Está en la página 1de 2

ASAMBLEA PARROQUIAL

ORACIÓN INICIAL

ANTES DE LA ORACIÓN
Ambientación
Música instrumental
¿Práctica de alguna música?
¿Signo, cirio encendido en el medio?

INICIO DE LA ORACIÓN
Monición
Al iniciar esta jornada de Asamblea parroquial, estamos invitados a empezar con la oración. En esta
oración, los invitamos a recordar una experiencia de los apóstoles, después de la muerte de Jesús.
Ellos estaban reunidos, con miedo, con las puertas cerradas, y en medio de este miedo, de este
encierro se aparece Jesús resucitado, les desea la paz, les envía su Espíritu.
Estamos invitados a dejar nuestros miedos, a no cerrarnos, sino lo contrario, a animarnos, a abrirnos
a esta experiencia, para que esto sea posible nos ponemos en presencia del Señor y le pedimos la
asistencia de su Espíritu.

Señal de la cruz

Canto al Espíritu
Danos Señor de tu luz… u otro más conocido capaz (o alguno que ya esté en el cantoral chico)

Evangelio
19
Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas bien
cerradas, por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se colocó en medio y les dice: –La paz esté con ustedes.
20
Después de decir esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron al ver al
Señor.
21
Jesús repitió: –La paz esté con ustedes. Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes.
22
Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: –Reciban el Espíritu Santo.

Palabras de bienvenida (párroco)

Canto al Espíritu
Pidamos a Jesús, que, en esta jornada, nos asista con su Espíritu, que nos envíe su Espíritu, pues solo
con Él vamos a poder vivir hoy una jornada intensa de discernimiento, de opciones valientes, y solo
con su Espíritu vamos a poder ser enviados luego a la misión de compartir este mismo Espíritu con
las personas que nos envía.
Canto: Si tú no vienes…

María
En el día de Pentecostés, el Espíritu Santo se dio a María y a los apóstoles. Ella estaba en medio de
ellos como madre, madre de cada uno de los creyentes, madre de la Iglesia. Pidámosle a nuestra
madre nos auxilie en esta jornada, que ella esté presente también hoy entre nosotros en cada una
de nuestras opciones, que podamos decir como Don Bosco que “ella lo ha hecho todo”.
Rezamos un Ave María
Gesto final
Como escuchamos en el Evangelio, Jesús deseó la paz a sus discípulos. Nos despedimos en esta
oración, deseándonos también la paz los unos a los otros como gesto de comunión para la misión
que tenemos encomendada el día de hoy como partícipes de la construcción de la vida parroquial.

Canto a María: Siendo muy joven aún

También podría gustarte