Está en la página 1de 10

“ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS”

DOCENTE:
Vilela Quispe, Isbi.
INTEGRANTES:
 Alva Santillán, Ariana.
 Cabanillas Caballero, Angie.
 Cueva Ortega, Lisbeth.
 Montenegro Castro, Diana.
 Rengifo Valencia, Diego.
 Sánchez Medina, Fabrizio.

HORARIO:
Lunes: 7:15 pm – 8:45 pm

2018
Resumen

Los factores psicológicos pueden desempeñar un papel esencial en la historia de


algunas enfermedades. Cualquier trastorno físico suele implicar, a distintos niveles,
alteraciones psicológicas, y viceversa. Tradicionalmente se ha hablado de "Trastornos
psicosomáticos" (DSM-II).
Actualmente, el DSM habla de "Factores psicológicos que
afectan al estado físico o a la condición médica".
SOBRE EL CONCEPTO DE "PSICOSOMÁTICO"
Término utilizado por primera vez por Heinroth en 1818:
"El origen del insomnio es psicosomático".
Durante el siglo XIX, apenas parece en la literatura.
En el siglo XX, comienza a utilizarse de manera formal
debido a: Introducción de la "medicina psicosomática"
(1922) (Deutsch).
La publicación del libro "Emotions and bodily changes" (Dunbar).

1. ENFOQUE PSICOFISIOLÓGICO.
Somatización: es el diagnóstico que se realiza a aquellas personas que se quejan de
forma reiterada de dolores y malestar de diversa índole, los cuales no tienen un origen
físico identificable. Dichos síntomas, que además son recurrentes e inexplicables,
interfieren negativamente en su vida social, laboral e incluso personal.
La psicofisiología o psicología fisiológica: es la rama de la psicología que se encarga
de estudiar los elementos biológicos
de la conducta. Se trata de una
disciplina que se encuentra
relacionada con las bases fisiológicas
de los procesos psicológicos y el
funcionamiento cerebral.
En este sentido, la psicología resulta
una ciencia amplia que por ejemplo,
está interesada en conocer los motivos
por los cuales ciertas personas temen
a las arañas. En cambio, la
psicofisiología resulta una disciplina
más concreta que estaría interesada
en los procesos mentales y fisiológicos
responsables del temor a las arañas.
La psicofisiología es por lo tanto una rama que se desarrolló a partir de la psicología. De
hecho, el primer texto de psicología científica escrito por el famoso psicólogo
alemán Wilhem Wundt a finales del siglo XIX llevaba el título de principios de psicología
fisiológica.
Resalta dos supuestosbásicos:
1. El cuerpo y la mente son una unidad
2. Los factores psicológicos deben tenerse en cuenta ante cualquier enfermedad.
A TENER EN CUENTA EN LOS TRASTORNOS PSICOSOMATICOS:
Ante un sujeto con síntomas y signos de alteración en su salud física, se deben
considerar las siguientes posibilidades:
- Presencia de enfermedad médica definida. Presencia de enfermedad, pero factores
psicológicos, comportamentales y sociales están implicados en su manifestación inicial,
la exacerbación de sus síntomas o la alteración de respuesta al tratamiento.
- Presencia de
trastorno psiquiátrico
definido con síntomas
y signos físicos
asociados. Ejemplo los
trastornos de ansiedad y
los
trastornosdepresivos.
-Los síntomas
referidos por el
paciente y los
hallazgos del examen físico no evidencian alteración fisiopatológica y los
exámenes complementarios tampoco están alterados. Ejemplo los
trastornossomatomorfos.

2. ETIOPATOGENIA DE LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS.


Según su etiopatogenia (según la causa y la fisiopatología consecuente) las enfermedades
se pueden clasificar en:

 Enfermedades endógenas (atribuibles a alteración del huésped):

- Genéticas
- Congénitas
- Nutricionales
- Metabólicas
- Degenerativas
- Autoinmunes
- Inflamatorias
- Endocrinas
- Mentales
 Enfermedades exógenas (atribuibles al efecto de la acción directa del agente
sobre el huésped):
- Infecciosas
- Parasitarias
- Venéreas
- Tóxicas
- Traumáticas
- Alérgicas
- Iatrógenas

 Enfermedades ambientales (atribuibles a los efectos del ambiente y del


agente -en conjunto- sobre el huésped):
- Ambientales
- Profesionales
- Mecanoposturales
- Por causa externa
 Enfermedades de etiología multifactorial:
- Neoplásicas
- Del desarrollo
- Idiopáticas
- Psicosomáticas

3. TRASTORNOS PSICOSOMATICOS.
En principio hemos de señalar que en la actualidad suele hablarse de "factores
psicológicos que afectan al estado físico" (DSM-3-R) para referirse a cualquier trastorno
físico en el que los factores psicológicos son considerados importantes, es decir, cuando
existen factores psicológicos que contribuyen a la iniciación o a la exacerbación de una
enfermedad física. Es lo que antes se denominaban alteraciones psicosomáticas o
psicofisiológicas. Sin embargo, en general podemos utilizar indistintamente las
diferentes términos ya que a nivel de cultura popular significan lo mismo aunque
técnicamente existan diferentes críticas a cada uno de ellos pero entrando en un nivel
mucho más científico.
También resulta muy importante señalar que actualmente la problemática de la
enfermedad física es bastante diferente de la de hace unos años; antes era impensable
y poco menos que sacrílego hablar de que ciertas enfermedades como por
ejemplo cáncer, diabetes, miopía, enfermedades
coronarias, asma, alergias, etc, pudieran estar influenciadas por factores
psicológicos. Sin embargo, estudios recientes demuestran que tales factores pueden
desempeñar un papel esencial en la historia natural de este tipo de enfermedades.
Cuestiones tales como estrategias de afrontamiento, estresores ambientales,
características de personalidad, creencias y factores culturales, etc, pueden juegan un
papel muy importante tanto en el origen como en el curso de la enfermedad.
No pretendemos aquí promover ningún debate al respecto, es por ello que con fines
meramente informativos, únicamente nos limitamos a dar una tabla de enfermedades
que en general son consideradas en este sentido (esta tabla tampoco pretende ser una
clasificación exhaustiva sino más bien una aproximación a ello):
4. RELACIÓN MENTE-CUERPO.
Se trata de una relación entre la mente y el cuerpo y de la posibilidad de que esta
relación pueda manifestarse de una forma determinada en nuestro estado de salud o de
ser una guía para sanar una determinada zona en desarmonía.

Solo cuando comenzamos a ver que existe una relación y que es sumamente importante
veremos todas las implicaciones más profundas y será más fácil la aceptación de ello.
Al explorar la extraordinaria interacción de energías entre los muchos aspectos de la
personalidad, conformada por reacciones inconscientes, emociones propias o
aprendidas, y otras reprimidas, miedos y traumas y la relación de todo esto con las
señales en el fisco y su capacidad para autoregularse y sanarse o enfemermarse y dar
la alarma o señal, entonces vemos lo maravilloso y sabio que es nuestro cuerpo
humano. El posee una inteligencia y compasión infinitas y nos proporciona siempre los
medios necesarios para que no nos afecten profundamente y defendernos ante
cualquier amenaza física y mental.

De la misma forma que el cuerpo manifiesta sentimientos y pensamientos conscientes,


también manifiesta las energías inconscientes que se representará a través de nuestras
reacciones, acciones y lenguaje corporal.

La mente y el cuerpo son un todo, están integrados y de allí la conexión psicosomática,


nuestro ser es todo energía que fluyen y se
comunican constantemente a través de
pensamientos que emanan del cerebro y ese
corriente energética llega a la parte más externa
de la célula en la hipogenética y genera una
reacción y a su vez una alteración del estado
energético de la célula, acumulando o
bloqueando la energía en la célula propiamente,
y dependiendo del patrón de creencia afectará al
órgano que con su psique manifestará la
emoción ante la cual reaccionaremos de
diversas formas o por el contrario guardaremos en el tiempo en forma de rencor, miedos,
ira… No existe separación alguna entre lo que sucede mente y lo que ocurre en el
cuerpo.

Nosotros somos nuestros cuerpos, nuestra condición de ser es una consecuencia


directa de la comunicación entre diversos aspectos de nuestra existencia sumadas
nuestras experiencias. Cuando decimos que nos duele un tobillo, o un hombro, en
realidad es nuestro cuerpo que nos está diciendo “epa eso que pasa allá fuera y lo que
dice el cerebro está generando un dolor o activando una herida interna, netamente
emocional y relacionada con la psique de esa zona, es una comunicación no verbal y
una gran oportunidad de sanar…tener una sana-acción.

Al suministrar algún tratamiento físico y


medicamento a la zona afectada es tan
solo curar o eliminar el dolor
temporalmente, ignorar y no escuchar al
cuerpo es ignorar una parte importante “la
causa”, así que al no atender ésta
patología perdurará en el tiempo o se
repetirá una y otra vez. Negar la relación
psicosomática significa ignorar la gran
oportunidad de sanar a través del leguaje
corporal, es no atender la alarma que nos
da el cuerpo físico para atender al cuerpo emocional, y se requiere sanar para
evolucionar.

Las emociones saludables y la salud


La idea de que los estados mentales pueden afectar a la salud es muy nueva en la
ciencia, sin embargo, existe una gran cantidad de datos acerca de las emociones
ordinarias y la salud.

Al final, parece claro que en todo desequilibrio o enfermedad existe un conflicto interno
subconsciente y la necesidad de recuperar el control emocional.

Por tanto, la enfermedad puede reflejar la necesidad de conocer el estado emocional de


la persona. Restablecer la salud implica tomar conciencia de las emociones causantes
del daño y no canalizadas adecuadamente: culpa, egoísmo, miedo, rabia contribuyen a
alejarnos del bienestar y la salud.

El cerebro y las emociones


Según afirma el divulgador científico Eduard Punset: “las emociones nos traicionan y
son el principal desencadenante de los cambios que suceden en nuestra mente”.

El origen fisiológico de las emociones es neuronal y endocrino. Además de esta base


biológica, las emociones se nutren de los conocimientos, expectativas y creencias, es
decir, son el resultado de la biología y la cultura.

Luis Rojas Marcos, conocido psiquiatra e investigador, localiza las emociones en el


cerebro, donde se crean y regulan. “El cerebro es el centro de las emociones”, afirma
rotundamente.
Hoy en día sabemos que, la mayoría de las enfermedades mentales tienen su origen en
trastornos afectivos o están acompañadas de ellos. Además, las emociones pueden
llegar a desencadenar una enfermedad y también, la enfermedad puede provocar una
fuerte emoción.

Algunas enfermedades quitan la capacidad de autocontrol o, nos roban la alegría como


la depresión. Uno de los síntomas del Alzheimer, es la falta de control de las principales
emociones, según Rojas Marcos los enfermos se ponen a llorar, gritar e incluso reír sin
ningún autocontrol. En otras enfermedades físicas como el hipertiroidismo, la persona
pierde los nervios y es dominada por la ansiedad.

5. TRATAMIENTO DE LAS ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS.


Antes de ver tratamientos de las enfermedades psicosomáticas, debemos conocer sus
consecuencias en la salud

Consecuencias de sufrir un trastorno psicosomático

Si padeces una enfermedad psicosomática, es probable que hayas emprendido una


larga peregrinación por las consultas médicas, buscando una explicación y una solución
para tus síntomas. De hecho, estos problemas pueden afectar diferentes sistemas:
 Sistema nervioso. Dolores de cabeza, mareos, vértigos, desmayos, hormigueos,
parálisis musculares.

 Sistema respiratorio. Sensación de ahogo, dolor u opresión en el pecho,


dificultades para respirar con normalidad.

 Sistema digestivo. Sensación de atragantamiento, náuseas, vómitos,


estreñimiento, diarrea.

 Sistema circulatorio. Palpitaciones y taquicardia.

 Sistema osteomuscular. Tensión y dolor muscular, cansancio, dolor en las


articulaciones, la espalda y las extremidades.

Estos síntomas afectarán considerablemente tu calidad de vida, así como tu estado de


ánimo, por lo que trastornos como la depresión son habituales.

Tratamiento de las enfermedades psicosomáticas

Dado que los trastornos psicosomáticos incluyen síntomas físicos que enmascaran la
angustia emocional, es necesario encontrar su causa y reprogramar el cerebro para que
aprenda a afrontar las situaciones sin somatizarlas.

Tratamiento combinado: médico psiquiatra y psicólogo.

Objetivo: Médico Psiquiatra: mejorar estado físico del paciente.


Psicológico: Corto plazo: aliviar la ansiedad aguda
Largo plazo: identificar y prevenir factores estresantes.
 Hipnosis clínica. A través de la hipnosis accedemos a tu subconsciente, a los
recuerdos, sensaciones y
pensamientos que han originado
el trastorno. Eliminamos esas
creencias desadaptativas y
colocamos en su lugar creencias
más positivas, que te ayudarán a
recuperar la salud. La hipnosis es
una herramienta muy poderosa
que activa nuestros mecanismos
naturales de autosanación y que
se ha demostrado eficaz mediante numerosos estudios clínicos en el tratamiento de
los trastornos psicosomáticos y el dolor crónico.

 Neurofeedback. A través del entrenamiento en neurofeedback nuestro cerebro


aprende a auto regularse, lo que conlleva grandes beneficios en el funcionamiento
cerebral y por lo tanto, la mejoría en problemas como la fibromialgia, el dolor crónico,
el insomnio, las migrañas y el dolor de cabeza tensional.

 Coherencia cardiaca. Mediante el entrenamiento en técnicas de coherencia


cardiaca del Instituto HearthMath logramos con solo unos minutos al día practicando
desde casa mejorar nuestra salud y autocontrol emocional.

 EMDR. Si en la base del


trastorno psicosomático se
encuentra un trauma, con esta
técnica te ayudamos a
disminuir su impacto
emocional negativo, de
manera que puedas
reprocesar esa experiencia y
seguir adelante. Además, a
través de esta técnica
podemos reprocesar las
emociones negativas
asociadas a la enfermedad, de
forma, que al liberarte de ellas puedas también aliviar tus síntomas.

 EFT. Esta técnica se basa en la estimulación de una serie de puntos de acupuntura


dando golpecitos con los dedos mientras nos focalizamos en el problema a tratar. Al
desbloquear en tu cuerpo
la energía vinculada a esa
emoción, el malestar y los
síntomas desaparecen o
se alivian.

 Relajación. A través de la
relajación guiada lograrás
deshacerte de la
ansiedad, mientras
disminuyen los niveles de
cortisol y otras hormonas
del estrés que dañan tu
organismo.
 Visualización. La imaginación es una herramienta muy poderosa que se puede
utilizar para reducir la tensión muscular, aliviar el dolor y regular la respiración y el
ritmo cardiaco.

 Mindfulness. Cultivando una actitud mindfulness podrás apreciar cambios no sólo


en tu relación con la enfermedad (y por lo tanto en tus síntomas), sino que también
aprenderás a vivir más plenamente y la enfermedad ocupará menos espacio en tu
mente y en tu vida.

REFERENCIAS

 http://www.elpradopsicologos.es/psicosomatico/

 https://es.scribd.com/document/69399638/ENFERMEDADES-
PSICOSOMATICAS

 https://www.lifeder.com/psicofisiologia/

 https://www.psicoactiva.com/blog/trastorno-de-somatizacion-cuando-la-
mente-controla-el-cuerpo/