Está en la página 1de 11

LECTURA N°2

LA DEFENSA DE LA PERSONA HUMANA Y EL


RESPETO A SU DIGNIDAD

SEMESTRE : 2018 – I

CURSO : ETICA Y MORAL

PROFESOR : Ing. GARCIA LORENTE, CESAR

SECCION : 10T14

INTEGRANTES :
OCHOA MENDIETA, DANY OCTAVIO
OSORIO ANDRADE, JUAN DIEGO
PALACIOS EGOCHEAGA, LUIS ENRIQUE
PAMPANI ROLDAN, SOFÍA
PEREYRA TORRES, PATRICIA ALEXANDRA
PEREZ AQUISE, ESTEFANNY YUDITH
PORTILLA VELASQUEZ, LIDIS DAYANA
PORTOCARRERO CASANOVA, ANAIS VERONICA
RAMIREZ
VILLANES CAVERO, MARÍA

LIMA, PERÚ
2018
2

LA DEFENSA DE LA PERSONA
HUMANA Y EL RESPETO A SU
DIGNIDAD

ÉTICA Y MORAL
3

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN............................................................................. 4

CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO .................................................... 5

DEFINICIÓN DE PERSONA HUMANA ........................................ 5

DEFINICIÓN DE DIGNIDAD HUMANA ........................................ 6

CAPÍTULO II: DESARROLLO DE LA LECTURA ............................. 7

LA DEFENSA DE LA PERSONA HUMA Y EL RESPETO A SU

DIGNIDAD .................................................................................... 7

LA DEFENSA DE LA PERSONA HUMA Y EL RESPETO A SU

DIGNIDAD EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE PERÚ ........... 8

CONCLUSIONES .......................................................................... 10

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .............................................. 11

ÉTICA Y MORAL
4

INTRODUCCIÓN

En el trabajo reflexionamos en torno a la dignidad como concepto moral que sirve


de base a todo el plexo de derechos con el que se garantiza el respeto a la
persona humana. Comenzamos analizando el propio concepto de dignidad y sus
fundamentos éticos, para después adentrarnos en la expresión jurídica de la
dignidad como condición a la defensa de la persona y de los derechos humanos
y fundamentales que la garantizan.

Hoy nos resulta familiar la palabra “dignidad”, ampliamente usada en el lenguaje


de las ciencias sociales en diferentes contextos, y también de forma coloquial. A
menudo oímos decir que una actitud es digna o indigna, que alguien se comportó
dignamente ante situaciones adversas o que un pueblo o nación son dignos. Sin
embargo, no se suele reflexionar sobre el sentido profundo de estas frases que
a todas luces nos enuncian un juicio moral de realce o reconocimiento del
decoro, del honor o de la grandeza en la manera de comportarnos. En la vida
cotidiana muchas veces valoramos como dignas solo a las personas que se
conducen con decoro, de una forma ejemplar que no da cabida al reproche o al
arrepentimiento, sino todo lo contrario, su comportamiento es motivo de orgullo
personal y social.

En su sentido originario “dignidad” (lat. dignus) significó igual, del mismo precio
o valor, de donde se derivaría la acepción de algo justo o merecedor de respeto.
La tradición religiosa desarrolló su concepción sobre la dignidad a partir del
concepto Imago Dei, sobre cuya base elaboró los rasgos universales y distintivos
de la persona humana y fundamentó la obligación de respetarla dada su
condición de intermediaria entre el Creador y lo creado. El pensamiento filosófico
contribuyó a desarrollar esa visión universal del hombre como merecedor del
respeto de sí mismo y de los demás, que constituye una característica distintiva
de su condición humana. Gracias a esta forma de pensar, las ciencias sociales
actuales reconocen que la actitud de respeto hacia la persona humana tiene por
base su dignidad, en la cual se originan los derechos humanos.

ÉTICA Y MORAL
5

CAPÍTULO I: MARCO TEÓRICO

DEFINICIÓN DE PERSONA HUMANA

Si nos preguntamos qué es la persona humana, llegamos a la conclusión de que


es una entidad psico-bio-social, como bien lo define la OMS (Organización
Mundial de la Salud). Nosotros agregamos que es un ser, por sobre todas las
cosas, espiritual, cualidad esta que lo distingue de los animales.

Entonces, como cuerpo, mente y espíritu, se convierte en la obra maestra del


Creador; por eso mismo, tiene la posibilidad de superarse, evolucionar, crear y
crecer. El ser humano, si desarrolla su inteligencia y talento y los utiliza con fines
altruistas, verdaderamente llega a mostrar su lado sensible y espiritual. El
propósito de Dios, al crearlo a su imagen y semejanza, es que el hombre tenga
una misión noble de hacer cosas buenas en beneficio de los suyos y de los
demás. Por suerte, todavía existen personas maravillosas y valiosas, que
piensan en su familia, sus vecinos, su país, y trabajan por mejorar las
condiciones de vida. Vemos esto en las tareas de médicos, educadores,
sacerdotes, obreros, comunicadores y algunos políticos, ya que no podemos
decir que todos son malos.

En cada persona hay ángeles y demonios. Pero algunos desarrollan y utilizan


más sus virtudes y dones espirituales y otros, sus defectos e imperfecciones.
Todos los días hablamos solo de cosas malas y nos parece que el mundo está
lleno de violencia, odio, envidia y codicia. No es así, porque en este mismo
momento hay muchas personas rezando, inventando, enseñando, cultivando,
escribiendo, trabajando y haciendo caridad. Es decir, haciendo cosas buenas.

Si todos y todas reflexionáramos sobre lo que significa la persona humana, para


qué vinimos y hacia dónde nos vamos, como se preguntan los filósofos,
realmente valoraríamos el tiempo, la naturaleza, a los amigos, familias y vecinos.
Seríamos agradecidos por tantas cosas que el Señor nos regala todos los días
y tendríamos un espíritu más solidario,

Los filósofos también dicen que la finalidad del ser humano es sentir, vivir, amar,
pensar, actuar, reaccionar, crecer, trabajar y plasmar su creatividad en obras
ÉTICA Y MORAL
6

eternas, que trasciendan el tiempo y el espacio. Esta grandeza lo llevará un día


a remontarse hacia el infinito y encontrarse con su creador.

DEFINICIÓN DE DIGNIDAD HUMANA

La dignidad humana es el derecho que tiene cada ser humano, de ser respetado
y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones
particulares, por el solo hecho de ser persona. La historia nos muestra muchos
casos en que la dignidad humana ha sido avasallada. Son ejemplos de ello la
desigualdad social vigente en la Edad Media, los abusos del poder, o el
holocausto. Justamente este último hecho hizo que se dictara la Declaración
Universal de los Derechos Humanos en 1948 que declaró a todos los seres
humanos como iguales y libres en sus derechos y EN SU DIGNIDAD. Esta
práctica de reconocimiento de la dignidad humana siguió plasmándose en
tratados internacionales y Constituciones nacionales.

Cada uno pertenece a una determinada raza, sexo, religión; posee una ideología,
nacionalidad, determinados rasgos físicos (alto, bajo, rubio, moreno, delgado,
robusto, etcétera) un cierto coeficiente intelectual, más o menos habilidad física,
mucho o poco dinero, y un aspecto que puede o no coincidir con el ideal de
belleza; puede padecerse algún problema de salud, que impida algunas
acciones, pero en esencia todos somos iguales como sujetos de derechos, y
aquellos con menores posibilidades deben ser ayudados por el Estado para que
tengan igualdad de oportunidades.

Como seres dignos (sinónimo de valiosos) somos merecedores del derecho a la


vida, a la libertad (salvo como pena si se ha cometido un delito) a la educación y
a la cultura, al trabajo, a poseer una vivienda, a constituir una familia, tener
alimentación saludable y recreación. Debemos poder elegir nuestro destino,
nuestra vocación, nuestras ideas, con el único límite del respeto a la dignidad de
los demás. Se oponen a la dignidad humana, los tratos humillantes, indecorosos,
discriminatorios, la violencia, la desigualdad legal y jurídica.

ÉTICA Y MORAL
7

CAPÍTULO II: DESARROLLO DE LA LECTURA

LA DEFENSA DE LA PERSONA HUMA Y EL RESPETO A SU


DIGNIDAD

Siguiendo una tendencia actual, la dignidad de la persona humana ha sido


colocada como punto de partida, fundamento y horizonte de nuestro sistema
jurídico, pues se considera que constituye a la vez un umbral mínimo sobre lo
que debe contener un ordenamiento justo y que su realización es la aspiración
máxima para los Estados constitucionales.

En esta línea, su posición de piedra angular se ve reflejada de manera expresa


en un sin número de documentos y normas que sirven de fuente y referente al
constitucionalismo contemporáneo llamado también neoconstitucionalismo. Es
el caso, por mencionar ejemplos representativos, de la Carta de las Naciones
Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos y la Ley Fundamental de la República Federal de
Alemania.

Los citados instrumentos son los textos normativos de mayor influjo en el


escenario posbélico para el constitucionalismo mundial. En este contexto,
también influenciada por el humanismo de la posguerra, la Constitución peruana
de 1979 hizo referencia a la “persona humana” como “fin supremo de la sociedad
y del Estado”, prescribiendo además que“Todos tienen la obligación de
respetarla y protegerla”.

Pero es recién la Constitución de 1993 la que hace explícita referencia a la


dignidad de la persona, en su artículo 1. Como puede apreciarse, a través de
esta disposición nuestra comunidad política se fija como horizonte máximo
“defender” a la persona y además“respetar su dignidad”. Lo primero, la defensa
de la persona, alude básicamente al deber de reaccionar frente a ataques o
menosprecios a cada ser humano, responsabilidad que recae en agentes
públicos y privados (es decir, todos los miembros de la comunidad). Lo segundo,
el respeto a la dignidad humana, es una obligación más amplia, pues podría
decirse que abarca lo anterior la protección para las personas, aludiendo además

ÉTICA Y MORAL
8

a su libertad plena o real, a su desarrollo, a su realización conforme a sus planes


de vida. Por lo tanto, se advierte que el elemento clave de este artículo es la
dignidad humana, más aún, las exigencias que derivan de su contenido y el
respeto que demanda.

Ahora bien, dada su gran importancia jurídica y política, conviene preguntarnos,


¿qué significa dignidad humana? Su contenido y significado no es para nada
claro, pues son diversas las formas de entenderlo. En lo que sigue nos
referiremos a los cuatro conceptos de dignidad más relevantes para el
constitucionalismo y las filosofías política y morales contemporáneas.

LA DEFENSA DE LA PERSONA HUMA Y EL RESPETO A SU


DIGNIDAD EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE PERÚ

"Artículo 1.- La persona humana es el fin supremo de la sociedad y


del Estado Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla"

En la Constitución de 1979 se decía que el fin supremo de la sociedad y del


Estado era la persona humana. En la de 1993 se dice que dicho fin supremo son
la defensa de la persona y el respeto de su dignidad

A pesar que el texto ha sido cambiado en sentido último de los artículos es el


mismo respetar y proteger o defender al ser humano es el fin supremo de la
sociedad y del Estado.

Si bien es cierto que en última instancia tanto la Constitución de 1979 como la


de 1993 tienen igual significado normativo en esta materia en realidad
consideramos que el texto de la Constitución de 1979 hacía mejor atención a la
naturaleza de las cosas al poner a la persona humana como fin supremo de la
sociedad y del Estado porque es al ser humano al que corresponde tal privilegio
por ser quien es. La fórmula que utiliza la Constitución de 1993 es imperfecta
desde el punto de vista de su expresión porque gramaticalmente dice que los
fines supremos de la sociedad y del Estado son la defensa y el respeto de la
dignidad de la persona.

ÉTICA Y MORAL
9

Se equivoca porque ambas son tareas o responsabilidades y no pueden ser fines


en sí mismos. Sólo el ser humano, de lo que existe sobre la tierra puede tener
tal condición. No es fácil encontrar la razón por la que se hizo este cambio.

Más allá de estas diferencias lo cierto es que si de lo que se trata en la sociedad


es de defender a la persona y respetar su dignidad lo que en verdad se está
diciendo es que ella es el centro de la vida social. Sin embargo al establecer esto
último debemos cuidarnos de no caer en una apreciación puramente
individualista de la Constitución que sería una de las posibilidades en juego dar
a la persona el centro de la vida social no quiere decir que ella es importante
solamente como individuo. Cuando se habla de persona y de sociedad se está
trabajando sobre dos conceptos que resultan a la vez distintos y
complementarios. Distintos porque cada ser humano es distinto del grupo; y
complementarios porque la sociedad no es otra cosa que un conjunto
estructurado de relaciones humanas distintas a la suma de individuos como tal;
y también porque cada ser humano se desarrolla dentro de la sociedad a la que
pertenece y en ciertos aspectos muy importantes es moldeado por ella. En otras
palabras, el ser humano jurídicamente considerado lo es en tanto individuo y
también en sus relaciones sociales sin que lo uno pueda ser aislado de lo otro.

ÉTICA Y MORAL
10

CONCLUSIONES

 Es evidente que nuestra Constitución no es la única que reconoce la

dignidad de persona, sino que en el transcurso del presente siglo se ha

dado una creciente concientización del significado que tiene el respeto de

la dignidad en todos los seres humanos. Este fenómeno que no reconoce

fronteras, se manifiesta en la redacción de diversos textos nacionales,

regionales e internacionales, tratados, convenios, etc. En los cuales la

idea del respeto hacia la dignidad del hombre, ha tomado una fuerza

arrolladora.

 Hoy día vivimos en una sociedad que, en el plano de las proclamaciones,

exalta la dignidad de la persona humana, mientras en el plano de los

hechos denigra la condición del hombre, la mediatiza, la empequeñece.

Lo lamentable de todos estos derechos derivados del reconocimiento de

la dignidad del hombre, (libertad, igualdad, honor, intimidad, vida,

integridad, etc.) es que si bien se encuentran reconocidos y proclamados,

no son respetados en la vida del hombre con la asiduidad que

desearíamos, produciéndole así un atropello continuo, y progresivo a su

dignidad.

ÉTICA Y MORAL
11

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

abc. (17 de Marzo de 2018). ¿Qué es la persona humana? Obtenido de ¿Qué


es la persona humana?: http://www.abc.com.py/edicion-
impresa/opinion/que-es-la-persona-humana-1647059.html

Deconceptos. (17 de Marzo de 2018). Concepto de dignidad humana. Obtenido


de Concepto de dignidad humana: https://deconceptos.com/ciencias-
juridicas/dignidad-humana

Gutierrez, W. (17 de Marzo de 2018). Dignidad a la persona. Obtenido de


Dignidad a la persona:
http://www.academia.edu/3827541/Dignidad_de_la_persona_comentario
s_al_art%C3%ADculo_1_de_la_Constituci%C3%B3n_

iglesia, E. d. (17 de Marzo de 2018). LA DIGNIDAD DE LA PERSONA.


Obtenido de LA DIGNIDAD DE LA PERSONA:
http://diocesiscoriacaceres.org/menuderecho/Materiales/Documentos/Te
mas/Tema04-Dignidad-de-la-persona-humana-y-derechos-humanos.pdf

Landa, C., & UNAM. (13 de Diciembre de 2017). Dignidad de la persona


humana . (U. N. México, Ed.) Cuestiones Constitucionales, III(8), 38-55.
Recuperado el 4 de Marzo de 2018, de
https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/cuestiones-
constitucionales/article/view/5649/7378

Michelini, D., & Romero, E. (2001). Persona humana y dignidad. Una


perspectiva ético-discursiva. Filosofía Universal, 142-147.

ÉTICA Y MORAL