Está en la página 1de 3

Caso 10

Helen, de 7 años de edad, fue enviada por su profesor a un especialista debido a su


facilidad para llorar, a su irritabilidad y a su dificultad para concentrarse en clase. Dos
meses antes, Helen se encontraba entre un grupo de gente cuando fueron atacados
por un francotirador en el patio de la escuela. En un periodo de 15 min, el francotirador
mató a un niño e hirió a varios. Después de que el tiroteo cesara, nadie se movió
hasta que la policía entró en el apartamento del francotirador y lo encontró muerto.
Helen no conocía personalmente al muchacho que fue asesinado.
Antes de los disparos, y según la opinión de su profesor, Helen era una persona tímida,
pero vivaz, se comportaba correctamente y era una buena estudiante. Al cabo de
unos días después del incidente, se apreció un cambio notable en su conducta. Dejó de
tener contacto con sus amigos, empezó a discutir y a hablar mal con sus amigos
cuando estos le dirigían la palabra. Parecía estar poco interesada en el trabajo de la
escuela y se le tenía que insistir varias veces para que hiciera los trabajos. El profesor
se dio cuenta de que Helen saltaba al oír ruidos y cuando la clase contestaba
masivamente y en voz alta a las preguntas.
Los padres de Helen se sintieron inquietos cuando la escuela comunicó el cambio
de conducta de su hija ya que no sabían cómo ayudarla. Su hija no les respondió
cuando le preguntaron qué le pasaba, lo que era infrecuente en ella. En casa se había
vuelto irritable, se quejaba muchas veces, tenía miedo, se mostraba muy aprensiva
ante las nuevas situaciones y le daba miedo estar sola; asimismo insistía una y otra
vez en que se la acompañara al servicio. Regularmente pedía a sus padres que la
dejaran dormir con ellos. No dormía muy bien y alguna vez había llorado estando en
la cama. Parecía estar siempre cansada, se quejaba de problemas físicos de poca
importancia y padecía infecciones banales. Sus padres se encontraban
especialmente preocupados después de que Helen pasara muy cerca de la parte
delantera de un coche en movimiento sin percatarse de ello. A pesar de que estaba
menos interesada en muchos de sus juegos y aficiones habituales, sus padres se
dieron cuenta de que frecuentemente pedía a sus hermanos que participaran en
juegos de enfermeras en los que se la vendaba muy a menudo.
Cuando se le preguntó sobre el incidente, Helen comunicó que había intentado
desesperadamente esconderse detrás de un bidón grande al oír los disparos. Tenía
mucho miedo de que la mataran y toda ella se movía y temblaba, su corazón palpitaba
muy fuerte y su cabeza le dolía intensamente. Explicó, asimismo, haber visto a otro
niño caer al suelo, sangrar y pedir ayuda. Cuando el tiroteo finalizó fue rápidamente a
salvarle.
Helen describe una imagen recurrente de la niña herida tumbada en el patico
sangrando. Dijo que los pensamientos del incidente habían provocado ligeros
trastornos de la atención algunas veces, a pesar de que intentaba pensar en otras
cosas. Últimamente no era capaz de recordar las cosas que se decían en clase.
No volvió a jugar en la zona en la que se produjeron los disparos. Durante las horas
de recreo o después de salir de la escuela, en su trayecto de vuelta a casa, evitaba
pasar por delante de la casa del francotirador. Los viernes se sentía muy aterrorizada
en la escuela ya que era el día en que el incidente había ocurrido. A pesar de que su
madre y su padre intentaban reconfortarla, no sabía cómo decirles lo que sentía.
Helen continuaba teniendo miedo de que alguien pudiera volver a dispararle de
nuevo. Tenía pesadillas sobre éste tema, en las que alguien disparaba o perseguía a
algún miembro de su familia o a ella misma. Rápidamente huía de cualquier ruido
estrepitoso que se produjera en casa o en el vecindario. A pesar de que decía que tenía
menos deseos de jugar cuando se le preguntaba sobre nuevos juegos, con
frecuencia mencionaba su deseo de participar en un juego en el que una enfermera
atendía a un herido. Empezó a ver en la televisión noticias sobre violencia, y
recopilaba historias que demostraban que el mundo estaba lleno de peligros.

Niña mayor de 6 años (7 años)

a. Exposición directa y real a la muerte cuando fueron atacados por un


francotirador de la escuela.
1. Presente en el tiroteo (experiencia directa)
2. Presencio muerte de su compañero.
3. No se cumple porque el niño fallecido, no era íntimo.
4. Exposición repetida no se cumple porque es a través del noticiero.
b. Síntomas de intrusión
1. Recuerdos angustiosos recurrentes: imagen recurrente de la niña herida
tumbada en el patio sangrando, pensamientos del incidente, con trastornos de
atención.

Nota: Participaba con sus hermanos en juegos repetitivos con el tema “enfermeros
que la vendaban muy a menudo”.

2. Sueños angustiosos recurrentes: Tenía pesadillas sobre este tema, en las que
alguien disparaba o perseguir a algún miembro de su familia o a ella misma.

Regularmente pedía a sus padres que la dejaran dormir con ellos. Parecía estar
siempre casada. No dormía muy bien y alguna vez había llorado estando en la
cama.
B3. No cumple reacciones dispositivas.

B4. Molestar psicológico intenso con factores externos. Huía de cualquier ruido
estrepitoso que se produjera en casa o en el vecindario y clase.
B5. Si tiene reacciones fisiológicas intensas se quejaba de problemas físicos y
padecía de infecciones banales y cansancio.

c. Síntomas de evitación
C1. Evitación de recuerdos: No volvió a jugar en las zonas en la que se produjeron
los disparos.
C2. Evitación de recuerdos externos: Evitaba pasar por delante de la casa del
francotirador. Los viernes se sentía muy aterrorizada en la escuela ya que era
el día en que el incidente había ocurrido.
d. Alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo.
D1. No se cumple
D2. No se cumple
D3. No se cumple
D4. Estado emocional negativo persistente:
Helen continuaba teniendo miedo de que alguien pudiera volver a dispararle de
nuevo, miedo a estar sola y opresiva a situaciones nuevas.
D5. Disminución del interés en actividades significativas. Parecía estar poco
interesada en el trabajo de la escuela y se le tenía que insistir varias veces para
que hiciera los trabajos.
D6. Sentimientos de desapego: Dejo de tener contacto con sus amigos.
D7. No se cumple.
e. Alteración importante de la alerta y reactividad.
E1. Comportamiento irritable: En casa se había vuelto irritable, discutía y hablaba
mal con sus amigos.
E2. Paso muy cerca de un carro en movimiento, sin percatarse de ello.
E3. Hipervigilancia: Empezó a ver en la televisión noticias sobre violencia y
recopilaba historias que demostraban que el mundo era peligroso.
E4. Respuesta de sobresalto exagerado: Saltaba al oír ruidos.
E5: Si se cumple: Dificultad para concentrarse en clase. (Problemas de
Concentración).
E6. Alteraciones del sueño: No dormía muy bien.
f. Duración de la alteración: 2 meses.
g. Causa molestar clínicamente significativo-
h. No es por efecto de sustancia.