Está en la página 1de 6

La Paz/Las Cosas Claras.

- El relleno sanitario de Alpacoma en La Paz es uno de


los mejores de Latinoamérica en cuanto al tratamiento y reutilización de
residuos sólidos, y cuenta con licencia homologada por la Gobernación del
Departamento.
“El trabajo realizado por el Sistema de Gestión Integral de Residuos Sólidos es un
modelo replicable a escala regional y se toman todas las medidas para mantener
la calificación del relleno sanitario de Alpacoma como uno de los mejores de
Latinoamérica”, asegura el director general del Sistema de Regulación y
Supervisión Municipal (Siremu), Giovanni Jemio Méndez.
En La Paz se recoge diariamente cerca de 560 toneladas de residuos sólidos, que
equivalen a 43 camiones basureros. Para la disposición final de los desechos, el
relleno sanitario de Alpacoma cuenta con una planta piloto de clasificación de
residuos inorgánicos, botellas pet y otros plásticos reciclados, materia prima
para la producción de láminas de plastimadera con las que se fabrica mobiliario
escolar.
A diario, los camiones recolectores son pesados en básculas para saber con
exactitud cuántos residuos ingresan al relleno de Alpacoma, los que luego son
vaciados en celdas excavadas en la tierra e impermeabilizadas con tres capas de
membranas geosintéticas (paño de material plástico). Los residuos son
compactados y recubiertos con una capa de tierra de 15 cm.
"Con el uso de técnicas ingenieriles se implementa un sistema de tuberías de 12”
de diámetro perforadas al “Tres Bolillo” para la captación del líquido lixiviado, el
cual es un subproducto de la descomposición de los residuos sólidos confinados.
Con estas técnicas se evitan que los líquidos lixiviados que fluyen de los residuos
sólidos tengan contacto con la tierra y ésta se contamine", explica Jemio.
El relleno de Alpacoma dispone de 11 celdas y actualmente trabaja con tres, dos
para residuos comunes y una para desechos patogénicos provenientes de
hospitales. La materia orgánica confinada en las celdas se descompone y produce
biogás compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono. El gas es
extraído mediante tuberías colocadas a modo de chimeneas y quemado en la
superficie para evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
Los biocaptadores arden día y noche por varios meses hasta eliminar el metano.
“La cantidad de residuos sólidos generados en el municipio de La Paz no permite
industrializar el gas porque los costos son extremadamente altos”, precisa Jemio.
Además, la basura en descomposición emana líquidos lixiviados que son
conducidos a través de tuberías y canales hacia una planta de tratamiento que
consta de ocho estanques. En los primeros seis, las aguas son tratadas con
bacterias en un medio anaeróbico (sin oxígeno), y en los últimos dos se trata el
lixiviado con bacterias que requieren oxígeno para vivir.
"En el primer proceso, los microorganismos se alimentan de la carga orgánica
contaminante disminuyendo la contaminación en un 50% del valor inicial, este
proceso dura de seis a ocho meses. Mientras que en el segundo se suministra aire
a los estanques, lo que se conoce como proceso aeróbico; estas bacterias se
alimentan de la carga orgánica contaminante", recalca la autoridad municipal.
Mediante este proceso se logra reducir la contaminación y reutilizar el líquido.
Un laboratorio especializado toma muestreos semanales para verificar la calidad
de los líquidos lixiviados. "El resultado final es altamente favorable para poder
regar las vías del relleno sanitario y así evitar el polvo, y para regar las especies
forestales del lugar", indica Jemio.
En el relleno de Alpacoma también se crían lombrices para producir humus rico
en nutrientes que sirve para abonar las plantas del lugar. Por otro lado, se
habilitó un pequeño estante de depuración y purificación de aguas lixiviadas de
forma natural, usando una planta flotante llamada lenteja de agua.
Los trabajadores, como defensores del reciclaje, decoraron parte del relleno
sanitario con material reciclado. Al ingresar al lugar hay un sapo hecho con
llantas, y zapatos viejos y hasta cuernos de vaca usados como macetas. Además,
los visitantes acceden a un mirador a través de graderías construidas con mesas
en desuso y barandas adornadas con botellas de plástico. Dentro del relleno, las
llantas se emplean para demarcar los bordes de los caminos y construir muros de
contención.
- La empresa de Tratamiento Especializado de Residuos Sólidos y Servicios
Ambientales (TERSA) se hace cargo del relleno sanitario de Alpacoma. Tiene una
vida útil de 20 años, de los cuales ya transcurrieron 10.
- El relleno está a 14 kilómetros de La Paz, tiene una extensión de 40 hectáreas,
de la cuales 30 están destinadas a la disposición final de residuos sólidos y 10 a la
planta de tratamiento de líquidos lixiviados, a la planta de clasificación de
residuos inorgánicos, área de amortiguamiento, taller mecánico, vías internas y
áreas administrativas.
- Desde el inicio de operaciones, el relleno sanitario cuenta con una licencia
ambiental emitida por la Gobernación del Departamento de La Paz. El permiso
ambiental fue renovado en 2013 y se espera que en 2017 o 2018 se amplíe su
vigencia por otros cinco años.
Un criadero de lombrices produce humus rico en nutrientes
Se implementó un criadero de lombrices en el relleno sanitario de Alpacoma con
el objetivo de producir humus para abonar cultivos forestales. Al ser un abono
orgánico, desintoxica los suelos contaminados y acelera el crecimiento de las
plantas. El humus es uno de los mejores fertilizantes orgánicos pues es rico en
nitrógeno, fósforo, potasio y calcio.
“El municipio realiza una gestión integral de sus residuos y en este proyecto se
utilizan las flores del Cementerio General y los residuos orgánicos de los
mercados o tambos”, informó el jefe de relleno sanitario de Alpacoma, Andrés
Vera, y aseguró que está abierto a la innovación e investigación que sirva a los
paceños.
Cabe recordar que la planta municipal de lombricultura en el relleno de Mallasa
comenzó operaciones con tres kilos de lombrices y en la actualidad cuenta con
más de tres toneladas de nemátodos.
Descontaminan líquidos lixiviados con lenteja de agua
Se habilitó un nuevo estanque de descontaminación de líquidos lixiviados
utilizando una planta acuática que purifica líquidos denominada lenteja de agua,
informó Ximena Aguilar, técnico de laboratorio y encargada del análisis y
monitoreo de todos los estanques del relleno sanitario de Alpacoma.
“Estamos en proceso de prueba para hacer una remediación biológica utilizando
especies vegetales como la lenteja de agua. Posteriormente haremos un muestreo
y vamos a determinar si está funcionando; sin embargo, el cambio de color del
líquido evidencia una mejora de su calidad”, explicó la especialista.
Se trata de un método de descontaminación amigable con el medioambiente, ya
que emplea organismos naturales y preserva el estado natural. En comparación
con otros procesos químicos, no causa ningún impacto negativo en la tierra.
Riegan los plantines de Alpacoma con el agua purificada
Con el líquido lixiviado y purificado se riegan los eucaliptos plantados en el
relleno de Alpacoma. Actualmente se hacen pruebas con plantines de especies
florales que adornan el laboratorio.
“Estamos haciendo una dilución y estamos adaptándolas al riego con líquido
tratado. En vez de agua estamos usando líquido lixiviado que tiene que haber
pasado por todo el proceso de tratamiento, el cual es controlado con pruebas de
laboratorio periódicas”, precisó la especialista del relleno, Ximena Aguilar.
Con el líquido tratado también se riegan las vías internas del relleno y las
banquinas (franjas de carretera) que se forman en la etapa final de las celdas de
almacenamiento. “El resultado final es altamente favorable para poder regar las
vías del relleno sanitario y así evitar el polvo, además de regar las especies
forestales del lugar”, comentó Jemio.
La Alcaldía fabrica muebles escolares de plastimadera
La planta de plastimadera, que inició operaciones el 29 de julio de 2003 a cargo
de la Empresa Municipal de Áreas Verdes, Parques y Forestación (Emaverde),
fabrica mobiliario escolar con materiales reciclados.
La materia prima de los muebles escolares es material reciclado y previamente
seleccionado en la procesadora de residuos sólidos del relleno sanitario de
Alpacoma.
"La transformación de residuos inorgánicos en plastimadera avanzó bastante en
el municipio y hay que seguir recolectando plásticos para profundizar el
reciclaje", dice el director general del Sistema de Regulación y Supervisión
Municipal (Siremu), Giovanni Jemio Méndez.
El plástico seleccionado en fardos se introduce en la máquina de picado, que
tiene una capacidad para procesar 60 kilos en 15 minutos. Ese material se
traslada a un horno; tras una hora de someterse a altas temperaturas y un
proceso posterior de enfriamiento, el material se transforma en tablas de
plástico.
"Los vecinos pueden dejarnos los residuos inorgánicos reciclables como son
plásticos desde botellas de aceite, champú, yogurt que deben estar enjuagados,
también pueden dejar bolsas de leche, pilfrut, golosinas que consumen tanto los
niños, que nos sirven para hacer la plastimadera", indicó la secretaria municipal
de Gestión Ambiental, Mariana Daza.
Los 13 puntos verdes barriales están habilitados en el mercado Achumani, en las
plazas de la iglesia de San Miguel, en la Humboldt (Calacoto), en la Abaroa
(Sopocachi), del Maestro (Villa Fátima), Huallparrimachi, en la de San Pedro, en
la de Santo Tomas y de La Portada, en inmediaciones del estadio Bolívar
(Tembladerani), en la fuente de El Prado, en el Cruce de Villas en ex-Samapa de
Pampahasi, en el monumento a Busch de Miraflores y otros.
El relleno sanitario de La Paz, ubicado en el sector de Alpacoma, podrá recibir basura
hasta el año 2025, gracias a las mejoras (obras civiles) que se realizan, informó por vía
telefónica el director del Sistema de Regulación Municipal (Siremu), Giovanni Jemio.

Este relleno sanitario funciona desde el año 2003 y recibe cada día como promedio 560
toneladas de residuos sólidos.

Jemio explicó que el recojo de basura está dividido en dos áreas de trabajo, una a cargo de
Tersa, que acumula aproximadamente 80 toneladas de basura cada día, y La Paz Limpia
que recoge 480 toneladas.

Toda la basura que se recoge en el municipio de La Paz se traslada hasta el relleno


sanitario de Alpacoma, donde se hace el respectivo tratamiento con un sistema de
geomembranas y recubrimiento de tierra, “por lo que no hemos tenido mayores
inconvenientes”, señaló Jemio.

Según la página web de la Agencia Municipal de Noticias del municipio de La Paz, la


cantidad de basura que se recoge cada día equivale a 45 camiones basureros.

“Para la disposición final de los desechos, el relleno cuenta con una planta piloto de
clasificación de residuos inorgánicos, botellas pet y otros plásticos reciclados, materia
prima para la producción de láminas de plastimadera con las que se fabrica mobiliario
escolar”.

Jemio recordó que expertos de diferentes ciudades del mundo (Buenos Aires, Santiago y
Sao Paulo), que participaron en un evento hace un par de años en La Paz, calificaron al
relleno sanitario de Alpacoma como uno de los mejores de la región.

Este relleno sanitario tiene una extensión total de 40 hectáreas, de las cuales el relleno
como tal ocupa 20 hectáreas.

PLANTA DE TRATAMIENTO

El municipio de La Paz proyecta la instalación de una planta de tratamiento para


industrializar la basura, con la implementación de nueva tecnología que permita, por
ejemplo, generar energía eléctrica a partir de los residuos.

Jemio señaló que se recomendó al Alcalde que se trabaje con un programa de separación
de residuos sólidos, teniendo como punto de partida la reutilización y reciclaje de los
diferentes materiales.
Actualmente, en La Paz se recicla, mediante los segregadores, aproximadamente el 4 por
ciento del total de la basura que se genera en este municipio, especialmente aluminio y
plástico.

Jemio calculó que con la implementación de un nuevo sistema de segregación de los


residuos sólidos, se podrá subir a 10 por ciento el total del material reciclado en el
municipio.

La Paz implementó el sistema de contenedores, ubicados a lo ancho y largo de la ciudad,


para que los vecinos puedan, en un primer momento, colocar ahí los residuos.

Un segundo momento, según Jemio, una vez que las personas estén acostumbradas a los
contenedores, es que dispongan de sus residuos ya seleccionados en sus domicilios y los
coloquen en depósitos diferenciados.

SOLUCIÓN CONJUNTA

Jemio adelantó que el municipio de La Paz ha visto la posibilidad de “metropolizar” el


tratamiento de la basura, es decir que se trabaje en forma conjunta con las alcaldías más
cercanas, sin embargo, “este proyecto no ha llegado todavía a ningún puerto”.

Asimismo, manifestó que el relleno sanitario de Alpacoma, como sucede con otros del país,
trajo consigo algunos problemas de malos olores, que se vienen solucionando con la
aplicación de métodos físico-químicos