Está en la página 1de 2

Lander define a la colonialidad como un sistema de dominación impuesta por los paises

del norte en general y europeos en particular, sobre los pueblos y culturas el resto del
mundo consideradas inferiores.

Este sistema cuya base es el capitalismo y por ende el liberalismo influye y determina la
organización política , social, religiosa ,jurídica y cultural de los “otros” consolidándose
como único modelo a seguir por los pueblos inferiores.

Esta colonialidad divide el mundo entre el europeo y lo “otro”(demás pueblos y culturas


del planeta, es decir lo civilizado que es lo europeo y lo incivilizado que hay que destruir.
Esta construcción tiene como supuesto básico el carácter universal de la experiencia
europea. Con la colonización en América ,África y Asia comienza la organización colonial
del mundo y simultáneamente la constitución colonial de los saberes, de los lenguajes, de
la memoria y del imaginario. Se da inicio a un proceso en el cual se organiza todas las
culturas, pueblos , tiempos y espacias en una gran narrativa universal. Esta narrativa
universal plantea a Europa como el centro geográfico y modelo a seguir, negando la
simultaneidad , historia y cultura de los demás pueblos. Al construirse la noción de
Universalidad a partir de la historia europea, realizar la lectura de la totalidad del tiempo y
espacio humano a partir de esa particularidad se forma una universalidad excluyente.

Diversos autores han marcado este pensamiento eurocentrista como Locke que plantea la
negación del derecho del colonizado por la afirmación del derecho del colonizador. Este
autor establece el derecho de propiedad , como propiedad privada. Fomenta la
explotación y colonización de América al primero que llegue a establecerse, negando el
derecho de los aborígenes, ya que para esta nueva mentalidad los indígenas no reúnen
condiciones para tener derecho alguno, ni privado ni público.

Adam Smith concluye que los nativos no tienen estado de sociedad, ni soberano ni
república, tampoco derecho político alguno. es un estado que se juzga primitivo.

Estos autores fomentan la superioridad de los europeos a los indígenas que consideran
inferiores , los cuales deben abandonar su cultura, costumbres y someterse a los
invasores. Tampoco reconocen a la comunidad aborigen, sus leyes, ni lideres.

Hegel también reproduce este proceso de exclusiones mediante el universalismo de la


filosofía de la historia. La historia es universal en cuanto a la realización del espíritu
universal. Pero de este tipo de espíritu universal no participan igualmente todos los
pueblos. Este autor como los demás citados anteriormente, propone la superioridad de
los pueblos europeos por sobre las demás culturas y pueblos, ya que estos últimos
carecen de autonomía y soberanía, además de que para él los aborígenes son inferiores y
débiles , por lo cual están destinados a desaparecer. “Los aborígenes son una raza débil en
proceso de desaparición. Sus rudimentarias civilizaciones tenían que desaparecer
necesariamente a la llegada de la incomparable civilización europea. Y así como su cultura
era de calidad inferior, así quienes siguieron siendo salvajes lo fueron en grado sumo: son
las muestras mas acabadas de la falta de civilización… A los europeos les tocará hacer
florecer una nueva civilización en las tierras conquistadas… Mansedumbre e inercia,
humildad y rastrera sumisión frente al criollo y más aun frente al europeo, son el carácter
esencial de los americanos, y hará falta un buen lapso de tiempo para que el europeo
consigna despertar en ellos un poco de dignidad”.