Está en la página 1de 2

GENERO LÍRICO

Poesía: lo que busca este tipo de composiciones es expresar la belleza por medio de las palabras.
Ejemplo:

“Volverán las oscuras golondrinas


en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquéllas que el vuelo refrenaban


tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres…
ésas… ¡no volverán! […]”

Bécquer, Gustavo Adolfo

GENERO NARRATIVO

La liebre y la tortuga. Ejemplo de fábula.


Había una vez una liebre muy vanidosa por su velocidad. Siempre se burlaba de la lentitud de la
tortuga. La tortuga no hacía caso a sus burlas, hasta que un día la desafió a una carrera. La liebre
estaba muy sorprendida, pero aceptó.

Se reunieron los animales a observar la carrera y se determinaron los puntos de partida y de


llegada. Cuando comenzó la carrera, la liebre dio mucho tiempo de ventaja a la tortuga, mientras
se burlaba de ella. Luego comenzó a correr y sobrepasó a la tortuga con mucha facilidad. A mitad
de camino se detuvo y se quedó descansando. Pero sin darse cuenta se quedó dormida.

Mientras tanto, la tortuga seguía avanzando lentamente, pero sin detenerse. Cuando la liebre se
despertó, la tortuga estaba apenas a unos pasos de la meta, y aunque la liebre corrió tan rápido
como pudo, no logró ganar la carrera.

La liebre aprendió valiosas lecciones ese día. Aprendió a no burlarse de los demás, ya que nadie
puede considerarse superior a otros. Además, descubrió que lo más importante es mantener un
esfuerzo constante al proponerse un objetivo.
GENERO DRAMÁTICO

Romeo y Julieta (William Shakespeare)


Entran Sansón y Gregorio, de la casa de los Capuleto, armados con espada y escudo.

Sansón: Gregorio, te juro que no vamos a tragar saliva.

Gregorio: No, que tan tragones no somos.

Sansón: Digo que, si no los tragamos, se les corta el cuello.

Gregorio: Sí, pero no acabemos con la soga al cuello.

Sansón: Si me provocan, yo pego rápido.

Gregorio: Sí, pero a pegar no te provocan tan rápido.

Sansón: A mí me provocan los perros de los Montesco.

Gregorio: Provocar es mover y ser valiente, plantarse, así que, si te provocan, tú sales corriendo.

Sansón: Los perros de los Montesco me mueven a plantarme. Con un hombre o mujer de los
Montesco me agarro a las paredes.

Gregorio: Entonces es que te pueden, porque al débil lo empujan contra la pared.

Intereses relacionados