Está en la página 1de 2

SUGERENCIAS PARA SELECCIONAR LA BASE DE CALCULO

La base de cálculo es una cantidad específica que se escoge como referencia


para los cálculos que se van a realizar durante la resolución del problema
planteado.

1. Se establece como el primer paso en la resolución del problema, aún cuando


éste sea relativamente simple. Puede ser un período de tiempo, un peso dado
de material, un determinado volumen, o alguna cantidad específica de una de
las corrientes de materiales que entran o salen de un proceso.

2. En algunos casos el enunciado del problema indica la base en la cual se van a


realizar los cálculos. Pero otras veces es conveniente seleccionar una base
diferente, pero se debe estar siempre pendiente y al final realizar los cambios
que exija el planteamiento del problema.

3. Si se dan las composiciones, porciento en peso o porciento molar de una de


las corrientes de materia que entra o sale del proceso, puede elegirse una
base unitaria de 1 ó 100 de algo como lb, gr, o moles y al final, los valores que
se calcularon con respecto a esta base pueden convertirse de acuerdo a lo que
se pide en el problema. La solución de esta selección de la base se debe a que
el porcentaje se iguala automáticamente con el número de libras, gramos o
moles, respectivamente. Se ahorra un paso en los cálculos y, más aun, se
simplifican.

4. Generalmente, en problemas sencillos, cuando se desea hallar composiciones


o concentraciones el valor numérico de la base no altera el resultado final.

5. En la resolución de un problema de cantidades numéricas de masa o de


volumen en el cual se utilice una base diferente a dichas cantidades no se
puede mezclar esta con la base escogida sin revisar los cambios que
correspondan porque se obtiene resultado incorrecto.

6. Tener cuidado de no seleccionar más de una base en la solución de un


problema determinado. En caso que se requiera (pocas veces ocurre) no se
deben mezclar los resultados parciales sin observar los cambios convenientes.

Estas sugerencias son útiles para la resolución de problemas, pero se debe


recordar que la selección de la base de cálculo es personal y por consiguiente
depende de la habilidad, capacidad, conocimientos, aptitudes y costumbres de
cada persona, al igual que la forma de utilizar los métodos de cálculo y los
principios de la estequiometría en los problemas relacionados con los balances de
materia y de energía.
TÉCNICA PARA RESOLVER PROBLEMAS

En caso de que pueda adquirirse un buen hábito en la resolución de problemas durante


las primeras épocas de la carrera se logrará un ahorro considerable de tiempo y se
eliminarán contratiempos en todos los aspectos del trabajo dentro y fuera de la Escuela.
Al resolver los problemas relacionados con los balances de material y de energía se
deberá:

a) Revisar cuidadosamente todo el material disponible y entender qué es lo que se desea


conocer. Algunas veces, como en la vida, el mayor obstáculo consiste en saber cuál
es el problema.

b) Determinar los datos adicionales que se requieren en caso de haberlos y obtener esta
información.

c) Dibujar un diagrama simplificado de lo que se lleva a cabo y escribir en éste los datos
disponibles. Se pueden usar cuadros para indicar procesos o equipos, y líneas para
los flujos de las corrientes.

d) Seleccionar una base con la cual iniciar los cálculos del problema. (Ver sugerencias
para la selección de la base de cálculo).

e) En caso de que se verifique una reacción química escribirla y asegurarse de que está
balanceada.

Hasta este momento se deberá ya tener en la mente una idea aproximada acerca de qué
consiste el problema, así como un plan razonablemente claro de lo que se piensa hacer;
sin embargo, en caso de no saber cómo proceder exactamente, empezando con lo que se
dispone para obtener lo que se requiere, se tendrá que:

f) Decidir que fórmulas o relaciones son las necesarias para este caso específico, y qué
tipo de cálculos y de respuestas intermedias se tendrán que conocer para lograr la
respuesta final. Si se dispone de procedimientos alternativos, se puede tratar de
seleccionar el más adecuado. En caso de que no sea posible encontrar cierta
información desconocida por medio de métodos directos, entonces se le señalará con
una letra como símbolo procediendo como si ya se conociera.

g) Efectuar los cálculos necesarios de un modo satisfactorio, teniendo cuidado de


comprobar las operaciones aritméticas y las unidades a medida que se avance.

h) Determinar si la respuesta es razonable de acuerdo con la experiencia que se tenga


en cuento a ese tipo de cálculos.

Los problemas que sean demasiado largos y complicados pueden dividirse en varias
partes y resolverse sistemáticamente pieza por pieza.

En caso de poder asimilar este procedimiento y hacerlo parte de uno mismo de tal forma
que no haya necesidad de pensar en él cada paso que se avance se observará que es
posible disponer de cierta habilidad para aumentar notablemente la velocidad, desarrollo y
exactitud en la resolución de problemas.