Está en la página 1de 8

FG

PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

CONSTITUCION Y DERECHOS HUMANOS

SESIÓN N° 8:
EL DERECHO A LA
EDUCACIÓN Y AL TRABAJO

CAPACIDAD CONTENIDO
Enjuicia la EL DERECHO A LA EDUCACIÓN Y AL TRABAJO
problemática  Fundamentos Normativos.
a la educación  Derecho a la Educación y al Trabajo en el
y al trabajo marco de la sociedad neoliberal y global

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 1


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

1. INTRODUCCIÓN

Los derechos económicos, sociales y culturales constituyen una amplia categoría de derechos
humanos garantizados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
y en otros tratados internacionales y regionales sobre derechos humanos jurídicamente
vinculantes. Casi todos los países del mundo son Estados Partes en alguno de los tratados
jurídicamente vinculantes que garantizan dichos derechos. Entre éstos se encuentran:
 el derecho al trabajo, en concreto a condiciones laborales justas y equitativas, a la
protección contra el trabajo forzado y obligatorio y a crear sindicatos y formar parte de ellos;
 el derecho a la educación, garantizando, por ejemplo, el derecho a una educación primaria
gratuita y obligatoria y a una educación suficientemente disponible, accesible, aceptable y
adaptable a cada persona concreta;
 los derechos culturales de las minorías y de los pueblos indígenas;
 el derecho a una vivienda adecuada, que incluye la seguridad de tenencia, la protección
contra desalojos forzosos y el acceso a una vivienda asequible, habitable, bien situada y
culturalmente satisfactoria;
 el derecho a la alimentación, que incluye el derecho a no pasar hambre y el acceso
permanente a comida nutritiva suficiente o a los medios para obtenerla;
 el derecho al agua, es decir, el derecho a disponer de agua suficiente y a contar con
instalaciones higiénicas seguras y accesibles física y económicamente.
En el presente material vamos a referirnos a los derechos a la salud y al trabajo dentro del
contexto de la sociedad neoliberal.

2. DERECHO AL TRABAJO

El trabajo es un derecho fundamental y un bien para el ser humano; un bien útil, digno de él,
porque es idóneo para expresar y acrecentar la dignidad humana. El valor del trabajo tiene
carácter de necesidad. El trabajo es necesario para formar y mantener una familia, adquirir el
derecho a la propiedad y contribuir al bien común de la familia humana. La consideración de las
implicaciones morales que la cuestión del trabajo comporta en la vida social, lleva a indicar la
desocupación como una verdadera calamidad social.
El trabajo es un bien de todos, que debe estar disponible para todos aquellos capaces de él. La
plena ocupación es, por tanto, un objetivo obligado para todo ordenamiento económico
orientado a la justicia y al bien común. Una sociedad donde el derecho al trabajo sea anulado o
sistemáticamente negado y donde las medidas de política económica no permitan a los
trabajadores alcanzar niveles satisfactorios de ocupación, no puede conseguir su legitimación
ética ni la justa paz social. Una función importante y, por ello, una responsabilidad específica y
grave, tienen en este ámbito los empresarios indirectos, es decir aquellos sujetos —personas o
instituciones de diverso tipo que son capaces de orientar, a nivel nacional o internacional, la
política del trabajo y de la economía (el Estado).
La capacidad propulsora de una sociedad orientada hacia el bien común y proyectada hacia el
futuro se mide también, y sobre todo, a partir de las perspectivas de trabajo que puede ofrecer.
El alto índice de desempleo, la presencia de sistemas de instrucción obsoletos y la persistencia
ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 2
FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

de dificultades para acceder a la formación y al mercado de trabajo constituyen para muchos,


sobre todo jóvenes, un grave obstáculo en el camino de la realización humana y profesional.
Quien está desempleado o subempleado padece, en efecto, las consecuencias profundamente
negativas que esta condición produce en la personalidad y corre el riesgo de quedar al margen
de la sociedad y de convertirse en víctima de la exclusión social. Además de a los jóvenes, este
drama afecta, por lo general, a las mujeres, a los trabajadores menos especializados, a los
minusválidos, a los inmigrantes, a los ex-reclusos, a los analfabetos, personas todas que
encuentran mayores dificultades en la búsqueda de una colocación en el mundo del trabajo.

3. FUNDAMENTOS NORMATIVOS DEL DERECHO AL TRABAJO

El Derecho laboral es el resultado de los aportes de muchos sectores sociales. Al final, no le


quedó más remedio a los gobiernos que acceder a las demandas de los trabajadores, iniciándose
así el intervencionismo del Estado, en la regulación de las relaciones entre obreros y patrones.
Poco a poco el trabajador que presta sus servicios subordinadamente ha pasado de ser un
esclavo en la Edad antigua, un siervo de la Edad Media (conocido también como el siervo de la
gleba), a un sujeto con derechos y libertades en la actualidad. El Derecho ha venido a regular
condiciones mínimas necesarias para una estabilidad social. Las revoluciones Rusa y Mexicana
de 1917 comenzaron una tendencia mundial a que los trabajadores reivindicaran sus derechos;
sin embargo, en el resto del mundo, no es sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial que
se reconocen los derechos modernos de los trabajadores, a saber: el derecho a la huelga, el
derecho al trabajo, el derecho de sindicación y a la negociación colectiva.
El surgimiento de las primeras leyes laborales data desde la segunda mitad del siglo XIX, pero no
es hasta el año del 1919 donde esta nueva rama del derecho adquiere su acta de nacimiento
con el Tratado de Versalles que pone fin a la primera guerra mundial, donde nace el derecho del
trabajo como una rama autónoma con reglas, instituciones y técnicas propias. Los tratados
internacionales constituyen una fuente directa de regulación de derechos laborales,
garantizando a los trabajadores de los países signatarios derechos de mínimos que los estados
firmantes se obligan a respetar.
Adicionalmente, existen una serie de organismos internacionales que emiten normas aplicables
a los regímenes de derecho de trabajo en los países. Estas normas originadas más allá de las
legislaciones nacionales se conceptúan como Derecho internacional de trabajo. Como
manifestaciones del Derecho internacional del trabajo se encuentran:

 La Organización Internacional del Trabajo (OIT).


 Los pactos o convenios de las Naciones Unidas
 Los acuerdos bilaterales y multilaterales, cuyo objetivo es generalmente equiparar las
condiciones de trabajo entre dos o más países, especialmente, para evitar inmigraciones
masivas entre países vecinos.
Actualmente se encuentra normado en nuestra constitución Política del Perú algunos artículos
con relación en el Derecho al Trabajo:
Artículo 2°: Toda persona tiene derecho: Inc. 15.- A trabajar libremente, con sujeción a ley.
Artículo. 23: El trabajo, en sus diversas modalidades, es objeto de atención prioritaria del Estado,
el cual protege especialmente a la madre, al menor de edad y al impedido que trabajan.
El Estado promueve condiciones para el progreso social y económico, en especial mediante
políticas de fomento del empleo productivo y de educación para el trabajo.

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 3


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

Ninguna relación laboral puede impedir el ejercicio de los derechos constitucionales, ni


desconocer o rebajar la dignidad del trabajo. Nadie está obligado a prestar trabajo sin
retribución o sin su libre consentimiento.
Artículo 24°: El trabajador tiene derecho a una remuneración equitativa y suficiente, que
procure, para él y su familia, el bienestar material y espiritual.
El pago de la remuneración y de los beneficios sociales del trabajador tiene prioridad sobre
cualquiera otra obligación del empleador.
Las remuneraciones mínimas se regulan por el Estado con participación de las organizaciones
representativas de los trabajadores y de los empleadores.
Artículo 25°: La jornada ordinaria de trabajo es de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas
semanales, como máximo. En caso de jornadas acumulativas o atípicas, el promedio de horas
trabajadas en el período correspondiente no puede superar dicho máximo.
Los trabajadores tienen derecho a descanso semanal y anual remunerados. Su disfrute y su
compensación se regulan por ley o por convenio.
Artículo 26°: En la relación laboral se respetan los siguientes principios:
Igualdad de oportunidades sin discriminación.
Carácter irrenunciable de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley.
Interpretación favorable al trabajador en caso de duda insalvable sobre el sentido de una norma.
Artículo 27°: La ley otorga al trabajador adecuada protección contra el despido arbitrario.
Artículo 28°: El Estado reconoce los derechos de sindicación, negociación colectiva y huelga.
Cautela su ejercicio democrático: Garantiza la libertad sindical. Fomenta la negociación colectiva
y promueve formas de solución pacífica de los conflictos laborales. La convención colectiva tiene
fuerza vinculante en el ámbito de lo concertado. Regula el derecho de huelga para que se ejerza
en armonía con el interés social. Señala sus excepciones y limitaciones. Artículo 29°: El Estado
reconoce el derecho de los trabajadores a participar en las utilidades de la empresa y promueve
otras formas de participación.

4. DERECHO A LA EDUCACIÓN

La educación es un derecho humano fundamental, esencial para poder ejercitar todos los demás
derechos. La educación promueve la libertad y la autonomía personal y genera importantes
beneficios para el desarrollo. Sin embargo, millones de niños y adultos siguen privados de
oportunidades educativas, en muchos casos a causa de la pobreza.

Los instrumentos normativos de las Naciones Unidas y la UNESCO estipulan las obligaciones
jurídicas internacionales del derecho a la educación. Estos instrumentos promueven y
desarrollar el derecho de cada persona a disfrutar del acceso a la educación de calidad, sin
discriminación ni exclusión. Estos instrumentos constituyen un testimonio de la gran
importancia que los Estados Miembros y la comunidad internacional le asignan a la acción
normativa con miras a hacer realidad el derecho a la educación. Corresponde a los gobiernos el
cumplimiento de las obligaciones, tanto de índole jurídica como política, relativas al suministro
de educación de calidad para todos y la aplicación y supervisión más eficaces de las estrategias
educativas.

La educación es un instrumento poderoso que permite a los niños y adultos que se encuentran
social y económicamente marginados salir de la pobreza por su propio esfuerzo y participar
plenamente en la vida de la comunidad.

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 4


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

5. FUNDAMENTOS NORMATIVOS DEL DERECHO A LA EDUCACIÓN

La Constitución de la UNESCO establece ciertos principios fundamentales, tales como el principio


de la no discriminación, la igualdad de oportunidades y de trato, el acceso universal a la
educación y el principio de solidaridad.

El principio de no discriminación
Todos los seres humanos deben tener acceso a la educación, tanto de derecho como de hecho.
El principio de no discriminación está formulado en el inciso b) del párrafo 2 del Artículo I de la
Constitución de la UNESCO. Guiada por su misión de alcanzar gradualmente “...el ideal de la
igualdad de posibilidades de educación para todos, sin distinción de raza, sexo ni condición social
o económica alguna”.

En el Artículo 1 de la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de


la Enseñanza, el concepto de “discriminación” abarca toda distinción, exclusión, limitación o
preferencia, fundada en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, las opiniones políticas o
de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición económica o el nacimiento, que
tenga por finalidad o por efecto destruir o alterar la igualdad de trato en la esfera de la
enseñanza.

Igualdad de oportunidades y de trato


La primera mención de la “igualdad de oportunidades” que figura en un tratado internacional
sobre la educación aparece en el preámbulo de la Constitución de la UNESCO (“los Estados
Partes en la presente Constitución, persuadidos de la necesidad de asegurar a todos el pleno e
igual acceso a la educación...”)

El Articulo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos proclama algo análogo, aunque


lo formula de manera algo diferente, al estipular que “el acceso a los estudios superiores será
igual para todos, en función de los méritos respectivos”.

Tanto la Convention against Discrimination in Education 1960 como la Convención sobre los
Derechos del Niño 1989 mencionan el principio general de “igualdad de oportunidades”. De
hecho, la Convención de 1960 se concibió, en parte, con el fin de promover este principio
“procurar la igualdad de posibilidades y de trato para todas las personas” en la esfera educativa
e incluyó el Artículo 4 que trata del tema con este fin específico

La Convención sobre la Enseñanza Técnica y Profesional (1989) reconoce también “el derecho a
la igualdad de acceso a la enseñanza técnica y profesional”.

El acceso universal a la educación


El acceso universal a la educación es la piedra angular del derecho a la educación. Este principio
se encuentra en la mayoría de los instrumentos que la UNESCO ha elaborado en la esfera de la
educación, traducido en contenidos normativos.

El principio de solidaridad
El principio de la “solidaridad intelectual y moral” de la humanidad, consagrado en la
Constitución de la UNESCO, es una fuente de inspiración en la tarea de hacer realidad el derecho
de todos a la educación.

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 5


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

Este principio, que figura en la Declaración Mundial sobre la Educación para Todos (1990), animó
el espíritu del Foro Mundial de Educación, en el que la comunidad internacional afirmó que
“ningún país que se comprometa seriamente con la educación para todos se verá frustrado por
falta de recursos en su empeño por lograr esa meta”.

La vigente Constitución Política del Perú (1993) establece:

Artículo 13°: La educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona humana.
El Estado reconoce y garantiza la libertad de enseñanza. Los padres de familia tienen el deber
de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el
proceso educativo.

Artículo 14°: La educación promueve el conocimiento, el aprendizaje y la práctica de las


humanidades, la ciencia, la técnica, las artes, la educación física y el deporte. Prepara para la
vida y el trabajo y fomenta la solidaridad. Es deber del Estado promover el desarrollo científico
y tecnológico del país.
La formación ética y cívica y la enseñanza de la Constitución y de los derechos humanos
son obligatorias en todo el proceso educativo civil o militar. La educación religiosa se
imparte con respeto a la libertad de las conciencias.
La enseñanza se imparte, en todos sus niveles, con sujeción a los principios constitucionales
y a los fines de la correspondiente institución educativa.
Los medios de comunicación social deben colaborar con el Estado en la educación y en la
formación moral y cultural.

Artículo 17°: La educación inicial, primaria y secundaria son obligatorias. En las instituciones del
Estado, la educación es gratuita. En las universidades públicas el Estado garantiza el derecho
a educarse gratuitamente a los alumnos que mantengan un rendimiento satisfactorio y
no cuenten con los recursos económicos necesarios para cubrir los costos de educación.
Con el fin de garantizar la mayor pluralidad de la oferta educativa, y en favor de quienes
no puedan sufragar su educación, la ley fija el modo de subvencionar la educación privada en
cualquiera de sus modalidades, incluyendo la comunal y la cooperativa.
El Estado promueve la creación de centros de educación donde la población los requiera.
El Estado garantiza la erradicación del analfabetismo. Asimismo fomenta la educación
bilingüe e intercultural, según las características de cada zona. Preserva las diversas
manifestaciones culturales y lingüísticas del país. Promueve la integración nacional.

6. EL NEOLIBERALISMO

El término neoliberalismo es un neologismo que hace referencia a una política económica con
énfasis tecnocrático (eficiencia administrativa de la empresas) y macroeconómico (organización
económica a gran escala) que pretende reducir al mínimo la intervención estatal en materia
económica y social, defendiendo el libre mercado capitalista como mejor garante del equilibrio
institucional y el crecimiento económico de un país, salvo ante la presencia de los denominados
fallos del mercado.
Suele considerarse, erróneamente, como una reaparición del liberalismo decimonónico
(liberalismo del siglo XIX). Sin embargo, al contrario de éste, no rechaza totalmente el

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 6


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

intervencionismo estatal y además guarda una ambigüedad ideológica, respondiendo más a su


base teórica-técnica neoclásica. Siendo una propuesta macroeconómica tiende a ser neutral con
respecto a las libertades civiles.
Se usa con el fin de agrupar un conjunto de ideologías y teorías económicas que promueven el
fortalecimiento de la economía nacional (macroeconomía) y su entrada en el proceso
globalizador a través de incentivos empresariales que, según sus críticos, es susceptible de
conducirse en beneficio de intereses políticos más que a la economía de mercado propiamente
dicha.
Muchos economistas cuestionan el término neoliberalismo porque no corresponde a ninguna
escuela bien definida, ni siquiera a un modo especial de describir o interpretar las actividades
económicas (aunque probablemente sí de explicarlas). Se trata de un término más bien político
o ideológico, frecuentemente usado por los medios de comunicación y por algunos intelectuales.

7. PRINCIPIOS DEL NEOLIBERALISMO

La Organización Mundial de Comercio (OMC), el Banco Mundial, el Fondo Monetario


Internacional, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), los Estados
Unidos como aliados inmediatos de los grandes inversores y de las empresas multinacionales,
se convirtieron en promotores de una sola y única visión: hacer del mundo entero un vasto y
único mercado dominado por un puñado cada vez más restringido de grandes transnacionales y
de grandes grupos financieros, libres de actuar en la búsqueda de ganancias cada vez más
grandes. Esta visión del mundo ha sido por otra parte sostenida, en más de un caso, por equipos
gubernamentales nacionales.
Se impusieron los siguientes principios neoliberales:
1. La desregulación económica, facilitando la libre competencia (entre empresas a menudo
muy desiguales)
2. La reducción y la privatización de los servicios públicos especialmente en los sectores de
salud, de educación, de los servicios sociales y también de la infraestructura: agua,
electricidad, teléfonos.
3. La apertura de las fronteras a las empresas extranjeras y al capital internacional
4. La reducción del aparato del Estado y de sus servicios así como la reducción de los impuestos
que es lo que hace posible la oferta de servicios públicos.
Con el neoliberalismo todo se convierte en comercio: las personas y las naciones son ignoradas;
se avasallan los gobiernos que no son cómplices del nuevo orden económico. Habitada por una
sola preocupación, la ganancia a cualquier precio, la máquina liberal ignora a los seres humanos
y sus derechos, ignora las naciones y sus fronteras nacionales; avasalla los estados y somete a
sus gobiernos a los intereses de las transnacionales y del gran capital.

En la perspectiva neoliberal, las poblaciones, los hombres, las mujeres y los niños son
esencialmente trabajadores y trabajadoras y hasta cierto punto consumidores y consumidoras,
nada más. En la contabilidad empresaria se los considera como "cargas" y "costos" que se trata
permanentemente de reducir para mejorar la rentabilidad de la empresa. Se les pide a los
empleados y las empleadas la mayor "flexibilidad" en sus condiciones laborales, se los somete a
salarios bajos, se trata de evadir las cargas sociales y pretenden poder deshacerse de ellos a
voluntad como si fuese "objetos desechables". De este modo proliferan los empleos que no
reclaman obligaciones de carácter social para los empleadores y permiten deshacerse

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 7


FG
PROGRAMA DE
FORMACIÓN GENERAL

fácilmente de los trabajadores y de las trabajadoras. (Les gustaría por ejemplo poder despedir a
las trabajadoras que quedan encintas). Este tipo de relación se sitúa en las antípodas de las
relaciones que deberían establecerse entre personas que recíprocamente se reconocen en su
dignidad de seres humanos, iguales en sus derechos fundamentales aún dentro del contexto de
las empresas en las que unos son patrones o accionistas y otros empleados y empleadas. De este
modo han sido voluntariamente silenciados en todos los tratados comerciales internacionales
firmados estos últimos años, los derechos humanos de los trabajadores y de las trabajadoras,
como lo han sido igualmente los del ambiente o bien han sido relegados a algún anexo sin peso
jurídico, aun cuando se trata de dimensione esenciales a las actividades comerciales.
Lo mismo sucede con las naciones, con sus culturas, con su territorialidad. Son los recursos
naturales del planeta lo que les interesa a las empresas. Son el petróleo, las minas, el agua, los
bosques y hasta un cierto punto las poblaciones de ciertos países en tanto reservorios de mano
de obra.

8. BIBLIOGRAFÍA
Coordinadora, M. P. (2010). Cinco miradas al derecho a la salud. Estudios de caso en México, El Salvador
y Nicaragua. Fundar Centro de Análisis.
Económicas, S. E. (Organization). R. de la S. C. para las A., & Latinoamericanos, P. U. C. del E. C.
de E. (2004). Impactos Del Neoliberalismo. Editorial AbyaYala.
Project, U. M. (2005). Caribe. United Nations Publications.
UNESCO (2016). Derecho a la educación. Recuperado de:
http://www.unesco.org/new/es/right2education
UNESCO. (2016). Principios fundamentales del derecho a la educación. Recuperado de:
http://www.unesco.org/new/es/education/themes/leading-the-
internationalagenda/right-to-education/normative-action/fundamental-principles/

ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES 8

También podría gustarte