Está en la página 1de 7

Definición y Generalidades de los Lodos.

La palabra Lodo se define como un liquido de densidad mucho mayor al agua, que circula en el
interior de tuberías o por escorrentías superficiales y puede estar compuesta por tierra, material
orgánico y, esencialmente, mezclado con agua.
En las aguas residuales, el tratamiento de los lodos es producido en Plantas de Tratamiento de Aguas
Residuales, en las cuales cumplen procesos de fase primaria, secundaria y terciaria, en donde se ven
involucrado procesos físicos, químicos y biológicos.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales tratan los lodos para modificar las características de
estos extrayéndoles el agua y volviéndolos sólidos para poder depositarlos en algún lugar
previamente definido.
En los procesos de extracción de lodo proveniente de aguas residuales domesticas e industriales
puede tener un contenido de 0.25 a 12% del peso.
La tecnología de tratamiento para lodos residuales generados en las plantas de tratamiento de
aguas residuales, en Estados Unidos y Europa se realiza utilizando alguno de los siguientes cuatro
procesos:
Digestión anaerobia: Comprende dos fases, en la primera se forman ácidos volátiles y en la segunda
las bacterias anaerobias producen gas metano a partir de dichos ácidos, todo esto en ausencia de
oxígeno molecular (O2).

Digestión aerobia: Proceso de aireación prolongada (dotando al sistema de O2) para provocar el
desarrollo de microorganismos aerobios hasta sobrepasar el periodo de 7 síntesis de las células y
llevar a cabo su propio auto – oxidación, reduciendo así el material celular.

Tratamiento químico: Realiza principalmente una acción bactericida, llevando al bloqueo temporal
de fermentaciones ácidas. Por su reducido costo y alcalinidad, la cal es el reactivo que más se utiliza.

Incineración: Conduce a la combustión de materias orgánicas de los lodos, y es el proceso con el que
se consigue un producto residual de menor masa, las cenizas constituidas únicamente por materias
minerales del lodo

Composición de los Lodos.


Los lodos provenientes de aguas residuales y que son tratados, están compuestos diversos
elementos, de los cuales se pueden mencionar en la siguiente tabla las características que van
variando en función del proceso de origen.
Fuente: Wikipedia.

Tipos de Lodos.
Los lodos están clasificados en diferentes tipos como:
1. Lodo Primario.
2. Lodo Secundario.
3. Lodo Terciario.
4. Lodo Activo.
5. Lodo Activo de Retorno.
6. Fango o Lodo Digerido.

Lodos Primarios.
El Lodo Primario es producto de los procesos de tratamiento primario de las aguas residuales. Esto
ocurre después de las pantallas y desarenado. Consiste en productos no disueltos de las aguas
residuales. La composición del lodo dependerá, en su mayoría, de las características del área de
recogida de las aguas. Generalmente contiene una gran cantidad de material orgánica, vegetales,
frutas, papel, etc. en un estado inicial de descomposición. La consistencia se caracteriza por ser un
fluido denso con un porcentaje en agua que varía entre 92 % y 96 %. El contenido de agua es función
también de la dotación de agua potable que se distribuye en el barrio o ciudad.

Lodo Secundario.
En el proceso de tratamiento de los lodos, es conveniente alcanzar una vida del lodo constante, para
lograrlo, la biomasa en exceso debe de eliminarse de la planta biológica de tratamiento de lodo. El
lodo secundario es rico en lodo activo.
Lodo Terciario.
Lodo terciario se produce a través de procesos de tratamiento posteriores, adicionando de agentes
floculantes.

Lodo Activo.
Durante la eliminación de la materia orgánica disuelta y los nutrientes de las aguas residuales tiene
lugar durante el tratamiento biológico del agua, por un complejo proceso donde interactúan
distintos tipos de bacterias y microorganismos, que requieren oxígeno para vivir, crecer y
multiplicarse y consumen materia orgánica. El lodo resultante se llama Lodo Activo. Este lodo,
generalmente, está en forma de flóculos que contienen biomasa viva y muerta además de partes
minerales y orgánicas absorbida y almacenada.
El comportamiento de sedimentación de los flóculos de los lodos activos es de gran importancia
para el funcionamiento de la planta de tratamiento biológico. Los flóculos deben ser removidos,
para separar la biomasa del agua limpia, y el volumen requerido de lodo activo puede ser bombeado
de nuevo en el tanque de aireación.

Lodo Activo de Retorno.


Los Lodos Activos de Retorno que proviene del tanque de aireación biológica se transportan al
clarificador final. Ahí los flóculos de lodo activo se sedimentan al fondo y, por lo tanto, se pueden
separar del agua limpia residual. La mayoría del lodo que se lleva de nuevo a tanque de aireación se
llama lodo activo de retorno.

Fango o Lodo Digerido.


Cabe destacar que el Fango Digerido tienen lugar en los procesos de digestión aeróbica. Unas de las
características más apreciables es su color y olor y, los cuales tiende a ser color negro y olor a tierra.
La proporción de materia orgánica está entre el 45% al 60%.

Razones para el Tratamiento de Lodos.


Los lodos deben de ser tratados para facilitar su disposición. Existen diversos procesos para el
tratamiento, pero tienen en común dos objetivos:

Reducción de Volumen.
Pueden obtenerse por un simple espesamiento con el que la sequedad del producto podrá alcanzar
(en algunos, casos de un 10 a 20% sin que pueda manejarse con alguna herramienta) la
deshidratación por drenaje natural, escurrido mecánico, secado térmico, o también y como
continuación de una deshidratación, por una incineración.

Reducción del poder de fermentación o estabilización.


Consiste en reducir su actividad biológica o tendencia a la putrefacción y su contenido de
microorganismos que son causantes de enfermedades. La estabilización puede obtenerse mediante
procesos tales como:
 Digestión anaerobia o aerobia.
 Estabilización química.
 Pasteurización.
 Cocción.

La estabilización con cal de un lodo líquido se lleva a cabo mediante adición de cal hasta incrementar
el pH por encima de 12.0, asegurando que este valor mínimo se mantenga al menos durante un
periodo de 2 horas. El lodo puede entonces ser utilizado directamente.

Manejo de Lodos.
Debido a la sedimentación de la materia orgánica contenida en el agua servida, los lodos deben de
ser transportados debido a que pueden afectar la salud de cualquier ser vivo, por lo tanto, debe de
ser tratados o manejados con el debido cuidado.

Caracterización.
Para la caracterización de lodos se pueden aplicar dos procedimientos:
a) Análisis de componentes.
b) Análisis de lixiviados (TCLP).

Análisis de Componentes.
Se puede realizar a través de un balance de masa del proceso generador del lodo utilizando la
información de la calidad de materia prima utilizada.

Análisis de Lixiviados (TCLP).


Consiste en someter a una muestra de residuo a un proceso acelerado de descomposición
simulando la situación más crítica que sufrirá al ser depositado en un relleno; en el lixiviado
resultante se analiza los parámetros requeridos para su caracterización.

Dentro de los procedimientos correspondientes para su análisis deben tomarse en cuenta los
siguientes aspectos:
Análisis de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad y biológico infecciosos
(CRETIB) del lodo, para determinar el tipo al que corresponde.

Prevención de la Generación de Lodos


Casi todas las industrias tienen un potencial de optimización de las cantidades y calidades de los
lodos generados. Por la diversidad y la estructura particular de cada una de ellas, la optimización
requiere de un análisis individual.
La prevención de la generación de lodos se puede lograr tomando medidas regulatorias que
incentiven a los sectores industriales generadores a aplicar programas de producción limpia, a
reciclar materiales y/o subproductos generados en el proceso o a modificar los procesos de
producción que minimicen la generación de estos residuos.

Reciclaje.
Dependiendo de la composición y tipo de lodo, puede reciclarse para recuperar ciertos materiales
presentes para utilizarse como fertilizante para mejorar suelos aquellos que cumplan con
características determinadas por la autoridad correspondiente, ya sea en forma cruda o después de
algún tratamiento o aprovechar su contenido energético.
Los lodos orgánicos a partir de un mínimo poder calórico pueden ser incinerados para recuperar la
energía, generando electricidad o produciendo vapor, pero restringiendo aquellos que no pueden
ser eliminados por este procedimiento, debido a las características de sus componentes.

Tratamiento de lodos
Los tratamientos que se deben dar a los lodos dependerán de las características requeridas para
que cumplan totalmente con los requisitos necesarios, ya sea para su reutilización, revalorización y
darle un uso benéfico, utilizando para esto procedimientos viables de acuerdo con las características
de los lodos generados en las industrias y a la disponibilidad de tecnología, los mismos que deben
ser efectivos, fáciles de aplicar y que en lo posible no impliquen elevados costos.

Disposición Final
En general, se debe considerar la disposición final como la última opción dentro de una estrategia
general de manejo de lodos. La disposición dependerá del tipo de lodo. Los sitios de disposición
deberán contar con sistemas técnicos de operación y diseño sencillos, con mínimos requerimientos
de operación, control, supervisión y mantenimiento.
Como estrategia para conseguir estos propósitos, se deberá realizar lo siguiente:
Aplicar un concepto de manejo basado principalmente en la separación de los diferentes tipos de
lodos y control de las actividades de la disposición tales como: calidad de lodos aceptados que
cumplan totalmente con los requisitos exigidos en el lugar de la disposición para evitar generar
emisiones secundarias de subproductos (gases, agua), registro, monitoreo, análisis de lixiviados, etc.
Disponer en forma separada los lodos incompatibles o de diferente calidad, para evitar la mezcla de
los diferentes contaminantes
Tener un sistema especial en las áreas de disposición para lograr drenar, colectar y tratar los
lixiviados generados.
Los sitios para disposición final de lodos deben ser cuidadosamente seleccionados, diseñados
técnicamente, tomando en cuenta criterios geológicos satisfactorios, hidrología, uso actual y futuro
del agua subterránea, geotecnia, estabilidad de pendientes, protección de la erosión, provisión de
servicios, factores socioeconómicos, etc.

Manejo Ambiental de Lodos.


Con lo planteado, la estrategia general que guíe el manejo correcto de lodos debe contener acciones
de prevención, reutilización y disposición ambiental adecuada de los mismos. La prevención consiste
en reducir potencialmente la generación de lodos al reducir la contaminación y uso del agua. El
reutilización o revalorización del agua y/o contaminantes como de los lodos generados se puede
lograr reciclando el agua, metales u otros materiales residuales generados en los procesos de
producción, sin embargo; lo que no pueda ser revalorizado debe ser dispuesto finalmente de
manera ambiental adecuada y segura.

Dependiendo de los diferentes procesos, pueden presentarse las siguientes alternativas generales:
a) Los lodos peligrosos por la presencia de contaminantes tóxicos y de acuerdo con lo
establecido por la norma NOM – 052 – ECOL– 1993, que es de origen mexicano.
b) Los lodos no peligrosos, porque las concentraciones de sus componentes son inferiores a
los valores establecidos por la NOM – 052 – ECOL – 1993 o bien por lo que establece la NOM
– 004 – SEMARNAT – 2002, en la que se definen la clasificación de los lodos como excelente
o bueno en función de su contenido de metales pesados, en clase A, B y C en función de su
contenido de patógenos y parásitos, y por último el aprovechamiento de estos.

En la Norma 503 de la Agencia de Protección Ambiental, Estándares para la Aplicación y Disposición


de Lodos de Aguas Residuales (40 CFR Part 503 Rule: Standards for the Use and Disposal of Sewage
Sludge), se requiere que los lodos de las aguas residuales sean procesados antes de ser aplicados o
incorporados al terreno. Este proceso, denominado estabilización, ayuda a minimizar la generación
de olores, destruir los agentes patógenos que son organismos causantes de diversas enfermedades,
y reducir las probabilidades de atracción de vectores.
Existen diversos métodos para la estabilización de los sólidos de las aguas residuales, incluyendo, el
ajuste del pH, o la estabilización alcalina, la digestión, el compostaje y el secado térmico.
Posible Destino de los Lodos.
Los lodos procedentes de plantas depuradoras de aguas residuales pueden ser utilizados en la
recuperación de energía eléctrica, mecánica y calorífica, esto dependerá del poder calorífico que
estos posean.
Los lodos también pueden ser destinados al mar debiendo cumplir con estrictas normas de calidad
para poder ser vertidos a dicho cuerpo receptor.
Una de las formas más sustentables de disposición de lodos residuales es la aplicación sobre el suelo,
lo cual constituye un método practicado desde hace años y representa una de las alternativas más
atractivas ante la dificultad de obtener terrenos suficientes para hacer rellenos sanitarios, las
objeciones ambientales que existen para su disposición en el mar y los altos costos que requiere la
incineración.
El reciclaje de los lodos a través de la aplicación al terreno tiene varios propósitos. Estos mejoran las
características del suelo, tales como la estructura y la capacidad de absorción de agua, las cuales
brindan condiciones más favorables para el crecimiento de las raíces e incrementan la tolerancia de
la vegetación a la sequía. La aplicación de lodos también provee nutrientes esenciales para el
crecimiento vegetal, incluyendo el nitrógeno y el fósforo, así como algunos micronutrientes
esenciales, tales como el níquel, el zinc y el cobre. Los lodos o lodos pueden servir también como
una alternativa o sustituto de los costosos fertilizantes químicos. Los nutrientes contenidos en los
lodos ofrecen diversas ventajas en comparación con los fertilizantes inorgánicos, debido a que son
orgánicos y pueden ser incorporados lentamente por las plantas en crecimiento. Estas formas
orgánicas de nutrientes son menos solubles en agua y, por lo tanto, tienen una menor probabilidad
de lixiviarse al agua subterránea o ser arrastradas a las aguas superficiales. Existen diversos métodos
para la aplicación de lodos al terreno. La selección del método depende del tipo de terreno y de la
consistencia de los lodos. El lodo residual, además de actuar sobre el suelo como un fertilizante
orgánico – mineral, se comporta como un material encalador, por la cantidad de calcio que contiene
y lo que contribuye a aumentar el pH del suelo.
Y finalmente el compostaje es otro destino de los lodos, estos pueden ser utilizados para compostaje
sin una digestión previa.