idea de que el estudio de la menta y de
lo neurológico se sitúan en niveles distintos de explicación (al igual que los ingenieros electrónicos: no
dependen de los expertos en software, sino que trabajan en la estructura electrónica de los ordenadores).
No obstante, se mantiene la utilidad de conocer las relaciones funcionales entre el sistema psicológico y el
neurológico, pero no su necesidad para llevar a cabo una contribución significativa al estudio de la mente.

El nivel de explicación que le interesa a la psicología cognitiva es:

o la estructura del sistema computacional: va a tomar sus modelos de los diferentes sistemas de
almacenamiento de información de los ordenadores (memoria transitoria RAM y memoria
permanente ROM, ya sea en forma de disco flexible o duro)
o las operaciones básicas que realiza la mente humana: va a tomar sus modelos en la idea de
programa y de procesamiento de la información en serie, y no en paralelo o simultáneo.

Estructura básica de un ordenador. Dos partes esenciales:

- Almacén donde se guarda permanentemente la información

- Memoria transitoria o RAM. Tiene capacidad limitada, muy inferior a la segunda. Posee dos rasgos:

 maneja la información durante un tiempo determinado sin que eso suponga su envío al almacén
permanente: transitoriedad. Es decir, la entrada de la información no supone su permanencia en
el sistema. Es lo mismo que sucede cuando no guardamos un archivo Word: aunque hubo
procesamiento de información, ésta sólo ha ocurrido en la memoria transitoria, por lo cual
desaparece. Del mismo modo, los humanos perdemos una gran cantidad de información que por
diversos motivos no se logran enviar a la memoria a largo plazo.
 Limitación: no le es posible llevar a cabo determinadas tareas para las que es necesaria cierta
cantidad. Si pretendemos que un ordenador lleve a cabo dibujos, planos o mapas complejos, no
podemos realizarlo con una RAM de 4 u 8 megabytes, sino con un mínimo de 16 megabytes. Del
mismo modo, los seres humanos podemos advertir que no necesitamos mucho espacio mental
para realizar una labor rutinaria; pero será preciso poner en funcionamiento todos nuestros
recursos atencionales para realizar una tarea difícil.

LA ESTRUCTURA DE LA MEMORIA