Está en la página 1de 1

LOS MARQUESES DE VILUMA, SIPE SIPE Y LA INDEPENDENCIA DE ARGENTINA

JULIO RODRIGUEZ - julio.a.rh@gmail.com

Viajando hacia Oruro o La Paz por carretera, a unos 40minutos de la ciudad de Cochabamba
(Bolivia) resalta con su arena roja el Rio Viloma. Un ancho rio estacional cuyo lecho arenoso es
usado desde hace mas de 30 años como banco de extracción de material de construcción del Área
Metropolitana de Cochabamba. Este rio está ubicado en el Municipio de Sipe Sipe, y forma parte
de la red de drenaje de la cuenca principal del Rio Rocha y surca uno de los pocos espacios
agrícolas que quedan en nuestro gran valle. Ahí también vamos cuando es necesario un paseo
dominical por una campiña agrícola todavía no alterada con las urbanizaciones y de paso degustar
unos buenos platos criollos cochabambinos.

Sin embargo, hay algo que la mayoría de los cochabambinos desconoce. Este río dio paso a la
creación de un título nobiliario español, el Marquesado de Viluma. Efectivamente, el Marquesado
de Viluma fue creado por el rey Fernando VII a favor del general Joaquín de la Pezuela, en
conmemoración de la victoria realista en la Batalla de Sipe Sipe o Batalla de Viluma, ocurrida el 29
de noviembre de 1815, durante la Tercera Expedición Auxiliadora Argentina al Alto Perú al mando
del General José Rondeau y en el marco de las guerras de independencia hispanoamericanas. El
victorioso general Joaquín de la Pezuela, Marqués de Viluma, también fue ascendido a teniente
general y nombrado posteriormente trigésimo noveno Virrey del Perú. Después de esta batalla el
derrotado General Rondeau y el Tercer Ejercito no pararon ni siquiera a orinar en el camino hasta
llegar a Buenos Aires.

Son siete los Marqueses de Viluma desde Joaquín de la Pezuela hasta el día de hoy. El ultimo Don
Juan José Álvarez de Lorenzana y de Perinat lo detenta desde 2001. Esta familia posee entre sus
muchos bienes el Palacio de Viluma construido en Madrid en las antiguas huertas del duque de
Frías. Desde que el Marqués de Viluma retornó a España en 1825 ni él ni sus descendientes
volvieron al antiguo campo de batalla que originó su título nobiliario y su fama y fortuna.

Sin embargo, este campo de batalla no solo originó un título nobiliario y glorias al vencedor, sino
que, en palabras argentinas, tuvo como consecuencia la pérdida definitiva de las provincias del
Alto Perú para las Provincias Unidas del Rio de la Plata y, en la historia argentina, es considerada
después del desastre de Huaqui, como la mayor derrota de las fuerzas revolucionarias durante la
Independencia de Argentina en la Campaña del Alto Perú. Lo más extraño, no se tiene registro de
que hayan luchado fuerzas revolucionarias altoperuanas o cochabambinas, solo fueron argentinas
y españolas en campo cochabambino.

En resumen, si no fuera por el Marqués de Viluma, el Alto Perú sería probablemente argentino.
Por lo tanto, la próxima visita dominguera al valle de Sipe Sipe y antes de comer los famosos
chicharrones a la vera de la carretera, no será difícil detenernos un rato en el Rio Viloma y al ver
las arenas rojas imaginar sobre ellas a más de 7000 soldados en una de las batallas más
importantes para España, Argentina y por supuesto nuestra Bolivia.