Está en la página 1de 3

1.

‘El ahorcado’

Un juego sencillo y muy conocido. Tiene como objetivo adivinar una palabra
o frase en la menor cantidad de intentos posibles. Se dibuja una horca y
según vas fallando letras, vamos dibujando colgado de ella una parte del
muñeco: la cabeza, un brazo, una pierna… Hay que adivinar la palabra o
frase antes de que se complete todo el cuerpo del muñeco ¡o terminarás
ahorcado!

2. ‘Stop’ o ‘Alto el lápiz’

Este juego podemos conocerlo por varios nombres: ‘Stop’, ‘Alto el lápiz’,
‘Tutti Frutti’… Pero en el fondo todos tienen la misma mecánica. Elegimos
varias temáticas sobre las que jugar, como por ejemplo: ciudad, nombre
propio, animal, comida, marca… Así hasta las que nos apetezca tener. A
continuación jugamos a los chinos o cualquier otro modo la letra a elegir y
¡comienza el tiempo! El jugador que antes diga ‘Stop’ o ‘Alto el lápiz’
paraliza el juego y ahí podremos contar las puntuaciones de cada palabra.
Si somos el único que la ha utilizado tendremos 10 puntos, si está repetida
por algún otro jugador serán 5 puntos y si no hemos rellenado la palabra,
obviamente no la puntuaremos. Ganará la partida quien sume más puntos al
final del recuento.

3. Tres en raya

El objetivo de este sencillo juego es conseguir tres X o tres ceros en línea


(según el símbolo que estés utilizando) sobre unas casillas de 3×3. Las
líneas pueden ser diagonales, verticales u horizontales. Es un juego simple,
para dos jugadores, ideal para jugar con niños.

4. Oso

Un juego de estrategia perfecto para 2 personas que quieren pasar el rato.


Se juega en una hoja cuadriculada, en la que, por turnos, cada jugador
puede escribir una O o una S en uno de los cuadrados. El objetivo es formar
la palabra OSO: el jugador que forma más veces la palabra OSO
gana. Cuando un jugador consigue poner la palabra OSO repite turno
colocando otra letra. Al principio se van distribuyendo alternativamente las
letras y es difícil caer en un error y que el otro se apunte un tanto, pero a
medida que se van rellenando los cuadraditos y queda menos espacio se
van reduciendo las opciones de evitar la formación de palabras. A menudo
se termina con una avalancha de OSOs consecutivos. El juego termina
cuando se han rellenado todos los cuadraditos de la cuadrícula. El tamaño
de esta cuadrícula es variable dependiendo del tiempo que se quiere que
dure el juego, y puede ser tanto cuadrada como rectangular. Existen dos
formas de jugar, puntuando sólo los OSO escritos en horizontal y vertical en
la cuadrícula o puntuando también los OSO escritos en diagonal, esta
opción es un poco más difícil y requiere un poco más de atención para no
cometer errores. Ambos jugadores acuerdan la forma de juego antes de
comenzar la partida.

5. Palabras encadenadas

A este juego podemos jugar tanto por escrito como sólo hablando, pero
ponerlo por escrito puede ser un gran ejercicio para los niños que están
empezando a escribir. El primer jugador dice una palabra cualquiera y el
jugador que le sigue debe decir una palabra que comience con la última
sílaba de la palabra anterior. La idea es no repetir las palabras ya dichas.

6. Batalla de barcos

Un juego de habilidad y estrategia muy conocido para 2 jugadores.


Necesitaremos 4 papeles cuadriculados (2 para cada jugador), en los que
dibujaremos filas con letras y columnas con números. En uno de ellos
distribuiremos nuestra flota en horizontal o vertical de la siguiente manera:
cuatro barcos de 1 cuadrícula, tres barcos de 2 cuadrículas, dos barcos de 3
cuadrículas y un barco de 4 cuadrículas. Cada jugador empieza a dar
coordenadas a las que el contrario tendrá que responder con ‘agua’ si ha
fallado, ‘tocado’ si ha acertado en alguna cuadrícula y ‘hundido’ si ha
acabado con el barco al completo.

7. Pinta y acierta

Para este juego necesitaréis ser al menos 4 jugadores y crear 2 equipos. Un


miembro del equipo le dirá a otro del equipo contrario lo que debe dibujar
para que los de su propio equipo adivinen de qué se trata ¡sin palabras!
Este mismo formato se utiliza para juegos como el de ‘las películas’, en el
que tendremos que adivinar la película a través de la mímica.